La his­to­ria del sa­cer­do­te ase­si­na­do mien­tras da­ba una mi­sa en la Ca­te­dral

El pres­bí­te­ro es­pa­ñol Luis Pé­rez fue ul­ti­ma­do en ple­na ce­le­bra­ción, un do­min­go de mar­zo de 1923. Sus res­tos es­tán se­pul­ta­dos en el atrio del tem­plo. El agre­sor fue un jo­ven di­na­mar­qués que ata­có al re­li­gio­so con un cu­chi­llo.

La Nueva Domingo - - PORTADA -

Las cau­sas que sus­ten­ta­ron el trá­gi­co epi­so­dio “son en bue­na par­te el pro­duc­to de la épo­ca de in­tran­qui­li­dad que vi­vi­mos, de des­orien­ta­ción ge­ne­ral, de ol­vi­do de los de­be­res pri­mor­dia­les del hom­bre pa­ra con­si­go mis­mo y pa­ra con sus se­me­jan­tes; en una pa­la­bra, de la pro­fun­da cri­sis de va­lo­res mo­ra­les que ame­na­za de­bi­li­tar la ya re­sen­ti­da es­truc­tu­ra del edi­fi­cio so­cial”.

El co­men­ta­rio po­dría ha­cer re­fe­ren­cia a cual­quier trá­gi­co su­ce­so cer­cano, pe­ro le­jos de ello es­tá. Es que a pe­sar que el tiem­po ha co­rri­do mu­cho, la ob­ser­va­ción so­bre su cur­so pa­re­ce no per­mi­tir cam­biar de­ma­sia­do el en­fo­que ana­lí­ti­co de la si­tua­ción ge­ne­ral.

El he­cho pun­tual al que alu­de la re­fe­ren­cia sur­gió por un epi­so­dio re­gis­tra­do en la ma­ña­na del do­min­go 4 de mar­zo de 1923 en la Igle­sia Pa­rro­quial, a la que 12 años des­pués, y has­ta la ac­tua­li­dad, fue ele­va­da al ran­go de Ca­te­dral Nues­tra Se­ño­ra de la Mer­ced.

Ese día, po­cos mi­nu­tos des­pués de las 7.30, un jo­ven di­na­mar­qués que ha­bía lle­ga­do a la ciu­dad tres días an­tes apu­ña­ló al pres­bí­te­ro que es­ta­ba ofi­cian­do la mi­sa, pro­vo­cán­do­le he­ri­das le­ta­les

Po­co des­pués del ata­que, el sa­cer­do­teLui­sPé­rez(46años) fa­lle­ció mien­tras era in­ter­ve­ni­do por el mé­di­co Aris­tó­bu­lo Ba­rrio­nue­vo, quien ha­bía si­do con­vo­ca­do a la emer­gen­cia y tras­la­dó al he­ri­do a su sa­na­to­rio.

El de­ce­so se pro­du­jo vein­te mi­nu­tos des­pués de in­gre­sar al qui­ró­fano, don­de le fue ex­traí­do el cu­chi­llo con el que ha­bía si­do agre­di­do.

El ase­sino, Kris­ten Theo­do­rK­nud­sen(26),fue­re­te­ni­do por Pas­cual For­te, una de las per­so­nas que ha­bía asis­ti­do a la mi­sa, has­ta que lle­gó al lu­gar el agen­te Ramón Gil Lo­za­da, un efec­ti­vo de la co­mi­sa­ría de la sec­ción Se­gun­da, quien es­ta­ba apos­ta­do en una de las es­qui­nas de Es­tom­ba y Sar­mien­to, y ha­bía ad­ver­ti­do mues­tras de pá­ni­co en al­gu­nas per­so­nas.

Sor­pre­sa

“En su mo­men­to, lo del pa- dre Pé­rez cau­só re­per­cu­sión, pe­ro des­pués no tu­vo mu­cha tras­cen­den­cia; has­ta el mo­men­to que lo ex­hu­ma­ron”, re­cuer­da Mi­guel Quin­te­ros, quien ase­gu­ra que. “ven­go a Ca­te­dral des­de el '45 y, sien­do mo­na­gui­llo, me crié al la­do de los sa­cris­ta­nes que ha­bía acá”, y “fui sa­cris­tán, del '54 al '57. Es­tu­ve acá la tar­de del 16 de ju­nio de 1955 en la que fue in­cen­dia­da”.

La ex­hu­ma­ción de los res- tos del pres­bí­te­ro ase­si­na­do se reali­zó 42 años des­pués de su muer­te. Y la sor­pre­sa fue ma­yús­cu­la.

“Su nom­bre sa­lió un avi­so en La Nue­va, en una crónica de se­pul­tu­ras ven­ci­das. Cuan­do la Cu­ria se en­te­ra fue de in­me­dia­to y lo res­ca­ta con la idea de re­du­cir­lo, pe­ro en­cuen­tran que el ca­dá­ver es­tá in­tac­to, mo­mi­fi­ca­do. En­ton­ces de­ci­den tras­la­dar­lo a la Ca­te­dral y le dan se­pul­tu­ra acá, don­de no hay otro pá­rro­co se­pul­ta­do; él es el úni­co”, di­ce Quin­te­ros, acla­ran­do que “es­tá la crip­ta de los ar­zo­bis­pos, don­de ya­cen los res­tos de los mon­se­ño­res Lean­dro B. As­te­la­rra, Ger­mi­ni­ano Esor­to, Ró­mu­lo Gar­cía y Jor­ge Ma­yer”.

Quin­te­ros ex­pli­có que el cuer­po “es­tu­vo en ni­cho li­bre de hu­me­dad. Eso fue lo que di­je­ron en el ce­men­te­rio y tam­bién des­de la mis­ma fu­ne­ra­ria (em­pre­sa Bo­na­cor­si, que por en­ton­ces fun­cio­na­ba en la pri­me­ra cua­dra de ca­lle Yri­go­yen)”, por lo que se desis­tió de su re­duc­ción y, el 7 de mar­zo de 1965, fue otra vez se­pul­ta­do, pe­ro en el sec­tor iz­quier­do del atrio de la Ca­te­dral.

“Lus­tra­ron bien el ca­jón, le sa­ca­ron la ta­pa de vi­drio y le pu­sie­ron un ve­lo mo­ra­do en la ca­ra pa­ra que no cau­se im­pre­sión. Y el obis­po, mon­se­ñor Esor­to, hi­zo una mi­sa exe­quial”, de­ta­lló Quin­te­ros.

Ha­llaz­go

El hom­bre sa­be que Pé­rez re­ci­bió “una pu­ña­la­da so­la” y que “al en­trar el cu­chi­llo hi­zo un des­ga­rro en 7 en la ca­su­lla”, que era par­te del or­na­men­to que ves­tía en la ce­re­mo­nia y fue ha­lla­da más de tres dé­ca­das des­pués del cri­men.

En la sa­cris­tía “es­ta­ban to­dos los jue­gos de or­na­men­tos que se usa­ban an­tes, que no eran co­mo los de aho­ra. Atrás de to­dos ellos ha­bía un pa­que­te re­don­do. Los chi­cos (en re­fe­ren­cia a los mo­na­gui­llos) lo vie­ron y cuan­do lo sa­ca­mos vi­mos que era ro­pa en­san­gren­ta­da y una ca­su­lla to­da en­vuel­ta. Era co­mo (la fi­gu­ra de) una gui­ta­rra, del cor­te es­pa­ñol, cor­ti­ta. Es de­cir que eso es­tu­vo ahí des­de que se lo sa­ca­ron has­ta que lo des­cu­bri­mos no­so­tros, y eso ha si­do en el año '54 o '55”.

“Ro­drí­guez, el pá­rro­co que ha­bía en ese tiem­po, di­jo 'es­to es­tá bien' y la man­dó a zur­cir; se usa­ba pa­ra to­dos los días, era un or­na­men­to dia­rio. Y lo usó mu­cho tiem­po. Es que ha­bía tres o cua­tro mi­sas to­dos los días, con el an­ti­guo ri­to, en la­tín”, re­cuer­da Quin­te­ros.

Mi­guel Quin­te­ros re­ve­ló al­gu­nos de­ta­lles pos­te­rio­res al cri­men y las cir­cuns­tan­cias que ro­dea­ron al he­cho.

FOTOS: EM­MA­NUEL BRIANE-LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.