Un mo­nas­te­rio bi­zan­tino úni­co y es­con­di­do en­tre las sie­rras de Cu­ra­ma­lal

Cer­ca de Pi­güé, dos sa­cer­do­tes y un mon­je vi­ven la fe de acuer­do al ri­to bi­zan­tino, que co­rres­pon­de a las igle­sias or­to­do­xas de Orien­te. Cul­ti­van su co­mi­da, tie­nen su pro­pio ca­len­da­rio y re­ci­ben pe­re­gri­nos cons­tan­te­men­te.

La Nueva Domingo - - PORTADA - Her­nán Guer­cio hguer­[email protected]­nue­va.com.ar

La pri­me­ra ima­gen pa­re­ce ca­si sa­ca­da de una pe­lí­cu­la: la cruz blan­ca con to­nos ce­les­tes mar­can­do el in­gre­so, con las sie­rras de fon­do. Dos o tres ki­ló­me­tros des­pués de un ca­mino de tie­rra que se aden­tra en­tre las ro­cas, jus­to de­trás de una cur­va, apa­re­ce el mo­nas­te­rio.

No es una cons­truc­ción de pie­dras inac­ce­si­bles, ro­dea­da de si­len­cios que es­con­den se­cre­tos ines­cru­ta­bles, ni hay com­puer­tas que im­pi­dan el pa­so al pe­re­grino. Ape­nas se in­gre­sa, a mano de­re­cha, hay dos ban­cos te­cha­dos, de ma­de­ra y cha­pa gal­va­ni­za­da; de fren­te, una suer­te de cha­let de ma­de­ra, de dos pi­sos, que fun­cio­na co­mo hos­pe­da­je y lu­gar de reunión; y al fi­na­li­zar el sen­de­ro, un tem­plo apun­tan­do ha­cia el es­te, co­ro­na­do con la cruz de tres tra­ve­sa­ños. Plan­tas, ar­bus­tos y ve­ge­ta­ción hay pa­ra to­dos los gus­tos. Se res­pi­ra paz.

La tran­que­ra es­tá abier­ta. Siem­pre es­tá abier­ta.

El Mo­nas­te­rio Ca­tó­li­co Bi­zan­tino de la Trans­fi­gu­ra­ción, el úni­co en su ti­po en to­da La­ti­noa­mé­ri­ca, se asen­tó en Pi­güé ha­ce unos 15 años y des­de ha­ce 12 se en­cuen­tra en su pe­que­ño es­pa­cio a los pies de las sie­rras de Cu­ra­ma­lal. Allí ha­bi­tan dos sa­cer­do­tes y un mon­je, que vi­ven de acuer­do al ri­tual bi­zan­tino, que co­rres­pon­de a las igle­sias or­to­do­xas, al Orien­te Cris­tiano.

Le­jos de sig­ni­fi­ca­dos rí­gi­dos, aquí la pa­la­bra “or­to­do­xo” ex­ca­va en sus orí­ge­nes y se ale­ja de la idea oc­ci­den­tal de ri­gi­dez. El con­cep­to se re­fie­re a una vi­sión real de la fe cris­tia­na, ex­pli­can­do que lo que se ob­ser­va en el cul­to es un re­fle­jo ver­da­de­ro de lo que pa­sa en el Cie­lo.

“Es de­cir, no es un si­mu­la­cro in­ven­ta­do por los hom­bres ni una ce­re­mo­nia per­ge­ña­da, sino una ma­ni­fes­ta­ción real, un re­fle­jo fiel, que ob­via­men­te im­pli­ca una co- rrec­ta doc­tri­na”.

El pa­dre Dio­ni­sio (Fla­mi­ni) es el que más ha­bla. In­clu­so, el otro sa­cer­do­te, Ser­gio (Ar­gi­bay), y el mon­je Jo­nat­han (Gar­ba­le­na) cru­zan mi­ra­das cóm­pli­ces y has­ta de­jan es­ca­par al­gu­na son­ri­sa cuan­do em­pie­za a dar ex­pli­ca­cio­nes y sal­tar de un te­ma al otro. Lo ha­ce cla­ra y len­ta­men­te, con voz tran­qui­la, fir­me.

“En es­te ca­so, la pa­la­bra or­to­do­xo ape­la a la com­pren­sión, a los afectos y a los sen­ti­dos. De lo co­rrec­to e in­co­rrec­to tie­ne no­ti­cias la men­te; de la Glo­ria, los cin­co sen­ti­dos, por­que es al­go que con­mue­ve, que pro­vo­ca una trans­for­ma­ción in­te­rior. Es una idea de con­ti­nui­dad y fi­de­li­dad”, cuen­ta.

Los pa­dres Ser­gio y Dio­ni­sio son los fun­da­do­res del mo­nas­te­rio. Su in­te­rés, su ham­bre, su cu­rio­si­dad, el ca­mino -co­mo lo de­fi­nen- ha­cia el ri­to bi­zan­tino apa­re­ció ha­ce más de 20 años, mien­tras eran se­mi­na­ris­tas. Tan­to fue así que has­ta de­ja­ron de mo­men­to sus es­tu­dios co­mo sa­cer­do­tes y se en­tre­vis­ta­ron con el por en­ton­ces obis­po Jor­ge Ber­go­glio -hoy Fran­cis­co I- bus­can­do orien­ta­ción, quien los ins­tó a se­guir por ese sen­de­ro.

“Si bien exis­tía el ri­to en Ar­gen­ti­na, no ha­bía na­da más. So­lo que­da­ba ir­se del país si que­ría­mos vi­vir al­go con es­te gra­do de pu­re­za. Le pe­di­mos res­pues­tas a Dios y fue­ron lle­gan­do con mu­cha cla­ri­dad”, re­cuer­da.

De gol­pe y “por esas pro­vi­den­cias ex­tra­or­di­na­rias de Dios”, apa­re­ció una mu­jer que les en­se­ñó el idio­ma y la ico­no­gra­fía ru­sa, pa­ra leer y en­ten­der los tex­tos en es­la­vo ecle­siás­ti­co; em­pe­za­ron a con­cu­rrir a la Igle­sia Ca­tó­li­ca Ru­sa en Bue­nos Ai­res; ha­lla­ron una pa­rro­quia ru­sa en Cam­pa­na y en­con­tra­ron un ca­pe­llán pa­ra lle­var a ca­bo el ri­to bi­zan­tino, ya que ellos no po­dían ha­cer­lo por ser (aún) se­mi­na­ris­tas.

Mien­tras tan­to da­ban for­ma a su ob­je­ti­vo: fun­dar un mo­nas­te­rio ca­tó­li­co bi­zan­tino. Y po­sa­ron sus ojos en las sie­rras de Cu­ra­ma­lal.

“Pen­sá­ba­mos en ge­ne­rar un es­pa­cio pa­ra po­ner al ac­ce­so de la gen­te co­sas que eran inac­ce­si­bles. Era un desafío tre­men­do”, re­co­no­ce.

La fun­da­ción te­nía que ha­cer­se en un lu­gar re­ti­ra­do, pe­ro que no fue­ra inal­can­za­ble. La mon­ta­ña y la sie­rra son si­tios pro­pi­cios pa­ra los mon­jes co­mo ám­bi­to de re­ti­ro y la bús­que­da de lo al­to. Vi­si­ta­ron la Er­mi­ta de Saa­ve­dra y de­ci­die­ron es­ta­ble­cer­se por la zo­na; con el co­rrer de los me­ses, Pi­güé se­ría el si­tio se­ña­la­do

pa­ra ins­ta­lar­se. Ser­gio se or­de­nó sa­cer­do­te; Dio­ni­sio lo ha­ría tiem­po des­pués.

Hoy, la co­mu­ni­dad del mo­nas­te­rio pro­vie­ne de unos 200 ki­ló­me­tros a la re­don­da. Es­tán los cul­to­res del ri­to, los que acu­den al mo­nas­te­rio y tam­bién a su pa­rro­quia, y aque­llos que no tie­nen una prác­ti­ca re­li­gio­sa cons­tan­te, pe­ro que allí en­cuen­tran ele­men­tos que los apo­yan y en­ri­que­cen. In­clu­so, des­pués de las li­tur­gias se com­par­te un ága­pe con los pre­sen­tes. Mu­chos se que­dan a pa­sar el día.

Al ser tres per­so­nas na­da más, las ta­reas se re­par­ten en­tre ellos, y siem­pre hay al­go pa­ra ha­cer, des­de an­tes que apa­rez­ca el sol has­ta bien caí­da la no­che. No es­tán a la bue­na de Dios, aun­que sí lo es­tén: en el lu­gar hay elec­tri­ci­dad, gas pa­ra al­gu­nas co­sas e in­ter­net pa­ra co­mu­ni­car­se. De la huer­ta sa­can la ma­yo­ría de la co­mi­da que con­su­men.

No son mon­jes de clau­su­ra; más bien, to­do lo con­tra­rio. Los tres par­ti­ci­pan ac­ti­va­men­te de la vi­da pi­güen­se, in­ter­ac­tuan­do con los ha­bi­tan- tes de la ciu­dad.

Ca­da cual tie­ne una ta­rea es­pe­cí­fi­ca, y a par­tir de ella se dic­tan ta­lle­res: por ejem­plo, Ser­gio tie­ne a su car­go “La me­di­ci­na de Dios”, en la que ha­bla y en­se­ña so­bre her­bo­ris­te­ría, to­man­do co­mo ba­se los tra­ta­dos de San­ta Hil­de­gar­da; Jo­nat­han es el ar­tis­ta del gru­po; y Dio­ni­sio tra­du­ce tex­tos li­túr­gi­cos del es­la­vo ecle­siás­ti­co al cas­te­llano.

No hay fi­gu­ras tri­di­men­sio­na­les ni es­ta­tuas en el pre­dio: por to­do es bi­di­men­sio­nal y al­gu­nas de las fi­gu­ras las crean ellos. No usan ins­tru­men­tos mu­si­ca­les; to­da la li­tur­gia se rea­li­za con can­tos gre­go­ria­nos.

Los tres tra­ve­sa­ños de la cruz ha­cen re­fe­ren­cia al si­tio don­de es­ta­ba la ins­crip­ción IN­RI, du­ran­te la cru­ci­fi­xión de Je­su­cris­to; la del me­dio, por el lu­gar don­de fue­ron cla­va­dos sus bra­zos, y la ter­ce­ra por el lu­gar don­de se ubi­ca­ron sus pies.

A di­fe­ren­cia de la Igle­sia ro­ma­na, se re­pre­sen­ta a Je­sús con dos cla­vos en los pies. La diagonal que va ha­cia arriba se re­fie­re al la­drón que se arre­pin­tió en la cruz, y apun­ta al pa­raí­so; el ex­tre­mo que mi- ra ha­cia aba­jo, lo ha­ce ha­cia el la­drón que se bur­la­ba y apun­ta al in­fierno.

El ca­len­da­rio que uti­li­zan es el ju­liano, que tie­ne 13 días de di­fe­ren­cia con el gre­go­riano, que usa­mos nor­mal­men­te; quie­re de­cir que ellos ce­le­bran la Na­vi­dad el 7 de enero.

Pa­ra el fu­tu­ro, se es­pe­ra fun­dar un con­ven­to de mon­jas bi­zan­ti­nas tam­bién en la zo­na. En es­tos mo­men­tos, hay una pun­tal­ten­se en Ru­sia es­tu­dian­do pa­ra ello.

“Cuan­do lle­ga­mos, es­te lu­gar no era más que una ca­si­ta; el res­to era des­cam­pa­do. Pu­di­mos cons­truir la ca­ba­ña, dos ga­ra­ges, el tem­plo y tam­bién un es­pa­cio pa­ra pe­re­gri- nos. Hoy so­mos más vi­si­bles por­que te­ne­mos una ma­yor in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra re­ci­bir a la gen­te -ex­pli­ca-. To­do lo hi­ci­mos con la ayu­da de nues­tros ami­gos; con el es­fuer­zo de quie­nes co­la­bo­ran”.

FOTOS: RO­DRI­GO GAR­CÍA - LA NUE­VA.

La ma­yo­ría de las ta­reas las rea­li­zan los mon­jes, ya sea cul­ti­var su co­mi­da o cam­biar las lám­pa­ras del lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.