Pa­blo Ne­ru­da y las mu­je­res

La Nueva Domingo - - OPINIÓN -

En tiem­pos del #MeToo, ni el pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra, Pa­blo Ne­ru­da, se ha sal­va­do de una re­vi­sión his­tó­ri­ca por su com­por­ta­mien­to con las mu­je­res, el que con los có­di­gos éti­cos ac­tua­les po­si­ble­men­te lo hu­bie­ra lle­va­do al ban­qui­llo por violador y aban­dono de sus fun­cio­nes de pa­dre.

La po­lé­mi­ca, re­cu­rren­te, ha vuel­to a re­sur­gir en Chi­le con la re­cien­te apro­ba­ción en la co­mi­sión de cul­tu­ra del Con­gre­so chi­leno -to­da­vía de­be ser ana­li­za­da por el pleno- de la pro­pues­ta de re­bau­ti­zar el ae­ro­puer­to de San­tia­go con el nom­bre del poe­ta chi­leno más uni­ver­sal y co­no­ci­do mu­je­rie­go.

Los crí­ti­cos re­cuer­dan un pa­sa­je de sus me­mo­rias en el que des­cri­be lo que se ase­me­ja a una vio­la­ción de una jo­ven ta­mil, de la cas­ta de los in­to­ca­bles, en­car­ga­da de lim­piar sus le­tri­nas cuan­do es­ta­ba de cón­sul de Chi­le en Cei­lán, la ac­tual Sri Lan­ka.

“Una ma­ña­na, de­ci­di­do a to­do, la to­mé fuer­te­men­te de la mu­ñe­ca y la mi­ré a la ca­ra. No ha­bía idio­ma al­guno en que pu­die­ra ha­blar­le. Se de­jó con­du­cir por mí sin una son­ri­sa y pron­to es­tu­vo des­nu­da so­bre mi ca­ma. (...) El en­cuen­tro fue el de un hom­bre con una es­ta­tua. Per­ma­ne­ció to­do el tiem­po con sus ojos abier­tos, im­pa­si­ble. Ha­cía bien en des­pre­ciar­me. No se re­pi­tió la ex­pe­rien­cia”, re­za la con­fe­sión del poe­ta.

Más allá de la ca­li­dad de su poe­sía que em­pe­zó a es­cri­bir ha­ce ya ca­si un si­glo, lo que mu­chos se plan­tean, so­bre to­do las mu­je­res, es si no hay al­guien con un his­to­rial me­nos po­lé­mi­co pa­ra me­re­cer el ho­nor de te­ner un ae­ro­puer­to a su nom­bre.

Es el ca­so de la so­ció­lo­ga Clau­dia Di­des. “¿Por qué po­ner nom­bres de hom­bres a los es­pa­cios pú­bli­cos? Te­ne­mos que reivin­di­car a las mu­je­res”.

La dipu­tada Pamela Ji­les, que co­no­ció al au­tor de cuan­do era ni­ña, pues su abue­lo, Jor­ge Ji­les, fue el abo­ga­do del poe­ta y quien lo ayu­dó a cam­biar le­gal­men­te su nom­bre Ricardo Elié­cer Nef­ta­lí Re­yes por el de Pa­blo Ne­ru­da, es­tá en con­tra de di­cho cam­bio.

“Me opon­go a que nues­tro ae­ro­puer­to lle­ve ese nom­bre, por­que con­si­de­ro que no es­tán los tiem­pos pa­ra ho­me­na­jear a un mal­tra­ta­dor de mu­je­res que aban­do- nó a su hi­ja en­fer­ma y que con­fe­só una vio­la­ción, me­nos co­mo ima­gen-país”, ase­gu­ró en una de­cla­ra­ción.

“Te­ne­mos otra pre­mio No­bel con ma­yo­res mé­ri­tos es­té­ti­cos que Ne­ru­da y sin nin­guno de sus gra­ves de­fec­tos. Pre­fe­ri­ría que se lla­ma­ra Ae­ro­puer­to Pro­fe­so­ra Lu­ci­la Go­doy Al­ca­ya­ga”, más co­no­ci­da co­mo Ga­brie­la Mis­tral, pa­ra sus­ti­tuir al ac­tual nom­bre de Ae­ro­puer­to Ar­tu­ro Me­rino Be­ní­tez, fun­da­dor de las Fuer­za Aé­rea chi­le­na, agre­gó la dipu­tada.

“No creo que sea ne­ce­sa­rio con­de­nar la obra de Ne­ru­da co­mo tam­po­co se pue­de des­co­no­cer su apor­te a la po­lí­ti­ca co­mo mi­li­tan­te co­mu­nis­ta, pe­ro sí creo que hay que ser cla­ros en con­de­nar su com­por­ta­mien­to con las mu­je­res y par­ti­cu­lar­men­te su ac­ti­tud des­pre­cia­ble con su hi­ja en­fer­ma a la que des­co­no­ció y aban­do­nó”, con­clu­yó Ji­les.

Ne­ru­da tu­vo una úni­ca hi­ja, Mal­va Ma­ri­na, con la ho­lan­de­sa Ma­ría An­to­nie­ta Ha­ge­naar, Ma­ru­ca, que pa­de­ció hi­dro­ce­fa­lia y fa­lle­ció a cor­ta edad.

Sin em­bar­go, la es­cri­to­ra y pe­rio­dis­ta Fa­ri­de Ze­rán, au­to­ra de

-en la que ana­li­za las dia­tri­bas de tres mons­truos de la li­te­ra­tu­ra chi­le­na, Pa­blo Ne­ru­da, Vi­cen­te Hui­do­bro y Pa­blo de Rok­ha-, no es­tá de acuer­do con es­ta po­lé­mi­ca.

La vi­gen­cia de Ne­ru­da no es­tá en cues­tión. Des­de la Fun­da­ción Ne­ru­da, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo, Fer­nan­do Sáez, mi­ni­mi­zó la po­lé­mi­ca y ase­gu­ró que el poe­ta “siem­pre tu­vo enemi­gos”, pe­ro su com­por­ta­mien­to con las mu­je­res, de las que siem­pre es­tu­vo ro­dea­do, no im­pi­de que “fir­me­mos todos los días con­tra­tos” de to­das las par­tes del mun­do pa­ra re­edi­tar su obra.

Y sus tres ca­sas-mu­seo, la de Is­la Ne­gra, en la cos­ta pa­cí­fi­ca, La Se­bas­tia­na, en Val­pa­raí­so, y La Chas­co­na en San­tia­go, es­tán en­tre los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos de Chi­le.

“El pú­bli­co que vie­ne a las ca­sas es el mis­mo y el en­tu­sias­mo y el ca­ri­ño es el mis­mo”, di­jo, por lo que cree que se tra­ta de “una po­lé­mi­ca ri­dí­cu­la in­ven­ta­da”.

La es­cri­to­ra Adria­na Val­dés re­cor­dó que si la “con­duc­ta per­so­nal in­ta­cha­ble fue­ra re­qui­si­to pa­ra leer y ad­mi­rar es­cri­to­res o pen­sa­do­res, ten­dría­mos que pres­cin­dir de gen­te co­mo Rim­baud, Cé­li­ne, Sar­tre, Lo­pe de Ve­ga, Ver­lai­ne, y pa­ra qué de­cir Os­car Wil­de, Bau­de­lai­re, Rous­seau, Hei­deg­ger...”

Lo im­por­tan­te es que “hoy se pue­da mi­rar ha­cia atrás y ver co­mo bárbaras y crue­les mu­chas prác­ti­cas ma­chis­tas que an­tes, ha­ce muy po­co, for­ma­ban par­te del sen­ti­do co­mún”, ex­pre­só.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.