Por­to Se­gu­ro: 85 ki­ló­me­tros de pla­ya, his­to­ria y mu­cha di­ver­sión

La Nueva Domingo - - DOMINGO -

a ciu­dad de Por­to Se­gu­ro, al sur del es­ta­do de Bahía, cuen­ta con 85 ki­ló­me­tros de pla­yas, si­tios his­tó­ri­cos, ba­rra­cas y pue­blos co­lo­ri­dos, ca­rac­te­rís­ti­cas que la ubi­can co­mo uno de los 64 des­ti­nos tu­rís­ti­cos más in­flu­yen­tes del país, se­gún el Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo bra­si­le­ño.

“Tie­ne un im­por­tan­te va­lor his­tó­ri­co pa­ra Bra­sil ya que fue de­cla­ra­do oficialmente el puer­to de en­tra­da de los por­tu­gue­ses, en el 1500”, di­jo la pre­si­den­ta del Ins­ti­tu­to Bra­si­le­ño de Tu­ris­mo (Em­bra­tur), Te­té Be­ze­rra

Agre­gó que Por­to Se­gu­ro “com­bi­na be­lle­zas na­tu­ra­les, ex­ce­len­te in­fra­es­truc­tu­ra y atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos va­ria­dos, co­mo Arraial d‘Aju­da pa­ra fa­mi­lias con ni­ños; Tran­co­so, ele­gi­do pa­ra ca­sa­mien­tos y mie­le­ros, o Ca­rai­va, que ofre­ce al tu­ris­ta ar­gen­tino un en­cuen­tro con la na­tu­ra­le­za pre­ser­va­da”.

La ciu­dad don­de “na­ció Bra­sil” es el ter­cer po­lo ho­te­le­ro del ve­cino país, con más de 48 mil ca­mas dis­po­ni­bles,

Lu­bi­cán­do­se por de­trás de Río de Ja­nei­ro y San Pa­blo.

A lo lar­go de los 85 ki­ló­me­tros que unen la pla­ya de Mu­tá, en el ex­tre­mo nor­te de Por­to Se­gu­ro, has­ta Ca­rai­va, en el pun­to más al sur, el vi­si­tan­te tie­ne una ofer­ta de gran va­rie­dad de ba­rra­cas de pla­ya con la me­jor in­fra­es­truc­tu­ra.

Al nor­te, Ta­pe­ra­puan, con sus ba­rra­cas con música y bue­na co­mi­da, y Mu­tá, ideal pa­ra deportes náu­ti­cos co­mo el ki­te­surf, wind­surf y el stan­dup padd­le; mien­tras que al sur, la so­fis­ti­ca­ción de los “Beach Clubs”.

Por la no­che, la Pa­sa­re­la del Des­cu­bri­mien­to, a lo lar­go de la ave­ni­da Por­tu­gal, in­vi­ta a de­gus­tar el tra­di­cio­nal tra­go “ca­pe­ta”, ela­bo­ra­do con fru­ta de épo­ca, le­che con­den­sa­da, cho­co­la­te en pol­vo, ca­ne­la y gua­ra­ná en pol­vo.

Pe­ro si hay un im­per­di­ble en Por­to Se­gu­ro, es el dis­tri­to de Arraial d‘Aju­da, con­si­de­ra­do “el más encantador de Bra­sil”, al que se lle­ga lue­go de una tra­ve­sía en bal­sa de cin­co mi­nu­tos de du­ra­ción por el río Bu­ran­hém , don­de se ob­ser­va el en­cuen­tro del río con el mar.

Unos 10 mi­nu­tos en fur­go- ne­ta o au­to­bús re­co­rren los pin­to­res­cos ca­lle­jo­nes del dis­tri­to has­ta el cen­tro de Arraial con la Igle­sia de Nues­tra Se­ño­ra d‘Aju­da, que cons­trui­da en el si­glo XVI, es . con­si­de­ra­da el pri­mer tem­plo re­li­gio­so de Bra­sil.

El prin­ci­pal atrac­ti­vo del Arraial d‘Aju­da, es la ca­lle del Mu­cu­gê, “la más en­can­ta­do­ra de Bra­sil”, en la que se pue­den en­con­trar aco­ge­do­res res­tau­ran­tes de co­ci­na in­ter­na­cio­nal, y, por su­pues­to, los co­lo­res y sa­bo­res de la co­ci­na lo­cal, ade­más de tien­das y bou­ti­ques de ar­tícu­los lo­ca­les.

Ba­res con música en vi­vo com­ple­tan esa par­ti­cu­lar ar­te­ria don­de se pue­den dis­fru­tar de ban­das de rock, blues, jazz, MPB y otros rit­mos.

La pla­ya de Taí­pe, con acan­ti­la­dos que lle­gan a 45 me­tros de al­tu­ra y las ani­ma­das de Mu­cu­gê y del Pa­rra­cho son las más bus­ca­das por los tu­ris­tas, mien­tras que la de Pi­tin­ga es una op­ción más ex­qui­si­ta, to­das en el dis­tri­to.

En Arraial d‘Aju­da, tam­bién es­tá ins­ta­la­do el Arraial d‘Aju­da Eco Par­que, que inau­gu­ra­do en 1997, es uno de los par­ques acuá­ti­cos más im­por­tan­tes de Amé­ri­ca La­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.