Cuan­do el do­lor se vuel­ve cró­ni­co: có­mo tra­tar­lo y có­mo so­bre­lle­var­lo

La Nueva Domingo - - DOMINGO -

l “do­lor” es una de las cau­sas más fre­cuen­tes de la con­sul­ta al mé­di­co. En ge­ne­ral, el mis­mo es­tá pro­vo­ca­do por un da­ño real o po­ten­cial a un te­ji­do del cuer­po.

Sin em­bar­go, cuan­do una do­len­cia se ex­tien­de a lo lar­go del tiem­po, es­te se con­vier­te en cró­ni­co, mo­di­fi­can­do se­ve­ra­men­te la vi­da de quien lo pa­de­ce.

Los es­pe­cia­lis­tas en tra­ta­mien­to del do­lor lo dividen en dos ca­te­go­rías; el do­lor agu­do y el do­lor cró­ni­co.

En cuan­to al pri­me­ro de ellos, el doc­tor Car­los Alberto Ci­rao­lo, neu­ro­ci­ru­jano del Hos­pi­tal Ita­liano, se­ña­la: “mu­chas ve­ces hay una con­di­ción des­en­ca­de­nan­te.

Es de­cir, que hay cier­tos cam­bios clí­ni­cos y fun­da­men­tal­men­te bio­quí­mi­cos que pro­du­cen un cua­dro do­lo­ro­so en las ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas, es­to pue­de ser pro­du­ci­do por una in­fla­ma-

Eción, un gol­pe o una le­sión. En ge­ne­ral, la per­so­na pue­de de­fi­nir cla­ra­men­te el te­rri­to­rio y co­mo se pre­sen­ta el do­lor”.

“En el ca­so de que sea cró­ni­co, no hay un do­lor de­ter­mi­na­do. Es de­cir, que cuan­do los ele­men­tos bio­quí­mi­cos, jun­to con los se­cun­da­rios van mo­di­fi­can­do el do­lor a lo lar­go del tiem­po es­te se vuel­ve cró­ni­co. En es­te ca­so, la per­so­na no pue­de iden­ti­fi­car cuál es el te­rri­to­rio del do­lor, ni co­mo se ma­ni­fies­ta cla­ra­men­te. A ve­ces, sue­le ser que­man­te, pe­ro pa­ra quien lo pa­de­ce no es del to­do cla­ro”, men­cio­nó el doc­tor Ci­rao­lo.

Den­tro de es­ta ca­te­go­ría se en­cuen­tra el do­lor neu­ro­pá­ti­co, don­de apa­re­ce una sen- si­bi­li­za­ción pri­ma­ria y se­cun­da­ria, don­de la co­di­fi­ca­ción que rea­li­za el ce­re­bro so­bre el do­lor es mu­cho más am­plia del te­rri­to­rio afec­ta­do cro­ni­fi­cán­do­lo a lo lar­go del tiem­po.

En ge­ne­ral, el do­lor neu­ro­pá­ti­co tie­ne su ori­gen en una le­sión o dis­fun­ción pri­ma­ria en el sis­te­ma ner­vio­so.

“Sue­le su­ce­der que no hay un do­lor cró­ni­co que sea tí­pi­co de una pa­to­lo­gía in­fla­ma­to­ria o bien, que ten­ga un ori­gen neu­ro­pá­ti­co. En ge­ne­ral, hay una com­bi­na­ción de am­bos fac­to­res. Es de­cir, don­de hu­bo un trau­ma que no se re­sol­vió y si­guió a lo lar­go del tiem­po”, agre­gó el doc­tor Ci­rao­lo, neu­ro­ci­ru­jano del Hos­pi­tal Ita­liano.

Mu­chas ve­ces es­te ti­po de do­lo­res cró­ni­cos apa­re­ce lue­go de una ampu­tación, trau­ma, ci­ru­gías de es­pal­da, neu­ral­gias o ce­fa­leas.

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, en­tre la mi­tad y las 2/3 par­tes de quie­nes su­fren do­lor cró­ni­co no pue­den ejer­ci­tar­se, dor­mir nor­mal­men­te, par­ti­ci­par en ac­ti­vi­da­des so­cia­les, con­du­cir un au­to o rea­li­zar ta­reas do­més­ti­cas.

“Mu­chas de las per­so­nas que vi­ven con un do­lor cró­ni­co ven co­mo se mo­di­fi­ca su vi­da fa­mi­liar y so­cial por es­ta do­len­cia”, men­cio­nó Ci­rao­lo.

Ac­tual­men­te, en Ar­gen­ti­na hay es­pe­cia­lis­tas ca­pa­ces de de­tec­tar el do­lor cró­ni­co y rea­li­zar un tra­ta­mien­to que ayu­de a la per­so­na en el pro­ce­so.

A tra­vés del uso de la “es­ca­le­ra del do­lor”, se rea­li­za un pro­to­co­lo de se­gui­mien­to que per­mi­te de­tec­tar, se­guir e in­cre­men­tar los tra­ta­mien­tos dis­po­ni­bles pa­ra que el pa­cien­te pue­da sen­tir­se me­jor.

Los tra­ta­mien­tos en ge­ne­ral in­clu­yen, aten­ción ki­ne­sio­ló­gi­ca, el uso de anal­gé­si­cos con es­te­roi­des o fár­ma­cos de ma­yor es­pe­ci­fi­ci­dad, tra­ta­mien­tos per­cu­tá­neos y blo­queos.

Ac­tual­men­te, dos de los tra­ta­mien­tos más so­fis­ti­ca­dos son la es­ti­mu­la­ción me­du­lar y la bom­ba de in­fu­sión in­tra­te­cal.

El pri­me­ro de ellos se ba­sa en la es­ti­mu­la­ción de la mé­du­la es­pi­nal a tra­vés de una pe­que­ña pie­za (si­mi­lar a un mar­ca­pa­sos) que se im­plan­ta en la piel, y que li­be­ra pe­que­ñas des­car­gas eléc­tri­cas en la co­lum­na.

Es­to le pro­por­cio­na al pa­cien­te una sen­sa­ción de hor­mi­gueo en el área de do­lor, pro­por­cio­nán­do­le un ma­yor ali­vio.

En el ca­so de la bom­ba de in­fu­sión in­tra­te­cal, a tra­vés de la li­be­ra­ción es­pe­cí­fi­ca de fár­ma­cos di­rec­ta­men­te al flu­jo san­guí­neo o a la mé­du­la es­pi­nal se evitan al­gu­nos de los efec­tos se­cun­da­rios de los me­di­ca­men­tos ora­les, ya que se da un ali­vio más efec­ti­vo al ab­sor­ber­se la me­di­ca­ción a tra­vés del sis­te­ma cir­cu­la­to­rio.

Pe­ro, más allá de rea­li­zar siem­pre el tra­ta­mien­to in­di­ca­do por el es­pe­cia­lis­ta, en la ac­tua­li­dad se con­si­de­ra que las te­ra­pias al­ter­na­ti­vas pue­den ayu­dar al pa­cien­te en el tra­ta­mien­to del do­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.