¡

La Nueva Domingo - - DOMINGO -

Es in­con­tro­la­ble!

Frases y ex­pre­sio­nes son el re­fle­jo de pen­sa­mien­tos, de sen­ti­mien­tos, de con­duc­tas; evi­den­cian una for­ma de re­la­cio­nar­nos con los ob­je­tos y tam­bién con las per­so­nas.

“El ne­ne no me co­me”, “no me es­tu­dia”, no me duer­me”, “no me...”. “Mi pa­re­ja no me sa­ca, no me co­ci­na, no me atien­de no me...”.

A sim­ple vis­ta pa­re­cie­ran ex­pre­sio­nes gra­ma­ti­ca­les erró­neas, un mal uso de los pro­nom­bres po­se­si­vos.

No te voy a dar una dar una cla­se, me­ra­men­te re­cor­dar que pa­ra la “Gra­má­ti­ca ac­tual” los pro­nom­bres po­se­si­vos tie­nen co­mo atri­bu­to el de la po­se­sión y tam­bién un va­lor re­la­cio­nal, es de­cir li­gar lo po­seí­do a uno o varios po­see­do­res.

“Se me ha ro­to el au­to”, “se me ha per­di­do mi mas­co­ta”, y otras tan­tas ex­pre­sio­nes po­nen de ma­ni­fies­to el va­lor afec­ti­vo y en oca­sio­nes ex­ce­si­vo por ob­je­tos.

¿Pro­nom­bres po­se­si­vos o per­so­nas po­se­si­vas? ¿En qué mo­men­to se­res y ob­je­tos se con­vier­ten en nues­tra pro­lon­ga­ción? ¿Po­seer sin me­di­da? “Mío y de na­die más” ¿es el re­fle­jo de una re­la­ción dis­fun­cio­nal?

¿Cuán­tas ve­ces has sen­ti­do que no po­dés vi­vir sin un pro­duc­to o una mar­ca?

¡Una co­sa son los ob­je­tos y otras las per­so­nas!

La psi­co­lo­gía de la pro­pie­dad es lo que uti­li­zan em­pre­sas y mar­cas pa­ra que ex­pe­ri­men­ten esa sen­sa­ción tí­pi­ca en la que lue­go de com­prar de­ter­mi­na­do pro­duc­to se con­vier­te en par­te de tu ser; la ad­qui­si­ción pa­sa a ser par­te de tu per­so­na y en al­gún pun­to no po­dés vi­vir sin ella.

Es una in­ver­sión mo­ne­ta­ria y emo­cio­nal en la que pri­ma el ape­go, en oca­sio­nes ex­tre­mas el ob­je­to ad­qui­ri­do es pre­ser­va­do más que la vi­da. La “idea” de las em­pre­sas es crear un víncu­lo “per­so­na­li­za­do”; no en vano una mar­ca de be­bi­das lan­zó bo­te­llas con nom­bres, de for­ma tal que los con­su­mi­do­res bus­quen “Ana, Jo­sé, Ma­ría” ; no fal­tó exa­ge­ra­do que “ex­pe­ri­men­te la glo­ria” al dar con su nom­bre en la botella.

¿Y con las per­so­nas? ¿La pa­re­ja? ¿Los hi­jos? ¿Los es­ce­no­gra­fía que en­mar­ca es­tas re­la­cio­nes.

La per­so­na po­se­si­va sien­te que en cual­quier mo­men­to pue­de apa­re­cer al­guien y le arre­ba­ta­rá aque­llo que cree po­seer; el es­ta­do de an­sie­dad es per­ma­nen­te y cual­quier pre­sen­cia es una ame­na­za.

¿Dón­de es­tá el lí­mi­te de la ma­ni­pu­la­ción?

Las em­pre­sas sos­tie­nen que la “psi­co­lo­gía de la pro­pie­dad” no es no­ci­va. La ma­ni­pu­la­ción im­pli­ca en­ga­ño, so­me­ti­mien­to y has­ta abu­so, pues el ob­je­ti­vo es con­ser­var lo que “me” per­te­ne­ce, y pa­ra al­gu­nos to­do va­le.

Es di­fí­cil con­vi­vir con quien pre­ten­de po­seer; si son ob­je­tos se­gu­ra­men­te se em­pren­de una ca­rre­ra sin fi­nal, si son víncu­los y per­so­nas la re­la­ción es­tá con­de­na­da al do­lor. Los va­cíos no se col­man ni con ob­je­tos ni con per­so­nas; sim­ple­men­te, com­ple­ja­men­te tu vi­da, mi vi­da tie­nen un sen­ti­do que de­be ser des­cu­bier­to y vi­vi­do, se­gu­ra­men­te des­po­ja­do de po­se­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.