&

La Nueva Domingo - - PREDICCIONES -

De Pi­na­mar a Nue­va York: ese fue el via­je en el que Ta­to Gio­van­no­ni de­jó atrás el mar pa­ra aden­trar­se en el as­fal­to. Pe­ro una vez cum­pli­do el ob­je­ti­vo –es­tu­diar ci­ne–, su tie­rra pu­do más. Y Ta­to vol­vió. Cam­bió las pan­ta­llas gran­des por la coc­te­le­ría y de­vino en uno de los bar­ten­ders ar­gen­ti­nos más re­co­no­ci­dos en to­do el mun­do. Fue el al­ma de las ba­rras de Gran Bar Dan­zón, Su­cre, de Fer­nan­do Troc­ca, y el ho­tel Fae­na. Di­se­ñó la car­ta de tra­gos pa­ra Mal­bec Hou­se, en los Es­ta­dos Uni­dos, y pa­ra la ca­de­na Gau­cho, en el Reino Uni­do. Fun­dó Flo­re­ría Atlán­ti­co, ele­gi­do co­mo uno de los 50 me­jo­res ba­res del mun­do, creó su pro­pio gin (con sa­bor a yerba ma­te) y abrió el res­tau­ran­te Brasero Atlán­ti­co, ade­más de po­ner su se­llo en el em­pren­di­mien­to Cho­ri, de co­mi­da ca­lle­je­ra. Hoy, aun­que su te­rri­to­rio sea la ciu­dad, si­gue que­rien­do ca­mi­nar des­cal­zo so­bre la are­na. Tal vez ese sea el por­qué de su aper­tu­ra más re­cien­te: Di­vi­sa­de­ro, un pues­to con la im­pron­ta pla­ye­ra de los años ochen­ta, pe­ro en pleno ba­rrio por­te­ño de Pa­ler­mo. En su le­tre­ro se lee: “Hay ra­bas y cor­na­li­tos”. Mon­tar­se so­bre dos rue­das y pa­sear en­tre ban­ca­les de arroz, vien­do en “pri­me­ra fi­la” có­mo es la co­se­cha de es­te ali­men­to de mul­ti­tu­des, pue­de ser un au­tén­ti­co pla­cer. Eso es lo que pro­po­ne la fa­mo­sa guía Lo­nely Pla­net, en cu­yas ru­tas re­co­men­da­das pa­ra ha­cer en bi­ci­cle­ta, se en­cuen­tra un re­co­rri­do de 140 ki­ló­me­tros que dis­cu­rre al no­roes­te de Ha­noi, en Viet­nam. Allí, en los tra­yec­tos cor­tos que unen los pue­blos de la zo­na ru­ral de Mau Chau, las plan­ta­cio­nes se al­ter­nan con cas­ca­das de aguas cris­ta­li­nas, zo­nas de sel­va pro­fun­da y an­ti­quí­si­mas al­deas en las que vi­ven las tri­bus ori­gi­na­rias del lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.