In­quie­tud por el des­con­trol que se ge­ne­ra a la sa­li­da de un bo­li­che del mi­cro­cen­tro

Ve­ci­nos del mi­cro­cen­tro des­cri­bie­ron los he­chos de los fi­nes de se­ma­na. Al­cohol, vio­len­cia y su­cie­dad.

La Nueva Domingo - - PORTADA -

No es des­co­no­ci­do que el des­con­trol pue­de ocu­rrir a la sa­li­da de cual­quier bo­li­che. No hay mo­ti­vo ex­clu­si­vo pa­ra la gres­ca cuan­do hay áni­mo de lle­var­la a ca­bo.

“Mi­rá, no pue­do de­cír­te­lo me­jor: es el le­jano oes­te”, así de­fi­nió Daniela Lun­cio el pa­no­ra­ma que pre­sen­ta la zo­na de ca­lle Mi­tre al 200 los fi­nes de se­ma­na, coin­ci­den­te con el cie­rre de un bo­li­che ubi­ca­do en el sec­tor.

La si­tua­ción pro­vo­ca des­de ha­ce cua­tro años el re­cla­mo del ve­cin­da­rio, bas­tan­te te­me­ro­so a la que­ja pú­bli­ca, aun­que ase­gu­ran que en al­gún mo­men­to reunie­ron mil fir­mas pa­ra ha­cer una pre­sen­ta­ción en la Mu­ni­ci­pa­li­dad, cu­yo ras­tro fue per­di­do.

“Yo te pue­do de­cir que los sá­ba­dos a la ma­ña­na es te­rri­ble. Yo en­tro a tra­ba­jar a las a las 6 y veo cuan­do em­pie­zan a sa­lir en ma­na­da. Sa­len todos muy al­coho­li­za­dos, hom­bres y mu­je­res; o sea que hay he­chos de vio­len­cia de to­do ti­po”, ase­gu­ra.

“Me he en­con­tra­do con gru­pos de cin­co o seis per­so­nas ma­tán­do­se con pa­los y pro­vo­can­do que pa­re un co­lec­ti­vo. Y cuan­do lle­gó la po­li­cía ya se ha­bían di­si­pa­do. Yo voy en ta­xi al tra­ba­jo, por­que me en­cuen­tro con to­da es­ta vio­len­cia”, con­ti­nuó.

La mu­jer men­cio­na que “es­to es todos los sá­ba­dos. Una de las ve­ces me tu­ve que es­con­der por­que es­cu­cha­ba ti­ros y era la po­li­cía que es­ta­ba co­rrién­do­los. No sé si eran de ver­dad (los dis­pa­ros), pe­ro me es­con­dí en Ze­la­rra­yán, por­que no sa­bía de dón­de ve­nían”, di­jo.

Si­tua­ción re­cu­rren­te

Daniela es pre­ci­sa cuan­do sos­tie­ne que en la ca­lle se pue­de tro­pe­zar con “to­da la su­cie­dad que se pue­da en­con­trar, co­mo vó­mi­tos u otros desechos hu­ma­nos”.

“Ha­cen sus ne­ce­si­da­des en la ca­lle, en­ton­ces una va ca­mi­nan­do y sal­tan­do char­cos de ori­na. Eso es tris­tí­si­mo, más allá de que ha­ya un va­so o una botella ti­ra­da. Hay mu­cho des­con­trol. El país es­tá co­mo es­tá por­que hay una flo­je­dad en im­po­ner jus­ti­cia”, am­plió San­dra Cal­cag­ni.

“Es in­creí­ble to­do lo que su­ce­de a esa ho­ra, en­tre las 5,30 y las 6 de la ma­ña­na. Se ven pa­tru­lle­ros co­rrien­do gen­te arri­ba de la pla­za Ri­va­da­via, y po­li­cías ti­ran­do gen­te en el pi­so y lle­ván­do­se­la. Es que sa­len (del bo­li­che) y mu­chos van ha­cia la pla­za pa­ra to­mar co­lec­ti­vos o ta­xis. Y en ese amon­to­na­mien­to gol­pean au­tos y se es­cu­chan rui­dos de cha­pas, por­que pa­san por una per­sia­na y le dan”, agre­ga Daniela.

“No hay su­fi­cien­te con­trol po­li­cial; y tam­po­co le tie­nen mie­do a la po­li­cía. Los pa­tru­lle­ros ten­drían que estar mu­cho an­tes acá. Apa­re­cen cuan­do ya es­tá el bar­do ar­ma­do, en­ton­ces pa­sa cual­quier co­sa, por­que sa­len exa- cer­ba­dos por el al­cohol y va­ya a sa­ber qué otra co­sa. No pue­do creer lo que pa­sa acá, por­que es el mi­cro­cen­tro”, con­si­de­ró.

De­ta­lló lue­go que “ca­da sá­ba­do a la ma­ña­na es una aven­tu­ra ir a tra­ba­jar. No sa­be­mos con qué nos va­mos a en­con­trar. Da mie­do. Yo ven­go todos los días ca­mi­nan­do pa­ra aho­rrar, me­nos el sá­ba­do, que me to­mo un ta­xi por­que me cho­co con eso. Pe­ro ni en el ta­xi es­tás segura, por­que se aga­rran con pa­los y ma­de­ras, y en pleno Sarmiento y Es­tom­ba”.

La mu­jer co­men­tó un epi­so­dio ocu­rri­do ha­ce cua­tro me­ses apro­xi­ma­da­men­te.

“El cho­fer que ma­ne­ja­ba el ta­xi tam­bién se asus­tó. Pa­re­cía pa­rar­se el mun­do. Y lo úni­co que apa­re­ció fue una mu­jer po­li­cía con un garrote, que los en­fren­tó so­la a todos. Y des­pués, cuan­do más o me­nos los di­si­pó, lle­gó un pa­tru­lle­ro, ¿cuán­tos eran?, co­mo ocho y la chi­ca se ani­mó con todos. Era muy ague­rri­da. Hay que aplau­dir­la”.

“Yo ven­go con gas pi­mien­ta y la pi­ca­na en el bol­si­llo. Y sí, por­que no sa­bés. Por suer- te nun­ca los tu­ve que usar, pe­ro si te te­nés que sa­car a al­guien de en­ci­ma si te agarra de atrás, con el gas pi­mien­ta no po­dés ha­cer na­da”, con­clu­yó.

Juan, ve­cino del lu­gar don­de es­tá el bo­li­che, ase­gu­ra que “todos los fi­nes de se­ma­na, cuan­do hay fies­ta, a la ma­dru­ga­da ori­nan en todos lados, hay pe­leas; so­bre­to­do de chi­cas, con ti­pos aren­gán­do­las. La úl­ti­ma vez, ha­rá tres se­ma­nas, lla­mé a la po­li­cía por­que vi por la ven­ta­na que a uno le par­tie­ron la ca­be­za de un bo­te­lla­zo”.

FOTOS: EM­MA­NUEL BRIANE-LA NUE­VA.

La zo­na de Mi­tre al 200 es es­ce­na­rio de vio­len­tos epi­so­dios du­ran­te los fi­nes de se­ma­na.

"Es un desas­tre", in­di­có Wal­ter Zárate so­bre la si­tua­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.