“El ven­de­dor de dro­gas de la pe­ri­fe­ria se cui­da me­nos que an­tes”

La Nueva Domingo - - EN PRIMER PLANO -

En­tre el 1 de mar­zo y el pa­sa­do 31 de oc­tu­bre pa­sa­dos se ini­cia­ron 1.156 cau­sas por dro­gas en la fis­ca­lía bahien­se, lo que sig­ni­fi­ca un con­si­de­ra­ble au­men­to res­pec­to de to­do el año an­te­rior, cuan­do se pu­sie­ron en mar­cha 838.

El doc­tor Mau­ri­cio Del Ce­ro, ti­tu­lar de la fis­ca­lía es­pe­cia­li­za­da en es­tu­pe­fa­cien­tes, co­men­tó que en los ba­rrios, lla­ma­ti­va­men­te, ya se ad­vier­ten a sim­ple vis­ta los mo­vi­mien­tos com­pa­ti­bles con la ven­ta de nar­có­ti­cos.

“Hay una sen­sa­ción de ma­yor im­pu­ni­dad en el nar­co­ven­de­dor de la pe­ri­fe­ria, se cui­da me­nos. En cam­bio, en el sec­tor más cén­tri­co el mi­cro­ven­de­dor to­ma re­cau­dos en lo que ha­bla y en sus mo­vi­mien­tos”.

Pa­ra Ai­lén Yun­ge, au­xi­liar de la UFIJ Nº 19, “tam­bién ha cam­bia­do la si­tua­ción de ex­po­si­ción de la gen­te que ven­de dro­ga fren­te a los me­no­res con los que con­vi­ven. En va­rias opor­tu­ni­da­des he­mos alla­na­do y en­con­tra­mos sustancia frac­cio­na­da so­bre la me­sa o mue­bles, por ejem­plo”.

En ese sen­ti­do, Del Ce­ro acla­ró que el nar­co­trá­fi­co es “una pro­ble­má­ti­ca que atra­vie­sa a to­da la co­mu­ni­dad”, sin dis­tin­ción de cla­se so­cial o sec­tor de la ciu­dad.

De to­das ma­ne­ras ra­ti­fi­có que vie­nen ad­vir­tien­do que la co­caí­na se­cues­tra­da du­ran­te pro­ce­di­mien­tos rea­li­za­dos en la zo­na de bo­li­ches y el mi­cro­cen­tro tie­ne más pu­re­za que la en­con­tra­da en los sec­to­res más ale­ja­dos.

“Cuan­do nos va­mos ale­jan­do del cen­tro ad­ver­ti­mos que co­mien­za a ser cor­ta­da con al­mi­dón, pa­ra­ce­ta­mol, bi­car­bo­na­to, clo­na­ze­pam y crea­ti­na, en­tre otras co­sas”, di­jo. Con­duc­tas in­fluen­cia­das

Del Ce­ro des­cri­bió que el con­su­mo de sus­tan­cias tie­ne con­se­cuen­cias di­rec­tas en las vin­cu­la­cio­nes de las per­so­nas y sus con­duc­tas.

So­bre el ca­so de Mi­li, se­ña­ló que “tu­vo que lle­gar­se a una guar­da ju­di­cial, que no es muy co­mún. Se ma­ni­fes­tó una si­tua­ción de des­am­pa­ro y des­pro­tec­ción que mo­ti­vó eso”.

“Si bien es real que es­toy en La ca­li­dad de la dro­ga de­cae des­de el cen­tro ha­cia los ba­rrios, don­de la cor­tan con al­mi­dón, pa­ra­ce­ta­mol, bi­car­bo­na­to, clo­na­ze­pam y crea­ti­na, en­tre otras. la UFIJ Nº 19 des­de fe­bre­ro y es la pri­me­ra cau­sa en la que ve­mos una si­tua­ción de es­te ti­po, cuan­do es­tu­ve en las fis­ca­lías de ho­mi­ci­dios y de­li­tos se­xua­les pu­de ver có­mo in­flu­ye el con­su­mo, par­ti­cu­lar­men­te de co­caí­na, en la con­duc­ta de las per­so­nas”, co­men­tó.

Un ca­so tes­ti­go es el del ex­po­licía Juan Ma­nuel Des­pós, con­de­na­do a 30 años de cár­cel tras ser en­con­tra­do cul­pa­ble -en un jui­cio por ju­ra­dos- de ma­tar de varios dis­pa­ros a su ami­go Ger­mán Oli­ve­ra y de aten­tar con­tra la vi­da de Oc­ta­vio Du­bosq.

“Bá­si­ca­men­te se tra­ta de una no­che de lo­cu­ra y con­su­mo, en la que mata a un ami­go y ca­si ha­ce lo mis­mo con el otro. Que­dó cla­ro du­ran­te el jui­cio que en varios mo­men­tos de esa no­che hu­bo con­su­mo de al­cohol com­bi­na­do con co­caí­na”, ex­pli­có el fis­cal.

Otra mues­tra es la de otro po­li­cía, aquel que en Mé­da­nos fue acu­sa­do de abu­sar de su hi­ja.

“La chi­ca con­tó en la Cá­ma­ra Ge­sell que en un mo­men­to ad­vir­tió que su pa­dre te­nía los ori­fi­cios de la na­riz blan­cos, y que cuan­do pa­sa­ba es­to se po­nía más iras­ci­ble y vio­len­to. En­ton­ces bus­có por In­ter­net y des­cu­brió que se dro­ga­ba. Nun­ca lo vio ha­cer­lo, pe­ro así lle­ga­ba des­de otro lu­gar”.

Del Ce­ro co­men­tó tam­bién que “el con­su­mo pro­gre­si­vo y cró­ni­co de co­caí­na ba­rre de a po­co todos los fre­nos in­hi­bi­to­rios en una per­so­na”.

Del Ce­ro: “El con­su­mo de co­caí­na ba­rre fre­nos in­hi­bi­to­rios”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.