Más vio­len­cia en Bra­sil

La Nueva Domingo - - OPINIÓN - OTRAS VO­CES por Jar­bas Oli­vei­ra Jar­bas Oli­vei­ra es pe­rio­dis­ta de la agen­cia AFP-NA.

La ola de ata­ques que se ex­ten­dió por el vio­len­to es­ta­do de Cea­rá (nor­des­te) su­mó es­te sá­ba­do su un­dé­ci­mo día an­te una po­bla­ción asus­ta­da por es­tos ac­tos van­dá­li­cos que el pre­si­den­te bra­si­le­ño Jair Bol­so­na­ro ca­li­fi­có de “te­rro­ris­mo” y que el des­plie­gue de la Fuer­za Na­cio­nal no con­si­guió fre­nar.

“Sus ac­tos, co­mo in­cen­diar o ha­cer ex­plo­tar bie­nes pú­bli­cos o pri­va­dos, de­ben ser ti­pi­fi­ca­dos co­mo TE­RRO­RIS­MO”, tui­teó en la ma­ña­na el man­da­ta­rio ul­tra­de­re­chis­ta.

Des­de el ini­cio de los dis­tur­bios el pa­sa­do 2 de enero, las au­to­ri­da­des lo­ca­les con­ta­bi­li­za­ron más de 200 ata­ques en 43 ciu­da­des de Cea­rá, un es­ta­do po­bre del se­mi­ári­do nor­des­te, y la po­li­cía de­tu­vo a más de 330 per­so­nas. Es­ta ola de vio­len­cia se desató des­pués de que el nue­vo res­pon­sa­ble de la Ad­mi­nis­tra­ción Pe­ni­ten­cia­ria anun­cia­ra el en­du­re­ci­mien­to de las con­di­cio­nes de de­ten­ción pa­ra im­pe­dir que las ban­das cri­mi­na­les di­ri­jan sus ope­ra­cio­nes des­de las cár­ce­les.

En los úl­ti­mos diez días, in­te­gran­tes de gru­pos de nar­co­tra­fi­can­tes ata­ca­ron ban­cos, au­to­bu­ses e in­clu­so co­mi­sa­rías, sem­bran­do el te­mor en­tre la po­bla­ción de uno de los es­ta­dos más vio­len­tos del país, don­de vi­ven nue­ve mi­llo­nes de per­so­nas. Los ata­ques -que arran­ca­ron en la ca­pi­tal, For­ta­le­za, y se ex­ten­die­ron des­pués ha­cia el in­te­rior- afec­ta­ron a la cir­cu­la­ción de au­to­bu­ses, la re­co­gi­da de ba­su­ras o al fun­cio­na­mien­to de los co­mer­cios. “La in­se­gu­ri­dad es to­tal por­que to­do es­tá muy com­pli­ca­do. Es­ta­mos a mer­ced de los ban­di­dos”, con­tó a la AFP Ju­lia­na Mon­tei­ro, una ca­je­ra de 31 años que tra­ba­ja en For­ta­le­za y lle­va días sin sa­ber có­mo po­drá re­gre­sar a ca­sa tras su jor­na­da.

En la ma­dru­ga­da del sá­ba­do, los asal­tan­tes de­rri­ba­ron un gran pos­te eléc­tri­co en Ma­ra­ca­naú, en las afue­ras de For­ta­le­za, don­de al­gu­nos ba­rrios que­da­ron sin elec­tri­ci­dad du­ran­te ho­ras.

La lle­ga­da de 300 efec­ti­vos de la Fuer­za Na­cio­nal ha­ce una se­ma­na dis­mi­nu­yó la in­ten­si­dad de los ata­ques, pe­ro no con­si­guió erra­di­car­los, por lo que un nue­vo con­tin­gen­te de 200 agen­tes fue en­via­do el mar­tes.

Aun­que es po­si­ble ver a los efec­ti­vos de es­te cuer­po es­pe­cial pa­tru­llan­do por las ca­lles de For­ta­le­za, los ac­tos van­dá­li­cos con­ti­nua­ron, afec­tan­do tam­bién al tu­ris­mo de es­ta re­gión cos­te­ra de pla­yas pa­ra­di­sía­cas y muy fre­cuen­ta­das en el ve­rano aus­tral. “No te­ne­mos en quién con­fiar, ni nin­gu­na ga­ran­tía de se­gu­ri­dad. Por eso, es­tá muy di­fí­cil sa­lir a la ca­lle”, va­lo­ró Dai­la de Quei­roz, una ven- de­do­ra de 23 años.

La cri­sis en Cea­rá es la pri­me­ra gran prue­ba en ma­te­ria de se­gu­ri­dad pa­ra el go­bierno de Bol­so­na­ro, que asu­mió el po­der el 1 de enero. El ex­ca­pi­tán del Ejér­ci­to ha­bía pro­me­ti­do mano du­ra con­tra la cri­mi­na­li­dad du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral del año pa­sa­do.

En su tuit del sá­ba­do, el pre­si­den­te ci­tó un pro­yec­to de ley de un se­na­dor que pre­vé re­de­fi­nir el “ti­po de con­duc­tas que pue­den ca­li­fi­car­se de te­rro­ris­mo”, y en­tre las que el man­da­ta­rio ya se mos­tró par­ti­da­rio de in­cluir a las ocu­pa­cio­nes de te­rre­nos por or­ga­ni­za­cio­nes co­mo el Mo­vi­mien­to de los Tra­ba­ja­do­res Ru­ra­les Sin Tie­rra (MST).

El go­ber­na­dor de Cea­rá, Ca­mi­lo San­ta­na, del iz­quier­dis­ta Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT, opo­si­ción), so­li­ci­tó en dos oca­sio­nes el des­plie­gue de la Fuer­za Na­cio­nal an­tes de que el nue­vo mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ser­gio Mo­ro, la au­to­ri­za­ra el pa­sa­do vier­nes. “Es­ta­mos sa­can­do pri­vi­le­gios de los pre­si­dios y eso cau­só to­da una reac­ción del cri­men or­ga­ni­za­do”, ex­pli­có San­ta­na es­te jue­ves, aña­dien­do que no pien­sa dar mar­cha atrás. Los pla­nes de su go­bierno, y en es­pe­cial del se­cre­ta­rio de Ad­mi­nis­tra­ción Pe­ni­ten­cia­ria, desata­ron la ira de las ban­das de nar­co­tra­fi­can­tes, que lle­ga­ron a ol­vi­dar sus ri­va­li­da­des in­ter­nas pa­ra in­ten­si­fi­car los ata­ques. Es­tos cam­bios, que pre­ten­den re­du­cir la cri­mi­na­li­dad, in­clu­yen el blo­queo de las se­ña­les de te­le­fo­nía ce­lu­lar en las pri­sio­nes y el fin de la se­pa­ra­ción de re­clu­sos por fac­cio­nes que con­tro­lan las cár­ce­les.

“Ya trans­fe­ri­mos a 21 je­fes de gru­pos cri­mi­na­les y, en las pró­xi­mas ho­ras, trans­fe­ri­re­mos 20 más. Mi de­ci­sión es no re­cu­lar ni un mi­lí­me­tro y no ten­go du­da que esas ac­cio­nes ten­drán re­fle­jo po­si­ti­vo pa­ra los cea­ren­ses en un fu­tu­ro pró­xi­mo”, aña­dió el go­ber­na­dor.

Bra­sil tie­ne la ter­ce­ra ma­yor po­bla­ción car­ce­la­ria del mun­do, por de­trás de Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na, con ca­si 730.000 re­clu­sos se­gún ci­fras de 2016. Los cen­tros pe­ni­ten­cia­rios su­fren al­tos ni­ve­les de ha­ci­na­mien­to y son a me­nu­do es­ce­na­rio de bru­ta­les en­fren­ta­mien­tos en­tre ban­das cri­mi­na­les.

Los pla­nes tra­za­dos por el go­bierno de Jair Bol­so­na­ro (fo­to) desata­ron la ira de las ban­das de nar­co­tra­fi­can­tes, que lle­ga­ron a ol­vi­dar sus ri­va­li­da­des in­ter­nas pa­ra in­ten­si­fi­car los ata­ques.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.