Se “in­vier­ten” en­tre 5 y 6 mil pe­sos por ani­mal res­ca­ta­do de la ca­lle

La Nueva Domingo - - EN PRIMER PLANO -

Las tres res­ca­tis­tas evi­tan men­cio­nar la pa­la­bra “gas­to” cuan­do se re­fie­ren al di­ne­ro que le des­ti­nan al ani­mal que en­cuen­tran en si­tua­cio­nes ad­ver­sas y pre­fie­ren ca­li­fi­car­lo co­mo una “in­ver­sión” pa­ra re­in­ser­tar­lo en la so­cie­dad a tra­vés de la adop­ción.

Pe­ro en épo­cas de bol­si­llos fla­cos, y sin ayu­da del Es­ta­do, cues­ta ca­da vez más con­se­guir ese di­ne­ro.

Por se­pa­ra­do, y con rá­pi­dos cálcu­los men­ta­les, Ka­ri­na Un­zue, Gra­cie­la Elo­se­gui y An­drea Vi­llar es­ti­man que a ca­da mas­co­ta que en­cuen­tran le dis­pen­san en­tre 5 y 6 mil pe­sos has­ta po­ner­lo en con­di­cio­nes sa­ni­ta­rias y fí­si­cas.

“De pro­me­dio, en ca­da ca­so de ani­mal res­ca­ta­do se in­vier­ten al­re­de­dor de 6.000 pe­sos, en­tre aten­ción ve­te­ri­na­ria, me­di­ca­men­tos o va­cu­nas, ali­men­ta­ción y cas­tra­ción”, se­ña­ló Un­zue.

“La ma­yor par­te del di­ne­ro sa­le de mi fa­mi­lia, aun­que tam­bién re­ci­bi­mos do­na­cio­nes. Pa­ra equi­li­brar los nú­me­ros es­ta­mos lan­zan­do una se­rie de pro­duc­tos con la mar­ca de la ONG (Adop­tá), or­ga­ni­zan­do ri­fas pa­ra po­der sol­ven­tar gas­tos y has­ta ofre- ce­mos una guar­de­ría ca­ni­na en fa­mi­lia, en la que no se uti­li­zan ca­ni­les”, aña­dió.

Elo­se­gui brin­dó un nú­me­ro es­ti­ma­do muy si­mi­lar.

“Es ver­dad que se gas­tan al­re­de­dor de 6.000 pe­sos por pe­rro que se en­cuen­tra. En nues­tro ca­so, por ca­re­cer de es­pa­cio fí­si­co, pa­ga­mos guar­de­rías. Pe­ro an­tes de lle­var­lo a ese lu­gar, hay que vi­si­tar al ve­te­ri­na­rio, des­pa­ra­si­tar­lo, va­cu­nar­lo, ali­men­tar­lo co­rrec­ta­men­te, por­que ge­ne­ral­men­te ne­ce­si­tan mu­chas pro­teí­nas, y an­tes de en­tre­gar­lo en adop­ción lo cas­tra­mos. No­so­tros re­cau­da­mos ven­dien­do co­mi­da, pe­ro siem­pre ter­mi­na­mos po­nien­do pla­ta de nues­tros bol­si­llos, que ja­más se re­cu­pe­ra”.

Pa­ra An­drea Vi­llar, la in­ver­sión de­pen­de del es­ta­do en el que lo ha­llan.

“Los gas­tos son aún más si el ani­mal lle­ga con al­gu­na le­sión. En mi ca­so, arran­co el mes con 5 mil pe­sos de gas­tos fi­jos por guar­de­ría y, ob­via­men­te, a los que ten­go en mi ca­sa y a los que es­tán en trán­si­to de­bo ali­men­tar­los. Y mu­chos re­quie­ren de co­mi­da es­pe­cial, con mu­chas pro­teí­nas. A eso hay que su­mar­les va­cu­nas, me­di­ca­men­tos y cas­tra­cio­nes”.

Cuen­to con un gru­po de 40 co­no­ci­dos que me do­nan 100 pe­sos por mes y con eso equi­li­bro la si­tua­ción con los que ten­go afue­ra de mi ca­sa”, se­ña­ló Vi­llar.

Mu­cho di­ne­ro dis­pen­san las pro­tec­cio­nis­tas lo­ca­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.