El boom de la cer­ve­za ar­te­sa­nal se con­vir­tió en una sa­li­da fren­te a la cri­sis

La fa­bri­ca­ción a pe­que­ña es­ca­la pron­to se con­vir­tió en una al­ter­na­ti­va pa­ra em­pren­de­do­res an­te la cri­sis.

La Nueva Domingo - - PORTADA - Anahí Gon­zá­lez y Agen­cias de la zo­na la­re­[email protected]­nue­va.com

La fa­bri­ca­ción de cer­ve­za ar­te­sa­nal en la re­gión es una ac­ti­vi­dad que ha ve­ni­do cre­cien­do en el úl­ti­mo tiem­po a un rit­mo ver­ti­gi­no­so, aun­que es di­fí­cil de­ter­mi­nar cuán­tos ca­sos hay, por­que mu­chos fa­bri­can­tes lo ha­cen de for­ma ca­se­ra, pa­ra au­to­abas­te­cer­se y abas­te­cer a ami­gos y co­no­ci­dos y sue­len tar­dar un tiem­po en dar el sal­to ha­cia un per­fil co­mer­cial.

Lo cier­to es que, en va­rios dis­tri­tos del SOB, hay al me­nos dos o tres fa­bri­can­tes, co­mo mí­ni­mo, al­gu­nos más ex­pe­ri­men­ta­les, otros más pro­fe­sio­na­les, que se lan­za­ron a crear sus pro­pias mar­cas al ver que el hobby po­día con­ver­tir­se en una sa­li­da la­bo­ral. Con­si­de­ran­do que la de­man­da era ca­da vez ma­yor, mu­chos se ani­ma­ron a rein­ver­tir las ga­nan­cias en equi­pos y com­ple­men­tos pa­ra lan­zar­se de lleno en el ne­go­cio y au­men­tar la pro­duc­ción. Otros, ya con más ex­pe­rien­cia e in­ver­sión en el ne­go­cio, co­men­za­ron a dar los pa­sos ne­ce­sa­rios pa­ra co­mer­cia­li­zar la mar­ca a un ni­vel ma­si­vo y po­der abas­te­cer a ba­res y su­per­mer­ca­dos.

En el dis­tri­to de Torn­quist, Da­vid Pos­se, quien creó la mar­ca Scan­dium Hi­dro­miel, co­no­ci­da co­mo la cer­ve­za vi­kin­ga, ex­pli­có por qué la ma­yo­ría de los em­pren­de­do­res se en­cuen­tra aún co­mer­cia­li­zan­do de for­ma ca­se­ra.

“Mu­chos pro­du­cen en pe­que­ñas can­ti­da­des y es­pe­ran a te­ner una pro­duc­ción ma­yor pa­ra sol­ven­tar to­dos los cos­tos y ge­ne­rar ga­nan­cia, an­tes de re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción”, con­tó.

“Pa­ra te­ner el trá­mi­te pro­vin­cial te pi­den co­mo re­qui­si­to ser mo­no­tri­bu­tis­ta. La ca­te­go­ría más ba­ja es de 1.500 pe­sos por mes. Si te­nés una pro­duc­ción chi­ca, de unos 100 li­tros men­sua­les, ape­nas te al­can­za pa­ra re­po­ner cos­tos y ob­te­ner un pe­que­ño por­cen­ta­je de ga­nan­cia”, di­jo. In­di­có que lo prin- ci­pal es ha­cer un aná­li­sis de mer­ca­do en un lap­so de 6 me­ses pa­ra sa­ber si la de­man­da su­pera la ofer­ta.

En la ac­tua­li­dad, el trá­mi­te pa­ra ha­bi­li­tar tan­to el pro­duc­to en sí, co­mo la sa­la de ela­bo­ra­ción, se rea­li­za en el mi­nis­te­rio de Sa­lud bo­nae­ren­se.

En su ca­so, jun­to a su pa­re­ja Ma­ría Ca­sas, tie­nen la sa­la de ela­bo­ra­ción en Sie­rra de la Ven­ta­na y con es­fuer­zo y el apo­yo de la fa­mi­lia, lo­gra­ron lle­var la pro­duc­ción a 200 li- tros men­sua­les: el do­ble de su mar­ca ini­cial. “Se­gui­mos cre­yen­do que la me­jor ma­ne­ra de cre­cer es ofre­cien­do el me­jor pro­duc­to que uno pue­de ela­bo­rar y apren­dien­do pa­so a pa­so”, re­mar­có.

La ca­li­dad, una cla­ve

En Tres Arro­yos, Lu­cas Mar­tí­nez, pro­duc­tor de la cer­ve­za ar­te­sa­nal Choy­sen, em­pe­zó con la in­quie­tud ha­ce más o me­nos 10 años, lue­go de pro­bar una cer­ve­za ar­te­sa­nal en La Pla­ta, en An­ta­res, pe­ro re­cién ha­ce al­go más de un año se me­tió de lleno en el ne­go­cio.

"No po­día creer que fue­ra cer­ve­za. ¡Nos ha­bían es­ta­do en­ga­ñan­do to­do es­te tiem­po! Siem­pre di­je que al­gún día lo iba ha­cer”, se­ña­ló. Pri­me­ro em­pe­zó a re­ven­der cer­ve­zas ar­te­sa­na­les que traía de afue­ra, co­mo un em­pren­di­mien­to, has­ta que un ami­go le su­gi­rió co­men­zar a in­ves­ti­gar pa­ra fa­bri­car­la ellos mis­mos.

Hoy pro­du­cen en­tre 800 y 1.200 li­tros men­sua­les y se ocu­pan de la dis­tri­bu­ción.

Opi­nó que la re­di­tua­bi­li­dad del ne­go­cio de­pen­de mu­cho de la ca­li­dad del pro­duc­to.

"Hay mu­chos pro­duc­to­res cer­ve­ce­ros por to­dos la­dos, pe­ro va­mos que­dan­do los que apun­ta­mos más a la ca­li­dad. Es me­nos re­di­tua­ble de lo que se cree”, des­ta­có. Ase­gu­ra que en Eu­ro­pa y en los Es­ta­dos Uni­dos vi­vie­ron el boom ha­ce 10 años, por­que la gen­te con­su­me me­nos cer­ve­zas in­dus­tria­les; es cons­cien­te de lo que es­tá con­su­mien­do.

“No­so­tros usa­mos agua, le­va­du­ra, mal­ta y lú­pu­lo, na­da de con­ser­van­tes o quí­mi­cos. Es un ali­men­to más que una be­bi­da. Lle­gó pa­ra que­dar­se”, di­jo.

En Prin­gles es­tá ins­ta­la­da

En pleno cen­tro prin­glen­se se en­cuen­tra la fá­bri­ca y ven­ta de cer­ve­za ar­te­sa­nal Car­diff, un em­pren­di­mien­to de la mano de Pa­blo Bas­tard.

El pro­yec­to co­men­zó ha­ce po­co más de tres años, co­mo una sa­li­da la­bo­ral y ha­ce dos co­men­zó la ven­ta de cer­ve­za al pú­bli­co —ma­yo­ris­ta y mi­no­ris­ta—, y ac­tual­men­te rea­li­zan re­car­gas de bo­te­llo­nes, de ba­rri­les y tie­nen bo­te­llas de me­dio litro a la ven­ta. “Por el mo­men­to no es re­di­tua­ble”, afir­mó Bas­tard. Ase­gu­ró que en el úl­ti­mo tiem­po hu­bo un au­men­to con­si­de­ra­ble de los cos­tos y mu­chos in­su­mos se pa­gan en dó­la­res. La mar­ca pro­du­ce unos 10 mil li­tros por mes, en dos va­rie­da­des, Por­ter y Pil­sen.

Car­diff se co­mer­cia­li­za en al­gu­nas ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos y ma­yo­ris­tas de Co­ro­nel Prin­gles y la re­gión; y Bas­tard es­pe­ra que se trans­for­me nue­va­men­te en un boom co­mer­cial.

“Hu­bo un boom, pe­ro la si­tua­ción eco­nó­mi­ca ac­tual fre­nó el con­su­mo. Es­pe­ra­mos que no sea una mo­da, sino que lle­gue pa­ra que­dar­se y que es­te año sea me­jor que el que pa­só”, ce­rró.

Puan: bue­na res­pues­ta

En Puan, Ma­tías de San Jo­sé, due­ño de la cer­ve­ce­ría ar­te­sa­nal Sin­beer­güen­za, co­men­zó con la fa­bri­ca­ción del pro­duc­to en 2014 con una pe­que­ña pro­duc­ción de 20 li­tros, que co­ci­na­ba los fi­nes de se­ma­na. Lue­go se reunió con dos ami­gos y am­plió la pro­duc­ción.

“Vi­mos, más que na­da, que el mer­ca­do era cre­cien­te y que los po­cos li­tros que ha­cía­mos no eran su­fi­cien­tes, ni si­quie­ra pa­ra abas­te­cer a nues­tro círcu­lo de ami­gos", di­jo.

Con res­pec­to si es re­di­tua­ble, Ma­tías men­cio­nó que si bien no de­ja de te­ner el ca-

La per­cep­ción es que se tra­ta de un mer­ca­do cre­cien­te. La ma­yo­ría apues­ta a in­ver­tir en equi­pos, con el fin de au­men­tar la pro­duc­ción. En nues­tra zo­na la ma­yo­ría em­pe­zó a pro­du­cir de for­ma ex­pe­ri­men­tal pa­ra con­su­mo pro­pio, y con ami­gos, y reac­cio­nó an­te la de­man­da.

rác­ter de un hobby, al au­men­tar el vo­lu­men de pro­duc­ción y la ca­li­dad hoy se les ha trans­for­ma­do en un ne­go­cio.

"Pro­du­ci­mos unos cua­tro mil li­tros men­sua­les y lo dis­tri­bui­mos en tan­das de 200 li­tros”, di­jo.

“Ten­go una cer­ve­ce­ría acá (por Puan), que es el úni­co pun­to de ven­ta. Creo que es un mer­ca­do en cons­tan­te cre­ci­mien­to”, des­ta­có.

Con­si­de­ró que a Puan le cos­tó un po­co más que se ins­ta­la­ra es­te ti­po de cer­ve­za, pe­ro hoy es mu­cha gen­te la que la eli­ge por so­bre la in­dus­trial, por­que no tie­ne con­ser­van­tes y por la po­si­bi­li­dad de en­con­trar dis­tin­tos sa­bo­res y es­ti­los.

Ha­ce tres años, jun­to a sus ami­gos, ven­día cer­ve­za en ba­rri­les, has­ta que per­ci­bió que ha­bía mer­ca­do pa­ra te­ner su pro­pia cer­ve­ce­ría, don­de ven­de su pro­duc­to y el de otras mar­cas que du­ran­te años le en­se­ña­ron el ofi­cio.

“La res­pues­ta de la gen­te es ex­tra­or­di­na­ria. Nun­ca nos al­can­za la can­ti­dad de li­tros que fa­bri­ca­mos y ven­de­mos em­bo­te­lla­das y pa­ra to­mar en el lo­cal", ex­pre­só Ma­tías.

Agre­gó que pa­ra ha­cer la cer­ve­za uti­li­zan in­su­mos im­por­ta­dos, por lo que la su­ba del dó­lar los afec­tó no­to­ria­men­te.

“Si bien hay pro­duc­tos na­cio­na­les, no to­dos los in­su­mos pa­ra la pro­duc­ción se rea­li­zan en la Ar­gen­ti­na. Ne­ce­sa­ria­men­te al­gu­nos se ter­mi­nan com­pran­do en el ex­te­rior. Es­to nos ha dis­pa­ra­do el cos­to de pro­duc­ción. Ha si­do una lu­cha pa­ra to­dos los pro­duc­to­res de cer­ve­za tra­tar de en­con­trar un equi­li­brio en­tre los cos­tos de los equi­pos e in­su­mos y el pre­cio de ven­ta", con­clu­yó.

Epe­cuén tie­ne Amo­res

Ha­ce tres años, Ja­vier Be­sa­go­nill, jun­to a dos ami­gos, co­men­zó a pro­du­cir la cer­ve­za ar­te­sa­nal Amo­res en Epe­cuén, Adol­fo Al­si­na. “Co­men­za­mos a ma­ne­ra de hobby y, con el co­no­ci­mien­to que ya te­nía uno de los so­cios de cuan­do cur­sa­ba la ca­rre­ra de agro­no­mía en la fa­cul­tad, com­pra­mos un equi­po y em­pe­za­mos a fa­bri­car pa­ra ha­cer bo­te­lli­tas des­ti­na­das al tu­ris­mo", con­tó.

El pa­so si­guien­te fue el re­gis­tro de la mar­ca y em­pe­zar a in­ver­tir en la pro­duc­ción.

“Por suer­te tu­vo una bue­na lle­ga­da, le gus­tó a la gen­te y em­pe­za­mos a cre­cer”, con­tó.

"Ha­ce un año com­pra­mos ba­rri­les y se nos abrió otro pa­no­ra­ma, ya que nos em­pe­za­ron a lla­mar pa­ra cum­plea­ños y fies­tas re­gio­na­les", co­men­tó.

A par­tir de en­ton­ces, el gru­po con­for­mó una ba­rra con tres cho­pe­ras y tres ca­ni­llas pa­ra ser­vir. “Co­mo vi­mos que la coc­ción nos de­man­da­ba mu­cho tra­ba­jo, ha­ce un mes in­ver­ti­mos en la com­pra de un equi­po gran­de de ace­ro ino­xi­da­ble pa­ra pro­du­cir más li­tros”, in­di­có.

“Tra­ta­mos que la te­má­ti­ca sea de Car­hué y de Epe­cuén,

Los pro­duc­to­res ar­te­sa­na­les coin­ci­die­ron en que la su­ba del dó­lar los afec­tó, ya que la ma­yo­ría de los equi­pos se com­pran en el ex­te­rior.

siem­pre tra­tan­do de re­la­cio­nar la cer­ve­za con el pue­blo", ex­pre­só.

Los tres so­cios que fa­bri­can son pro­fe­sio­na­les: Mau­ri­cio Na­se­llo es of­tal­mó­lo­go; Die­go Ro­drí­guez, in­ge­nie­ro agró­no­mo, y Ja­vier Be­sa­go­nill, odon­tó­lo­go. “En nues­tro ca­so, to­da­vía si­gue sien­do un hobby; has­ta aho­ra nun­ca sa­ca­mos di­ne­ro. Sí he­mos rein­ver­ti­do com­pran­do más ba­rri­les, y nue­vos equi­pos", con­tó.

Ase­gu­ró que los in­su­mos se han en­ca­re­ci­do mu­cho y la ma­yo­ría de las ve­ces de­ben po­ner pla­ta de su bol­si­llo. Sin em­bar­go apuestan al fu­tu­ro.

“Ve­mos que pue­de lle­gar a te­ner una ren­ta­bi­li­dad pe­ro a lar­go pla­zo, has­ta que se ins­ta­le y po­da­mos equi­par­nos bien", des­ta­có.

An­tes de com­prar el úl­ti­mo equi­po ela­bo­ra­ban 320 li­tros al mes. En la ac­tua­li­dad, lle­gan a 920 li­tros, apro­xi­ma­da­men­te.

La dis­tri­bu­ción la ha­cen en tres ne­go­cios de Car­hué, y tam­bién atien­den la de­man­da de los tu­ris­tas de los ho­te­les lo­ca­les y un pro­veen a un bar.

En Car­hué hay tres mar­cas dis­tin­tas de cer­ve­za ar­te­sa­nal.

FO­TOS: AR­CHI­VO LA NUE­VA.

Car­diff, la fá­bri­ca de cer­ve­za ar­te­sa­nal ins­ta­la­da en pleno cen­tro de Co­ro­nel Prin­gles.

Ma­ría Ca­sas y Da­vid Pos­se (en los ex­tre­mos) crea­do­res de Scan­dium, en Torn­quist.

En Tres Arro­yos, Lu­cas Mar­tí­nez ela­bo­ra Choy­sen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.