Por su enor­me fe, Me­la­nie le ga­nó la ba­ta­lla al cán­cer

Hoy, lue­go de 8 me­ses de pe­lear con la en­fer­me­dad, no hay ras­tros en el cuer­po de Me­li Cornejo. Quién es San Pe­re­grino La­zio­si y có­mo ayu­dó a es­ta fa­mi­lia bahien­se a se­guir ade­lan­te pa­ra en­fren­tar el di­fí­cil mo­men­to.

La Nueva Domingo - - PORTADA - Lau­ra Gre­go­riet­ti lgre­go­riet­[email protected]­nue­va.com

A prin­ci­pios de abril del año pa­sa­do el diag­nós­ti­co los to­mó por sor­pre­sa. La ro­pa que­dó ten­di­da en el pa­tio de los Cornejo-Fo­re­si y la fa­mi­lia en­te­ra se mu­dó a Bue­nos Ai­res sin sa­ber cuán­do vol­ve­rían.

Na­die se ima­gi­na­ba que los do­lo­res en la pier­na de Me­la­nie no eran por­que “es­ta­ba cre­cien­do” sino por un ra­ro y agre­si­vo sar­co­ma que le es­ta­ba afec­tan­do el fé­mur has­ta su ro­di­lla y que ha­cían du­dar has­ta al más ex­pe­ri­men­ta­do on­có­lo­go so­bre có­mo ter­mi­na­ría es­ta his­to­ria.

“Es ver­dad que la fe mue­ve mon­ta­ñas, pe­ro cuan­do te di­cen al­go así, se te vie­ne el mun­do aba­jo. Nos ins­ta­la­mos en Bue­nos Ai­res pa­ra in­ter­nar a Me­li en el Hos­pi­tal Ita­liano sa­bien­do po­co y na­da de to­do ese mun­do de mé­di­cos, pa­pe­les y su­fri­mien­to don­de en­ci­ma, no co­no­cés a na­die”, re­cuer­da Carina Fo­re­si, la ma­má de Me­la­nie.

Los ojos ver­des cla­ros -cla­rí­si­mos- de Carina se lle­nan de lá­gri­mas re­cor­dan­do to­dos los su­fri­mien­tos y do­lo- res por los que tu­vo que pa­sar su hi­ja.

“Pa­sa­mos de sen­tir­nos muy so­los a co­no­cer a gen­te ma­ra­vi­llo­sa que no ten­go du­das que Dios pu­so en nues­tro ca­mino. Fue allí que una se­ño­ra nos ha­bló de San Pe­re­grino La­zio­si, el pa­trono de los En­fer­mos de Cán­cer, cu­ya ima­gen se en­cuen­tra en­tro­ni­za­da en la ca­pi­lla Ma­ría Ma­dre de la Igle­sia. Ella nos con­tó que se cu­ró de cán­cer de ma­ma y pro­me­tió dar a co­no­cer al San­to y lle­var­lo has­ta la gen­te que ne­ce­si­ta­ra de sus mi­la­gros”, des­ta­ca.

La his­to­ria del san­to ita­liano cuen­ta que re­zó du­ran­te ho­ras la no­che pre­via a la ci­ru­gía don­de le ex­tir­pa­rían su pie por un agre­si­vo tu­mor y que mi­la­gro­sa­men­te, se cu­ró. Al día de hoy su cuer­po per­ma­ne­ce in­co­rrup­to y ema­na un óleo que se uti­li­za en los en­fer­mos.

“Co­no­ci­mos ese óleo, par­ti­ci­pa­mos de las mi­sas en Bue­nos Ai­res y nos en­con­tra­mos con un mun­do de fe ma­ra­vi­llo­so, con una co­mu­ni­dad en­te­ra que no de­ja­ba de re­zar por Me­li, con gen­te an­gus­tia­da que en­tre­ga­ba su de­ses­pe­ra­ción al San­to... Y pro­me­ti­mos lo mis­mo, que trae­ría­mos su ima­gen y óleo a Bahía Blan­ca pa­ra ayu­dar a los en­fer­mos que ne­ce­si­ta­ran afe­rrar­se a la fe pa­ra se­guir ade­lan­te”.

Carina no sa­be si el mi­la­gro de sa­nar se da­rá en to­dos. Pe­ro cree que fren­te a un diag­nós­ti­co tan de­vas­ta­dor apo­yar­se en la fe es lo úni­co que te ha­ce le­van­ta­re ca­da día.

“Yo no po­día dor­mir, só­lo con­ci­lia­ba el sue­ño des­pués de re­zar un Ro­sa­rio. Sin du­das to­do es­to es una prue­ba de fe enor­me, sin sa­ber que hay un Dios que te sos­tie­ne re­sul­ta im­po­si­ble so­bre­vi­vir a es­to. En me­dio de la de­ses­pe­ra­ción cree­mos que es­ta­mos so­los y que so­mos los úni­cos que es­ta­mos su­frien­do cuan­do en reali­dad allá tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de co­no­cer a mu­chas fa­mi­lias y no to­das pu­die­ron vi­vir un fi­nal fe­liz”, re­cuer­da.

“Pa­sa­mos de sen­tir­nos so­los a co­no­cer a gen­te ma­ra­vi­llo­sa que no ten­go du­das que Dios pu­so en nues­tro ca­mino”.

FO­TOS: PA­BLO PRES­TI-LA NUE­VA.

De iz­quier­da a de­re­cha, Flo­ren­cia Gros­so y su hi­ja So­fía Al­bi­zu, Carina, Me­la­nie y pa­pá Juan Ma­nuel Cornejo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.