Ma­dre e hi­jo via­ja­ron a Ja­pón tras los pa­sos del ani­mé

Fa­ná­ti­co de es­te ti­po de ar­te orien­tal, el bahien­se Da­vid Fonseca eli­gió re­co­rrer el país asiá­ti­co con los aho­rros pre­vis­tos pa­ra el via­je de egre­sa­dos. Jun­to a su ma­má Ga­brie­la Mar­tín re­ci­bió 2019 en Du­bai y hoy vi­ven aven­tu­ras inol­vi­da­bles.

La Nueva Domingo - - PORTADA - Anahí Gon­za­lez agon­za­[email protected]­nue­va.com

To­do em­pe­zó en 2016, cuan­do a Da­vid Fonseca le ofre­cie­ron rea­li­zar el via­je de egre­sa­dos.

No es­ta­ba muy de­ci­di­do, y ese año co­no­ció el ani­mé y el man­ga, que mos­tra­ban tan­to si­tua­cio­nes de la vi­da co­ti­dia­na ja­po­ne­sa co­mo his­to­rias de fic­ción. Y le fas­ci­na­ron. Po­co a po­co, y sin dar­se cuen­ta, se fue trans­for­man­do en un “ota­ku”, co­mo se les lla­ma a los afi­cio­na­dos a es­te ti­po de ar­te.

En­ton­ces em­pe­zó la du­da: ¿y si usa­ba el di­ne­ro pa­ra co­no­cer la Tie­rra del Sol Na­cien­te? ¿Y si con­cre­ta­ba su sue­ño de ca­mi­nar por To­kio, tras la sen­da del ani­mé y el man­ga?

“Fui yo quien men­cio­né que que­ría via­jar, en al­gún mo­men­to, a Ja­pón”, con­tó.

Y sus pa­dres to­ma­ron no­ta. A fi­nes de 2018, su ma­má, Ga­brie­la Mar­tín, le dio la me­jor no­ti­cia: los aho­rros es­ta­ban dis­po­ni­bles y, si él que­ría, po­dían ha­cer el via­je jun­tos.

“Con mi ma­ri­do ya te­nía­mos pre­pa­ra­da la pla­ta por si Da­vid de­ci­día ir al via­je de egre­sa­dos, o pa­ra lo que qui­sie­ra ha­cer al fi­na­li­zar sex­to año”, con­tó.

El en­tu­sias­mo fue cre­cien­do y jun­tos pla­ni­fi­ca­ron to­do. Fi­nal­men­te, en di­ciem­bre pa­sa­do se lan­za­ron a la aven­tu­ra de re­co­rrer es­te país orien­tal y has­ta pa­sa­ron el Año Nue­vo más ori­gi­nal de sus vi­das, en una es­ca­la, en Du­bai.

“A me­dia­dos del 2017 per­dí a mi ma­ri­do. El res­to de ese año lo usé pa­ra re­po­ner­me, con mu­chí­si­ma ayu­da de mi hi­jo, aun­que él no lo sien­ta así. En 2018 me de­di­qué a es­tu­diar Yo­ga que me ayu­dó mu­cho tan­to a ni­vel fí­si­co co­mo psi­co­ló­gi­co y gra­cias a las pro­fe­so­ras y com­pa­ñe­ras que tu­ve”, men­cio­nó.

“Con Da­vid so­mos muy uni­dos, así que es­ta­mos co­mo en ca­sa pe­ro a unos 18.370 ki­ló­me­tros”, di­jo.

*** La atrac­ción de Da­vid ha­cia los ani­mé, que re­fle­jan la cul­tu­ra de es­te país, fue des­per­tan­do cu­rio­si­dad en Ga­brie­la.

“Des­pués de ha­ber vis­to unos cuan­tos, lle­gué a te­ner mu­chas ga­nas de ver y sen­tir Ja­pón; tan­to por el día a día que mos­tra­ban co­mo por los pai­sa­jes, la co­mi­da y la cul­tu­ra”, con­tó es­ta fla­man­te ins­truc­to­ra de yo­ga, de 46 años.

“Sa­li­mos el 29 de di­ciem- bre de Bahía, y al día si­guien­te, a las 21, par­ti­mos y tu­vi­mos una es­ca­la en Du­bai, don­de pa­sa­mos Año Nue­vo”, con­tó.

Arri­ba­ron al ae­ro­puer­to de Na­ri­ta, en Ja­pón, el pri­mer día del nue­vo año: 1 de enero, cuan­do aún en Ar­gen­ti­na era 31 de di­ciem­bre.

Des­de en­ton­ces lle­van re­co­rri­dos va­rios si­tios de To­kio, ca­pi­tal de Ja­pón, en­tre ellos el po­pu­lar dis­tri­to de Akiha­ba­ra, cu­na del ani­mé.

“An­ti­gua­men­te era la cu­na so­lo de la elec­tró­ni­ca. Cuan­do el man­ga y el ani­mé to­ma­ron po­pu­la­ri­dad sus ar­tícu­los se con­cen­tra­ron aquí”, co­men­tó Da­vid.

Akiha­ba­ra reúne to­do lo vin­cu­la­do a es­te ar­te. Al pun­to en que se han es­ta­ble­ci­do maid ca­fés en los que las ca­ma­re­ras se vis­ten y ac­túan co­mo maids o per­so­na­jes de ani­mé. En sus ca­lles se pue­den re­co­rrer cien­tos de tien­das es­pe­cia­li­za­das en ani­mé, man­ga, vi­deo­jue­gos retro, jue­gos de car­tas y otros co­lec­cio­na­bles.

“Co­mo la ma­yo­ría de mis ami­gos ten­go re­cuer­dos de ha­ber vis­to Dragon Ball Z y Po­ke­mon (en­tre las se­ries más co­no­ci­das) cuan­do era chi­co pe­ro en 2016 re­to­mé mi gus­to por los ani­mé de for­ma es­pon­tá­nea y hoy en día lle­vo sin­to­ni­za­dos más de 300 ani­mé", di­jo Da­vid.

Tam­bién di­bu­ja, de vez en cuan­do, y tie­ne ami­gos que, en ma­yor o me­nor me­di­da, com­par­ten sus gus­tos.

“Al lle­gar a Ja­pón, e in­clu­si­ve aho­ra mis­mo, no de­jo de sor­pren­der­me por ca­da mí­ni­mo de­ta­lle o co­sa que veo, creo que en­con­tré más de lo que es­pe­ra­ba ver y eso me en­can­ta”, con­tó.

Man­ga y ani­mé

El man­ga es téc­ni­ca­men­te la his­to­rie­ta ja­po­ne­sa y el ori­gen de cual­quier se­rie ani­ma­da en Ja­pón. Eso sig­ni­fi­ca que cual­quier co­sa que ha­ya si­do ani­ma­da o in­clu­so adap­ta­da a un vi­deo­jue­go, an­tes tu­vo una ver­sión en man­ga.

Es una la­bor que pue­de va­riar en­tre tra­ba­jos bre­ves, has­ta obras que to­man a sus crea­do­res mu­chos años.

El ani­mé es una abre­via­tu­ra de la pa­la­bra “ani­ma­tion” y es, jus­ta­men­te, una ver­sión

De la cul­tu­ra ja­po­ne­sa los via­je­ros des­ta­ca­ron la lim­pie­za en la vía pú­bli­ca y trans­por­tes, y la ama­bi­li­dad y res­pe­to de su gen­te con los tu­ris­tas.

ani­ma­da de los man­gas.

En Ar­gen­ti­na, han si­do po­pu­la­res los ani­mé Sai­lor Moon, Dragon Ball Z, Aki­ra, Na­ru­to, Ma­zin­ger Z , Cap­tain Tsu­ba­sa (su­per­cam­peo­nes) y Po­ke­mon.

Lo me­jor de Ja­pón

“Nos gus­ta mu­cho Ja­pón. Has­ta aho­ra no te­ne­mos na­da des­fa­vo­ra­ble pa­ra de­cir. To­da­vía no me fui y ya quie­ro vol­ver”, con­tó Ga­brie­la.

Dos co­sas des­ta­có es­pe­cial­men­te: la ama­bi­li­dad de la gen­te y la lim­pie­za y or­den en las ca­lles, en las es­ta­cio­nes de tre­nes y en los tre­nes mis­mos.

“A pe­sar de que via­ja tan­ta gen­te to­dos los días no hay un so­lo pa­pel en el pi­so”, di­jo.

Tam­bién men­cio­nó la aten­ción y res­pe­to ha­cia los tu­ris­tas.

“El día que lle­ga­mos to­ma­mos un ta­xi has­ta el ho­tel y el ta­xis­ta no­tó que me ha­bía equi­vo­ca­do en el vuel­to e in­me­dia­ta­men­te me de­vol­vió lo que ha­bía pa­ga­do de más y se que­dó con no­so­tros has­ta que ob­tu­vi­mos la cla­ve pa­ra en­trar al ho­tel”, di­jo.

Da­vid y Ga­brie­la pa­sea­ron por Ueno, cen­tro cul­tu­ral de To­kio, con va­rios mu­seos y tem­plos bu­dis­tas y por Shi­na­ga­wa, lu­gar de na­ci­mien­to del di­rec­tor de ci­ne Aki­ra Ku­ro­sa­wa.

Tam­bién re­co­rrie­ron los dis­tri­tos de Ka­ma­ta, Shin­ju­ku -el más im­por­tan­te cen­tro co­mer­cial y ad­mi­nis­tra­ti­vo de To­kio-, Shi­bu­ya y la es­ta­ción cen­tral de Tok­yo.

Pró­xi­ma­men­te irán a Hi­ros­hi­ma y to­ma­rán un ferry pa­ra co­no­cer Mi­ya­ji­ma, co­no­ci­da co­mo la Is­la San­tua­rio.

“Es­ta pe­que­ña is­la es, des­de tiem­pos an­ti­guos, con­si­de­ra­da un lu­gar sa­gra­do y de cul­to en el que los dio­ses pen­sa­ron vi­vir en ar­mo­nía con los mor­ta­les”, con­tó Ga­brie­la.

En su lle­ga­da a Tok­yo, de no­che, lo que más les im­pac­tó fue la al­tu­ra y lu­ces de los edi­fi­cios y los au­tos, ya que to­dos, tan­to ta­xis, co­mo vehícu­los de se­gu­ri­dad o par­ti­cu­la­res, pa­re­cen de al­ta ga­ma.

“Da­vid se ma­ne­ja con el in­glés y co­no­ce al­gu­nas pa­la­bras suel­tas en Ja­po­nés. Ade­más la gen­te es­tá acos­tum­bra­da al vi­si­tan­te y con se­ñas o tra­duc­tor de Goo­gle, te ha­cés en­ten­der”, di­jo Ga­brie­la.

Tam­bién vi­si­ta­ron Aka­su­sa, co­no­ci­da por sus tem­plos, en­tre ellos, el Sen­so­ji, tem­plo budista más an­ti­guo de To­kio,en ho­nor a la dei­dad de la mi­se­ri­cor­dia.

Da­vid y Ga­brie­la si­guen dis­fru­tan­do de los rin­co­nes úni­cos de es­te exó­ti­co des­tino que los unió aún más.

Las sa­ku­ra, ce­re­zo en flor, sim­bo­li­zan en Ja­pón la be­lle­za de la na­tu­ra­le­za, sus eta­pas y el va­lor que la fu­ga­ci­dad de la exis­ten­cia otor­ga a la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.