Có­mo fue­ron los su­ce­sos du­ran­te la re­cor­da­da “Se­ma­na Trá­gi­ca”

Los he­chos de enero de 1919 en Bue­nos Ai­res per­mi­ten ver “la otra ca­ra” de aquel país que re­cor­da­mos co­mo “el gra­ne­ro del mun­do”, ri­co y pre­su­mi­do.

La Nueva Domingo - - SOCIEDAD - Ri­car­do de Tit­to Es­pe­cial pa­ra “La Nue­va.”

Du­ran­te los trá­gi­cos epi­so­dios re­gis­tra­dos en me­dio de una huel­ga, hu­bo ata­ques a co­mer­cios, se in­cen­dió una igle­sia en Al­ma­gro y va­rias co­mi­sa­rías fue­ron ro­dea­das .

Co­rrían los úl­ti­mos días de 1918. La “So­cie­dad de Re­sis­ten­cia Me­ta­lúr­gi­cos Uni­dos” (Cen­tral y Ba­rra­cas) --for­ma en que se lla­ma­ban los sin­di­ca­tos en su for­ma­ción ori­gi­nal-- ini­ció una huel­ga pa­ra sos­te­ner un pe­ti­to­rio ele­va­do a la Com­pa­ñía Pe­dro Va­se­na e hi­jos, de hie­rros y ace­ros, exi­gien­do “con­di­cio­nes muy jus­tas y mo­de­ra­das (que) es­pe­ran ser acep­ta­das pa­ra reanu­dar de in­me­dia­to las ta­reas”.

El re­cla­mo in­cluía “au­men­to de jor­na­les, tra­ba­jo ex­tra vo­lun­ta­rio con 50% de pri­ma¸ do­min­gos al 100%, abo­li­ción del tra­ba­jo a des­ta­jo, sin re­pre­sa­lias por me­di­das de fuer­zas”.

La no­ta des­ta­ca: “Cree­mos inú­til ar­gu­men­tar la jus­ti­cia que les asis­te a los obre­ros da­da la no­to­ria carestía de la vi­da, sub­sis­ten­cias, al­qui­le­res, etc., y los ele­va­dí­si­mos sa­la­rios que per­ci­ben en in­dus­trias y es­ta­ble­ci­mien­tos si­mi­la­res, así co­mo la ge­ne­ra­li­za­ción de la jor­na­da de 8 ho­ras”.

Pa­ra ter­mi­nar: “Así ani­ma­dos de fran­co es­pí­ri­tu con­ci­lia­dor es­pe­ra­mos una pron­ta y be­ne­fi­cio­sa so­lu­ción”.

Al pie se pre­ci­sa: “La con­tes­ta­ción es es­pe­ra­da en el lo­cal de es­ta so­cie­dad que patrocina y apo­ya el mo­vi­mien­to”, ad­vir­tien­do, “con el con­cur­so de to­dos los gre­mios or­ga­ni­za­dos”.

Carneros y re­pre­sión

Los dia­rios pu­bli­ca­ron la no­ti­cia co­mo un suel­to más en­tre tan­tos otros en la pá­gi­na de no­ti­cias gre­mia­les. Los gran­des dia­rios na­cio­na­les -- La Na­ción, La Pren­sa, La

Épo­ca (Fa­vo­ra­ble al go­bierno ra­di­cal), El Pue­blo (de la Igle­sia ca­tó­li­ca) y La Ra­zón-- se con­cen­tra­ban en las ne­go­cia­cio­nes de ar­mis­ti­cio y paz tras el gin de la gue­rra en Eu­ro­pa.

Tam­bién ocu­pa­ban mu­cho es­pa­cio las lu­chas de lpru­siano --de­no­mi­na­ción del co­mu­nis­mo os bol­che­vi­ques en Ru­sia-- y, en es­pe­cial, el cur­so que to­ma­ba la re­vo­lu­ción so­cial en Ale­ma­nia, don­de, po­cos días des­pués, se­rían ase­si­na­dos los dos lí­de­res “es­par­ta­quis­tas” --de­no­mi­na­ción del co­mu­nis­mo pru­siano-- Ro­sa Lu­xem­bur­go y Karl Liebkch­net.

Gru­pos de obre­ros que se tur­na­ban en la puer­ta de la em­pre­sa sos­te­nían pi­que­tes pa­ra en la en­tra­da de los de­pó­si­tos ubi­ca­dos en las ba­rra­cas de Nue­va Pom­pe­ya pa­ra ase­gu­rar que na­die en­tra­ra ni que hu­bie­ra trán­si­to de pro­duc­tos y mer­can­cías.

El 5 de enero la em­pre­sa re­cu­rrió a “carneros” (se los lla- ma­ba cru­mi­ros) y qui­so rom­per la huel­ga, lo que de­ri­vó en un en­fren­ta­mien­to a ba­la­zos en el que mu­rie­ron cin­co tra­ba­ja­do­res (cua­tro obre­ros y un ve­cino de 16 años).

La ten­sión au­men­tó y una nue­va si­tua­ción se pre­ci­pi­tó. Cien­tos de obre­ros acom­pa­ña­ron el ve­la­to­rio que se hi­zo en di­ver­sos lo­ca­les, pe­ro so­bre to­do en el lo­cal del Par­ti­do So­cia­lis­ta de la zo­na, y esa mis­ma no­che el con­se­jo fe­de­ral de la FO­RA V Con­gre­so –el ala más ra­di­cal y com­ba­ti­va– de­cla­ró la huel­ga ge­ne­ral a la que ad­hi­rió la otra FO­RA, la del IX Con­gre­so, tam­bién anar­quis­ta pe­ro más con­ci­lia­do­ra. Al día si­guien­te se hi­zo un im­po­nen­te fu­ne­ral cí­vi­co con 30.000 ma­ni­fes­tan­tes.

Par­tie­ron de Pe­pi­rí y Sáenz, pe­ro, al pa­sar por la otra plan­ta fa­bril, ubi­ca­da don­de hoy es­tá la pla­za Mar­tín Fie­rro de Bue­nos Ai­res, al pie de la au­to­pis­ta 25 de Ma­yo, en La Rio­ja y Co­cha­bam­ba, fue ata­ca­da a ba­la­zos por fran­co­ti­ra­do­res apos­ta­dos en los te­chos de la em­pre­sa y ca­sas ve­ci­nas. De­ce­nas de muer­tos y he­ri­dos que­da­ron en las ca­lles mien­tras la po­li­cía mon­ta­da –los “co­sa­cos”– re­par­tían pa­los y sa­bla­zos a dis­cre­ción.

La mar­cha con­ti­nuó pe­ro fue nue­va­men­te ba­la­cea­da en Oru­ro y Cons­ti­tu­ción. Los tra­ba­ja­do­res asal­ta­ron una ar­me­ría ubi­ca­da a po­cas cua­dras, en la es­qui­na de San Juan y Lo­ria, y pren­die­ron fue­go al co­che del je­fe de la po­li­cía. Des­pués, si­tia­ron la co­mi­sa­ría 21 y co­men­za­ron a ar­der ba­rri­ca­das en di­ver­sas es­qui­nas. Los bom­be­ros en­tra­ron en ac­ción abrien­do fue­go y pro­du­je­ron otro ten­dal de caí­dos.

El cor­te­jo fú­ne­bre, sin em­bar­go, con­ti­nuó su ca­mino. Muy dis­mi­nui­do su nú­me­ro, con no­más de 500 per­so­nas, lle­gó al ce­men­te­rio de Cha­ca­ri­ta con sus fé­re­tros a pul­so. Las fuer­zas re­pre­si­vas, sin nin­gún pu­dor ha­cia el lu­gar en que se ha­lla­ban, ata­ca­ron nue­va­men­te a ba­la­zo lim­pio ocul­tos tras las lá­pi­das y los mau­so­leos.

Huel­ga ge­ne­ral

La no­ti­cia cau­só in­dig­na­ción y la huel­ga ge­ne­ral se de­ci­dió “por tiem­po in­de­ter­mi­na­do” y se con­vir­tió en un mo­vi­mien­to real­men­te ma­si­vo: du­ran­te tres días la ciu­dad ca­re­ció de abas­te­ci­mien­to y de to­do ti­po de trans­por­te.

Va­rias ciu­da­des del in­te­rior se ple­ga­ron, co­mo Men­do­za, San­tia­go del Es­te­ro --don­de se pren­dió fue­go a un tren que pre­ten­día “co- rrer”-- y Ro­sa­rio y Mar del Pla­ta don­de los fe­rro­via­rios y los ma­ri­nos y por­tua­rios ju­ga­ron un pa­pel de­ci­si­vo.

En la Ca­pi­tal, de­ce­nas de pi­que­tes –o “can­to­nes”– im­pe­dían cual­quier trá­fi­co y le­van­tan­do ba­rri­ca­das y ar­ma­dos a re­vól­ver, al­gu­nos ri­fles win­ches­ter y so­bre to­do, cu­chi­llos, mi­les de obre­ros de di­ver­sos gre­mios to­ma­ron el con­trol de la ciu­dad. Se lle­gan a con­ta­bi­li­zar has­ta 20 fo­cos si­mul­tá­neos en dis­tin­tos ba­rrios. En Ba­rra­cas, La Bo­ca, Al­ma­gro, Pa­ler­mo, On­ce, Vi­lla Cres­po, Con­gre­so, Boe­do, Li­niers, Flo­res, Re­co­le­ta y Pom­pe­ya los ti­ro­teos y re­frie­gas se mul­ti­pli­ca­ron.

Hu­bo ata­ques a co­mer­cios, se in­cen­dió una igle­sia en Al­ma­gro --Co­rrien­tes y Ya­tay-y va­rias co­mi­sa­rías fue­ron ro­dea­das.

Des­bor­da­da la po­li­cía y “ame­na­za­do el or­den pú­bli­co”, el 10 de enero el ge­ne­ral Luis J. De­lle­pia­ne, co­man­dan­te de Cam­po de Ma­yo asu­mió el co­man­do de las fuer­zas mi­li­ta­ri­za­das, po­li­cía, ejér­ci­to, ma­ri­na y bolm­be­ros, y dis­po­ne ac­tuar con la má­xi­ma ener­gía. La re­pre­sión es vio­len­ta y en dos días las lis­tas de muer­tos, he­ri­dos y “de­sa­pa­re­ci­dos” su­ma­rá va­rios cien­tos. La mor­gue se sa­tu­ra de ca­dá­ve­res que son sa­ca­dos a es­con­di­das du­ran­te las no­ches.

En po­co me­nos de una se­ma­na, los da­tos de los dia­rios ha­blan de unos 200 a 300 muer­tos y mi­les de he­ri­dos. Los dia­rios obre­ros, La Van­guar­dia y La Pro­tes­ta, in­for­man de 700 muer­tos, ci­fra que coin­ci­de con la que re­por­ta la em­ba­ja­da de los Es­ta­dos Uni­dos. Los he­ri­dos de gra­ve­dad su­pe­ran los 3.000 y los pre­sos, en­cau­za­dos o de­por­ta­dos al­can­zan a 45.000 en to­do el país.

Vuel­ta a la nor­ma­li­dad

El sá­ba­do 11 se de­ci­dió con­ti­nuar el mo­vi­mien­to pe­ro el do­min­go una me­dia­ción en­ca­be­za­da por el je­fe de po­li­cía El­pi­dio Gon­zá­lez con­clu­yó cuan­do Pe­dro Va­se­na en per­so­na acep­tó la ma­yo­ría de los re­cla­mos y el pre­si­den­te Yri­go­yen or­de­na la li­be­ra­ción de to­dos los “pre­sos so­cia­les”, que era un nue­vo re­cla­mo sur­gi­do tras la re­pre­sión.

Len­ta­men­te, la com­ba­ti­vi­dad de­cli­nó, los tra­ba­ja­do­res de Va­se­na y los otros gre­mios re­tor­na­ron pau­la­ti­na­men­te a sus ta­reas y, en­tre el 14 y el 15 de enero, la ciu­dad re­tor­nó a la “nor­ma­li­dad”.

Al ca­lor de los su­ce­sos, sin em­bar­go, apa­re­ció un nue­vo ac­tor: los “guar­dias blan­cos”. Gru­pos de ci­vi­les se ar­ma­ron ba­jo pro­tec­ción po­li­cial –con ar­ma­men­to de las co­mi­sa­rías y del ejér­ci­to-- y, por las tar­des y no­ches sa­lían a apa­lear “ru­sos”, so­bre to­do en los ba­rrios ju­díos, co­mo Vi­lla Cres­po y On­ce.

La Ar­gen­ti­na car­ga­rá en­ton­ces con un nue­vo tí­tu­lo: el de ser el úni­co país de Amé­ri­ca en el que hu­bo po­groms, es­to es, pla­nes or­ques­ta­dos pa­ra ata­car y ame­dren­tar en es­pe­cial a la po­bla­ción ju­día.

La Le­gión Cí­vi­ca di­ri­gi­da por Ma­nuel Car­lés des­de el Cen­tro Na­val, el Co­mi­té de la Ju­ven­tud, de ex­pre­sas sim­pa­tías con el go­bierno de Yri­go­yen, y la Aso­cia­ción del Tra­ba­jo, en­ti­dad pa­tro­nal que fi­nan­cia­ba rom­pehuel­gas, sen­ta­ron ese es­pan­to­so pre­ce­den­te an­ti­ci­pan­do en vein­te años al na­zis­mo eu­ro­peo.

El ca­so Wald

La re­vo­lu­ción ru­sa era un fan­tas­ma que re­co­rría el mun­do. En con­se­cuen­cia, a los ojos del go­bierno y la pren­sa, el al­za­mien­to obrero no era sino un “com­plot” de “ma­xi­ma­lis­tas” --sos­te­ne­do­res del “pro­gra­ma má­xi­mo”--, que bus­ca­ban de­rro­car al go­bierno. Aun­que ca­re­cie­ra de sus­ten­to real se in­ven­tó un su­pues­to “So­viet de La Bo­ca” cu­ya pre­si­den­cia y co­mi­sa­ria­to po­li­cial ejer­ce­rían dos ju­díos, Pin­nie “Pe­dro” Wald y Juan Ze­les­tuk, tra­ta­dos co­mo “ru­sos”, su país de ori­gen.

Es­te com­plot vino a su­mar­se a las ac­ti­vi­da­des de los co­man­dos ci­vi­les, co­mo la Li­ga Pa­trió­ti­ca, que ca­da tar­de sa­lían a “la ca­za del ru­so”, so­bre to­do en la zo­na de Al­ma­gro y On­ce. El “ca­so Wald” ga­nó la ta­pa de los dia­rios. Él era el “can­di­da­to a la pre­si­den­cia de la re­pú­bli­ca so­cial, en el ca­so de que hu­bie­ran ven­ci­do el mo­vi­mien­to”.

En po­cos días se su­po que los car­gos eran inexis­ten­tes y que el hu­mil­de ar­te­sano Wald era pe­rio­dis­ta de un pe­rió­di­co pa­ci­fis­ta. El 17 de enero se de­mos­tró su inocen­cia dis­po­nién­do­se su li­ber­tad. La men­ti­ra ju­di­cial, sin em­bar­go, sir­vió co­mo pre­tex­to pa­ra ins­ta­lar el an­ti­se­mi­tis­mo.

El nom­bre de “Se­ma­na Trá­gi­ca”

Los obre­ros ca­ta­la­nes, de tra­di­ción anar­quis­ta, fue­ron quie­nes im­pri­mie­ron a fue­go el nom­bre que que­dó en la his­to­ria.

Ellos ha­bían pa­sa­do ya por una “se­ma­na trá­gi­ca”, que su­ce­dió en Bar­ce­lo­na en­tre el 26 de ju­lio y el 2 de agos­to de 1909. El des­en­ca­de­nan­te de es­tos vio­len­tos acon­te­ci­mien­tos fue el de­cre­to del go­bierno del lí­der con­ser­va­dor An­to­nio Mau­ra, ba­jo el rei­na­do de Al­fon­so XIII, de en­viar tro­pas de reserva a las po­se­sio­nes es­pa­ño­las en Ma­rrue­cos: la ma­yo­ría de es­tos re­ser­vis­tas eran pa­dres de fa­mi­lias obre­ras.

Los sin­di­ca­tos se opu­sie­ron y con­vo­ca­ron una huel­ga ge­ne­ral que de­ri­vó en mar­chas an­ti­bé­li­cas y an­ti­cle­ri­ca­les; la Igle­sia con­cen­tró las pro­tes­tas que ter­mi­na­ron con el in­cen­dio de más de cien igle­sias, con­ven­tos, edi­fi­cios y ce­men­te­rios re­li­gio­sos.

El mo­vi­mien­to asu­mió un ca­rác­ter in­su­rrec­cio­nal y se­pa­ra­tis­ta y el go­bierno es­pa­ñol de­cre­tó el “es­ta­do de gue­rra”. La re­pre­sión cul­mi­nó con cer­ca de cien muer­tos, unos 500 he­ri­dos y la de­ten­ción y pro­ce­sa­mien­to de más de 2.000 tra­ba­ja­do­res, de ellos, 175 des­te­rra­dos, 59 con ca­de­na per­pe­tua y 5 reos con­de­na­dos a muer­te que fue­ron eje­cu­ta­dos en oc­tu­bre.

Mu­chos de los des­te­rra­dos vi­nie­ron a la Ar­gen­ti­na y, con­ti­nuan­do con su mi­li­tan­cia, fun­da­ron sin­di­ca­tos y so­cie­da­des de re­sis­ten­cia.

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

La vio­len­cia se vol­có a las ca­lles en la “Se­ma­na Trá­gi­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.