“No va­mos a cam­biar el mun­do, pe­ro ha­ce­mos can­cio­nes con con­te­ni­do”

Ska-P, una de las ban­das más con­vo­can­tes de Es­pa­ña (atra­vie­sa sus bo­das de pla­ta), re­gre­sa­rá a la Ar­gen­ti­na en fe­bre­ro pa­ra pre­sen­tar “Ga­me over”.

La Nueva Domingo - - DOMINGO - Agen­cia Té­lam

Con “Ga­me over”, un dis­co que de­vuel­ve al quin­te­to a los es­ce­na­rios tras un im­pas­se que se pro­lon­gó por cua­tro años, la ban­da Ska-P re­gre­sa­rá a nues­tro país en fe­bre­ro.

La úl­ti­ma vez que to­có en Ar­gen­ti­na fue en el es­ta­dio de Ferro en 2014: esa mul­ti­tu­di­na­ria pre­sen­ta­ción tu­vo co­mo eje al dis­co “99%” y fue la se­gun­da des­pe­di­da de la ban­da; la pri­me­ra pau­sa ha­bía si­do en 2005 y se di­la­tó has­ta 2008.

“So­mos un gru­po que fun­cio­na­mos sin pri­sa y sin fe­chas de idas o vuel­tas. De­ci­di­mos pa­rar una tem­po­ra­da des­pués de la úl­ti­ma gi­ra y pa­sa­ron cua­tro años. Es el mo­men­to aho­ra y por­que sí”, res­pon­dió sin ti­tu­bear Jo­xe­mi Re­din, gui­ta­rris­ta de Ska-P.

El re­gre­so del quin­te­to, que se com­ple­ta con Pul­pul en voz y gui­ta­rra, Ju­lio Ce­sar Sán­chez en ba­jo, Ko­go­te en te­cla­do y Luis­mi en ba­te­ría, se ma­te­ria­li­za­rá el vier­nes 8

de fe­bre­ro en el Es­ta­dio Ciu­dad de La Pla­ta y el do­min­go 10 en el fes­ti­val Cos­quín Rock. —¿Có­mo sur­gió “Ga­me over”?

—Jo­xe­mi Re­din: Las can­cio­nes fue­ron es­cri­tas por Pul­pul en los úl­ti­mos cua­tro años y ca­si to­das nos gus­ta­ron. Tra­ba­ja­mos co­mo gru­po las que no nos ha­bían con­ven­ci­do, nos vol­vi­mos a jun- tar ha­ce un año y me­dio y es­tu­vi­mos cin­co me­ses en­sa­yan­do, nos to­ma­mos el tiem­po pa­ra bus­car­le la vuel­ta a to­do. El dis­co es un avi­so a la co­ro­na de que ya le fal­ta po­co pa­ra de­jar de vi­vir del cuen­to de los es­pa­ño­les y es­tá en in­glés por­que es una fra­se he­cha que to­do el mun­do co­no­ce, no es por­que que­ra­mos ir a to­car a Es­ta­dos Uni­dos (ri­sas).

—Hay can­cio­nes co­mo “Co­lo­res” o “Bra­ve girl” con te­má­ti­cas muy ac­tua­les y otras que apun­tan a la con­cien­cia...

—Hay te­mas que por des­gra­cia nun­ca pa­san de mo­da, co­mo lo que se des­cu­brió de los ca­sos de co­rrup­ción en el go­bierno. Si cri­ti­cás a esa gen­te del go­bierno que es­tu­vo a la de­re­cha, di­cen que sos un an­ti­pa­trio­ta, que que­rés que ven­gan los ru­sos. “Pa­trio­ta­das” se ríe de esa gen­te que no le im­por­ta que los po­lí­ti­cos gi­ren mi­llo­nes de eu­ros al ex­tran­je­ro mien­tras re­cor­tan en hos­pi­ta­les, en ayu­das a los ne­ce­si­ta­dos y ter­ce­ra edad. Pa­ra ellos ser pa­trio­ta es lle­var la ban­de­ra del país en el ce­lu­lar y lo mis­mo pa­sa en “The lobby man” y “Bu­fón” con los gru­pos de pre­sión que hay de­trás de los go­bier­nos.

Con­cien­cia de cla­se

—Ska-p na­ce de obre­ros con con­cien­cia de cla­se pe­ro ¿a quién se di­ri­ge?

—Tra­ba­já­ba­mos en fá­bri­cas y en el cam­po cuan­do co­men­za­mos, to­cá­ba­mos y no lo ha­cía­mos de for­ma va­cía. Tu­vi­mos suer­te. Mu­cha gen­te nos di­jo que des­de que es­cu­cha Ska-p em­pe­zó a pen­sar de ma­ne­ra di­fe­ren­te, in­da­gar y cues­tio­nar. Hay ban­das que to­can por di­ver­sión y otras que ha­cen cam­biar la for­ma de ver la vi­da, a las mu­je­res o ani­ma­les y me sien­to or­gu­llo­so de que SkaP ten­ga esa im­por­tan­cia pa­ra otros. Creo que la mú­si­ca no va a cam­biar el mun­do, ya lo de­mos­tró el punk, ni si­quie­ra pu­do The Clash que fue la ban­da más gran­de del mun­do. No va­mos a cam­biar el mun­do pe­ro igual ha­ce­mos can­cio­nes con con­te­ni­do. —Es un tra­ba­jo de hor­mi­ga...

—La ex­tre­ma de­re­cha es­tá asu­mien­do ca­da vez más en más paí­ses, pa­só en Bra­sil y en va­rios paí­ses eu­ro­peos tie­ne un 30% de vo­tos. Cual­quie­ra que se­pa un po­co de his­to­ria es cons­cien­te de que es muy pe­li­gro­so por­que no tie­nen res­pe­to por na­da y los mue­ve el ca­pi­ta­lis­mo ex­tre­mo. La gen­te pien­sa ca­da vez más en su bol­si­llo y no se da cuen­ta de que a cos­ta de un mal tra­ba­jo pier­de de­re­chos y los de sus hi­jos y fu­tu­ro. Lo me­jor es con­ven­cer de que hay otra ma­ne­ra de ha­cer las co­sas.

El re­gre­so de la ban­da, des­pués de cua­tro años de inac­ti­vi­dad, in­clu­ye nues­tro país y va­rias sor­pre­sas.

Ska-P se en­cuen­tra en un gran mo­men­to co­mo gru­po hu­mano y co­mo mú­si­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.