La vi­tal im­por­tan­cia de con­tar con el ase­sor pro­fe­sio­nal

La Nueva - - Sociedad. -

subas­ta bie­nes en­co­men­da­dos por ter­ce­ros, es de­cir, en ese ac­to el mar­ti­lle­ro re­pre­sen­ta a una de las par­tes. En cam­bio el co­rre­dor pú­bli­co es el en­car­ga­do de po­ner en con­tac­to las par­tes. Los pro­fe­sio­na­les desa­rro­llan dos sis­te­mas de ven­tas dis­tin­tos.

Es­ta ac­ti­vi­dad, des­de su re­gla­men­ta­ción en el Có­di­go de Comercio, ha­ce 150 años, fue evo­lu­cio­nan­do has­ta con­ver­tir­se en una pro­fe­sión a la que se ac­ce­de con tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio, a par­tir de a san­ción de la Ley Nº 25.028. Es­ta de­ci­sión ofre­ció je­rar­qui­za­ción a la pro­fe­sión.

Apro­ve­chan­do la opor­tu­ni­dad, se re­cuer­da la im­por­tan­cia de rea­li­zar las ope­ra­cio­nes por in­ter­me­dio de un pro­fe­sio­nal ma­tri­cu­la­do.

Su in­ter­ven­ción y ase­so­ra­mien­to ase­gu­ra a am­bas par­tes, com­pra­dor y ven­de­dor, una ope­ra­ción jus­ta y sin ries­gos, por lo tan­to y pa­ra evi­tar caer en ma­nos frau­du­len­tas que ale­gan­do ser pro­fe­sio­na­les o ase­gu­ran­do un buen ne­go­cio, cau­sen una des­agra­da­ble sor­pre­sa que pue­da de­ter­mi­nar has­ta la per­di­da de to­do su pa­tri­mo­nio o in­ver­sión es ne­ce­sa­rio re­cu­rrir siem­pre a una in­mo­bi­lia­ria que ten­ga a su fren­te a un pro­fe­sio­nal ma­tri­cu­la­do.

Es­te pro­fe­sio­nal no so­lo orien­ta­rá y acon­se­ja­rá acer­ca de su me­jor op­ción de ne­go­cio sino que tam­bién se ase­gu­ra­rá de que el mis­mo se reali­ce con la trans­pa­ren­cia que es­ta ope­ra­ción re­quie­re, pa­ra es­to el co­rre­dor se ase­gu­ra­rá de com­pro­bar la exis­ten­cia de los ins­tru­men­tos (tí­tu­los, cer­ti­fi­ca­dos del re­gis­tro de la pro­pie­dad y las per­so­nas, deu­das de impuestos, etc.) que acre­di­ten la pro­pie­dad del in­mue­ble ase­gu­ran­do a su vez, a am­bas par­tes, el pre­cio jus­to de la pro­pie­dad”.

Hay que te­ner en cuen­ta que es­ta pro­fe­sión no pue­de ser asu­mi­da por per­so­nas sin la ca­pa­ci­ta­ción ne­ce­sa­ria.

Sin ir más le­jos, ya es­tá vi­gen­te el Nue­vo Có­di­go Ci­vil y hay que sa­ber in­ter­pre­tar­lo pa­ra ase­so­rar de la manera co­rrec­ta.

Hay que en­ten­der que és­te Có­di­go Ci­vil es una nor­ma su­ple­to­ria pa­ra lo que no mar­ca la ley pro­vin­cial.

Por eso se de­ben evi­tar las ma­las in­ter­pre­ta­cio­nes pa­ra que una transac­ción, sea com­pra o al­qui­ler, no co­rra ries­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.