Abu­sa­ba de su hi­jas­tra y has­ta le ofre­cía di­ne­ro a cam­bio de se­xo

Irá a jui­cio por ju­ra­dos un hom­bre acu­sa­do de so­me­ter a una me­nor du­ran­te ocho años en Pun­ta Al­ta.

La Nueva - - Seguridad. -

Un ju­ra­do de­be­rá re­sol­ver so­bre el fu­tu­ro de un hom­bre de­te­ni­do en Pun­ta Al­ta a prin­ci­pios de 2018, acu­sa­do de abu­sar se­xual­men­te de su hi­jas­tra du­ran­te ca­si una dé­ca­da.

En mar­zo de 2016, la chi­ca le re­ve­ló a su psi­có­lo­ga que des­de los 8 años era so­me­ti­da por la pa­re­ja de su ma­dre.

Tras la de­nun­cia, la ado­les­cen­te de­cla­ró que en dos opor­tu­ni­da­des su pa­dras­tro in­ten­tó vio­lar­la y que ella lo­gró re­sis­tir­se.

Tam­bién di­jo que esa per­so­na, que de­bía cui­dar­la y pro­te­ger­la, lle­gó a ofre­cer­le pa­gar su via­je de egre­sa­dos a cam­bio de que man­tu­vie­ran re­la­cio­nes se­xua­les.

Esas son so­lo al­gu­nas de las si­tua­cio­nes re­ve­la­das por la jo­ven y que fue­ron se­ña­la­das por la fis­cal Ma­ri­na La­ra, a car­go de la UFIJ Nº 14, cuan­do pi­dió que se juz­gue al sos­pe­cho­so, de 44 años y a quien no se iden­ti­fi­ca pa­ra pre­ser­var a la víc­ti­ma.

En las úl­ti­mas ho­ras, la Sa­la II de la Cá­ma­ra de Apelación y Ga­ran­tías en lo Pe­nal re­cha­zó una pre­sen­ta­ción del abo­ga­do de­fen­sor y con­fir­mó la re­so­lu­ción por la cual el Juez de Ga­ran­tías Nº 2, Gui­ller­mo Mér­cu­ri, ha­bía ele­va­do a jui­cio la cau­sa.

Se­gún la doc­to­ra Vi­via­na Lo­zano, abo­ga­da de la fa­mi­lia de la chi­ca, al acu­sa­do le po­dría co­rres­pon­der una pe­na de has­ta 50 años de pri­sión.

De acuer­do a la acu­sa­ción, los he­chos ha­brían ocu­rri­do en­tre 2008 y la fe­cha en que fue­ron de­nun­cia­dos, en la ca­sa que ocu­pa­ba la víc­ti­ma, su her­ma­na (hi­ja bio­ló­gi­ca del pro­ce­sa­do), su ma­dre y el impu­tado.

Los ata­ques se pro­du­cían cuan­do la pro­ge­ni­to­ra de la me­nor es­ta­ba fue­ra de la vi­vien­da, ya que tra­ba­ja­ba du­ran­te gran par­te del día en un lo­cal co­mer­cial de la ve­ci­na ciu­dad.

Ha­brían co­men­za­do con ma­no­seos y fue­ron co­bran­do gra­ve­dad con el co­rrer del tiem­po.

De la mis­ma for­ma, ha­bría co­rrom­pi­do el nor­mal desapa­ra rro­llo se­xual de la jo­ven ex­hi­bién­do­le vi­deos con con­te­ni­do por­no­grá­fi­co, en­tre otras si­tua­cio­nes.

Se en­cuen­tra agre­ga­do a la

Los in­for­mes de los psi­có­lo­gos que en­tre­vis­ta­ron a la chi­ca in­di­ca­ron que su re­la­to era cohe­ren­te y no te­nía in­di­cios de fa­bu­la­ción.

cau­sa el informe de la te­ra­peu­ta, quien ma­ni­fies­ta que la víc­ti­ma le di­jo que en­tre los 10 y 12 años to­mó con­cien­cia de lo que es­ta­ba su­ce­dien­do.

Tam­bién le ex­pli­có que se dio cuen­ta de que “eso no es­ta­ba bien” a par­tir de char­las que les brin­da­ron en la es­cue­la a la que asis­tía.

Co­men­tó, por ejem­plo, ha­ber des­per­ta­do al­gu­nos días y ad­ver­tir que el acu­sa­do es­ta­ba jun­to a su ca­ma y la to­ca­ba.

La chi­ca de­cla­ró que era ame­na­za­da por el hom­bre no con­tar lo que su­ce­día.

El de­te­ni­do le de­cía que si lo de­la­ta­ba, su her­ma­na se iba a que­dar sin pa­dre por su cul­pa, y que su ma­dre no le iba a creer.

“Me de­cía que yo no era su hi­ja y que por eso po­día ha­cer­me lo que él qui­sie­ra”, des­cri­bió en un pa­sa­je de su tes­ti­mo­nio.

Del mis­mo mo­do, re­la­tó los dos epi­so­dios en que el sos­pe­cho­so in­ten­tó man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con ella y la for­ma en que for­ce­jeó pa­ra lo­grar es­ca­par.

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

pa­go del via­je de egre­sa­dos le ha­bría ofre­ci­do el hom­bre pa­ra te­ner re­la­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.