Un in­ven­to bahien­se ofre­ce más se­gu­ri­dad pa­ra el si­lo bol­sa.

Lo desa­rro­lla­ron in­ves­ti­ga­do­ras del CO­NI­CET y de la UNS. Per­mi­ti­rá la li­be­ra­ción pro­lon­ga­da de re­pe­len­tes.

La Nueva - - Economía y Campo - Gui­ller­mo D. Rue­da grue­da@la­nue­va.com

En­va­se fle­xi­ble pa­ra li­be­ra­ción pro­lon­ga­da de re­pe­len­te.

Es la de­no­mi­na­ción del in­ven­to re­gis­tra­do por la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Sur y el Co­ni­cet, con la au­to­ría de las doc­to­ras Sil­via Bar­bo­sa y Ana Gra­fia.

Bá­si­ca­men­te pro­po­ne la in­cor­po­ra­ción —a tra­vés de una tec­no­lo­gía eco­nó­mi­ca, se­gu­ra y ver­sá­til— de una pe­lí­cu­la en si­los bol­sa —y en bol­sas— con ca­pa­ci­dad de con­te­ner el ata­que de roe­do­res, aves y ali­ma­ñas di­ver­sas.

El in­ven­to ya es­tá pa­ten­ta­do en la Ar­gen­ti­na, así co­mo po­see la ex­ten­sión del PCT (con­tri­bu­ye a in­ven­to­res par­ti­cu­la­res, y a grandes em­pre­sas mun­dia­les, a pro­te­ger y pro­mo­ver sus in­no­va­cio­nes) en el ex­tran­je­ro.

“Co­no­cía­mos el te­ma y, cuan­do Ana (por Gra­fia) co­men­zó a ha­cer la te­sis doc­to­ral en 2008, se pro­fun­di­zó la bús­que­da de al­ter­na­ti­vas”, sos­tu­vo Bar­bo­sa, en la se­de de la Plan­ta Pi­lo­to de In­ge­nie­ría Quí­mi­ca (Pla­pi­qui), si­tua­da en La Ca­rrin­dan­ga y que de­pen­de de Co­ni­cet y de la UNS.

“Te­nía­mos un pro­ble­ma pa­ra so­lu­cio­nar; es de­cir, po­der in­cor­po­rar­le un re­pe­len­te al si­lo bol­sa con una me­to­do­lo­gía sen­ci­lla y ba­ra­ta, ya que de otro mo­do na­die lo iba a com­prar”, agre­gó.

“Tra­ba­ja­mos en la mo­di­fi­ca­ción su­per­fi­cial del po­lí­me­ro, que es po­li­eti­leno, que se uti­li­za pa­ra el si­lo bol­sa”, aña­dió Gra­fia.

“Son par­tí­cu­las que sir­ven co­mo so­por­te pa­ra ab­sor­ber y con­te­ner la dro­ga que es el re­pe­len­te; y no so­lo eso, es­tas par­tí­cu­las son ‘re­car­ga­bles’ si el re­pe­len­te de­ja de te­ner efec­to por ac­ción ex­ter­na (llu­via, vien­to y de­más), o por su pro­pia eva­po­ra­ción en el tiem­po”, afir­mó.

La mo­di­fi­ca­cion su­per­fi­cial se ha­ce mien­tras se cons­tru­ye el si­lo bol­sa, o la bol­sa pa­ra se­mi­llas u otros pro­duc­tos, por ejem­plo.

“La bol­sa se so­pla, y no­so­tros di­se­ña­mos un mé­to­do, más un pro­ce­so, pa­ra mo­di­fi­car e in­cluir­le al­go en la su­per­fi­cie que re­ten­drá al re­pe­len­te”, di­jo.

“Esa bol­sa ya no tie­ne una su­per­fi­cie igual. Al ojo se apre­cia igual y a la mano tam­bién, ya que son na­no­par­tí­cu­las de muy ba­jo cos­to”, ex­pli­có Bar­bo­sa.

“Si no se po­nen esas par­tí­cu­las, el po­lí­me­ro no ab­sor­be­rá el re­pe­len­te; res­ba­la­rá”, in­di­có Gra­fia.

“Va­le acla­rar que el re­pe­len­te se lo po­ne­mos a ma­mí­fe­ros. Es­to es, si tu­vié­ra­mos una bol­sa que ya con­ta­ra con el re­pe­len­te afec­ta­ría al hom­bre, que tam­bién es un ma­mí­fe­ro. Y no po­dría ma­ni­pu­lar­la”, di­jo.

Bar­bo­sa tam­bién sos­tu­vo que se hi­zo un sis­te­ma pa­ra que tra­ba­je en dos pa­sos.

“In­clui­mos esa mo­di­fi­ca­ción en la su­per­fi­cie, que se ha­ce du­ran­te la fa­bri­ca­ción del si­lo bol­sa y, lue­go, la per­so­na le co­lo­ca el re­pe­len­te que desee con la me­to­do­lo­gía con­ven­cio­nal que se uti­li­za en el cam­po. Por ejem­plo, la de fu­mi­ga­ción y no lo afec­ta por­que usa más­ca­ra”, di­jo.

Ge­ne­ral­men­te se pul­ve­ri­za. En el ca­so de que llue­va, y se advierte que el re­pe­len­te ya no es­tá, se pue­de re­pe­tir el pro­ce­so y car­gar de nue­vo. Y tan­tas ve­ces co­mo sea ne­ce­re­pe­len­te, sa­rio.

“Si no llue­ve, no se de­be re­car­gar sal­vo que se ex­ce­da el tiem­po de efec­ti­vi­dad del que es más de 6 me­ses en el ca­so de ma­mí­fe­ros”, ad­mi­tió Gra­fia.

Ac­tual­men­te, al­gu­nos pro­duc­to­res pul­ve­ri­zan di­fe­ren­tes re­pe­len­tes so­bre el si­lo bol­sa, pe­ro cla­ra­men­te es un pro­duc­to que ter­mi­na des­li­zán­do­se.

Bar­bo­sa sos­tu­vo que es­ta tec­no­lo­gía ha si­do pro­ba­da a es­ca­la in­dus­trial y es to­tal­men­te com­pa­ti­ble con los sis­te­mas de pro­duc­ción de en­va­ses plás­ti­cos fle­xi­bles en cual­quier es­ca­la.

Res­pec­to de la dis­po­ni­bi­li­dad del pro­duc­to, la doc­to­ra Bar­bo­sa di­jo que tra­ba­jan con una em­pre­sa que ha­ce po­li­eti­leno, la mis­ma que les fi­nan­ció el es­ca­la­do (la po­si­bi­li­dad de lle­var­lo a una má­qui­na real).

Bar­bo­sa sos­tu­vo que es­ta tec­no­lo­gía ha si­do pro­ba­da a es­ca­la in­dus­trial y es to­tal­men­te com­pa­ti­ble con los sis­te­mas de pro­duc­ción de en­va­ses plás­ti­cos fle­xi­bles.

“Aho­ra es­ta­mos tra­ba­jan­do con una em­pre­sa pa­ra apli­car­lo a otro ti­po de bol­sa, que no es si­lo, sino pa­ra bol­sa de se­mi­llas pa­ra uti­li­zar­lo con­tras las ra­tas”, co­men­tó la investigadora.

Tam­bién di­jo que, si bien es­tán en con­tac­to con va­rias em­pre­sas, to­da­vía no con fir­mas que ha­cen si­lo bol­sa en el país.

“No se dio aún, pe­ro es­ta­mos abier­tos al diá­lo­go, cla­ro”, di­jo Bar­bo­sa, quien es de Ola­va­rría y re­si­de en nues­tra ciu­dad des­de ha­ce 30 años.

En re­la­ción a los cos­tos, sos­tu­vo que la car­ga de las par­tí­cu­las es ex­tre­ma­da­men­te eco­nó­mi­ca y que, ade­más, el re­pe­len­te co­mer­cial no es ca­ro.

“Con la gen­te del INTA ana­li­za­mos un ba­lan­ce en­tre lo que se pier­de si hay un agu­je­ro en el si­lo bol­sa y lo que se ga­na si se apli­ca es­ta tec­no­lo­gía. Co­mo si fue­ra un se­gu­ro en reali­dad. Y ese ba­lan­ce es al­ta­men­te po­si­ti­vo”, de­fi­nió.

“No po­de­mos cal­cu­lar aún un va­lor real, ya que ha­bría que ade­cuar la ma­qui­na­ria y es una amor­ti­za­ción en tiem­po”, aña­dió Gra­fia, quien es cor­do­be­sa de La Car­lo­ta y se ra­di­có en Bahía Blan­ca en 2008.

“Lo in­tere­san­te del pro­ce­so es que en el mis­mo so­pla­do del si­lo bol­sa se su­man las par­tí­cu­las, y di­chos ele­men­tos son más ba­ra­tos que el pro­pio plás­ti­co. Es muy po­co el cos­to”, di­jo.

Res­pec­to del re­pe­len­te, y ade­más de los con­ven­cio­na­les de mer­ca­do, des­de el Co­ni­cet y la UNS se es­tá ela­bo­ran­do un re­pe­len­te or­gá­ni­co. Pa­ra tal ca­so, se tra­ba­ja en otra eva­lua­ción de pa­ten­ta­mien­to.

Se tra­ta de un pro­duc­to or­gá­ni­co que ac­túa por con­tac­to y por olor, y que es apli­ca­ble res­pec­to de aves, ma­mí­fe­ros e in­sec­tos.

“Los pe­lu­dos no se acer­can por el olor, pe­ro po­nen su bo­ca... Si la co­lo­can se van a acor­dar to­da la vi­da”, ex­pli­có Bar­bo­sa.

“Las aves tie­nen un pri­mer con­tac­to con las pa­tas, por­que no ha­cen el agu­je­ro vo­lan­do. Pri­me­ro se apo­yan y lue­go ha­cen la per­fo­ra­ción. El efec­to se­rá en ese mo­men­to”, am­plió la investigadora.

Gra­fia sos­tu­vo que los pi­ches y los pe­lu­dos no rom­pen el si­lo bol­sa en bus­ca de co­mi­da, sino que lo ha­cen pa­ra re­fu­giar­se.

“No co­men el grano. Eso se ha com­pro­ba­do”, di­jo.

“Los que lo pi­can lo ha­cen por­que (el si­lo bol­sa) bri­lla”, agre­gó Bar­bo­sa.

Ha­cia Is­rael

La tec­no­lo­gía del en­va­se fle­xi­ble pa­ra li­be­ra­ción pro­lon­ga­da de re­pe­len­te fue pre­sen­ta­da por el Co­ni­cet —y ganó el con­cur­so— en el Si­nap­tec, el pro­gra­ma de la Di­rec­ción de Cien­cia y Tec­no­lo­gía del Go­bierno de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res.

Por es­te lo­gro, la in­ge­nie­ra Ro­mi­na Ma­bel Cue­llo, de la ge­ren­cia de Vin­cu­la­ción Tec­no­ló­gi­ca del CO­NI­CET, via­ja­rá a Is­rael.

Allí, los lí­de­res re­ci­bi­rán una men­to­ría a car­go de ex­per­tos de im­por­tan­tes uni­ver­si­da­des de Is­rael en ese país, ade­cuan­do el en­tre­na­mien­to a las ne­ce­si­da­des de los pro­yec­tos ga­na­do­res.

Allí, los ga­na­do­res vi­si­ta­rán ins­ti­tu­cio­nes de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, cen­tros de in­no­va­ción, a ex­per­tos y re­fe­ren­tes del eco­sis­te­ma de in­no­va­ción y del cien­tí­fi­co­tec­no­ló­gi­co, y po­si­bles in­ver­so­res.

Is­rael po­see uno de los eco­sis­te­mas más in­no­va­do­res del mun­do en la crea­ción de star­tups y trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca, lo que con­vier­te a es­ta mi­sión en una opor­tu­ni­dad cla­ve pa­ra las tec­no­lo­gías ga­na­do­ras.

“Lo in­tere­san­te del pro­ce­so es que en el mis­mo so­pla­do de los si­los bol­sa se su­man las par­tí­cu­las. Y es­tos ele­men­tos son más ba­ra­tos que el pro­pio plás­ti­co”, di­jo Gra­fia.

Las doc­to­ras Ana Gra­fia y Sil­via Bar­bo­sa, en la se­de de la Plan­ta Pi­lo­to de In­ge­nie­ría Quí­mi­ca.

FO­TOS: PA­BLO PRESTI-LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.