Cuen­ta­pro­pis­tas: cuan­do la li­ber­tad le ga­na a la eco­no­mía

Tra­ba­jar sin je­fe tie­ne sus ven­ta­jas pa­ra quie­nes eli­gie­ron es­te ca­mino. Pe­ro en un país tan cam­bian­te, to­do pue­de cos­tar más de lo pen­sa­do, so­bre to­do, en un con­tex­to de cri­sis eco­nó­mi­ca co­mo el ac­tual.

La Nueva - - Economía. Informe - Fran­cis­co Ri­nal­di fri­nal­di@la­nue­va.com

Juan Ma­nuel tie­ne 79 años. Des­de ha­ce ca­si 60, cuan­do ob­tu­vo su ma­trí­cu­la de ga­sis­ta de la pri­me­ra ca­te­go­ría, se desem­pe­ña en for­ma in­de­pen­dien­te.

Ase­gu­ra que sien­te -y mu­cho­los du­ros ava­ta­res de la eco­no­mía na­cio­nal, a pun­to tal que es­tá obli­ga­do a se­guir la­bo­ral­men­te ac­ti­vo pa­ra po­der man­te­ner­se.

Tam­bién que le cues­ta mu­cho co­brar los tra­ba­jos que rea­li­za, aun­que va­lo­ra la li­ber­tad que le da ser su pro­pio je­fe.

La his­to­ria de Juan Ma­nuel es si­mi­lar a la de mu­chos bahien­ses que se desem­pe­ñan co­mo cuen­ta­pro­pis­tas, ese co­lec­ti­vo de tra­ba­ja­do­res que no vi­ve de un sa­la­rio fi­jo y que la es­ta­dís­ti­ca ofi­cial ci­fró en al­re­de­dor de 28.000 en nues­tra ciu­dad al pri­mer tri­mes­tre de es­te año.

El nú­me­ro de la En­cues­ta Per­ma­nen­te de Ho­ga­res (EPH) del INDEC in­clu­ye a quie­nes se desem­pe­ñan en el sec­tor in­for­mal de la eco­no­mía bahien­se, aun­que re­sul­ta di­fí­cil de in­di­vi­dua­li­zar, ya que no se dis­cri­mi­na en­tre quie­nes con­tri­bu­yen a los dis­tin­tos re­gí­me­nes tri­bu­ta­rios (sim­pli­fi­ca­do o mo­no­tri­bu­to y ge­ne­ral) y de la Se­gu­ri­dad So­cial y quie­nes no.

Sin em­bar­go, si se con­si­de­ra co­mo una apro­xi­ma­ción a la in­for­ma­li­dad el ba­jo ni­vel edu­ca­ti­vo (has­ta se­cun­da­rio in­com­ple­to co­mo má­xi­mo) re­sul­ta que ha­bría unos 12 mil tra­ba­ja­do­res in­de­pen­dien­tes en nues­tra ciu­dad que se desem­pe­ñan “en ne­gro”.

“Es­te co­lec­ti­vo so­cial re­pre­sen­ta al­re­de­dor de un 20% del to­tal de los tra­ba­ja­do­res ac­ti­vos (la Po­bla­ción Eco­nó­mi­ca­men­te Ac­ti­va), y se man­tie­ne re­la­ti­va­men­te es­ta­ble des­de el se­gun­do tri­mes­tre de 2016”, ex­pli­có la doc­to­ra en Eco­no­mía, Va­len­ti­na Vie­go, pro­fe­so­ra del de­par­ta­men­to de Eco­no­mía de la UNS e investigadora del Ins­ti­tu­to de Investigaciones Eco­nó­mi­cas y So­cia­les del Sur (IIESS).

Agre­gó que la ca­te­go­ría tra­ba­ja­dor cuen­ta­pro­pis­ta, se­gún el INDEC, to­ma tan­to a pro­fe­sio­na­les li­be­ra­les (co­mo mé­di­cos, con­ta­do­res, abo­ga­dos, et­cé­te­ra), ofi­cios (ga­sis­tas, plo­me­ros, elec­tri­cis­tas) y, co­mo ya se men­cio­nó, ocu­pa­dos in­de­pen­dien­tes in­for­ma­les.

Tiem­pos du­ros

Juan Ma­nuel Pal­ma, ga­sis- ta, de 79 años, ase­gu­ra que el mo­men­to ac­tual no es el me­jor pa­ra tra­ba­jar por cuen­ta pro­pia.

“Hoy es com­ple­jo fi­jar un pre­cio pa­ra la mano de obra, por­que no se ha re­ajus­ta­do en fun­ción de la in­fla­ción, pe­ro nos te­ne­mos que adap­tar pa­ra se­guir te­nien­do tra­ba­jo. Yo me desempeño en la cons­truc­ción y, si bien hay ac­ti­vi­dad, tam­bién mu­chas obras pa­ra­das por fal­ta de di­ne­ro”.

Ga­briel Ca­la­chi, de­di­ca­do a ta­reas de plo­me­ría y gas, opi­na igual. “Ten­go re­cha­zos de pre­su­pues­tos no por mano de obra, sino por los ex­ce­si­vos cos­tos de los ma­te­ria­les. Ha­bi­tual­men­te, yo pa­so la lis­ta y la gen­te los com­pra con tar­je­ta o cuen­ta co­rrien­te en los co­mer­cios del ru­bro, y me es­tá pa­san­do que de­ci­den sus­pen­der las obras por las di­fi­cul­ta­des pa­ra po­der com­prar­los o la in­cer­ti­dum­bre ge­ne­ral”, se­ña­ló.

¿Y cues­ta co­brar? “Ho­rro­res”, se sin­ce­ró Ca­la­chi. “Los pla­zos de pa­go se es­ti­ra­ron mu­chí­si­mo y más de una vez me pa­gan par­cial­men­te cuan­do fi­na­li­zo mi ta­rea”, aco­tó.

Pal­ma coin­ci­de. “Hay que ser in­sis­ten­te pa­ra po­der co­brar. Mu­chas ve­ces ten­go que ha­cer ma­la­ba­res por­que no me pa­gan to­do. Es un mo­men­to muy di­fí­cil. Yo he vi­vi­do va­rios, pe­ro po­cos co­mo el ac­tual”.

Pe­ro, a pe­sar de to­do, el tra­ba­jo in­de­pen­dien­te tie­ne su la­do po­si­ti­vo. Y eso es al­go que, pa­ra quie­nes se in­cli­nan por es­te ca­mino, bien va­le la pe­na, a pe­sar de no co­brar un agui­nal­do o te­ner una ju­bi­la­ción fa­mé­li­ca.

“No ten­go ho­ra­rios. Mi se­ma­na se ter­mi­na el vier­nes y has­ta el lu­nes no vuel­vo a tra­ba­jar. Gra­cias a mi em­pleo, he po­di­do ha­cer otras co­sas que me gus­tan, co­mo por ejem­plo, de­di­car tiem­po al de­por­te, mi gran pa­sión”, di­jo Pal­ma, quien su­po desem­pe­ñar­se co­mo pre­si­den­te del Club Puey­rre­dón, di­rec­tor téc­ni­co de to­das las di­vi­sio­nes del básquet de esa ins­ti­tu­ción, y has­ta co­mo juez du­ran­te la edad do­ra­da del baloncesto lo­cal.

Por si fue­ra po­co, es ade­más uno de los fun­da­do­res de la Cá­ma­ra lo­cal de Ins­ta­la­do­res de Gas, en­ti­dad con 33 años de edad.

Ca­la­chi tuvo un tra­ba­jo co­mo de­pen­dien­te. Pe­ro de­ci­dió cam­biar.

“Ten­go más li­ber­tad ho­ra­ria y, al an­dar en la ca­lle, he co­no­ci­do mu­chí­si­ma gen­te. Ade­más, na­die te pue­de echar. Yo he tra­ba­ja­do en re­la­ción de de­pen­den­cia y es co­mún que te re­sig­nen el

Es­te co­lec­ti­vo so­cial re­pre­sen­ta al­re­de­dor de un 20% del to­tal de los ac­ti­vos (la Po­bla­ción Eco­nó­mi­ca­men­te Ac­ti­va), y se man­tie­ne re­la­ti­va­men­te es­ta­ble.

con­tra­to o que no en­cuen­tres co­mo­di­dad en tu lu­gar de tra­ba­jo”, iden­ti­fi­có co­mo as­pec­tos po­si­ti­vos.

Impuestos y ju­bi­la­ción

Exis­ten dos re­gí­me­nes tri­bu­ta­rios pa­ra el tra­ba­jo in­de­pen­dien­te en nues­tro país: el ge­ne­ral (au­tó­no­mos) y el sim­pli­fi­ca­do (mo­no­tri­bu­to).

Con re­la­ción al pri­mer ré­gi­men, los in­de­pen­dien­tes de­ben tri­bu­tar la cuar­ta ca­te­go­ría del im­pues­to a las Ga­nan­cias y, en ca­so de no ser pro­fe­sio­na­les con ca­ja de ju­bi­la­cio­nes pro­pia, con­tri­buir a la se­gu­ri­dad so­cial co­mo au­tó­no­mo.

“Los au­tó­no­mos son un gru­po de tra­ba­ja­do­res his­tó­ri­ca­men­te dis­cri­mi­na­dos en Ga­nan­cias, por­que tie­nen de­duc­cio­nes (N de R: se tra­ta de los mon­tos que la ley per­mi­te de­du­cir a un con­tri­bu­yen­te, de for­ma que pa­gue un me­nor im­pues­to) que no se han mo­di­fi­ca­do en los úl­ti­mos tiem­pos”.

“De he­cho, las de­duc­cio­nes que tie­nen per­mi­ti­das por la ley los tra­ba­ja­do­res de­pen­dien­tes son has­ta dos o tres ve­ces ma­yo­res que las de au­tó­no­mos, de for­ma que, a ni­ve­les si­mi­la­res de in­gre­sos, un tra­ba­ja­dor in­de­pen­dien­te de­be­ría pa­gar Ga­nan­cias, mien­tras que un asa­la­ria­do no”, ex­pli­có el tri­bu­ta­ris­ta bahien­se y pro­fe­sor de gra­do y pos­gra­do de la UNS, el con­ta­dor pú­bli­co y Más­ter en De­re­cho Tri­bu­ta­rio, Gus­ta­vo Et­man.

Otro te­ma es la ju­bi­la­ción. “Si se tra­ta de pro­fe­sio­na­les, sue­len te­ner ca­ja de ju­bi­la­cio­nes pro­pia y apor­tan a la mis­ma, de lo con­tra­rio, de­ben ha­cer sus apor­tes al ré­gi­men de tra­ba­ja­dor au­tó­no­mo, los que son de­ter­mi­na­dos en fun­ción de su ni­vel de in­gre­sos y su ac­ti­vi­dad”, acla­ró Et­man.

Y, co­mo era de es­pe­rar, las dis­tor­sio­nes per­sis­ten.

“El pro­ble­ma con los au­tó­no­mos que cual­quier in­te­gran­te de una so­cie­dad tie­ne que apor­tar lo mis­mo in­de­pen­dien­te­men­te si se tra­ta de una gran em­pre­sa o una fe­rre­te­ría de ba­rrio, al­go to­tal­men­te in­con­sis­ten­te”, se­ña­ló el pro­fe­sio­nal lo­cal.

La se­gun­da al­ter­na­ti­va es el mo­no­tri­bu­to.

A tra­vés del mis­mo, el tra­ba­ja­dor uni­fi­ca el com­po­nen­te im­po­si­ti­vo -IVA y Ga­nan­ciasy el com­po­nen­te pre­vi­sio­nal -apor­tes ju­bi­la­to­rios y obra so­cial- en una úni­ca cuo­ta men­sual.

Pa­ra ad­he­rir al mis­mo, se de­ben cum­plir con de­ter­mi­na­dos va­lo­res de pa­rá­me­tros co­mo fac­tu­ra­ción anual, su­per­fi­cie de lo­ca­les, ener­gía eléc­tri­ca con­su­mi­da y el mon­to de al­qui­ler del lo­cal.

La eva­sión

La eva­sión fis­cal sue­le ser una ca­rac­te­rís­ti­ca pro­pia de es­te gru­po de asa­la­ria­dos, aun­que, se­gún Et­man, no siem­pre es así.

“Lo de la ele­va­da eva­sión en es­te gru­po de tra­ba­ja­do­res es re­la­ti­vo y de­pen­de del sec­tor”.

“Hay ac­ti­vi­da­des más vin­cu­la­das al con­su­mi­dor fi­nal, don­de las po­si­bi­li­da­des de no emi­tir fac­tu­ras son ma­yo­res, pe­ro en aque­llas en las cua­les hay re­la­ción di­rec­ta con em­pre­sas, esas po­si­bi­li­da­des son ca­si nu­las”, acla­ró el tri­bu­ta­ris­ta.

Pe­ro la ex­cu­sa pa­ra no tri­bu­tar siem­pre sue­le es­tar, aun­que, a jui­cio del pro­fe­sio­nal, la mis­ma se mag­ni­fi­ca no­ta­ble­men­te cuan­do la pre­sión fis­cal es muy ele­va­da, co­mo ocu­rre en nues­tro país.

“Nor­mal­men­te, a ma­yor pre­sión, más es­tí­mu­lo pa­ra no tri­bu­tar por­que, ob­via­men­te, el pre­mio por eva­dir es muy ele­va­do. Y to­do lo con­tra­rio pa­sa cuan­do hay una pre­sión más ba­ja”, se­ña­ló.

Más allá de to­da par­ti­cu­la­ri­dad, el te­ma de la eva­sión es cul­tu­ral y los bue­nos ejem­plos más que los cas­ti­gos con­tri­bui­rían a mo­ri­ge­rar­la.

Y pre­ci­sa­men­te, en nues­tro país, la ejem­pla­ri­dad no abun­da.

“Es que si los jueces se la pa­san bus­can­do ex­cu­sas pa­ra no pa­gar Ga­nan­cias, cuan­do so­mos el úni­co país en el mun­do en que no lo ha­cen, des­pués es muy di­fí­cil per­do­nar­le al con­tri­bu­yen­te que cum­pla con to­das sus obli­ga­cio­nes”, fi­na­li­zó Et­man.

Ga­briel Ca­la­chi rea­li­za ta­reas de plo­me­ría y gas pa­ra in­mo­bi­lia­rias y par­ti­cu­la­res.

FO­TOS: RO­DRI­GO GAR­CÍA-LA NUE­VA.

Con ca­si 60 años de tra­ba­ja­dor in­de­pen­dien­te, Juan Ma­nuel Pal­ma sigue fir­me en la obra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.