Los cons­tan­tes re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios afec­tan a las per­so­nas que su­fren dia­be­tes.

Exi­gen el cum­pli­mien­to de la ley na­cio­nal de dia­be­tes y de­nun­cian que el ac­ce­so a la me­di­ca­ción es res­trin­gi­do.

La Nueva - - Sábado. Aplausos -

De­mo­ras en la en­tre­ga de me­di­ca­ción, re­duc­ción de la co­ber­tu­ra que pa­sa de ser del 100% al 70 ó al 40%, no­ti­fi­ca­cio­nes de ce­se de pres­ta­cio­nes o me­di­ca­men­tos que ya no se en­tre­gan: es­tos son só­lo al­gu­nos de los obs­tácu­los a los que se en­fren­tan a dia­rio a dia­rio mu­chos de los cua­tro mi­llo­nes y me­dio de ar­gen­ti­nos que tie­nen dia­be­tes en nues­tro país, tan­to los que tie­nen obras so­cia­les o pre­pa­gas co­mo quie­nes se atien­den en el sec­tor pú­bli­co y ac­ce­den a su tra­ta­mien­to a tra­vés de dis­tin­tos pro­gra­mas.

Adria­na An­ge­li­na, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ci­vil de Dia­be­tes Ar­gen­ti­na (ADA), ma­ni­fes­tó preo­cu­pa­ción res­pec­to de las tra­bas que en­cuen­tran los pa­cien­tes pa­ra ac­ce­der a to­do lo que ne­ce­si­tan pa­ra con­tro­lar su en­fer­me­dad, cu­ya co­ber­tu­ra es­tá ga­ran­ti­za­da por la Ley Na­cio­nal de Dia­be­tes Nº 26914, vi­gen­te des­de 2013: “a dia­rio nos en­fren­ta­mos con idas y ve­ni­das en me­dio de un pan­tano adon­de no po­de­mos avan­zar.

"En ca­da ven­ta­ni­lla nos di­cen co­sas di­fe­ren­tes y, mu­chas ve­ces, en un mar­co de po­co diá­lo­go, po­ca es­cu­cha, in­to­le­ran­cia y vio­len­cia”.

El re­cla­mo no quie­re tam­po­co su­ge­rir que se ha­ya cor­ta­do el su­mi­nis­tro de me­di­ca­men­tos; lo cier­to es que mu­chos los re­ci­ben con nor- ma­li­dad co­mo lo ve­nían ha­cien­do his­tó­ri­ca­men­te. Sin em­bar­go, tan­to ADA co­mo otras aso­cia­cio­nes en otras pro­vin­cias, to­dos los días son con­tac­ta­das por pa­cien­tes, quie­nes re­fie­ren que su­fren in­te­rrup­cio­nes, de­mo­ras o mo­di­fi­ca­cio­nes im­pre­vis­tas en la co­ber­tu­ra de sus in­su­li­nas, sus an­ti­dia­bé­ti­cos ora­les o in­yec­ta­bles, y en los dis­po­si­ti­vos pa­ra me­dir la glu­ce­mia.

“Pa­re­ce men­ti­ra que tu­vié­ra­mos que re­mar­car que en el ca­so de en­fer­me­da­des crónicas co­mo és­ta no se pue­de in­te­rrum­pir los tra­ta­mien­tos, por­que eso pue­de ge­ne­rar des­equi­li­brios se­ve­ros en el ma­ne­jo de la en­fer­me­dad, con po­ten­cia­les con­se­cuen­cias gra­ves e irre­ver­si­bles pa­ra la sa­lud”, en­fa­ti­zó An­ge­li­na.

“Quie­nes te­ne­mos dia­be­tes po­de­mos ha­cer un es­fuer­zo muy gran­de pa­ra con­tro­lar­la, sien­do muy pro­li­jos con la ali­men­ta­ción y con la ad­mi­nis­tra­ción de las me­di­ca­cio­nes, pe­ro mu­chos ne­ce­si­ta­mos no só­lo in­su­li­na, sino otros me­di­ca­men­tos pa­ra vi­vir y pa­ra no pre­sen­tar a fu­tu­ro ries­go de ce­gue­ra, de in­far­to, de ampu­tación de al­gún miem­bro".

"No son cues­tio­nes me­no­res pa­ra to­már­se­las a la li­ge­ra, se nos va la vi­da en es­to, la sa­lud no es­pe­ra”, agre­gó.

La Ley de Dia­be­tes vi­gen­te no só­lo ga­ran­ti­za la co­ber­tu­ra de me­di­ca­men­tos y dis­po­si­ti­vos pa­ra me­dir la glu­ce­mia, sino que ade­más pre­vé una ac­tua­li­za­ción ca­da dos años del lis­ta­do de me­di­ca­men­tos y tec­no­lo­gías que re­co­no­ce pa­ra po­der ir in­cor­po­ran­do las úl­ti­mas in­no­va­cio­nes que me­jo­ren el ma­ne­jo de la en­fer­me­dad.

Has­ta ha­ce unos me­ses, el re­cla­mo de ADA y otras or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil se cen­tra­ba en lo­grar la ac­tua­li­za­ción de la re­gla­men­ta­ción pre­vis­ta en la ley, por­que hoy es­tá con­tem­pla­da la co­ber­tu­ra de al­gu­nas me­di­ca­cio­nes que ya es­tán ob­so­le­tas en to­do el mun­do me­nos aquí, y no cu­bre otras mu­cho más mo­der­nas y ade­cua­das pa­ra el tra­ta­mien­to in­di­ca­do.

Lo que no se con­si­de­ra

Tam­po­co con­si­de­ra al­gu­nos dis­po­si­ti­vos pa­ra me­dir glu­co­sa sin pin­char­se los de­dos que es­tán dis­po­ni­bles en nues­tro país des­de ha­ce tiem­po y que ver­da­de­ra­men­te me­jo­ran la ca­li­dad de vi­da sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te.

Ade­más, per­mi­ten un con­trol más pre­ci­so de la dia­be­tes, ya que no só­lo mues­tran el va­lor de las glu­ce­mias, sino que mar­can las ten­den­cias, que son vi­ta­les pa­ra ac­tuar en con­se­cuen­cia.

Hoy, es­tos sen­so­res só­lo son uti­li­za­dos por quie­nes los pa­gan de su bol­si­llo.

En cam­bio, hoy por hoy, el es­ce­na­rio es más com­ple­jo y las per­so­nas con dia­be­tes es­tán vién­do­se en la ne­ce­si­dad de re­cla­mar que se re­co­noz­ca aque­llo que his­tó­ri­ca­men­te te­nían ga­ran­ti­za­do.

Las aso­cia­cio­nes de pa­cien­tes ya han man­te­ni­do reunio­nes con quie­nes es­tán a car­go de la to­ma de de­ci­sio­nes en te­mas de sa­lud.

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

Una lu­cha cons­tan­te de los pa­cien­tes dia­bé­ti­cos: el ac­ce­so a in­su­mos y a la me­di­ca­ción co­rres­pon­dien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.