Gui­ller­mo Mar­tí­nez, el es­cri­tor lo­cal que se­du­jo a los es­pa­ño­les

Gui­ller­mo Mar­tí­nez se que­dó con el tra­di­cio­nal pre­mio Na­dal gra­cias a su no­ve­la iné­di­ta “Los crí­me­nes de Ali­cia”. Sus sen­sa­cio­nes y la ma­te­má­ti­ca, en un mano a mano.

La Nueva - - Portada - Fran­co Pig­nol fpig­[email protected]­nue­va.com

Uno de los pre­mios li­te­ra­rios más an­ti­guos de Es­pa­ña, es­ta vez en su edi­ción 2019, que­dó en ma­nos de un bahien­se. Gui­ller­mo Mar­tí­nez se que­dó en Bar­ce­lo­na con el Na­dal de no­ve­la gra­cias a su obra “Los crí­me­nes de Ali­cia”.

De esa ma­ne­ra se con­sa­gró co­mo el ter­cer ar­gen­tino ga­na­dor en la his­to­ria del cer­ta­men que se rea­li­za des­de el año 1944. An­tes lo ha­bían lo­gra­do Juan Jo­sé Saer, en el año 1987, con la no­ve­la “La oca­sión” y Luis Ga­su­lla, en 1974, con “Cul­mi­na­ción de Mon­to­ya”.

“El li­bro se va a pu­bli­car en fe­bre­ro. Es­toy fe­liz por­que no me ima­gi­na­ba la re­per­cu­sión que te­nía es­te pre­mio en Es­pa­ña. Es el pre­mio más an­ti­guos pa­ra ellos y la lis­ta de los ga­na­do­res, des­de el año 1945 es ca­si de lo me­jor de la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la. Es muy im­pre­sio­nan­te ver los nom­bres de los ga­na­do­res. Des­de Mi­guel De­li­bes, Fran­cis­co Um­bral, Ana Ma­ría Ma­tu­te, Car­men Mar­tín Gai­te, to­da gen­te que he leí­do y son gran­des es­cri­to­res”, con­tó con fe­li­ci­dad Gui­ller­mo Mar­tí­nez.

—¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra vos ga­nar un pre­mio en el país don­de sur­gió nues­tro idio­ma?

—En mi ca­so me re­sul­ta un con­ti­nen­te un po­co ex­tra­ño. Ca­da país tie­ne sus re­fe­ren­tes, sus gran­des nom­bres y sus can­di­da­tos. En ese sen­ti­do es par­ti­cu­lar­men­te emo­cio­nan­te por­que fue un ca­so im­pre­vis­to pa­ra ellos. En ge­ne­ral la ten­den­cia, so­bre to­do del pre­mio Na­dal, es la de pre­miar au­to­res es­pa­ño­les. Hay un muy po­cos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, creo que soy el quin­to.

—¿Hi­cis­te al­gún es­fuer­zo por con­quis­tar al ju­ra­do es­pa­ñol me­dian­te el idio­ma?

—No, pa­ra na­da. Mi no­ve­la es­tá es­cri­ta en ar­gen­tino. Se dan cuen­ta ni bien la em­pie­zan a leer. Igual que si la en­via­ría un me­xi­cano o un chi­leno. Se­gu­ro que ni bien em­pe­za­ron a leer­la se die­ron cuen­ta con se­gu­ri­dad de que no era es­pa­ñol.

—Di­ga­mos que no hay es­pe­cu­la­ción po­si­ble.

—Qui­zás al­guien que no es es­pa­ñol pue­da de­ci­dir es­cri­bir co­mo en Es­pa­ña pa­ra in­ten­tar ga­nar el pre­mio, pe­ro yo he vis­to que los ar­gen­ti­nos se adap­tan rá­pi­da­men­te. Hay una can­ti­dad de su­ti­le­zas con los ver­bos, con al­gu­nas se­lec­cio­nes de pa­la­bras, ob­je­to di­rec­to e in­di­rec­to... en fin, no es tan sen­ci­llo im­pos­tar el es­pa­ñol. Por mi par­te sos­tu­ve y de­fen­dí que la no­ve­la apa­re­cie­ra en ar­gen­tino. Hay una can­ti­dad de pa­la­bras que se po­dría ele­gir la pa­la­bra equi­va­len­te, pe­ro eso que­dó cla­ro que no va a ser así. Los es­pa­ño­les la lee­rán co­mo obra ar­gen­ti­na.

—¿Al­gu­na vez pen­sas­te que iba a lle­gar el día en el que ibas a te­ner que de­ci­dir tan rá­pi­da­men­te la pu­bli­ca­ción de una no­ve­la iné­di­ta co­mo te ocu­rrió lue­go de ga­nar el Na­dal?

—La ver­dad que no por­que en ge­ne­ral siem­pre es al re­vés. Uno ter­mi­na la no­ve­la, se lee, se co­rri­je y has­ta el di­se­ño de ta­pa a ve­ces pa­san me­ses. Pe­ro ten­go que de­cir que des­pués de mi pri­me­ra no­ve­la pu­de em­pe­zar a pu­bli­car­las más rá­pi­da­men­te. Por­que si bien soy muy len­to pa­ra es­cri­bir, ge­ne­ral­men­te las ter­mino de una ma­ne­ra muy pu­li­da. Por eso pa­so tan­to tiem­po es­cri­bien­do.

Eins­tein, Sa­ba­to y más

—Te­nien­do en cuen­ta tu con­di­ción de ma­te­má­ti­co ¿se pue­de de­cir que re­sol­ver pro­ble­mas o des­pe­jar “x” te ha ser­vi­do pa­ra es­cri­bir de una ma­ne­ra más bre­ve e in­ten­sa?

—Hay al­go del es­pí­ri­tu de la ma­te­má­ti­ca que tra­ta de re­sol­ver co­sas que son muy com­ple­jas de una ma­ne­ra ele­gan­te y pre­ci­sa. Jus­ta­men­te las me­jo­res so­lu­cio­nes son aque­llas que tie­nen cier­ta eco­no­mía y ele­gan­cia. Cuan­do una de­mos­tra­ción es ex­ce­si­va­men­te abs­tru­sa se sos­pe­cha que aún no se en­con­tró cuá­les son las pro­pie­da­des cru­cia­les que per­mi­tan ha­cer las co­sas de una

Juan Saer, en 1987, con la no­ve­la “La oca­sión” y Luis Ga­su­lla, en 1974, con “Cul­mi­na­ción de Mon­to­ya”, son los otros ar­gen­ti­nos ga­na­do­res.

Gui­ller­mo Mar­tí­nez se con­sa­gró co­mo el ter­cer ar­gen­tino ga­na­dor en la his­to­ria del cer­ta­men que se rea­li­za des­de el año 1944 en Es­pa­ña.

Di­jo Mar­tí­nez: “Tan­to en la ma­te­má­ti­ca co­mo en la li­te­ra­tu­ra la idea es acer­car­se a ideas pro­fun­das sin per­der la in­ten­ción de cla­ri­dad”.

ma­ne­ra más na­tu­ral o sen­ci­lla pe­ro sin per­der la pro­fun­di­dad. La idea es acer­car­se a ideas pro­fun­das sin per­der la in­ten­ción de cla­ri­dad. La sen­ci­llez ne­ce­sa­ria, pe­ro no el sim­plis­mo. —Co­mo hi­zo Eins­tein con la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad.

—Sí, hay una anéc­do­ta muy in­tere­san­te que cuen­ta Er­nes­to Sa­ba­to so­bre esa teo­ría. —¿La re­cor­dás?

—Un ami­go le pre­gun­ta si le po­día ex­pli­car la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad, en­ton­ces el co­mien­za a ex­pli­cár­se­la, con los sen­so­res, los es­pa­cios, la geo­me­tría... el ami­go no en­tien­de na­da. En­ton­ces pa­ra que pue­da en­ten­der su ami­go co­mien­za a ha­blar­le de re­lo­jes, de tre­nes... En un mo­men­to lo sim­pli­fi­ca tan­to que el ami­go le di­ce: “¡aho­ra sí, aho­ra lo­gré en­ten­der­lo to­do!”. En­ton­ces Sa­ba­to le di­ce: “Bueno, pe­ro aho­ra no es más la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad”. A ve­ces se pue­de sim­pli­fi­car, pe­ro no de­ma­sia­do.

—¿Qué creés que te dio la ma­te­má­ti­ca a la ho­ra de es­cri­bir tus tex­tos?

—Pue­de ser cier­to afán de trans­pa­ren­cia. Po­der ex­pli­car al­gu­nas cues­tio­nes (so­bre to­do cuan­do apa­re­cen cues­tio­nes re­la­cio­na­das a la ló­gi­ca o a la ma­te­má­ti­ca) de una ma­ne­ra que sea ex­pre­si­va li­te­ra­ria­men­te y com­pren­si­ble.

Fra­se por fra­se

"¿Qué pa­sa­ría si al­guien qui­ta­ría de la in­for­ma­ción de la solapa que soy ma­te­má­ti­co? Es­cri­bo des­de que ten­go sie­te años. No te po­dría de­cir que pien­so las his­to­rias de ma­ne­ra di­fe­ren­te des­de que em­pe­cé a es­tu­diar ma­te­má­ti­ca. Siem­pre pen­sé co­mo un es­cri­tor. La úni­ca vin­cu­la­ción ma­yor tie­ne que ver con mi for­ma­ción de cuen­tis­ta. El cuen­to es ri­gu­ro­so, tie­ne una cier­ta eco­no­mía del len­gua­je y fa­vo­re­ce la pre­ci­sión. Hay una can­ti­dad de ele­men­tos de la es­té­ti­ca ma­te­má­ti­ca que ya es­tán pre­sen­tes en la de un cuen­to. Me gus­ta pen­sar que es­cri­bo las no­ve­las co­mo si fue­ran cuen­ti­tos. Voy fra­se por fra­se", re­ve­ló Mar­tí­nez.

FO­TOS: AR­CHI­VO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.