El cam­ping, un mo­do de ve­ra­near y cui­dar el bol­si­llo

Es una for­ma de te­ner un ma­yor con­tac­to con la na­tu­ra­le­za y dis­fru­tar de la tran­qui­li­dad, es cier­to, pe­ro tam­bién per­mi­te aho­rrar co­mo pa­ra dis­fru­tar de la pla­ya unos días más.

La Nueva - - Monte Hermoso. -

Acam­par no es pa­ra to­do el mun­do. So­lo al­gu­nos ele­gi­dos de­jan las co­mo­di­da­des de las pa­re­des de la­dri­llos y las cam­bian por una car­pa o una ca­si­lla pa­ra pa­sar unos días en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za.

Es cier­to, las tec­no­lo­gías, los equi­pos y las co­mo­di­da­des pa­ra dis­fru­tar del cam­ping dis­tan bas­tan­te de los de años atrás, pe­ro la esen­cia per­ma­ne­ce in­tac­ta: tran­qui­li­dad, cer­ca­nía con el me­dio am­bien­te y, por su­pues­to, aho­rrar un po­co de di­ne­ro pa­ra ex­ten­der la es­ta­día.

El do­rre­guen­se Ho­ra­cio De la Ca­nal lle­gó Ro­mi­na y la pe­que­ña Emi­lia des­de Pla­za Huincul, en Neu­quén. Lo hi­cie­ron bien pro­vis­tos, con su mi­ni­ca­si­lla y su ga­ze­bo, aun­que ape­nas po­dían se es­ca­pa­ban ha­cia la pla­ya o al Par­que de Agua.

“Ha­ce 35 años que vi­vo en la pro­vin­cia de Neu­quén, pe­ro nos es­ca­pa­mos cuan­do po­de­mos, y ca­si siem­pre en cam­ping. Apar­te, ven­go des­de muy chi­qui­to a Mon­te Her­mo­so”, cuen­ta.

Acam­par, re­co­no­cen, ofre­ce otra sen­sa­ción, otro ti­po de tran­qui­li­dad.

“Es­to es muy lin­do, mu­cho más tran­qui­lo, más fa­mi­liar -di­ce Ro­mi­na-. Apar­te, po­de­mos de­jar to­do abier­to, por­que na­die va a to­car na­da. Hay mu­cha se­gu­ri­dad”.

Des­de Sa­lli­que­ló lle­ga­ron Adria­na Diez, Gus­ta­vo Sal­vet­ti y la pe­que­ña Al­ber­ti­na, pa­ra dis­fru­tar al­gu­nos días en ca­si­lla.

“Es una ex­pe­rien­cia nue­va -se­ña­la él-. Es­tos nue­vos equi­pos son otra co­sa y Al­ber­ti­na lo dis­fru­ta mu­cho. Es­tá en­lo­que­ci­da con Mon­te Her­mo­so”.

Su his­to­ria con el cam­ping em­pe­zó no ha­ce mu­cho, cuan­do un her­mano com­pró una ca­si­lla nue­va y a él le pi­có el bi­cho de la cu­rio­si­dad.

“Al fi­nal, em­pe­za­mos a ar­mar­nos to­do el equi­po. Apar­te, el Cam­ping Ame­ri­cano nos gus­tó siem­pre y nos en­con­tra­mos acá”, agre­ga.

Jor­ge De­to­rron­te­gui, con Va­le, Can­de y Gas­par lle­gó de Guay­ma­llén, en Men­do­za, con ca­si­lla, com­bi, cua­tri­ci­clo y car­pa; el ka­yak, acla­ra, es­ta vez no lo pu­do traer.

“Es la se­gun­da vez que ve­ni­mos a Mon­te Her­mo­so con la fa­mi­lia, aun­que mi se­ño­ra ya ha­bía ve­ni­do cuan­do era chi­ca, con sus pa­dres. Di­ce que es im­pre­sio­nan­te có­mo cam­bió to­do en los úl­ti­mos años”, ase­gu­ra.

Siem­pre via­jan en tren de acam­par, por­que les gus­ta la idea de la aven­tu­ra.

“He­mos ido a ho­te­les -cuen­ta Va­le-, pe­ro dis­fru­tar de es­to tie­ne otro gus­to. Lo lin­do de la ca­si­lla es que se sa­le sin pla­nes”.

Pa­blo, por su par­te, lle­gó des­de La Pam­pa, de Mi­guel Ri­glos, con su fa­mi­lia y al­gu­nos ami­gos en su mo­tor­ho­me. Mien­tras se ha­ce la ho­ra de pla­ya, apro­ve­cha de una so­bre­me­sa ba­jo un gran tol­do y una me­sa lar­ga.

“Ve­ni­mos to­dos los años. Siem­pre nos ha­ce­mos una es­ca­pa­da, por­que es­ta­mos cer­ca”, co­men­ta.

FO­TOS: JANO RUE­DA - LA NUE­VA.

Ho­ra­cio De la Ca­nal lle­gó des­de Pla­za Huincul, en Neu­quén, jun­to a Ro­min­ga y la pe­que­ña Emi­lia.

via­ja­ron des­de Guay­ma­llén, Men­do­za.

y Adria­na, de Sa­lli­que­ló.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.