A un año del cri­men de Su­sa­na Ar­bi­lla, su her­ma­na si­gue re­cla­man­do jus­ti­cia

A po­co de cum­plir­se un año del ho­mi­ci­dio de su her­ma­na, Clau­dia afir­ma que “mu­chos ta­pan, no ha­blan”, y por eso el ase­si­na­to si­gue im­pu­ne. “Quie­ro que se ha­ga jus­ti­cia”, re­cla­ma.

La Nueva - - Portada -

“Yo pien­so que ten­go que pe­dir, pe­dir y pe­dir a Jeho­vá pa­ra que se es­cla­rez­ca, por­que es por mano de Él que se van a abrir las puer­tas y se va a lle­gar al ti­po, a la mujer o a los que fue­ron. Acá, mu­chos ta­pan, no ha­blan. Hay tes­ti­gos que sa­ben quién fue, pe­ro tie­nen mie­do de de­cir­lo. Tal vez hay al­go muy groso de­trás de to­do es­to y no lo quie­ren de­cir”.

Clau­dia Va­ne­sa Ar­bi­lla, a casi on­ce me­ses del ho­mi­ci­dio de su her­ma­na San­dra (31 años), re­gis­tra­do a me­dia­dos de fe­bre­ro pa­sa­do en la ver­du­le­ría ubi­ca­da en Don Bos­co y Ma­nuel Mo­li­na, re­co­no­ce que “al prin­ci­pio te­nía mie­do”, sin que­rer re­ve­lar sus sos­pe­chas so­bre el au­tor del sal­va­je cri­men.

“Por ahí ten­go mie­do de de­cir al­go, es­cu­che el que fue y ven­ga... Yo me voy a de­fen­der has­ta la muer­te, pe­ro tam­po­co quie­ro ca­llar­me y que to­do si­ga así... quie­ro que se ha­ga jus­ti­cia, por­que a mi her­ma­na le arre­ba­ta­ron la vi­da sal­va­je­men­te. Se la qui­ta­ron co­mo si fue­se un pe­rro o un cor­de­ro”.

La mujer di­ce que “la de­go­lla­ron, y que­rían ha­cer­lo. Te­nía to­da la ca­ra cor­ta­da, fue una sal­va­ja­da. Ahí era co­mo que que­rían se­ña­lar al­go, de­jar al­go di­cho”, ava­lan­do la hi­pó­te­sis de que el cri­men pu­do ha­ber si­do un men­sa­je pa­ra al­guien o por al­go.

El bru­tal ata­que se pro­du­jo al­re­de­dor de las 5 de la tar­de del 17 de fe­bre­ro del año pa­sa­do y San­dra mu­rió 48 ho­ras des­pués.

La mujer con­fía en que “se va a sa­ber” quién ma­tó a su her­ma­na, aun­que re­co­no­ce que “por aho­ra no” eso no ocu­rri­rá.

Tam­bién con­si­de­ra que la in­ves­ti­ga­ción tu­vo al­gu­nas fa­llas.

“Me di­je­ron que en el mo­men­to que pa­só lo de mi her­ma­na, la ver­du­le­ría ten­dría que ha­ber si­do pre­ser­va­da por una se­ma­na, pe­ro al otro día es­ta­ba abier­ta co­mo si na­da. A mi me da co­sa, por­que re­par­to co­mi­da y pa­so to­dos los días pa­ra de­jar al­gún pe­di­do ahí cer­qui­ta. Me da co­mo bron­ca, pe­ro qué pue­do ha­cer...”, se pregunta.

La mujer no tie­ne cer­te­zas, pe­ro mu­chas sos­pe­chas.

“Yo creo que el en­torno de la ver­du­le­ría en la que es­ta­ba mi her­ma­na, y en el que ella no te­nía na­da que ver, sa­ben quién fue. Sa­ben por dón­de vie­ne la mano, yo no acu­so a na­die, pe­ro sa­ben”, re­cal­ca.

Des­cri­bió que San­dra ha­bía em­pe­za­do a tra­ba­jar po­co an­tes en ese co­mer­cio.

“Es­tu­vo tres se­ma­nas, más o me­nos. Des­pués la pa­sa­ron a una que es­tá cer­ca y es del mis­mo due­ño; pe­ro jus­to ese día la vol­vie­ron a cam­bia­ron, su­pues­ta­men­te por­que mi her­ma­na ha­bía ido al re­ci­tal de Los Dra­go­nes (gru­po de cum­bia su­re­ña sur­gi­do de Puer­to Madryn en 1998 y que en esa oca­sión ac­tuó en Bai­lo­ta­ge) con mi pa­pá y en­ton­ces al otro día la man­da­ron de tar­de a esa ver­du­le­ría, sin que ella lo pi­die­ra. Es más, la se­ño­ra del due­ño le avi­só que va­ya a ese lo­cal”, de­ta­lló.

Clau­dia, quien fue la úl­ti­ma fa­mi­liar que vio con vi­da a San­dra -esa mis­ma tar­de, a las 14.45 la lle­vó en su mo­to has­ta la ver­du­le­ría-, re­cuer- da un cir­cuns­tan­cia que re­sul­tó trá­gi­ca­men­te anec­dó­ti­ca.

“Ha­cía una se­ma­na que no ha­blá­ba­mos y en la char­la me co­men­tó que lue­go del re­ci­tal, pa­pá fue has­ta (la co­che­ría) Fe­rran­di pa­ra ir al ba­ño. Lue­go a ella la ve­la­mos ahí”, y no ha­bían pa­sa­do 72 ho­ras.

Mu­chas du­das

La fal­ta de cer­te­zas so­bre el mó­vil es­tu­vo da­da des­de el pri­mer mo­men­to.

“Una po­li­cía, cuan­do mi her­ma­na es­ta­ba in­ter­na­da, me di­jo con­fi­den­cial­men­te que el tes­ti­go (que la ha­lló) fue por­que es­cu­chó los gri­tos de­ses­pe­ra­dos de mi her­ma­na; lue­go co­rrió y avi­só. Des­pués, de la DDI me di­je­ron que eso era men­ti­ra, que na­die es­cu­chó na­da, que a mi her­ma­na ya la vie­ron así, ti­ra­da”.

Es­tá con­ven­ci­da de que ese tes­ti­go “de­be sa­ber al­go. Lo que pa­sa es que no ha­bla. Lo han man­da­do a bus­car, por­que se escondió, y no quie­re ha­blar... Hay mu­cho mie­do”.

En su mo­men­to se eva­luó que la con­di­ción de ex­guar­dia­cár­cel del pro­pie­ta­rio po­dría abrir la puer­ta a la po­si­bi­li­dad de una even­tual ven­gan­za (el hom­bre lo ne­gó).

“Voy a de­cir al­go que no sé si es­tá bien que lo di­ga, pe­ro creo que vie­ne por ese la­do, por­que el fis­cal ha­bló con al­guien que se ma­ne­ja en la cár­cel, una per­so­na que tra­ba­ja ahí, y uno de ellos es­ta­ba muy in­quie­to. De to­dos mo­dos, no pu­do ha­ber si­do esa mis­ma per­so­na que es­ta­ba en­ce­rra­da, por­que no sa­lió ese día. El fis­cal es­tá in­ves­ti­gan­do otras co­sas y di­jo que pa­ra él vie­ne por el la­do de dro­gas”.

La chi­ca ase­gu­ra que “mi pa­pá co­no­ce a ese tes­ti­go y le di­jo que cuan­do vio a mi her­ma­na ha­bía una man­za­ni­ta ti­ra­da, na­da más. Y cuan­do fue mi pa­pá era to­do un lío, to­do ti­ra­do y re­vuel­to; le di­jo que las co­sas no es­ta­ban co­mo él las ha­bía vis­to”.

El aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des per­mi­te que Clau­dia re­co­noz­ca que “ten­go du­das de al­guien más, pe­ro eso lo es­tán in­ves­ti­gan­do. No sé..., pue­de ser una po­si­bi­li­dad. Co­mo no hay acu­sa­dos ni na­da, to­do entra en el com­bo de quién pu­do ha­ber si­do”.

Fi­nal­men­te di­ce que “sé que fue un hom­bre el que ata­có a mi her­ma­na, por­que te­nía hue­llas de pi­sa­das de 43 cen­tí­me­tros, en un bra­zo, una pier­na y creo que otra en el pe­cho, y el pie de una mujer no creo que mi­da eso".

Se­gún la au­top­sia, la víc­ti­ma re­ci­bió 34 pu­ña­la­das. Las pri­me­ras fue­ron apli­ca­das en su ros­tro y la fa­tal, que re­ci­bió es­tan­do en el pi­so, atra­ve­só su trá­quea y la yu­gu­lar.

PA­BLO PRESTI-LA NUE­VA.

fue ase­si­na­da en fe­bre­ro de 2017 en el lo­cal de Don Bos­co y Ma­nuel Mo­li­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.