Un pla­cen­te­ro via­je al pla­ne­ta Ca­bre­ra

El com­po­si­tor, gui­ta­rris­ta y can­tan­te orien­tal que es­tu­vo va­rias ve­ces en Bahía no de­tie­ne su mar­cha.

La Nueva - - Aplausos. - Agen­cia Té­lam

Lo cier­to es que ca­da una de sus can­cio­nes con­fi­gu­ra­ron los con­tor­nos de esa geo­gra­fía sen­si­ble y des­ga­rra­do­ra que Fer­nan­do Ca­bre­ra es ca­paz de tra­zar.

El ar­tis­ta uru­gua­yo Fer­nan­do Ca­bre­ra des­ple­gó su ba­ga­je de so­ni­dos y pa­la­bras con el que de­jó en es­ta­do de gra­cia a la au­dien­cia que ates­tó el Ca­fé Vi­ni­lo de Bue­nos Ai­res en la pri­me­ra de cin­co fun­cio­nes que ofre­ce­rá en esa sa­la por­te­ña y don­de re­ga­ló las se­ñas que ri­gen su in­men­sa obra.

Abra­za­do a su gui­ta­rra eléc­tri­ca blan­qui­ne­gra y ape­nas ilu­mi­na­do en un es­ce­na­rio des­po­ja­do y con un so­ni­do im­pe­ca­ble a fa­vor, a Ca­bre­ra le so­bró pa­ra ser un guía ca­paz de lle­var a un pú­bli­co aten­to y pre­dis­pues­to por los mu­chos rin­co­nes mu­si­ca­les que lo ha­bi­tan.

Sin eti­que­tas

Es que aun­que el mon­te­vi­deano de 62 años y más de cua­tro dé­ca­das de ca­mino pre­fie­ra dis­tan­ciar­se de cual­quier eti­que­ta que mar­que su ape­go por cons­truir can­cio­nes que se ale­jan del ca­non, tam­bién en el ini­cio de es­ta se­rie de pre­sen­ta­cio­nes se ra­ti­fi­có un rum­bo es­té­ti­co que lo ha­ce, a la vez, úni­co y ca­da vez más acep­ta­do.

El mú­si­co ex­plo­ra ca­da mi­lí­me­tro de su gui­ta­rra, jue­ga con los vo­lú­me­nes y la tex­tu­ra de la voz, ha­ce gui­ños a la mi­lon­ga, el can­dom­be, la zam­ba o la can­ción sin pri­var­se de di­so­nan­cias y si­len­cios y, so­bre ese ba­ga­je so­no­ro, arro­ja las imá­ge­nes so­bre­co­ge­do­ras de su poe­sía don­de cos­tum­bris­mo, me­lan­co­lía y agu­de­za con­vi­ven en una ten­sión edi­fi­can­te. Des­de las 21.35 y por más de 90 mi­nu­tos, el crea­dor en­tre­gó 22 pie­zas don­de me­dia do­ce­na co­rres­pon­die­ron a su úl­ti­mo tra­bao “432” (2017) y al res­to las de­fi­nió casi siem­pre y no sin iro­nía co­mo “muy sig­ni­fi­ca­ti­vas pa­ra mí”.

Y más allá de la reite­ra­ción del ca­rác­ter que le asig­nó a can­cio­nes co­mo las que po­bla­ron el re­per­to­rio en vi­vo, lo cier­to es que ca­da una de ellas con­fi­gu­ra­ron los con­tor­nos de esa geo­gra­fía sen­si­ble y des­ga­rra­do­ra que es ca­paz de tra­zar.

Y en esa ex­cur­sión ar­ma­da con un sen­ti­do cli­má­ti­co y es­pi­ri­tual, abun­da­ron pa­sa­jes des­co­llan­tes co­mo el del ini­cio con “Al mis­mo tiem­po”, “La casa de al la­do” y “Co­pan­do el co­ra­zón” u otra tri­lo­gía re­fe­ri­da a “432” e in­te­gra­da por “El trío Mar­tín”, “Me­dia­no­che” y “Alarma”.

La bru­mo­sa y do­lien­te “Vi­ve­za” pa­ra la que aban­do­nó la vio­la y se acom­pa­ñó úni­ca­men­te por el ron­ro­neo de una ma­ra­ca hue­vi­to, las pre­gun­tas ín­ti­mas que bro­tan sin ce­sar en “La ga­rra del co­ra­zón”, “Im­po­si­ble” y “Di­se­ño de interiores” o el seg­men­to amo­ro­so con “Pun­to muer­to”, “Te abra­cé en la no­che” y “Dul­zu­ra dis­tan­te”, tam­bién re­sul­ta­ron ex­cep­cio­na­les.

Asom­bro

La abun­dan­cia de trun­cas tra­mas ro­mán­ti­cas que atra­vie­san su pro­pues­ta lo lle­vó a co­men­tar con pi­car­día que “me han acu­sa­do de ha­cer can­cio­nes so­bre el dolor, pe­ro qui­zás la gen­te pre­fie­re las de amo­res ro­tos. Cul­pa de us­te­des” y se des­min­tió con la des­co­mu­nal “Ora­ción” (“Si tan­to te asom­bra que te quie­ra así/Pre­pa­ra­te por­que en el asom­bro vas a te­ner que vi­vir”).

Ha­cia el fi­nal del con­cier­to em­pe­zó a ju­gue­tear con el fra­seo de “El tiem­po es­tá des­pués”, qui­zás su te­ma más ro­tun­do y po­pu­lar, y ad­vir­tió: “He vis­to co­le­gas que in­vi­tan al pú­bli­co a can­tar. Yo no lo pi­do, pe­ro si quie­ren su­su­rrar, pue­den ha­cer­lo”, aun­que la pla­tea eli­gió es­cu­char­lo a él -que de eso se tra­ta­ba­con el mis­mo re­co­gi­mien­to que en to­da la ve­la­da.

Los aplau­sos y la ova­ción obli­ga­ron a ex­ten­der el con­cier­to. “Muy ama­bles, pe­ro a mí ya se me aca­bó la naf­ta”, con­fe­só el an­fi­trión e igual re­ga­ló la im­pla­ca­ble “Por ejem­plo”.

Ca­bre­ra se­gui­rá en la sa­la si­ta en Go­rri­ti 3780 inin­te­rrum­pi­da­men­te has­ta el do­min­go, siem­pre a las 21, pa­ra des­pués ac­tuar en las lo­ca­li­da­des cor­do­be­sas de Agua de Oro (el 17) y Al­ta Gra­cia (el 18, co­mo par­te del 13er. En­cuen­tro de Can­tau­to­res).

Tra­yec­to­ria

Fer­nan­do Ca­bre­ra po­see una ex­ten­sa ca­rre­ra co­mo so­lis­ta; se ha desem­pe­ña­do co­mo com­po­si­tor de música pa­ra pe­lí­cu­las y co­mo arre­gla­dor mu­si­cal.

Es con­si­de­ra­do co­mo un au­tor de re­fe­ren­cia, que con su obra ha in­fluen­cia­do a la nue­va ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes crea­do­res de la música po­pu­lar uru­gua­ya.

co­mo un au­tor de re­fe­ren­cia, que con su obra ha in­flui­do en más de una ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas uru­gua­yos.

TÉ­LAM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.