“Hay for­mas de man­te­ner la dig­ni­dad mo­ral en cir­cuns­tan­cias ex­tre­mas” Tz­ve­tan To­do­rov

El in­te­lec­tual búl­ga­ro, ra­di­ca­do en Francia, tra­za en “In­su­mi­sos” ocho per­fi­les de lu­cha con­tra las dic­ta­du­ras, des­de opo­si­to­res del na­zis­mo has­ta Nel­son Man­de­la.

La Voz del Interior - Número Cero - - Pensamiento -

zve­tan To­do­rov se ins­ta­ló en París en 1963 tras de­jar su Bul­ga­ria na­tal. Aque­lla era una dic­ta­du­ra me­nos te­rri­ble que la de Unión So­vié­ti­ca, pe­ro lo que pa­só en la Ale­ma­nia na­zi y en la Ru­sia de Sta­lin le pro­vo­có re­fle­xio­nes que aho­ra desem­bo­can en In­su­mi­sos, pu­bli­ca­do por Ga­la­xia Gu­ten­berg.

Se tra­ta de un li­bro en el que tra­za los per­fi­les de ocho per­so­nas que se opu­sie­ron a am­bas bar­ba­ries del si­glo 20 y a otras dic­ta­du­ras: Boris Pas­ter­nak y Ale­xan­der Solz­he­nitsyn –que se re­be­la­ron con­tra el mons­truo so­vié­ti­co–, la fran­ce­sa Ger­mai­ne Ti­llion y la ho­lan­de­sa Etty Hi­lle­sum –que tra­ba­ja­ron con­tra el odio que les pro­du­jo Hitler– o Nel­son Man­de­la.

Ellos son al­gu­nos de esos per­so­na­jes que tran­si­tan ba­jo el man­to de ig­no­mi­nia que tra­zan con san­gre las dic­ta­du­ras.

To­do­rov, autor, en­tre otros en­sa­yos, de La ex­pe­rien­cia to­ta­li­ta­ria, fue premio Prín­ci­pe de As­tu­rias de Cien­cias So­cia­les en 2008. En es­ta en­tre­vis­ta, ce­le­bra­da en su ca­sa de París, re­fle­xio­na so­bre el mie­do y el odio a pro­pó­si­to de su úl­ti­mo li­bro.

–Di­ce que des­de el mie­do to­tal em­pie­za el va­lor to­tal. ¿Lo ha sen­ti­do us­ted?

–No en la mis­ma me­di­da que mis per­so­na­jes. Ellos se han en­fren­ta­do con pe­li­gros más te­rri­bles. Yo vi­vía un ré­gi­men es­tric­to y te­rri­ble, pe­ro nun­ca me arres­ta­ron ni me lle­va­ron a pri­sión. A mis per­so­na­jes, en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial o en la Ru­sia so­vié­ti­ca, e in­clu­so más ade­lan­te, los so­me­tie­ron a una in­creí­ble re­pre­sión. Por eso qui­se es­cri­bir es­te li­bro: pa­ra ex­plo­rar des­ti­nos de per­so­nas en cu­yas ex­pe­rien­cias pue­do pro­yec­tar­me. Pe­ro no soy un héroe que se ha­ya opues­to al po­der to­ta­li­ta­rio de grandes enemi­gos. Fren­te al ti­rano –Es un li­bro so­bre el va­lor, ca­paz de su­pe­rar in­clu­so el odio.

–Y so­bre las re­nun­cias. Man­de­la, por ejem­plo, se sin­tió frus­tra­do al fi­nal de su vi­da por­que la sa­cri­fi­có en aras de la na­ción y sin­tió amar­gu­ra. Pas­ter­nak no era un lu­cha­dor; era una per­so­na pri­va­da, pe­ro ma­du­ró sus opi­nio­nes y de­ci­dió dig­ni­fi­car su per­so­na. Y es­cri­bió su gran li­bro ( Doc­tor Zhi­va­go) sin nin­gu­na

(ARSENALDELETRAS.COM)

Com­pro­me­ti­do. Tz­ve­tan To­do­rov se ha con­ver­ti­do en un fuer­te crí­ti­co del neo­li­be­ra­lis­mo y de los to­ta­li­ta­ris­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.