Per­fil

La Voz del Interior - Número Cero - - Pensamiento -

Na­ci­do en Bul­ga­ria en 1939, Tz­ve­tan To­do­rov se fue a vi­vir a Francia en 1963 y allí se con­ver­ti­ría en un re­fe­ren­te de la lin­güís­ti­ca y de la fi­lo­so­fía del len­gua­je. Es­cri­bió de­ce­nas de li­bros, pe­ro ya en la dé­ca­da de 1980 em­pe­zó a in­tere­sar­se en el fe­nó­meno del co­lo­nia­lis­mo y en los di­ver­sos mo­dos que adop­ta el to­ta­li­ta­ris­mo en el mun­do. con­si­de­ra­ción a los cen­so­res. No era un li­bro ni an­ti­co­mu­nis­ta ni con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio, pe­ro no in­ten­ta­ba aco­mo­dar sus pun­tos de vis­ta al dog­ma ofi­cial. No es­ta­ba pre­pa­ra­do, co­mo lo es­ta­ba Solz­he­nitsyn, pa­ra sa­cri­fi­car­lo to­do por la lu­cha.

–Pas­ter­nak con­tem­po­ri­za con Sta­lin. No es es­tric­ta­men­te un in­su­mi­so...

–No, des­de lue­go, no al prin­ci­pio. La con­ver­sión de Pas­ter­nak ocu­rrió des­pués de un poe­ma que ci­to y que va des­ti­na­do a Sta­lin. Des­de ese mo­men­to, 1936, se con­vier­te en un in­su­mi­so. Ya no hi­zo lo que se es­pe­ra­ba de él, pe­ro nun­ca ca­li­fi­có a Sta­lin de mons­truo. Me sor­pren­dió que cuan­do aca­bó Doc­tor Zhi­va­go, en 1956, ex­pe­ri­men­tó más sim­pa­tía por Sta­lin que por Jrus­chev. Te­nía una mi­ra­da com­ple­ja so­bre Sta­lin, por­que Sta­lin tu­vo ha­cía él una ac­ti­tud pro­tec­to­ra: le per­mi­tió cru­zar las tem­pes­ta­des del ré­gi­men y so­bre­vi­vir sin que lo man­da­ran a la cár­cel, ni al cam­po de con­cen­tra­ción, co­mo a otros.

–Una re­fe­ren­cia cons­tan­te de su li­bro es el tes­ti­mo­nio de Ger­mai­ne Ti­llion. Ella de­cía que ha­bía que des­ar­mar al enemi­go cen­su­ran­do el odio y de­fen­dien­do la com­pa­sión. ¿Con­tra el odio lu­cha el in­su­mi­so?

–Con­tra el odio y a fa­vor de la com­pa­sión. Ger­mai­ne es la úni­ca de mis per­so­na­jes a la que co­no­cí. Mu­rió en 2007. Fue an­tro­pó­lo­ga, re­sis­ten­te an­ti­na­zi, en­via­da al cam­po de mu­je­res en Ale­ma­nia y des­de en­ton­ces in­ten­tó ha­cer to­do lo que es­ta­ba en su mano pa­ra su­pe­rar el odio al enemi­go; que­ría com­pren­der có­mo ha­bía pa­sa­do to­do aque­llo. No pa­ra ex­cu­sar­lo de nin­gu­na ma­ne­ra. Ella no que­ría imi­tar a los na­zis: sa­bía que el odio era la po­lí­ti­ca de los na­zis. Y cuan­do es­tos fue­ron so­me­ti­dos a la Jus­ti­cia, no po­día pa­rar de sen­tir una es­pe­cie de com­pa­sión. Y lue­go vino la gue­rra de Ar­ge­lia; com­pren­día des­de den­tro a los ar­ge­li­nos. No po­día trai­cio­nar a su país ni a Ar­ge­lia. Así que de­ci­dió sal­var a in­di­vi­duos de la muer­te y de la tor­tu­ra. No con­si­guió pa­rar esa gue­rra, pe­ro sal­vó a 100 o a 200 per­so­nas. Y se pa­só la vi­da tra­tan­do de­ses­pe­ra­da­men­te de evi­tar la vio­len­cia. Res­pe­to a sí mis­mo

–Pe­ro ¿se pue­de con­ci­liar ser ame­na­za­do por los na­zis o por los dic­ta­do­res y res­pe­tar­los?

–Res­pe­tar­los no, pe­ro sí es po­si­ble no ex­traer­los de la hu­ma­ni­dad. Es­to no sig­ni­fi­ca que no ha­ya que ma­tar; es­to es inevi­ta­ble. Ti­llion era una lu­cha­do­ra en la gue­rra con­tra Hitler, que era inevi­ta­ble. Pe­ro la de Ar­ge­lia era evi­ta­ble; po­día ha­ber­se ma­ne­ja­do de for­ma pa­cí­fi­ca, en­con­tran­do un com­pro­mi­so pa­ra evi­tar cien- In­su­mi­sos. Tz­ve­tan To­do­rov. Ga­la­xia Gu­ten­berg. Es­pa­ña. 2016. tos de mi­les de muer­tos en ocho años de gue­rra cruel.

–¿Cuál es la lec­ción que ex­trae de la his­to­ria de es­tas vi­das?

–Que hay for­mas de com­por­tar­se con dig­ni­dad mo­ral in­clu­so en es­tas cir­cuns­tan­cias ex­tre­mas. De­bo de­cir que el ré­gi­men en el que yo vi­ví no era tan ex­tre­mo co­mo el de Ru­sia. En ese otro ré­gi­men, gen­te co­mo Pas­ter­nak tu­vo que de­fen­der el res­pe­to a sí mis­mo, y es lo que él que­ría, com­por­tar­se con dig­ni­dad mo­ral.

–Svetla­na Alek­sié­vich di­ce que del fi­nal del sue­ño co­mu­nis­ta se lle­gó al de­sier­to ca­pi­ta­lis­ta. ¿Es­ta­mos en el de­sier­to?

–Has­ta cier­to pun­to, sí. Es­to ex­pli­ca mu­chos as­pec­tos de nues­tra vi­da con­tem­po­rá­nea. Mien­tras exis­tía la dic­ta­du­ra de uno u otro ti­po se po­día so­ñar con su fi­nal, no co­mo si eso fue­ra el pa­raí­so, pe­ro sí co­mo el mo­men­to en que po­dían em­pe­zar a so­lu­cio­nar­se los pro­ble­mas. Pe­ro los se­res hu­ma­nos ne­ce­si­ta­mos al­go más que la fal­ta de la opre­sión di­rec­ta. De­be­mos en­con­trar un sen­ti­do a la vi­da. Y a los que han ve­ni­do lue­go les ha fal­ta­do ese sen­ti­do, un pro­yec­to po­lí­ti­co, una pers­pec­ti­va. Lo que es­tá pa­san­do aho­ra con las re­li­gio­nes y sus ex­tre­mis­mos es que ex­ci­tan a los jó­ve­nes fren­te a cual­quier otro pro­yec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.