La ve­jez RECARGADA

En los úl­ti­mos años se ve­ri­fi­ca un au­men­to de la po­bla­ción de ma­yo­res. ¿Qué lugar tie­nen? ¿Qué po­de­mos apren­der? Tes­ti­mo­nios de per­so­nas que de­ci­den no ju­bi­lar­se de la vi­da.

La Voz del Interior - Número Cero - - Portada -

Mar­ce­lo quie­re in­cen­ti­var la crea­ción de huer­tas fa­mi­lia­res en su ba­rrio. Adria­na ayu­da con las ta­reas es­co­la­res y co­ci­na pa­ra ni­ños ho­ga­ri­za­dos. Una vez a la se­ma­na, Juan Jo­sé con­ver­sa y bus­ca re­con­for­tar a gen­te que se sien­te so­la o que aca­ba de per­der a un ser que­ri­do.

Nin­guno de ellos se co­no­ce, pe­ro com­par­ten el in­te­rés de que­rer me­jo­rar el ba­rrio don­de vi­ven o dar una mano a otras per­so­nas. Tam­bién tie­nen en co­mún que ya cum­plie­ron más de 60 y es­tán ju­bi­la­dos.

Qui­zás las si­mi­li­tu­des que­den ahí, por­que ca­da uno car­ga con his­to­rias per­so­na­les y fa­mi­lia­res dis­tin­tas, su si­tua­ción eco­nó­mi­ca di­fie­re y vi­ven en sec­to­res de la ciu­dad con reali­da­des so­cia­les que con­tras­tan en­tre sí.

Co­mo sos­tie­nen la psi­co­lo­gía y la ge­ron­to­lo­gía, no exis­te una so­la ve­jez. Por el con­tra­rio, esa eta­pa de la vi­da es­tá atra­ve­sa­da por ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les, fa­mi­lia­res, cul­tu­ra­les y so­cio­eco­nó­mi­cas que mol­dean ex­pe­rien­cias par­ti­cu­la­res.

Sin em­bar­go, a ve­ces se pien­sa y se ac­túa co­mo si las per­so­nas ma­yo­res fue­ran un co­lec­ti­vo uni­for­me. Un es­te­reo­ti­po que a me­nu­do vie­ne de la mano de otras per­cep­cio­nes que asi­mi­lan la ve­jez a una eta­pa de de­cli­na­ción, de­te­rio­ro o en­fer­me­dad.

Es­tos pre­jui­cios con­for­man lo que el psi­có­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Ro­bert Butler de­no­mi­nó –me­dio si­glo atrás– el “vie­jis­mo”, una con­cep­ción que ade­más pre­su­po­ne ac­ti­tu­des de re­trai­mien­to, ais­la­mien­to y pa­si­vi­dad, que –por otra par­te– no son ge­ne­ra­li­za­bles en ab­so­lu­to.

De he­cho, se­gún la En­cues­ta Na­cio­nal de Ca­li­dad de Vi­da de los Adul­tos Ma­yo­res, son per­so­nas que sa­len a ca­mi­nar, prac­ti­can un de­por­te, ha­cen yo­ga o bai­lan, en­tre otras ac­ti­vi­da­des fí­si­cas (el 60 por cien­to lo hi­zo en los úl­ti­mos tres me­ses, y la gran ma­yo­ría de ellos –78 por cien­to–, una vez a la se­ma­na); par­ti­ci­pan en via­jes y pa­seos re­crea­ti­vos con otras per­so­nas (19 por cien­to); pres­tan ser­vi­cios en for­ma vo­lun­ta­ria o gra­tui­ta en al­gu­na or­ga­ni­za­ción de su co­mu­ni­dad (14,9 por cien­to), y asis­ten a ta­lle­res so­cio­edu­ca­ti­vos (6,7 por cien­to).

Los años pa­san

Los es­te­reo­ti­pos son in­de­sea­bles no só­lo por el es­tig­ma que pro­vo­can en quie­nes de­ben con­vi­vir con ellos. Re­pre­sen­tan ade­más un obs­tácu­lo pa­ra asu­mir una reali­dad que ya es pal­pa­ble, pues­to que la Ar­gen­ti­na (jun­to con Uru­guay, Cu­ba y Chi­le) es uno de los paí­ses más en­ve­je­ci­dos de La­ti­noa­mé­ri­ca.

En efec­to, a par­tir de 1990, co­bró im­pul­so un pro­ce­so de tran­si­ción de­mo­grá­fi­ca cu­yos ras­gos más des­ta­ca­dos son el in­cre­men­to de la po­bla­ción de ma­yo­res de 65 y, al mis­mo tiem­po, el des­cen­so en los na­ci­mien­tos.

Esa di­ná­mi­ca se acen­tua­rá en los pró­xi­mos años, co­mo re­mar­ca –en­tre otras vo­ces– el Ba­ró­me­tro de la Deu­da So­cial con las Per­so­nas Ma­yo­res. “Se­gún da­tos del Cen­so 2010, el 10,2 por cien­to de la po­bla­ción (ar­gen­ti­na) es ma­yor de 65 años. Se es­ti­ma que di­cha ci­fra as­cen­de­rá al 12,7 por cien­to pa­ra 2025 y al 19 por cien­to pa­ra el año 2050. Pa­ra ese en­ton­ces, la po­bla­ción de per­so­nas ma­yo­res de 65 so­bre­pa­sa­rá en pro­por­ción a la po­bla­ción de ni­ños y ado­les­cen­tes de me­nos de 15”, in­di­ca el informe.

Se tra­ta de cam­bios im­por­tan­tes, co­mo se evi­den­cia al com­pa­rar los da­tos ac­tua­les con los de ha­ce 60 años, un lap­so ade­cua­do pa­ra ob­ser­var la evo­lu­ción de las ten­den­cias de­mo­grá­fi­cas. En efec­to, en 1960, los me­no­res de 15 años re­pre­sen­ta­ban el 30 por cien­to de la po­bla­ción, mien­tras que los de 65 y más años, el 5,6 por cien­to del to­tal.

De acuer­do con los es­tán­da­res de Na­cio­nes Uni­das, Ar­gen­ti­na es un país en­ve­je­ci­do. El or­ga­nis­mo con­si­de­ra “jo­ven” a la po­bla­ción que po­see has­ta 3,5 por cien­to de ma­yo­res de 65; “ma­du­ra” a la que re­gis­tra en­tre cua­tro y 6,9 por cien­to, y “en­ve­je­ci­da” a la que pre­sen­ta más del sie­te por cien­to.

Co­mo con­se­cuen­cia de es­te pro­ce­so, los ar­gen­ti­nos su­ma­ron 10 años de vi­da en­tre 1960 y la ac­tua­li­dad. En 2015, “la es­pe­ran­za de vi­da al na­cer lle­gó a los 76,92 años pa­ra to­da la po­bla­ción”, apun­ta el informe “Po­lí­ti­cas pú­bli­cas so­bre en­ve­je­ci­mien­to en los paí­ses del Cono Sur” (2015), ela­bo­ra­do por in­ves­ti­ga­do­res de Flac­so. Su­bra­ya, ade­más, que la ex­pec­ta­ti­va de vi­da de las mu­je­res (80,33 años) es seis años ma­yor que la de los hom­bres (73,72 años), lo que in­di­ca la “fe­mi­ni­za­ción” del en­ve­je­ci­mien­to. No des­car­ta­bles

La pro­lon­ga­ción de la es­pe­ran­za de vi­da, un de­seo tan an­ti­guo co­mo la hu­ma­ni­dad, se de­be –en tér­mi­nos am­plios– a pro­gre­sos en los sis­te­mas de sa­lud, en la me­di­ci­na, y al me­jo­ra­mien­to ge­ne­ral en el ni­vel de vi­da. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, el en­ve­je­ci­mien­to des­pier­ta te­mo­res o cier­to ma­les­tar que con­tras­ta con el an­he­lo de vivir más años.

En bue­na me­di­da, es­ta an­gus­tia tie­ne su ori­gen en los pre­jui­cios del vie­jis­mo, pe­ro no se re­du­ce a ellos. “Mi vi­da es­tu­vo siem­pre al­re­de­dor de los ni­ños en las es­cue­las. Cuan­do me ju­bi­lé, sen­tí una sen­sa­ción de va­cío te­rri­ble, no sa­bía qué ha­cer. El pri­mer año fue ho­rri­ble y eso que ten­go ma­ri­dos, tres hi­jos y her­ma­nos”, cuen­ta Adria­na Maz­zo­li (64), maes­tra, psi­co­pe­da­go­ga y ex­di­rec­to­ra de una es­cue­la mu­ni­ci­pal.

El re­ti­ro de la vi­da pro­duc­ti­va su­po­ne mo­di­fi­ca­cio­nes en los ro­les so­cia­les y plan­tea la ne­ce­si­dad de re­de­fi­nir la iden­ti­dad per­so­nal cons­trui­da al­re­de­dor del tra­ba­jo. En es­ta eta­pa, tam­bién pue­den acon­te­cer cam­bios en los víncu­los de pa­re­ja o en la fa­mi­lia si, por ca­so, los hi­jos se van del ho­gar o se ca­san.

To­do ello de­li­nea un cua­dro per­so­nal, fa­mi­liar y so­cial sig­na­do por los cam­bios, al que sue­le agre­gar­se la caí­da en los in­gre­sos que se pro­du­cen con la ju­bi­la­ción.

Sin em­bar­go, “la gen­te ma­yor ha­ce co­sas in­ten­cio­na­les pa­ra vivir bien. En lo so­cial a ve­ces se ven pér­di­das, pe­ro la vi­da de los hi­jos o de los nie­tos tie­ne más re­le­van­cia en re­la­ción a un de­seo de tras­cen­den­cia des­pués de la muer­te. Mu­chas de las ex­pec­ta­ti­vas pa­san por ha­cer co­sas por los otros, via­jar o apren­der; cuan­do las per­so­nas tie­nen una idea que las ti­ra pa­ra ade­lan­te, sin dudas las ti­ra pa­ra ade­lan­te, es­tá com­pro­ba­do cien­tí­fi­ca­men­te”, di­ce An­drés Urru­tia, ge­ron­tó­lo­go y di­rec­tor del Cen­tro pa­ra la Pro­mo­ción del Adul­to Ma­yor (Ce­pram).

Tras el ma­ras­mo ini­cial, Adria­na en­con­tró un mo­do de sen­tir­se útil en el Ho­gar Jo­sé Bai­not­ti de ba­rrio Güe­mes, que al­ber­ga a 15 pe­que­ños de has­ta 5 años, se­pa­ra­dos de sus fa­mi­lias. Cam­bia pa­ña­les, pre­pa­ra la co­mi­da y ayu­da a los ni­ños con las ta­reas es­co­la­res.

“Tra­to de apor­tar un gra­ni­to de are­na pa­ra que chi­cos que vie­ron vul­ne­ra­dos sus de­re­chos es­tén un po­co me­jor”, afir­ma.

El ho­gar per­te­ne­ce a la Fun­da­ción Ma­nos Abier­tas, que or­ga­ni­za el sis­te­ma de vo­lun­ta­ria­do. Los chi­cos per­ma­ne­cen de for­ma tran­si­to­ria allí, mien­tras la Se­cre­ta­ría de la Ni­ñez, Ado­les­cen­cia y Fa­mi­lia bus­ca re­vin­cu­lar­los con su fa­mi­lia de ori­gen o, si no es­tán da­das las con­di­cio­nes pa­ra que vuel­van a sus casas, pa­san a si­tua­ción de adop­ta­bi­li­dad.

Co­mo bus­ca apo­yar la es­co­la­ri- za­ción de los pe­que­ños, Adria­na a ve­ces va a ins­cri­bir­los a la es­cue­la, asis­te a reunio­nes de pa­dres o se ve con las maes­tras. “Me sien­to muy útil, uno re­ci­be más de lo que da. El ca­ri­ño y la ter­nu­ra que los ni­ños brin­dan son muy im­por­tan­tes”.

Aun­que co­no­ce gen­te que, co­mo ella, co­la­bo­ra des­de dis­tin­tos lu­ga­res, pien­sa que “la so­cie­dad no es­tá tan pre­pa­ra­da pa­ra re­ci­bir el apor­te de las per­so­nas ma­yo­res. Exis­te mu­cha ener­gía, co­no­ci­mien­to y apor­tes que po­drían ser apro­ve­cha­dos. Fal­ta el dis­po­si­ti­vo que vehi­cu­li­ce esa par­ti­ci­pa­ción; les ha­ría muy bien al adul­to ma­yor y a la so­cie­dad. Es­ta so­cie­dad tra­ta de des­car­tar lo vie­jo y arru­ga­do. Siem­pre el mo­de­lo es lo nue­vo y lo jo­ven. Pe­ro creo que el apor­te que pue­de ha­cer la gen­te gran­de es im­por­tan­te”.

Es­ca­par­le a la so­le­dad

Las ex­pe­rien­cias en ám­bi­tos so­cio­edu­ca­ti­vos pa­ra adul­tos ma­yo­res per­mi­ten abrir los ojos a reali­da­des que pa­san inad­ver­ti­das. “En el Es­pa­cio Illia veo una ve­jez he­te­ro­gé­nea, gen­te que no se con­for­ma, que sa­le de su ca­sa y bus­ca es­tar me­jor. Pue­den sen­tir al­gún ma­les­tar, qui­zá les due­la una ro­di­lla, pe­ro se to­man dos óm­ni­bus y vie­nen”, co­men­ta Flo­ren­cia Páez Mo­li­na, ta­lle­ris­ta del cen­tro so­cio­edu­ca­ti­vo de la Ca­ja de Ju­bi­la­cio­nes.

Se ano­tan pa­ra apren­der, re­la­cio­nar­se y en­con­trar un lugar de en­tre­te­ni­mien­to. Co­mo de­ta­lla Páez Mo­li­na, hay per­so­nas que lle­gan “muy com­pun­gi­das”, tras en­viu­dar, y ne­ce­si­tan com­pa­ñía; otros bus­can pa­sar­la bien y ha­cer ami­gos, y es­tán los que prio­ri­zan apren­der y desa­rro­llar­se a tra­vés de la for­ma­ción cul­tu­ral.

Por su par­te, Urru­tia pun­tua­li­za que “los es­pa­cios so­cio­edu­ca­ti­vos no tie­nen un dis­po­si­ti­vo te­ra­péu­ti­co ni ubi­can a los asis­ten­tes en el lugar del pa­de­ci­mien­to. Los po­nen en el lugar de al­guien que quie­re edu­car­se, una ex­pec­ta­ti­va más po­ten­te”.

la­so­cie­dad­noes­tá tan­pre­pa­ra­da­pa­ra re­ci­bi­re­la­por­te­de per­so­na­sMa­yo­res. ha­yMu­chae­ner­gía, co­no­ciMien­toy apor­tes­que­po­drían se­ra­pro­ve­cha­dos Adria­na Maz­zo­li, maes­tra ju­bi­la­da Mu­chas­de­las ex­pec­ta­ti­vas­de­las per­so­na­sMa­yo­res pa­san­por­ha­cer co­sas­por­lo­so­tros, via­ja­roa­pren­der. An­drés Urru­tia, ge­ron­tó­lo­go

Es­te en­fo­que “fa­ci­li­ta otras fuen­tes de bie­nes­tar, co­mo des­cu­brir apren­di­za­jes, in­ser­tar­se en nue­vas re­des so­cia­les o ver­se más au­to­efi­caz. Mol­dea la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar una ve­jez no es­te­reo­ti­pa­da”.

Sol Ro­drí­guez, coor­di­na­do­ra del Es­pa­cio Illia, ha­bla de em­po­de­rar a los vie­jos, es de­cir, pro­mo­ver la au­to­es­ti­ma y la con­fian­za en sí mis­mos, que mu­chas ve­ces fue de­bi­li­ta­da por los es­te­reo­ti­pos ne­ga­ti­vos. “Es cen­tral pa­ra que man­ten­gan o re­cu­pe­ren la au­to­no­mía y la in­de­pen­den­cia”, afir­ma.

“Pa­ra mu­chos, el Illia es su vi­da. Hay gen­te que es­tá muy so­la y en es­tos lu­ga­res en­cuen­tra con­ten­ción. Allí se trans­mi­te op­ti­mis­mo, que se pue­de, que no hay que­dar­se en ca­sa por ser vie­jo. Que te­ne­mos de­re­chos, que de­be­mos re­cla­mar­los, que so­mos ca­pa­ces”, aco­ta Adria­na, que es­te año cur­sa los ta­lle­res de His­to­ria So­cial Con­tem­po­rá­nea y de Acro­yo­ga, que se dic­tan en esa ins­ti­tu­ción.

La pa­la­bra “so­le­dad” re­apa­re­ce en el testimonio de asis­ten­tes, do­cen­tes y or­ga­ni­za­do­res de los es­pa­cios pa­ra las per­so­nas ma­yo­res. Co­mo cuen­ta Juan Jo­sé Cois­son (75), más del 60 por cien­to de las per­so­nas que se co­mu­ni­can con el Acom­pa­ña­mien­to Te­le­fó­ni­ca al Ma­yor –una lí­nea 0800 que fun­cio­na en el Ce­pram– se sien­ten so­los.

“Nues­tra ta­rea con­sis­te en es­cu­char y acom­pa­ñar. Ha­cer sen­tir que pue­den ha­blar, que nos in­tere­sa lo que nos di­cen. No da­mos con­se­jos, só­lo dia­lo­ga­mos y es­cu­cha­mos”, in­di­ca.

Un día a la se­ma­na, des­de ha­ce más de una dé­ca­da, Juan Jo­sé es­tá del otro la­do de la lí­nea con áni­mo de es­ta­ble­cer una co­mu­ni­ca­ción, que no siem­pre lo de­ja con­for­me.

A ve­ces, un cam­bio en el tono de voz bas­ta pa­ra sa­ber que su in­ter­lo­cu­tor se sien­te me­jor tras la con­ver­sa­ción, en­ton­ces Juan Jo­sé cree que “ha si­do útil”.

“Ca­da tan­to, al­guno se enoja y me re­cla­ma que no le doy nin­gu- na so­lu­ción. En­ton­ces le cuen­to que yo soy vo­lun­ta­rio y que es­toy pa­ra con­ver­sar; le ex­pli­co, ade­más, que no soy un pro­fe­sio­nal (de la sa­lud)”.

Pe­lear por el fu­tu­ro

Mar­ce­lo Mo­li­na (75) es un ve­cino de 15 de No­viem­bre, un ba­rrio hu­mil­de del no­roes­te de la ciu­dad de Cór­do­ba, que tie­ne ca­lles de tie­rra que, cuan­do llue­ve, se con­vier­ten en lo­da­za­les in­tran­si­ta­bles.

A prin­ci­pios de la dé­ca­da pa­sa­da im­pul­só la crea­ción de la pri­me­ra aso­cia­ción ve­ci­nal del ba­rrio, una ex­pe­rien­cia que du­ró un par de años, con lo­gros que pue­den con­tar­se con los de­dos de las ma­nos.

Sin em­bar­go, no se dio por ven­ci­do y si­guió em­pu­jan­do pa­ra ade­lan­te. “Hay mu­cho por ha­cer, quie­ro que mi ba­rrio me­jo­re. El que vi­ve al fren­te de mi ca­sa soy yo”, ilus­tra, co­mo pa­ra de­jar en cla­ro que su idea de buen ve­cino im­pli­ca tan­to ba­ta­llar por el arre­glo del alum­bra­do pú­bli­co co­mo asu­mir que tie­ne ne­ce­si­da­des en co­mún con los ha­bi­tan­tes de la cua­dra.

Por su tra­ba­jo ve­ci­nal, Mo­li­na fue re­co­no­ci­do en dos opor­tu­ni­da­des por la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Cór­do­ba. Pe­ro no pa­re­ce de­ma­sia­do en­tu­sias­ma­do con los ha­la­gos ofi­cia­les.

“Es­ta pla­que­ta só­lo me sir­ve co­mo pi­sa­pa­pe­les, por­que no me so­lu­cio­na los pro­ble­mas del ba­rrio”, di­ce a pro­pó­si­to de la úl­ti­ma dis­tin­ción que le otor­gó el in­ten­den­te Ra­món Mes­tre.

Des­de que el es­ta­do de sa­lud de su es­po­sa se de­te­rio­ró, de­di­ca bue­na par­te del día a aten­der­la. Pe­ro si­gue ha­cien­do pla­nes, co­mo aho­ra que quie­re fo­men­tar las huer­tas fa­mi­lia­res; pa­ra eso irá un ta­ller con téc­ni­cos del Inta, y lue­go pien­sa trans­mi­tir la in­for­ma­ción y re­par­tir al­gu­nas se­mi­llas en su cua­dra.

“Te­ne­mos que pe­lear por el fu­tu­ro, por­que el ayer ya pa­só. Vi­vi­mos el hoy, pe­ro siem­pre pre­pa­rán­do­nos pa­ra el fu­tu­ro. Mien­tras con­ser­ve la in­te­li­gen­cia y ten­ga la opor­tu­ni­dad voy a se­guir re­cla­man­do por mi ba­rrio”, sos­tie­ne con una son­ri­sa.

Te­ne­mos­que­pe­lear po­rel­fuTu­ro, por­quee­la­yer­ya pa­só. ViVi­mo­sel­hoy, pe­ro­siem­pre pre­pa­rán­do­nos pa­ra­el­fuTu­ro. Mar­ce­lo Mo­li­na (75) hay­ge­nTe­quee­sTá muy­so­la­ye­ne­sTos lu­ga­re­sen­cue­nT­ra con­Ten­ción. allí­se Trans­miTeo­pTi­mis­mo, que­se­pue­de. Sol Ro­drí­guez, coor­di­na­do­ra del Es­pa­cio Illia

Ilus­tra­cIón de Juan delfInI

ILUS­TRA­CIón DE jUAn DELfInI

Ilus­tra­ción de Juan delfini

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.