Cien­cia fic­ción con His­to­ria

Ana Ma­ría Shua ha­bla de Ema­nuel y de Mar­ga­ri­ta, los per­so­na­jes de una sa­ga que mez­cla la his­to­ria ar­gen­ti­na con los via­jes en el tiem­po y que ya va por su ter­ce­ra no­ve­la.

La Voz del Interior - Número Cero - - Portada -

To­dos los años, Ana Ma­ría Shua co­no­ce a sus lec­to­res más jó­ve­nes en al­gu­na ciu­dad del in­te­rior del país. Sue­le vi­si­tar, por ejem­plo, Ro­sa­rio, Men­do­za, Tu­cu­mán o el in­te­rior de Bue­nos Ai­res. Es­te año, vino a Cór­do­ba: du­ran­te tres días, vi­si­tó nue­ve es­cue­las de la ciu­dad capital, Un­qui­llo y Vi­lla Allen­de. Con ellos, ha­bló de Gue­rra de

ser­pien­tes, un li­bro de le­yen­das ame­ri­ca­nas, y de Ema­nuel y Mar­ga­ri­ta. Un via­je ines­pe­ra

do, ter­ce­ra no­ve­la histórica que es­cri­be jun­to a Lu­cía La­ra­gio­ne so­bre es­tos dos en­tra­ña­bles per­so­na­jes que los chi­cos y sus do­cen­tes leen con pa­sión.

El plan­teo ge­ne­ral se pue­de re­su­mir así: Ema­nuel tie­ne 18 años y es un jo­ven de nues­tro tiem­po; Mar­ga­ri­ta es más o me­nos de su edad, pe­ro del 1800. Fran­cis, el tío de Ema­nuel, in­ven­tó una má­qui­na del tiem­po pa­ra via­jar al pa­sa­do: él di­ce que no se pue­de ir al fu­tu­ro por­que to­da­vía no exis­te. De esa ma­ne­ra, Ema­nuel ha es­ta­do en las jor­na­das re­vo­lu­cio­na­rias de mayo de 1810 ( Dia­rio

de un via­je im­po­si­ble) y en la

Asam­blea del año ’13 ( Dia­rio de un amor a des­tiem­po). Aho­ra, en la ter­ce­ra no­ve­la, via­ja a la Tu­cu­mán de 1816.

Mar­ga­ri­ta es la nie­ta de don Blas, que en 1810 y en 1813 ayu­dó al via­je­ro con las “cues­tio­nes de épo­ca” más ma­te­ria­les: ro­pa y di­ne­ro, por ejem­plo. Por esos ava­ta­res que tie­ne la vi­da, en­ton­ces y aho­ra, Mar­ga­ri­ta ter­mi­na tras­la­dán­do­se a Tu­cu­mán, don­de vi­ve con su es­po­so e hi­jo. Pe­ro en los días del Con­gre­so, su es­po­so no es­tá: ha sa­li­do de la ciu­dad en mi­sión se­cre­ta, “al ser­vi­cio de la re­vo­lu­ción”. Ob­vio: en aque­llos via­jes, hu­bo “al­go” en­te Ema­nuel y Mar­ga­ri­ta. Aho­ra, ¿qué pa­sa­rá?

Es­cri­bir a cua­tro ma­nos

La no­ve­la “an­da ma­ra­vi­llo­sa­men­te”, co­men­ta Shua. Ha­ce un par de me­ses que sa­lió y ya ha si­do re­edi­ta­da. –¿Có­mo sur­gió la idea?

–Cuen­to con ab­so­lu­ta sin­ce­ri­dad: cuan­do se iba a cum­plir el Bi­cen­te­na­rio del 25 de Mayo, me pro­pu­sie­ron en la editorial es­cri­bir una no­ve­la histórica. A mí la idea me en­can­tó. Nun­ca ha­bía es­cri­to una no­ve­la pa­ra chi­cos, sí cuen­tos. In­me­dia­ta­men­te, se me ocu­rrió un via­je en el tiem­po… A mí me gus­ta mu­cho la cien­cia fic­ción, me di­vier­te. No tie­ne na­da de ori­gi­nal, pe­ro me in­tere­sa­ba con­tar esa épo­ca des­de los ojos de una per­so­na de nues­tro tiem­po. –¿Y con la no­ve­la histórica te­nías ex­pe­rien­cia?

–Tam­po­co. Es­ta­ba un po­co des­con­cer­ta­da, no sa­bía por dón­de em­pe­zar. Voy a bus­car a al­guien con ex­pe­rien­cia, me di­je. Y pen­sé en Ma­ría Ro­sa Lo­jo, a quien le gus­tó la idea.

–Al me­nos te­nías la ex­pe­rien­cia de com­par­tir la es­cri­tu­ra con al­guien… –Te­nía ma­las ex­pe­rien­cias… Bueno, no es que fue­ran ma­las, sino que yo ya sa­bía que si se pien­san las co­sas en­tre dos y uno es­cri­be, to­do bien. Pe­ro cuan­do es­cri­ben los dos se pro­du­ce un pro­ble­ma: ca­da uno tie­ne su vo­ca­bu­la­rio, sin­ta­xis, mi­ra­da, un tono pro­pio. Yo ha­bía tra­ba­ja­do con Gustavo Niel­sen, cu­ya obra ad­mi­ro mu­cho, es­cri­bi­mos jun­tos Los mons­truos del Ria­chue­lo: pen­sar jun­tos fue ma­ra­vi­llo­so; tie­ne una crea­ti­vi­dad ex­tra­or­di­na­ria, así que se le ocu­rrían mil ideas. Pen­sá­ba­mos jun­tos y yo es­cri­bía. Pe­ro cuan­do em­pe­zó a es­cri­bir él, me pro­du­jo un in­ten­so su­fri­mien­to, no me gus­ta­ba que me­tie­ra la pe­zu­ña (se ríe) en lo que es­ta­ba es­cri­bien­do yo. Por eso, cuan­do pen­sé en es­ta no­ve­la, pen­sé en dos per­so­na­jes: uno vie­ne del fu­tu­ro, es un chi­co, y gra­ba sus ex­pe­rien­cias en su ce­lu­lar; y una chi­ca de 1810 que es­cri­be en su dia­rio; y son di­fe­ren­tes en­tre sí por­que ca­da uno va a ser es­cri­to por un es­cri­tor dis­tin­to.

–Por eso ella tie­ne una dic­ción muy re­ca­ta­da; y él, un de­cir can­yen­gue y por­te­ño… –Exac­to. Así es. –¿Qué pa­só con Ma­ría Ro­sa Lo­jo?

–To­do flu­yó bár­ba­ro, pe­ro ella vi­ve muy le­jos de mi ca­sa, en Cas­te­lar, yo en ba­rrio Nor­te. Nun­ca nos po­día­mos en­con­trar. Y se nos fue pa­san­do el tiem­po. Cuan­do fal­ta­ba po­co pa­ra en­tre­gar la no­ve­la, no te­nía­mos más que los pri­me­ros ca­pí­tu­los, los nom­bres de los per­so­na­jes y sus acom­pa­ñan­tes. Ella re­nun­ció y yo sen­tí pá­ni­co. En­ton­ces pen­sé en Lu­cía La­ra­gio­ne, que tie­ne no­ve­las pa­ra chi­cos, es muy ami­ga y ve­ci­na (se ríe). Te­ne­mos co­mo vi­das pa­ra­le­las: tra­ba­ja­mos mu­chos años en pu­bli­ci­dad, es­tá acos­tum­bra­da a tra­ba­jar en equi­po y ba­jo pre­sión, con­tra el tiem­po. La es­ce­na histórica –Hay di­fe­ren­tes “to­ques de gé­ne­ro” que im­pi­den que el re­la­to cai­ga en la mo­no­to­nía. Co­me­dia, aven­tu­ra, ro­man­ce.

–Al­go de eso fue in­tui­ti­vo, no es que di­ji­mos acá co­me­dia, allá es­pio­na­je. So­mos es­cri­to­ras, ese es nues­tro tra­ba­jo. Sor­pren­der al lec­tor, dis­traer­lo, ha­cer­lo reír un po­qui­to, dar­le en la ca­be­za con un pa­lo, y así su­ce­si­va­men­te.

–Pe­ro hay co­sas que re­mi­ten a tu es­cri­tu­ra: di­gre­sio­nes, rom­per con hu­mor la ce­re­mo­nia­li­dad, hu­mor negro… –Sí, cla­ro. No son co­sas que yo me ha­ya pro­pues­to, sino que van sur­gien­do na­tu­ral­men­te en la es­cri­tu­ra. Lu­cía es muy bue­na dra­ma­tur­ga, es la au­to­ra de

Co­ci­nan­do con Eli­sa, y ma­ne­ja muy bien el diá­lo­go. Fue muy di­ver­ti­do ima­gi­nar diá­lo­gos en­tre un chi­co del si­glo 21 y gen­tes del si­glo 19, don­de él tie­ne mu­cha in­for­ma­ción so­bre lo que es­tá pa­san­do en­ton­ces.

–A pro­pó­si­to de eso, ¿has­ta dón­de hay un ras­treo de la es­ce­na histórica? Por lo me­nos pa­ra de­ci­dir con es­te Fu­lano no nos me­ta­mos, con es­te sí…

–So­bre to­do en el pri­mer li­bro, don­de se­gui­mos la Se­ma­na de Mayo día por día, íba­mos in­ves­ti­gan­do y es­tu­dian­do lo que pa­só día por día.

–Y al en­tu­sias­mo de us­te­des si­guió el de la editorial, por­que hu­bo un se­gun­do li­bro.

–Bueno, se ven­dió mu­chí­si­mo, y na­da en­tu­sias­ma tan­to a una editorial co­mo unas gran­des ven­tas. Nos fue muy bien. No­so­tras pen­sá­ba­mos que po­día­mos ha­cer una se­gun­da no­ve­la pa­ra es­te Bi­cen­te­na­rio (9 de Ju­lio). No nos ima­gi­ná­ba­mos que la editorial nos iba a pe­dir otra pa­ra la épo­ca de la Asam­blea del año ’13. Y en cier­to mo­do, ese li­bro nos dio más tra­ba­jo por­que se tra­ta de un mo­men­to com­pli­ca­do. Pa­ra el 25 de Mayo, to­do era emo­ción y ale­gría, los pa­trio­tas es­ta­ban uni­dos y ti­ra­ban pa­ra el mis­mo la­do. En 1813, ya to­do era con­fu­so, ha­bía una si­tua­ción de se­mi­anar­quía, Bue­nos Ai­res tra­ta­ba de go­ber­nar al in­te­rior de una ma­ne­ra sal­va­je, por lo que era más di­fí­cil de con­tar…

–Cla­ro, dón­de te pa­rás, des­de dón­de con­tás el con­flic­to.

–Bueno, creo que lo lo­gra­mos, fue muy in­tere­san­te, con­se­gui­mos dar esa ima­gen de con­fu­sión y ade­más los chi­cos via­ja­ron a Cór­do­ba, por el ca­mino los atra­pan los in­dios…

–Y acá, el te­ma era Tu­cu­mán y el 9 de Ju­lio, pe­ro ter­mi­na sien­do Men­do­za y el ejér­ci­to de San Mar­tín: una vi­sión pa­no­rá­mi­ca de aquel tiem­po, que se ha per­di­do un po­co.

–Cla­ro, San Mar­tín ve­nía pi­dien­do de­ses­pe­ra­da­men­te la in­de­pen­den­cia y Bel­grano, que ve­nía de Eu­ro­pa, tam­bién re­mar­ca­ba to­do el tiem­po la ne­ce­si­dad de to­mar una po­si­ción: có­mo nos va­mos a pre­sen­tar, có­mo va­mos a man­dar em­ba­ja­do­res a Eu­ro­pa, quié­nes so­mos, so­mos un país li­bre e in­de­pen­dien­te o se­gui­mos vi­vien­do ba­jo la más­ca­ra de Fer­nan­do VII…

–Te­ma que los his­to­ria­do­res si­guen dis­cu­tien­do ac­tual­men­te…

–Cla­ro, la idea de que acá se go­ber­na­ba a la es­pe­ra de lo que pa­sa­ra con Fer­nan­do VII, des­ti­tui­do y en­car­ce­la­do por Na­po­león. Otra vez, en­ton­ces, des­cu­bri­mos la his­to­ria ar­gen­ti­na, con la ayu­da de los li­bros y de in­ter­net, que es co­mo se in­ves­ti­ga y se es­tu­dia aho­ra. A mí me sir­vie­ron mu­cho los li­bros de Ri­car­do Les­ser, que ha­blan so­bre la vi­da co­ti­dia­na de esos años.

–Hu­bo va­rias edi­to­ria­les que tra­ta­ron de se­du­cir a au­to­res con pro­pues­tas si­mi­la­res a la que vos re­ci­bis­te, y no pa­só na­da.

–Hay gen­te a la que no le gus­ta tra­ba­jar por en­car­go. A mí me en­can­ta, siem­pre me gus­tó, des­de que era chi­qui­ta y la di­rec­to­ra me en­ce­rró en la di­rec­ción y me di­jo “aho­ra va­mos a ver si a los ver­si­tos los es­cri­bís vos o tus pa­dres, es­cri­bí­me un ver­so so­bre la ca­lle de la es­cue­la (se ríe) que di­ga que la ca­lle es­tá tran­qui­la y si­len­cio­sa an­tes de que lle­guen los chi­cos con su bullicio”. Me pa­re­ció ge­nial por­que a ve­ces no se me ocu­rre qué es­cri­bir, pe­ro si vos me das el te­ma y me de­cís más o me­nos lo que ten­go que de­cir… Cla­ro, me tie­ne que gus­tar la pro­pues­ta que me en­car­gan. Cuan­do El ma­ri­do ar­gen­tino pro­me­dio fue un éxi­to, ahí no­más me pi­die­ron la es­po­sa, el ado­les­cen­te, cual­quier co­sa. Y no me in­tere­sa­ba en ab­so­lu­to, bas­tan­te me arre­pen­tí del ma­ri­do co­mo pa­ra se­guir­lo.

Ema­nuel y Mar­ga­ri­ta. Un via­je ines­pe­ra­do. Lu­cía La­ra­gio­ne y Ana Ma­ría Shua. Ilus­tra­cio­nes de Car­lus Ro­drí­guez. Editorial San­ti­lla­na. 248 páginas. $ 139.

(RA­MI­RO PE­REY­RA)

A pe­di­do. Ana Ma­ría Shua di­ce que le en­can­ta es­cri­bir por en­car­go si la pro­pues­ta es bue­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.