Sin un mar­co uni­fi­ca­dor

La Voz del Interior - Número Cero - - Debate - Paula Beau­lieu Li­cen­cia­da en Co­mu­ni­ca­ción

En la ciu­dad de Cór­do­ba, des­de 1975 has­ta 2014, se pro­mul­ga­ron más de 30 ordenanzas, aún en vi­gen­cia, que re­gu­lan te­mas re­la­cio­na­dos con su pa­tri­mo­nio cul­tu­ral y ar­qui­tec­tó­ni­co: in­mue­bles, es­cul­tu­ras, pin­tu­ras, mo­nu­men­tos, lu­ga­res, es­truc­tu­ras de ca­rác­ter ar­queo­ló­gi­co, prin­ci­pal­men­te. En esa abun­dan­cia se des­ta­ca un pri­mer pro­ble­ma: en su va­rie­dad, esas ordenanzas no cons­ti­tu­yen un mar­co nor­ma­ti­vo uni­fi­ca­dor de la cues­tión. Eso sig­ni­fi­ca que se le­gis­la con mu­cho ce­lo so­bre al­gu­nos as­pec­tos y se des­cui­dan con pro­por­cio­nal ne­gli­gen­cia mu­chos otros.

Pa­ra de­mos­trar­lo bas­ta re­cor­dar que pa­tri­mo­nio no só­lo com­pren­de las obras de los gran­des ar­tis­tas, pin­to­res, mú­si­cos, es­cri­to­res, sino tam­bién aque­llas ma­ni­fes­ta­cio­nes anó­ni­mas que han ad­qui­ri­do con el tiem­po un sig­ni­fi­ca­do pa­ra la so­cie­dad, sean in­tan­gi­bles, tan­gi­bles o vi­vien­tes.

Por otra par­te, se pue­den sin­te­ti­zar las ac­cio­nes que in­di­can en ge­ne­ral es­tas ordenanzas: pre­ser­va­ción, con­ser­va­ción, res­tau­ra­ción, re­fun­cio­na­li­za­ción, re­va­lo­ri­za­ción. Y de nue­vo se con­tem­plan de for­ma ex­tre­ma­da­men­te pun­ti­llo­sa los as­pec­tos es­truc­tu­ra­les, pe­ro se des­cui­dan los so­cio-cul­tu­ra­les. Y en los po­cos ca­sos en los que se con­tem­pla a es­tos úl­ti­mos, la re­fe­ren­cia es al re­gis­tro, di­fu­sión y con­tri­bu­ción “a la con­cien­cia del ciu­da­dano y va­lo­ra­ción por par­te de la po­bla­ción”.

Las pre­gun­tas que se im­po­nen, en­ton­ces, son: ¿re­gis­tro pa­ra qué?, ¿di­fun­dir es col­gar un plano de zo­nas e in­mue­bles pro­te­gi­dos en un si­tio web?, ¿có­mo se con­tri­bu­ye a la con­cien­cia y va­lo­ra­ción del ciu­da­dano?

Un sis­te­ma de re­gis­tro, evi­den­te­men­te, es una he­rra­mien­ta muy im­por­tan­te de in­ven­ta­rio, de ba­se de da­tos pa­ra in­ves­ti­ga­do­res y co­mo pri­mer mo­men­to pa­ra im­ple­men­tar un pro­ce­so de di­vul­ga­ción. Pa­ra que fun­cio­ne de es­ta for­ma, es­tá cla­ro, de­be con­tar con al­gún ti­po de me­ca­nis­mo de ac­tua­li­za­ción. Lo cual da pie a otra pre­gun­ta: ¿quién lo ha­ce?

En te­mas de pa­tri­mo­nio, se ne­ce­si­tan pro­fe­sio­na­les y es­pe­cia­lis­tas que de­ben rea­li­zar va­lo­ra­cio­nes his­tó­ri­cas, ar­qui­tec­tó­ni­cas, am­bien­ta­les, ar­queo­ló­gi­cas, an­tro­po­ló­gi­cas y con de­di­ca­ción

full ti­me, da­do el vas­to y com­ple­jo en­tra­ma­do de Cór­do­ba. Y aquí apa­re­ce otra aris­ta com­pli­ca­da: por lo ge­ne­ral, en las ordenanzas, se es­ta­ble­ce ar­mar una co­mi­sión

ad ho­no­rem. Por sub­es­ti­ma­ción o des­co­no­ci­mien­to, es re­cu­rren­te por par­te de fun­cio­na­rios y le­gis­la­do­res re­cla­mar tra­ba­jo ad

ho­no­rem a ar­tis­tas y pro­fe­sio­na­les del cam­po de la cultura.

Por úl­ti­mo, aun­que los te­mas no se ago­ten aquí, di­fun­dir no es di­vul­gar. La di­vul­ga­ción com­pren­de un con­jun­to de ac­ti­vi­da­des y uti­li­za una se­rie de he­rra­mien­tas, en­tre ellas la di­fu­sión, que cum­ple el ob­je­ti­vo de in­ter­pre­tar y ha­cer ac­ce­si­ble al­gún ti­po de co­no­ci­mien­to (en es­te ca­so en re­la­ción con el pa­tri­mo­nio, la his­to­ria, la iden­ti­dad) a las per­so­nas pa­ra su en­ri­que­ci­mien­to, su for­ma­ción y pa­ra una par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va y res­pon­sa­ble co­mo ciu­da­da­nos. To­da­vía es­ta­mos le­jos de pen­sar có­mo in­te­grar el pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co en un con­cep­to am­plio y ver­da­de­ro de pa­tri­mo­nio cul­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.