In­ves­ti­gar el cuarteto es co­sa se­ria

El Club del CuARTEto es una de las ini­cia­ti­vas en las que tra­ba­ja pa­ra im­pul­sar su es­tu­dio.

La Voz del Interior - Número Cero - - Retratos -

El Club del CuARTEto es una em­pren­di­mien­to que le per­mi­tió par­ti­ci­par de pre­sen­ta­cio­nes de dis­cos (ban­das co­mo De Pe­cho, Ne­nes Bian), de ac­tua­cio­nes de ban­das co­mo las de Lo­re­na Ji­mé­nez y de pro­duc­cio­nes de dis­cos, ade­más de pro­mo­ver pre­sen­ta­cio­nes de li­bros y otras ac­cio­nes cul­tu­ra­les co­mo ho­me­na­jes a la mú­si­ca po­pu­lar.

“Me re­sul­ta un po­co ex­tra­ño to­do, en más de una oca­sión”, di­ce Fer­nan­do Bel­za­gui en una es­ce­na del do­cu­men­tal. Ha­ce un pau­sa, car­ga­da de elec­tri­ci­dad. De pron­to sus ges­tos se de­tie­nen, sus ojos se hun­den en un es­tan­que. Pa­re­cie­ra que no vuel­ve. En­ton­ces el si­len­cio se quie­bra co­mo un es­car­ba­dien­tes y re­ma­ta: “De he­cho, me re­sul­ta ex­tra­ño to­do es­to”, y mi­ra per­ver­sa­men­te a cá­ma­ra, ha­cién­do­nos cóm­pli­ces.

Es­ta es­ce­na es el co­ra­zón del cor­to­me­tra­je y eje­cu­ta una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios: se­pa­rar per­so­na de personaje es un error. La per­so­na co­mo lo ver­da­de­ro y el personaje co­mo lo im­pos­ta­do es un su­pues­to que se des­pe­da­za an­te Bel­za­gui, el ex­cén­tri­co ani­ma­dor de ba­rrio Güe­mes.

Es­ta be­lle­za psi­quiá­tri­ca se apre­cia en El maes­tro de ce­re­mo­nias, pie­za au­dio- vi­sual que es­tu­vo en Can­nes y se­gui­rá su de­rro­te­ro por nue­vos fes­ti­va­les.

La co­mu­ni­ca­ción es vía Sky­pe. Los di­rec­to­res Agus­tín Ford y Lu­cía Pa­la­cio, jun­to con el pro­duc­tor Ezequiel Le­nar­dón, ha­cen tiem­po en un ca­fé de Fran­cia, tras vi­si­tar Sui­za en el fes­ti­val Vi­sions du Réel.

Ezequiel co­men­ta que el cor­to es bien re­ci­bi­do, que el con­tac­to en­tre pro­gra­ma­do­res y dis­tri­bui­do­res da sus fru­tos y que las crí­ti­cas en­tu­sias­tas los en­va­len­to­na­ron pa­ra man­dar la pe­lí­cu­la a una trein­te­na de fes­ti­va­les más.

La pre­gun­ta inau­gu­ral es inevi­ta­ble: ¿ha­ce cuán­to co­no­cían al mí­ti­co Fer­nan­do Bel­za­gui? Agus­tín Ford no lo co­no­ció has­ta fe­bre­ro de 2015 en Be­lle Epo­que. Allí fue he­chi­za­do, o al me­nos en­ten­dió que ese ani­ma­dor al­to y en­cor­va­do en­vuel­to de len­te­jue­las ofre­cía un uni­ver­so pa­ra ex­plo­rar. –¿Có­mo fue fil­mar con Fer­nan­do?

–Fue... fue caó­ti­co, es una per­so­na que es... ¿có­mo de­cir­lo? Es de­ma­sia­do. El ro­da­je tu­vo mu­chos vai­ve­nes a lo lar­go de seis me­ses, Fer­nan­do se pre­gun­ta­ba por qué que­ría­mos fil­mar­lo a él, has­ta que em­pe­za­mos a ga­nar con­fian­za, a rom­per las ba­rre­ras ha­bi­tua­les de es­tos pro­yec­tos y a ha­cer­nos ami­gos. Por en el re­sul­ta­do creo que es evi­den­te la bue­na re­la­ción que cons­trui­mos. El maes­tro de ce­re­mo­nias na­ce en un cur­so de posgrado de Cine Do­cu­men­tal Con­tem­po­rá­neo de la UNC, con la tu­to­ría del cineasta Ger­mán Scel­so.

Una gran vir­tud del cor­to es es­qui­var la ca­ri­ca­tu­ri­za­ción de Bel­za­gui, al­go que, da­do el ob­je­to y el con­tex­to, po­dría ha­ber si­do una ten­ta­ción. Pe­ro el abordaje se hi­zo con cau­te­la, o más bien con una cu­rio­si­dad en es­ta­do pu­ro, co­mo si los ro­les se in­vir­tie­sen y los rea­li­za­do­res fue­sen cau­ti­vos de Bel­za­gui y no pu­die­sen es­ca­par de su fra­gan­cia me­fis­to­fé­li­ca.

El do­cu­men­tal si­gue a Bel­za­gui en even­tos dis­pa­res, que van des­de shows musicales has­ta re­ci­ta­les de poe­sía. Pre­sen­cia­mos tam­bién la tras­tien­da, esos abru­ma­do­res mo­men­tos de lim­bo e in­ti­mi­dad: lar­gos via­jes en au­to, pre­pa­ra­ti­vos an­tes de sa­lir a es­ce­na, re­po­so cuan­do la fiesta ter­mi­na. Bel­za­gui se en­tre­ga a ca­da ac­ción con idén­ti­co fa­na­tis­mo, así ten­ga que aren­gar a una mul­ti­tud o her­vir una pa­pa.

En es­ta cons­tan­te de ex­tra­va­gan­cia, el fil­me en­cuen­tra su des­tino: re­ve­lar que no es­ta­mos an­te un personaje cal­zán­do­se un tra­je cir­cen­se, sino que la ex­tra­ñe­za en Bel­za­gui es cons­ti­tu­ti­va y lo atra­vie­sa. Le­jos de con­ver­tir­se en un bor­der­li­ne, se con­vier­te en el más ho­nes­to ac­tor de sí mis­mo.

Guar­dián po­pu­lar

Bel­za­gui se asu­me co­mo guar­dián de la cultura po­pu­lar, en­ten­dién­do­la co­mo aque­llas ma- ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas abier­tas y horizontales. Él es un mé­dium en­tre el pú­bli­co y los ar­tis­tas, un pre­sen­ta­dor ca­lle­je­ro y errá­ti­co, sin es­ta­ble­cer je­rar­quías en­tre Lo­re­na Ji­mé­mez, por ejem­plo, y una poe­ta del in­te­rior que le com­po­ne ver­sos a su hi­jo muer­to.

Po­dría con­si­de­rar­se que los rea­li­za­do­res de El maes­tro de

ce­re­mo­nias apli­can la mis­ma po­lí­ti­ca en dos ni­ve­les: pri­me­ro, de­jan­do pre­go­nar el arte de otros en el do­cu­men­tal, co­mo las ani­ma­cio­nes de Gui­ller­mo Me­na, au­tor tam­bién del no­ta­ble afi­che, o de­jan­do fluir las can­cio­nes de Tran­ki Pun­ki y Ca­chum­ba, que les in­yec­tan pi­car­día a va­rias se­cuen­cias.

Se­gun­do, ex­hi­bien­do la pe­lí­cu­la en to­dos los lu­ga­res po­si­bles, sin in­ti­mi­dar­se por las ce­lo­sas le­yes de cier­tos fes­ti­va­les in­ter­na­cio­na­les que exi­gen ex­clu­si­vi­dad.

En di­ciem­bre del año pa­sa­do, El maes­tro de ce­re­mo­nias tu­vo su es­treno en el ci­ne­club Hu­go del Ca­rril, con una mo­vi­da de “mú­si­cos en la ca­lle” y el mis­mo Bel­za­gui au­to­pre­sen­tán­do­se.

Al re­gre­so de Eu­ro­pa, Ezequiel pro­me­te que ha­rán “un re­co­rri­do de la pe­lí­cu­la por Cór­do­ba en un sen­ti­do am­plio, Capital y tam­bién San Fran­cis­co, de don­de es oriun­do Fer­nan­do”. Y agre­ga Agus­tín: “Fil­ma­mos en va­rios lu­ga­res co­mo Los Rear­tes, y que­re­mos com­par­tir lo que lo­gra­mos con la gen­te del lugar”.

Fe­de­ra­li­zar y de­mo­cra­ti­zar el arte; en de­fi­ni­ti­va, el tra­ba­jo que Bel­za­gui lle­va a ca­bo du­ran­te ca­da ins­tan­te de su ex­tra­ña exis­ten­cia con in­can­sa­ble ale­gría.

(CAP­TU­RA DEL DO­CU­MEN­TAL)

Sin ta­pu­jos. Una es­ce­na del cor­to­me­tra­je do­cu­men­tal que si­gue a Fer­nan­do Bel­za­gui en dis­tin­tos mo­men­tos de su vi­da y en es­pec­tácu­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.