Gul­ko, la bes­tia ne­gra de Kas­pa­rov

La Voz del Interior - Número Cero - - Lugares Comunes - Juan Car­los Ca­rran­za

Son ra­ros los ca­sos en el de­por­te en los que sus má­xi­mas fi­gu­ras han si­do víc­ti­mas sis­te­má­ti­cas de ri­va­les con­si­de­ra­dos “in­fe­rio­res”.

En el te­nis, por ejem­plo, el gran Ra­fael Na­dal tu­vo en Ni­ko­lay Davy­den­ko a su “bes­tia ne­gra”. El ru­so se re­ti­ró de la ac­ti­vi­dad en oc­tu­bre de 2014 con un pal­ma­rés ín­fi­mo en re­la­ción al es­pa­ñol, pe­ro con un sco­re fa­vo­ra­ble so­bre él: le ga­nó seis ve­ces y per­dió cin­co.

En aje­drez, es más ex­tra­ño aún que es­to su­ce­da. Se su­po­ne que es­te jue­go im­po­ne su ló­gi­ca más que en cual­quier otro.

Sin em­bar­go, el ex­cam­peón mun­dial Ga­rri Kas­pa­rov, con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res ju­ga­do­res de la his­to­ria, in­clu­so por en­ci­ma del le­gen­da­rio Bobby Fischer, tam­bién tu­vo su pie­dra en el za­pa­to a lo lar­go de su ca­rre­ra.

Bo­ris Gul­ko, un gran maes­tro ru­so que lue­go se na­cio­na­li­zó es­ta­dou­ni­den­se, ju­gó ocho ve­ces con­tra Kas­pa­rov, le ga­nó tres par­ti­das, em­pa­tó cua­tro ve­ces y ape­nas per­dió en una so­la opor­tu­ni­dad.

Si bien Gul­ko es un gran maes­tro muy res­pe­ta­ble, ni cer­ca es­tá de com­pa­rar­se con la fuer­za de jue­go y las ha­za­ñas del “Ogro de Ba­kú” en el ta­ble­ro, aun­que hay que de­cir que su ca­rre­ra aje­dre­cís­ti­ca fue trun­ca­da de al­gu­na ma­ne­ra por los ma­ne­jos de la Fe­de­ra­ción So­vié­ti­ca de Aje­drez, que le im­pi­die­ron sa­lir del país a com­pe­tir en Oc­ci­den­te.

Ac­tual­men­te, Gul­ko es un psi­có­lo­go que tie­ne 69 años (16 más que Kas­pa­rov). Lo­gró el tí­tu­lo de maes­tro in­ter­na­cio­nal en 1975 y al año si­guien­te al­can­zó la má­xi­ma ca­te­go­ría que otor­ga el aje­drez: gran maes­tro. Es el úni­co ju­ga­dor en ha­ber ga­na­do los cam­peo­na­tos na­cio­na­les de la Unión So­vié­ti­ca y de Es­ta­dos Uni­dos. Jun­to con su mu­jer, man­tu­vo va­rias huel­gas de ham­bre pa­ra po­der emi­grar de Ru­sia, ob­je­ti­vo que lo­gró en 1986.

Cuan­do le pre­gun­tan cuál fue su se­cre­to pa­ra ven­cer a Kas­pa­rov, Gul­ko res­pon­de con hu­mil­dad: “Esos días yo es­ta­ba al má­xi­mo de mis ca­pa­ci­da­des, y él en sus días más ba­jos. Qui­zá mi es­ti­lo de jue­go no era có­mo­do pa­ra Kas­pa­rov. De to­dos mo­dos, en to­das las par­ti­das se com­por­tó bien con­mi­go. En una de mis vic­to­rias me di­jo: ‘Po­drías ha­ber ga­na­do an­tes’. Y era cier­to, por­que omi­tí unas ju­ga­das me­jo­res”.

La úl­ti­ma vez que Gul­ko le ga­nó a Kas­pa­rov fue en fe­bre­ro de 1990, en el Tor­neo de Li­na­res, Es­pa­ña.

En aquel jue­go que­da­ron de ma­ni­fies­to los de­seos de ven­gan­za del ex­cam­peón mun­dial, quien em­pleó una es­tra­te­gia muy arries­ga­da. En tér­mi­nos fut­bo­lís­ti­cos, se po­dría de­cir que Kas­pa­rov, que lle­va­ba las pie­zas ne­gras, ju­gó con dos de­fen­so­res y man­dó al res­to de los ju­ga­do­res al ata­que. Gul­ko aguan­tó el tem­po­ral y ga­nó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.