Gustavo Ro­ca, un hom­bre com­ple­jo

La Voz del Interior - Número Cero - - Reseñas - Eu­ge­nia Al­mei­da Es­pe­cial

Gustavo Ro­ca: cor­do­bés, na­ci­do en 1924. Hi­jo or­gu­llo­so de Deo­do­ro, personaje cla­ve de la Re­for­ma Uni­ver­si­ta­ria. Mi­li­tan­te de iz­quier­da, di­ri­gen­te es­tu­dian­til. Abo­ga­do de­fen­sor de pre­sos po­lí­ti­cos. Un hom­bre di­fí­cil de de­fi­nir. Es en torno a esa idea que el pe­rio­dis­ta Juan Cruz Ta­bor­da Va­re­la cons­tru­ye

La ley de la re­vo­lu­ción, una “bio­gra­fía po­lí­ti­ca” que trae a la luz a un personaje ex­tra­ña­men­te ol­vi­da­do.

Co­no­cer a Ro­ca per­mi­te co­no­cer tam­bién am­bi­güe­da­des de Cór­do­ba. El abo­ga­do per­te­ne­cía a una fa­mi­lia de esa ran­cia bur­gue­sía lo­cal que sueña con ser aris­to­cra­cia; ape­lli­dos su­pues­ta­men­te ilus­tres que his­tó­ri­ca­men­te se re­par­ten po­der y pre­ben­das. Su­po ha­cer un uso ex­tra­ño de esa per­te­nen­cia: co­mo he­rra­mien­ta pa­ra com­ba­tir el sta­tu quo. Es po­si­ble pre­gun­tar­se si con esa ac­ti­tud no co­la­bo­ra­ba con la na­tu­ra­li­za­ción de in­jus­tos pri­vi­le­gios. La vie­ja cues­tión de qué mé­to­dos pa­ra qué fi­nes.

Ro­ca tu­vo un rol im­por­tan­te en mo­men­tos cla­ve de la his­to­ria ar­gen­ti­na: el Cor­do­ba­zo, el Vi­bo­ra­zo, la ma­sa­cre de Tre­lew, la li­be­ra­ción de pre­sos po­lí­ti­cos al asu­mir Cám­po­ra, la úl­ti­ma dic­ta­du­ra cí­vi­co­mi­li­tar, el re­torno de la de­mo­cra­cia. No só­lo fue abo­ga­do. Ofi­ció de pe­rio­dis­ta, men­sa­je­ro, ac­ti­vis­ta. Mien­tras pu­do, fue an­fi­trión de to­do el que es­tu­vie­ra es­ca­pan­do. En su ca­sa de On­ga­mi­ra se re­fu­gia­ron mu­chos de los que huían del te­rror.

Obli­ga­do a exi­liar­se, des­de el extranjero par­ti­ci­pó en la crea­ción de la Co­mi­sión Ar­gen­ti­na de De­re­chos Hu­ma­nos, “la pri­me­ra co­mi­sión de de­nun­cia de los crí­me­nes que co­me­tía el te­rro­ris­mo de Es­ta­do”.

En 1983 re­gre­só al país. En ese mo­men­to ha­bló de al­go que en­ton­ces fue des­es­ti­ma­do y que, mu­cho des­pués, mos­tró su es­pan­to­sa reali­dad: las fo­sas co­mu­nes en el ce­men­te­rio San Vicente. En Cór­do­ba su­frió la in­di­fe­ren­cia y la per­se­cu­ción. En los úl­ti­mos años, se acercó a per­so­na­jes os­cu­ros; gen­te re­la­cio­na­da con aque­llos sec­to­res a los que siem­pre ha­bía com­ba­ti­do. Mu­rió el día en que co­men­za­ba el ve­rano de 1991.

En La ley de la re­vo­lu­ción apa­re­cen los ami­gos de Ro­ca di­bu­jan­do un ma­pa cul­tu­ral y po­lí­ti­co de la se­gun­da mi­tad del si­glo 20 en La­ti­noa­mé­ri­ca: Yu­pan­qui, el Che, Tos­co, Ati­lio López, Noé Ji­trik, Ne­ru­da, John Wi­lliam Coo­ke, Sal­va­dor Allen­de, Ra­fael Al­ber­ti, Cor­tá­zar, Da­vid Vi­ñas, Da­niel Mo­yano, Os­val­do So­riano, en­tre otros. Aun­que es evi­den­te la ad­mi­ra­ción que el au­tor sien­te por Ro­ca, de­ja en cla­ro que “no hay una mi­ra­da uní­vo­ca”. Y que eso no se de­be a la dis­tin­ción en­tre ami­gos y enemi­gos, sino a la com­ple­ji­dad de un personaje “car­ga­do de ma­ti­ces y con una mul­ti­pli­ci­dad de vi­ven­cias que, a par­tir del re­la­to de su pro­pia vi­da, per­mi­te re­cons­truir me­dio si­glo de la

(LA VOZ / AR­CHI­VO)

El otro Ro­ca. Gustavo, hi­jo de Deo­do­ro Ro­ca, par­ti­ci­pó en la crea­ción de la Co­mi­sión Ar­gen­ti­na de De­re­chos Hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.