Una car­ca­ja­da en un con­ven­to

La Voz del Interior - Número Cero - - Reseñas - Lu­cas As­mar Mo­reno Es­pe­cial

Es im­po­si­ble no em­pa­ren­tar a Sergio Biz­zio con Cé­sar Ai­ra: am­bos au­to­res son pro­lí­fi­cos, de­li­ran­tes, dis­ci­pli­na­dos, ele­gan­tes, pro­sai­cos, en­gen­dra­dos por la mis­ma ma­triz ge­ne­ra­cio­nal. In­clu­si­ve la ca­ma­ra­de­ría en­tre ellos es ma­ni­fies­ta; Ai­ra se pres­tó pa­ra una au­to­pa­ro­dia cruel en

Bom­ba, el úl­ti­mo fil­me de Biz­zio. Hay tam­bién que ser jus­tos y mar­car cier­ta asimetría: si Ai­ra aven­ta­ja a Biz­zio en pro­duc­ción se­rial, Biz­zio aven­ta­ja a Ai­ra en cons­tan­cia de ca­li­dad. Sus úl­ti­mos li­bros, Dos fan­ta

sías es­pa­cia­les y Mi vi­da en Huel, de­mues­tran con­fian­za fa­ná­ti­ca en su apues­ta es­ti­lís­ti­ca: pro­sa des­pe­ja­da, es­truc­tu­ra cla­ra, si­tua­cio­nes des­con­cer­tan­tes y per­so­na­jes ex­cén­tri­cos pe­ro no abi­ga­rra­dos. Y, por su­pues­to, to­do em­ba­dur­na­do por una ima­gi­na­ción obs­ce­na, un vue­lo alu­ci­nó­geno ili­mi­ta­do pe­ro, cues­tión cen­tral en to­da su obra, na­tu­ra­li­za­do.

He allí la gran se­duc­ción que ejer­ce Biz­zio: el dis­pa­ra­te no es re­co­no­ci­do co­mo tal y se in­cor­po­ra a la tra­ma co­mo un ele­men­to más, en igual­dad de con­di­cio­nes. Ni si­quie­ra apa­re­ce en el au­tor la dis­yun­ti­va de pac­tar o es­qui­var el te­rreno de la cien­cia fic­ción: si de­be me­ter ex­tra­te­rres­tres, zom­bis, fan­tas­mas, lo ha­ce por des­ca­rri­la­mien­to ima­gi­na­ti­vo y no por man­da­to de gé­ne­ro. Mi vi­da en Huel, jun­to con Ai­wa y Bor­gens­tein, es­tá en­tre las no­ve­las más ce­rra­das pa­ra dar cuen­ta de es­te cos­tum­bris­mo en­ra­re­ci­do: pa­san co­sas bi­za­rras pe­ro el tex­to las fa­go­ci­ta con tran­qui­li­dad. Ya su arran­que es tan atroz co­mo des­dra­ma­ti­za­do: Iri­na tie­ne 12 años y le re­ci­ta por te­lé­fono un poe­ma a su ma­dre jus­to cuan­do es­ta mue­re en un ac­ci­den­te de trán­si­to. Ba­jo es­ta in­tro­duc­ción ta­jan­te, la pro­ta­go­nis­ta es en­via­da a vivir con su pa­dre a un pue­blo per­di­do lla­ma­do Huel.

La no­ve­la es­tá na­rra­da en pri­me­ra per­so­na por Iri­na, adop­tan­do un ma­tiz ató­ni­to y de­pre­si­vo, una suer­te de anes­te­sia per­cep­ti­va que nos per­mi­te aden­trar­nos al uni­ver­so de Huel sin so­bre­sal­tos. Que nun­ca se ba­ñen no pa­re­ce ser un di­le­ma; que co­man cual­quier co­sa en cual­quier horario, tam­po­co. La jo­ven Iri­na y el pue­blo de Huel son dos ex­tra­ños que res­pe­tan sus mutuas pe­cu­lia­ri­da­des, que se es­tu­dian o que fin­gen una in­di­fe­ren­cia en­tre tá­ci­ta y su­pe­ra­do­ra. De es­ta con­fron­ta­ción in­vi­si­ble se des­pren­de el en­can­to de la no­ve­la.

Van apa­re­cien­do per­so­na­jes se­cun­da­rios tra­za­dos con aus­te­ri­dad y maes­tría, co­mo un an­ciano cie­go que vi­ve con un mono y le re­ci­ta a Iri­na frag­men­tos de un li­bro de co­ci­na es­cri­to en Brai­lle, o un her­ma­nas­tro gi­gan­tes­co y bo­bo que se enamo­ra de una mu­jer ma­yor de un pue­blo ve­cino, o de­tec­ti­ves in­sis­ten­tes que ter­mi­nan sien­do her­ma­nos tri­lli­zos.

Si uno bus­ca la his­to­ria tron­cal, se de­ba­ti­ría en­tre dos: la usur­pa­ción de la ca­sa del pa­dre de Iri­na por par­te de una ma­dras­tra, y un ase­si­na­to que arro­ja so­bre la co­mu­ni­dad de Huel un tin­te po­li­cial. No obs­tan­te, am­bos hi­los son ex­cu­sas pa­ra que Biz­zio cree at­mós­fe­ras a su an­to­jo. Eso es no­to­rio en los epi­so­dios en­ce­rra­dos co­mo ma­mush­kas en el gran re­la­to: mi­ni­es­ce­nas pres­cin­di­bles que bri­llan por su in­ge­nio y des­par­pa­jo, en don­de to­do pa­sa y na­da ha­ce rui­do.

La ló­gi­ca in­ter­na de es­tos frag­men­tos con­fir­ma que en la le­tras ar­gen­ti­nas Sergio Biz­zio es una de las pro­pues­tas más chis­pean­tes y osa­das, con­ta­gio­sa co­mo una car­ca­ja­da con­te­ni­da en un con­ven­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.