PAYADORES del­si­glo21

Có­mo son las com­pe­ten­cias de im­pro­vi­sa­cio­nes en­tre ra­pe­ros, que vi­ven una eta­pa do­ra­da en Cór­do­ba. Sus pro­ta­go­nis­tas, jó­ve­nes y ado­les­cen­tes, cuen­tan có­mo pa­sa­ron de las re­des al es­pa­cio pú­bli­co.

La Voz del Interior - Número Cero - - Pura Poesía -

Es­tán por to­das par­tes y vis­ten de ci­vil. No hay un ras­go fí­si­co que los di­fe­ren­cie del res­to: los hay al­tos y pe­ti­sos, gor­dos y fla­cos, con ras­tas o cor­tes de pe­lo al ras, ro­pa an­cha o más ce­ñi­da. Lo que los ca­rac­te­ri­za, en to­do ca­so, es el uso que ha­cen de su ar­ma prin­ci­pal, la palabra, a la que le apli­can to­da cla­se de ma­la­ba­res pa­ra ha­cer­la ri­mar, pa­ra con­tar una his­to­ria, res­pon­der al opo­nen­te de turno y ha­cer­lo con buen rit­mo. To­do en tiem­po real. Pue­de ser en una pla­za, arri­ba de un es­ce­na­rio, en el pa­tio de un co­le­gio o en la in­ti­mi­dad de una jun­ta­da: des­de ha­ce al­gu­nos me­ses, las ri­ñas de ga­llos –ba­ta­llas en las que dos ra­pe­ros se ba­ten a due­lo– se han mul­ti­pli­ca­do.

El fe­nó­meno no es nue­vo, pe­ro cre­ció mu­cho en los úl­ti­mos tiem­pos. Y tal vez lo más in­tere- san­te es que ya cuen­ta con un es­ti­lo sin­gu­lar, con su pro­pia mi­to­lo­gía, con even­tos mul­ti­tu­di­na­rios y otros de es­pí­ri­tu más clan­des­tino. Las ex­pli­ca­cio­nes que en­cuen­tran sus pro­ta­go­nis­tas pa­ra es­te pre­sen­te se re­su­men en una ma­du­ra­ción ar­tís­ti­ca, en la pro­mo­ción a tra­vés de las re­des so­cia­les o en el éxi­to de fe­nó­me­nos co­mo El Quin­to Es­ca­lón, el tor­neo de freesty­le más gran­de de La­ti­noa­mé­ri­ca, que se ha­ce ca­da 15 días en Par­que Ri­va­da­via, Buenos Aires. Só­lo era cues­tión de tiem­po pa­ra que la bom­ba se ac­ti­va­ra en Cór­do­ba.

“Más allá de las re­des y de YouTu­be, se em­pe­zó a ver las ba­ta­llas de freesty­le co­mo al­go más que me­ro en­tre­te­ni­mien­to. Los más chi­cos em­pe­za­ron a mos­trár­se­lo a sus pa­dres, y ellos vie­ron que no era al­go tan ca­lle­je­ro, por así de­cir­lo. Eso abrió un mon­tón de puer­tas”, di­ce Le­wan, jo­ven pro­me­sa de las ri­mas y uno de los or­ga­ni­za­do­res de Sin Es­cri­tu­ra, com­pe­ten­cia que se ha­ce los vier­nes en Pla­za de la In­ten­den­cia.

“Des­de oc­tu­bre del año pa­sa­do, más o me­nos, em­pe­zó a apa­re­cer un mon­tón de com­pe­ten­cias de freesty­le ca­lle­je­ro en Cór­do­ba. Se lle­nó, to­dos los días ha­bía al­gu­na com­pe­ten­cia. Eso du­ró co­mo has­ta mar­zo”, cuen­ta Chiky Cut­mas­terz, quien, ade­más de pro­du­cir even­tos de hip hop, es or­ga­ni­za­do­ra de San­gre y Roca, com­pe­ten­cias de es­ti­lo li­bre. “Fue un au­ge de YouTu­be, se co­rrió por las re­des, y eso hi­zo que mu­chos chi­cos qui­sie­ran te­ner su ‘com­pe’, por­que ge­ne­ra vi­si­tas, spon­sors, esa co­sa vir­tual de fama. El pro­ble­ma es que se em­pe­za­ban a pi­sar las fe­chas y eso ge­ne­ró al­gu­nos con­flic­tos”.

Esa so­bre­abun­dan­cia de even­tos tu­vo sus co­sas bue­nas, co­mo que el fe­nó­meno lle­ga­ra a ba­rrios ale­ja­dos del Cen­tro de la ciu­dad o a lo­ca­li­da­des ve­ci­nas, y tam­bién sus co­sas ma­las, co­mo una ofer­ta des­me­di­da que no en to­dos los ca­sos era de bue­na fe. El es­ce­na­rio se aco­mo­dó un po­co lue­go de una reunión en la que par­ti­ci­pa­ron los or­ga­ni­za­do­res de es­tos even­tos, pa­ra que se res­pe­ta­ran los có­di­gos y que to­dos ti­ra­ran pa­ra el mis­mo la­do.

En Cór­do­ba, la Sin Es­cri­tu­ra es la com­pe­ten­cia al ai­re li­bre más

Ca­da­ré­pliCa­bien da­da, Ca­da­ri­ma in­ge­nio­sa, Ca­da mi­nu­to­bue­noes pre­mia­do­po­rel pú­bliCoCo­nu­na ova­Ción.

po­pu­lar del mo­men­to. Ya lle­va sie­te años, pe­ro en los úl­ti­mos me­ses cre­ció con­si­de­ra­ble­men­te. No só­lo en con­vo­ca­to­ria, sino en ca­li­dad de los com­pe­ti­do­res.

Cru­zar la pla­za un vier­nes cuan­do cae la no­che es un ver­da­de­ro es­pec­tácu­lo: una con­cen­tra­ción de chi­cos ro­dea y agi­ta a los ra­pe­ros, al ju­ra­do y al beat­ma­ker (el alia­do que ti­ra ba­ses rít­mi­cas de for­ma ar­te­sa­nal, con la bo­ca y la gar­gan­ta, sin ayu­da de má­qui­nas). Otros que apa­re­cen en es­ce­na son los que fil­man las ba­ta­llas (con cá­ma­ras o smart

pho­nes), los oca­sio­na­les cu­rio­sos y los ven­de­do­res am­bu­lan­tes en bus­ca de al­gún ba­jo­ne­ro que se tien­te con sus pa­nes re­lle­nos.

Ca­da ré­pli­ca bien da­da, ca­da ri­ma in­ge­nio­sa, ca­da mi­nu­to par­ti­cu­lar­men­te bueno de al­gún MC es pre­mia­do por el pú­bli­co con una ova­ción. Esa apro­ba­ción re­car­ga el am­bien­te y ro­cía de épi­ca ba­rrial a una zo­na cén­tri­ca que mu­chas ve­ces se mues­tra apá­ti­ca, in­di­fe­ren­te al ta­len­to de los ar­tis­tas ca­lle­je­ros.

“Sin Es­cri­tu­ra con­cen­tra la ma­yor can­ti­dad de gen­te y tam­bién el ma­yor ni­vel, al me­nos así lo sien­to”, di­ce Le­wan, de 18 años, quien se su­mó a la or­ga­ni­za­ción des­pués de pe­dír­se­lo a los crea­do- res ori­gi­na­les. “Los com­pe­ti­do­res, al me­nos los que es­tán en­tre los ca­be­ci­llas, tie­nen mu­chí­si­mo ni­vel, y eso ge­ne­ra un re­to. El que par­ti­ci­pa acá sien­te que va a es­tar lis­to pa­ra ir a otra ba­ta­lla. Así me lo di­je­ron va­rios com­pe­ti­do­res. Prac­ti­can mu­cho pa­ra que el vier­nes eso se vea re­fle­ja­do”.

“Me pa­re­cen bue­ní­si­mas las ri­ñas, mien­tras ha­ya res­pe­to y pro­fe­sio­na­lis­mo. Lo que se di­ce en el es­ce­na­rio que­da ahí, es pa­ra sor­pren­der a los jue­ces”, co­men­ta Paulo Lon­dra, otra pro­me­sa del hip hop, que con 19 años ya ex­pe­ri­men­tó la es­ce­na de ba­ta­llas y aho­ra es­tá en­fo­ca­do en su ca­rre­ra mu­si­cal. “Ca­da día se per­fec­cio­na el vo­ca­bu­la­rio. No es só­lo el ata­que con al­gún de­fec­to fí­si­co, se tra­ta de fun­da­men­tar un ar­gu­men­to y des­pués el otro res­pon­de. Es­tá ca­da vez más ma­du­ra la for­ma de de­ba­tir. Eso me lle­na de or­gu­llo”, agre­ga.

Va­rias ge­ne­ra­cio­nes

Deiv­beat es uno de los MC más ex­pe­ri­men­ta­dos de la es­ce­na cor­do­be­sa. Par­ti­ci­pó en com­pe­ten­cias de freesty­le a ni­vel na­cio­nal, pe­ro hoy, a sus 35, es­tá más con­cen­tra­do en pro­yec­tos me­nos ins­tan­tá­neos y más ar­tís­ti­cos. “Veo mu­chí­si­mo ta­len­to a una edad muy tem­pra­na, una ca­pa­ci­dad de respuesta muy in­ge­nio­sa en las com­pe­ten­cias. Eso de­no­ta que las co­sas van cam­bian­do, los pi­bes se han im­preg­na­do de for­ma muy di­rec­ta”, di­ce.

Un MC –maes­tro de ce­re­mo­nias, se­gún las si­glas en in­glés– pue­de apren­der a ra­pear e im­pro­vi­sar de dis­tin­tas ma­ne­ras. No se ne­ce­si­tan es­tu­dios for­ma­les, pe­ro sí son esen­cia­les la prác­ti­ca y cier­ta cuo­ta de ta­len­to. Es una aris­ta fun­da­men­tal den­tro del hip hop, una cul­tu­ra que em­pe­zó en la dé­ca­da de 1970 en los Es­ta­dos Uni­dos y no tar­dó en ex­pan­dir­se has­ta lle­gar a otras par­tes del mun­do, con ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da ciu­dad. Deiv­beat, por ejem­plo, cul­ti­va un per­fil más in­te­lec­tual, con ri­mas que en unos po­cos com­pa­ses pue­den ha­blar de un ba­rrio, de ar­te con­tem­po­rá­neo o de los la­be­rin­tos de Bor­ges.

“La lec­tu­ra, las pe­lí­cu­las o los có­mics son to­dos mam­bos que, en mi ca­so, tie­nen que ver con có­mo ar­mo mi uni­ver­so per­so­nal, la sim­bo­lo­gía ver­bal”, ex­pli­ca. En ese as­pec­to, Cór­do­ba pre­sen­ta mu­chas cla­ses de ra­pe­ros. Los hay di­rec­tos, agre­si­vos, gra­cio­sos o her­mé­ti­cos, y no só­lo es el con­te­ni­do lo que im­por­ta, tam­bién es­tán la for­ma, la ca­den­cia, el

flow que ad­quie­re su dis­cur­so ri­ma­do, co­mo poe­tas del as­fal­to que en­cuen­tran su aleph en un ce­lu­lar an­tes que una bi­blio­te­ca. Es un ar­te po­pu­lar y, co­mo tal, se per­fec­cio­na, evo­lu­cio­na, tie­ne ído­los y enemi­gos, aun­que to­dos coin­ci­den en que la dispu­ta se eva­po­ra cuan­do ter­mi­na la ri­ña. Le­wan lo com­pa­ra con el bo­xeo: “Si al­guien es com­pe­ti­dor, tie­ne que sa­ber que de­be es­tar dis­pues­to a aguan­tar cual­quier co­sa. Es pu­gi­lis­mo ver­bal, son gol­pes ver­ba­les que va­len arri­ba del ring y aba­jo se ol­vi­dan”.

Au­tén­ti­cos

La au­ten­ti­ci­dad es otro de los con­cep­tos que so­bre­vue­la per­ma­nen­te­men­te es­ta cul­tu­ra. Es im­por­tan­te que las co­sas que se di­cen en las ri­mas sean con­se­cuen­tes con la vida que lle­va el MC. De lo con­tra­rio, pier­de cre­di­bi­li­dad y eso afec­ta su repu­tación.

Un buen “des­can­so” al opo­nen­te (cuan­do se da una respuesta in­du­da­ble­men­te acer­ta­da) po­dría con­sis­tir en una mez­cla de in­ge­nio y ver­dad. En Cór­do­ba, só­lo un prin­ci­pian­te o un lu­ná­ti­co se jac­ta­ría de ma­ne­jar au­tos de lu­jo, “te­ner bit­ches” y enor­mes co­lla­res de oro, por ejem­plo. Los más ex­pe­ri­men­ta­dos ha­blan de si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas que les to­ca tran­si­tar, así vi­van en ba­rrio Vi­lla El Li­ber­ta­dor o en Vi­lla Bel­grano.

“Cór­do­ba se ca­rac­te­ri­za por no usar el be­rre­tín. Acá se nota más el in­ge­nio, ha­cen va­ria­cio­nes en cuan­to al flow, al­go que se­gu­ro es pro­duc­to de que se es­cu­cha otra mú­si­ca y no só­lo hip hop”, ana­li­za Chiky. “Acá hay mu­cho po­ten­cial. Si bien Dios atien­de en Buenos Aires, co­mo se di­ce, acá hay muy buen ni­vel, ne­ce­si­ta­mos que co­rra un po­co más el tiem­po pa­ra que Cór­do­ba ten­ga la po­si­ción que me­re­ce”, aña­de.

El ar­te de la palabra

“Me pa­re­ce in­tere­san­te que el ar­te de la palabra se va­ya pu­lien­do a me­di­da que pa­sa el tiem­po. Pro­po­nés el mis­mo len­gua­je, pe­ro des­de otro la­do”, sos­tie­ne Deiv­beat.

A su turno, Le­wan in­ter­pre­ta: “Más allá del lé­xi­co que uno pue­da em­plear, el rap re­fle­ja mu­cho de dón­de vie­ne uno. El MC cor­do­bés tie­ne al­go que lo des­ta­ca, que es la pi­car­día. El ser pi­can­te, ha­blan­do mal y pron­to. Des­ta­ca en­tre los de­más, se nota en­tre los que ha­cen hu­mor: el cor­do­bés tie­ne chis­pa, esa ra­pi­dez que creo que es un muy buen pun­to a fa­vor al mo­men­to de eva­luar a un ra­pe­ro co­mo im­pro­vi­sa­dor”.

Lo que em­pie­za co­mo hobby en una ha­bi­ta­ción, con cons­tan­cia y ta­len­to, pue­de con­ver­tir­se en al­go mu­cho más gran­de. “El freesty­le tam­bién sir­ve pa­ra la des­in­hi­bi­ción, pa­ra lar­gar to­do tu po­ten­cial, rom­pe las ba­rre­ras de la ti­mi­dez. Es una cla­ve de ini­cio de una ca­rre­ra de MC”, di­ce Chiky.

“Y cuan­do se pa­sa de la pla­za a un es­ce­na­rio cam­bia to­do –agre­ga so­bre el fi­nal–. Ten­go ami­gos que, des­pués de com­pe­tir por pri­me­ra vez arri­ba de un es­ce­na­rio, me di­cen que los ha­cen sen­tir bien las lu­ces, el mic en mano, la gen­te aba­jo, ova­cio­nan­do. Es otro ni­vel, y ahí se co­men el per­so­na­je: cam­bia el chi­co de ca­lle y te sen­tís una es­tre­lla”. El vier­nes 23 de es­te mes se­rá el cie­rre del cam­peo­na­to de Sin Es­cri­tu­ra. Se­rá des­de las 18 en la Pla­za de la In­ten­den­cia (Ca­se­ros y Ca­ña­da). No se sus­pen­de por llu­via.

(SER­GIO CE­JAS)

Con flow. Los jo­ven­cí­si­mos ra­pe­ros im­pro­vi­san en la Pla­za de la In­ten­den­cia, ca­da vier­nes, en el marco de la com­pe­ten­cia Sin Es­cri­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.