Por qué ver “Twin Peaks” Pre­fe­ren­cias

El re­gre­so de la se­rie de cul­to de David Lynch y Mark Frost a la po­pu­lar pla­ta­for­ma de Net­flix es una ra­re­za den­tro de los lan­za­mien­tos del año. Le­jos de cual­quier es­tán­dar na­rra­ti­vo, la TV pue­de ser otra co­sa.

La Voz del Interior - Número Cero - - Consumos Culturales - Ju­lia­na Ro­drí­guez jro­dri­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Pro­ba­ble­men­te los mo­ti­vos pa­ra ex­pli­car por qué va­le la pena ver es­te re­gre­so freak de Twin Peaks a la pan­ta­lla chi­ca, 25 años des­pués de la emi­sión del úl­ti­mo ca­pí­tu­lo, sean ar­gu­men­tos igual de vá­li­dos pa­ra ad­ver­tir a la audiencia de que no la vea. En épo­cas de se­ries con com­ple­jos pe­ro ló­gi­cos en­gra­na­jes en sus guio­nes, de fic­cio­nes que no pue­den de­jar ca­bos suel­tos, de es­pec­ta­do­res con ho­ras de en- tre­na­mien­to te­le­vi­si­vo y cuan­do im­pe­ra el pa­ra­dig­ma del po­li­cial, Twin Peaks rom­pe con to­das esas re­glas. O ca­si.

David Lynch y Mark Frost lle­nan los ca­pí­tu­los con “pis­tas” o “hue­vos de Pas­cua” que no lle­van a nin­gún la­do, in­tro­du­cen con par­si­mo­nia a de­ce­nas de per­so­na­jes que la tra­ma rá­pi­da­men­te ol­vi­da (sin ha­blar de una in­con­ta­ble can­ti­dad de ca­meos de ac­to­res re­co­no­ci­dos que apa­re­cen por se­gun­dos), de­jan aso­mar va­rias di­men­sio­nes y aban­do­nan re­glas tá­ci­tas de la TV ac­tual co­mo el fi­nal abier­to ( cliff­han­ger) e in­clu­so el mis­mo con­cep­to de spoi­ler (di­fí­cil sa­ber qué ca­li­fi­ca­ría co­mo tal aquí).

Es lo que es­pe­rá­ba­mos de una se­rie que nos de­jó per­ple­jos en los ’90, en el ho­ra­rio es­te­lar de Ca­nal Do­ce, en me­dio de te­le­no­ve­las y no­ti­cie­ros pre­vi­si­bles. Que hoy ha­bi­te en Net­flix, la pla­ta­for­ma po­pu­lar por ex­ce­len­cia de las se­ries, es co­mo con­ti­nuar con ese rol del chi­co ra­ro en una es­cue­la de aban­de­ra­dos.

La fi­gu­ra cen­tral de es­te re­gre­so es el agen­te Coo­per (Ky­le Ma­cLa­chlan), que vuel­ve de al­gu­na di­men­sión des­co­no­ci­da y en el sex­to epi­so­dio aún no se sa­be por qué. En ca­da ca­pí­tu­lo, la ex­tra­ñe­za de la se­rie avan­za, lle­ván­do­se por de­lan­te cual­quier ló­gi­ca te­le­vi­si­va. Hay cruel­dad, mis­te­rio, su­rrea­lis­mo, ban­das que to­can an­te au­di­to­rios que bai­lan otra me­lo­día y es­ce­nas que, co­mo cua­dros, im­pac­tan por la po­ten­cia de su ima­gen más que por su sen­ti­do na­rra­ti­vo. Hay un hu­mor ex­tra­ño que irrum­pe cuan­do el mis­mo David Lynch ac­túa. Y, cla­ro, hay un enano te­ne­bro­so.

En 25 años, no vi­mos na­da igual. Twin Peaks ha­ce ho­nor a su le­ga­do, aun­que es­tas sean otras épo­cas.

Coo­per y Lau­ra Pal­mer. 25 años des­pués del fi­nal de la tem­po­ra­da his­tó­ri­ca, los per­so­na­jes de Lynch vol­vie­ron a la pan­ta­lla chi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.