La di­fe­ren­cia en­tre mi ce­re­bro y yo Lí­mi­te de la neu­ro­cien­cia

Neu­ro­nas y re­des neu­ro­na­les no al­can­zan pa­ra dar cuen­ta de nues­tra sin­gu­la­ri­dad y de nues­tra uni­dad exis­ten­cial co­mo per­so­nas.

La Voz del Interior - Número Cero - - Debate - Clau­dia Van­ney*

Pri­me­ra es­ce­na. El gru­po so­cial Ba­rrios de Pie cor­tó los ac­ce­sos a la ciu­dad ha­cien­do ollas po­pu­la­res pa­ra pro­tes­tar con­tra la des­nu­tri­ción en la Ar­gen­ti­na. Ade­más, hay va­rios cor­tes y des­víos por obras pa­ra la nue­va tra­za de la au­to­pis­ta Illia en Bue­nos Ai­res.

En me­dio de to­do eso, Mi­guel quie­re lle­gar a su tra­ba­jo rá­pi­do por­que tie­ne una reunión con su je­fe. Los cor­tes de ca­lles de los gru­pos de pro­tes­ta y los arreglos que ha­ce el Go­bierno de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res lo tra­ban to­dos los días.

Pe­ro ese día es es­pe­cial. Tie­ne que lle­gar en ho­ra. No pue­de fa­llar. Su au­to que­da en me­dio de un cru­ce de ca­lle y un mo­to­ci­clis­ta no pue­de pa­sar.

Em­pie­za a gri­tar­le y Mi­guel se en­fu­re­ce. El mo­to­ci­clis­ta de­ja la mo­to en me­dio de la ca­lle y gol­pea el vi­drio del au­to de Mi­guel. Otros au­to­mo­vi­lis­tas tam­bién ba­jan de sus au­tos.

Lle­ga una mu­jer po­li­cía y co­mien­za a dis­cu­tir con el mo­to­ci­clis­ta pa­ra que si­ga su ca­mino y de­je de in­ter­fe­rir en el trán­si­to.

Mi­guel sien­te de­seos de pe­gar­le a al­guien. Ga­nas de “ma­tar a al­guien”. Bus­ca en su au­to al­gún ele­men­to con­tun­den­te pa­ra pe­gar­le al mo­to­ci­clis­ta, pe­ro se da cuen­ta de lo que es­ta­ba por ha­cer. Él no es un ase­sino. Nun­ca ha si­do una per­so­na vio­len­ta. Se cal­ma y pien­sa en su fa­mi­lia.

Se­gun­da es­ce­na. Elia­na Ro­me­ro en­vió a dos so­bri­nos a bus­car a su hi­jo a la sa­li­da de la es­cue­la por­que ella es­tá em­ba­ra­za­da y es­ta­ba con una pér­di­da.

En el co­le­gio, se negaron a en­tre­gar el chi­co a quie­nes no te­nían una au­to­ri­za­ción for­mal pa­ra ha­cer­lo. Elia­na fue ella mis­ma en­ton­ces al co­le­gio, muy enoja­da. La dis­cu­sión subió de vo­lu­men rá­pi­da­men­te y la mu­jer ca­che­teó a la maes­tra.

El vi­deo que re­gis­tró el he­cho se ex­pan­dió y lle­gó a los no­ti­cie­ros de to­do el país. Es­to o al­gu­na otra co­sa lle­vó a Elia­na a re­fle­xio­nar. “No se lo qui­sie­ron dar por­que te­nía que ir yo, man­do a otro so­brino y tam­po­co se lo qui­sie­ron dar. Ima­gi­na­te có­mo me le­van­té de la ca­ma. Fui, y cuan­do llego la maes­tra se me reía y me di­ce: ‘¿Me es­tás to­man­do el pe­lo vos?’”, con­tó a un ca­nal de te­le­vi­sión un día des­pués del epi­so­dio.

“Yo sé que hi­ce mal, lo re­co­noz­co y pi­do dis­cul­pas, y en su mo­men­to tam­bién fren­te a fren­te voy a pe­dir dis­cul­pas a la maes­tra por mi mal ca­rác­ter y mi mal ha­blar”, di­jo Elia­na.

El ca­so de Mi­guel es fic­ti­cio, pe­ro po­dría ser el de cual­quier ve­cino de Bue­nos Ai­res que via­ja to­dos los días a su tra­ba­jo. El de Elia­na es real. Lo que tie­nen en co­mún es que am­bos cam­bia­ron de ac­ti­tud al re­fle­xio­nar so­bre su pro­pia con­duc­ta. Pe­ro tam­bién gra­cias a que “in­ten­ta­ron leer al otro”. La ca­pa­ci­dad de re­fle­xio­nar so­bre uno mis­mo y so­bre los de­más es un in­di­cio de la uni­dad exis­ten­cial que nos da ser per­so­nas.

En pri­me­ra per­so­na

¿Pe­ro qué es ser per­so­na? Los avan­ces de la neu­ro­cien­cia, por ejem­plo, nos mues­tran con gran de­ta­lle la “geo­gra­fía” de las zo­nas ce­re­bra­les. Pe­ro iden­ti­fi­car la ba­se neu­ral de los es­ta­dos de con­cien­cia ¿es to­do o lo más im­por­tan­te que po­de­mos sa­ber so­bre la per­so­na hu­ma­na?

Las ex­pli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas son ex­pli­ca­cio­nes que pue­den ser com­pro­ba­das em­pí­ri­ca­men­te por dis­tin­tos ob­ser­va­do­res. Los fi­ló­so­fos lla­man a es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca del mé­to­do cien­tí­fi­co “pers­pec­ti­va de ter­ce­ra per­so­na”.

La cien­cia ana­li­za la reali­dad con ob­je­ti­vi­dad, se­pa­ran­do el ob­je­to ba­jo es­tu­dio del su­je­to que lo es­tu­dia.

Pe­ro los es­ta­dos men­ta­les son tam­bién fe­nó­me­nos de pri­me­ra per­so­na, es de­cir, fe­nó­me­nos que só­lo son ac­ce­si­bles al su­je­to en el que se dan. Por es­ta ra­zón, no se pue­de pres­cin­dir del “yo” al ana­li­zar los pro­ce­sos men­ta­les.

El ser hu­mano es mu­cho más que su cuer­po. Tie­ne una exis­ten­cia real pa­ra sí mis­mo y pa­ra las otras per­so­nas con las que co­exis­te. La exis­ten­cia hu­ma­na es­tá mar­ca­da por la ex­pe­rien­cia de ser per­so­na. Con­fir­ma­da en la au­to­rre­fle­xión, en la au­to­con­cien­cia, en la au­to­or­ga­ni­za­ción de una bio­gra­fía in­di­vi­dual, y tam­bién por el in­ten­to que ha­cen los de­más por co­no­cer­nos, por sa­ber cuá­les son nues­tras in­ten­cio­nes, ob­te­nien­do una ima­gen de uni­dad y de con­ti­nui­dad so­bre “al­guien”.

Po­dría­mos de­cir que mien­tras el ce­re­bro es al­go, yo soy al­guien. La per­so­na es ese “al­guien” que tie­ne ce­re­bro, men­te, cuer­po, emo­cio­nes, ideas, et­cé­te­ra. Mi ce­re­bro no soy yo: yo soy al­guien, co­mo Mi­guel y co­mo Elia­na. * Ins­ti­tu­to de Fi­lo­so­fía, Uni­ver­si­dad Aus­tral. Di­rec­to­ra del pro­yec­to “El ce­re­bro y la per­so­na”.

(RADIOLOGY.COM)

Ce­re­bro hu­mano. Los neu­ro­cien­tí­fi­cos só­lo han ex­pli­ca­do un por­cen­ta­je mí­ni­mo del más im­por­tan­te de los ór­ga­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.