El­tra­ba­jo IN­VI­SI­BLE

Ta­reas do­més­ti­cas no re­mu­ne­ra­das En gran par­te, la economía de una so­cie­dad se asien­ta en los tra­ba­jos cui­da­do o ta­reas no re­mu­ne­ra­das, en su ma­yo­ría rea­li­za­dos por mu­je Al­gu­nas cla­ves pa­ra en­ten­der có­mo abor­dar­los. ¿In­ter­ven­ción del Es­ta ¿Re­dis­tri­bu­ción

La Voz del Interior - Número Cero - - Vida Laboral En El Hogar -

¿Tra­ba­ja?. “No, soy ama de ca­sa”. Así res­pon­den cuan­do les pre­gun­tan por su ocu­pa­ción la­bo­ral mu­chas mu­je­res que des­de que se le­van­tan has­ta que se van a dor­mir tra­ba­jan ex­clu­si­va­men­te en el sos­te­ni­mien­to del ho­gar: el de­sa­yuno ser­vi­do, las ca­mas ten­di­das, la co­mi­da pre­pa­ra­da, la ca­sa lim­pia, la ro­pa plan­cha­da, los hi­jos con las ta­reas he­chas, co­ci­nar otra vez, des­pués vol­ver a lim­piar y des­pués, si es po­si­ble, dor­mir. Su­ce­de que las amas de ca­sa, es de­cir las mu­je­res de­di­ca­das full ti­me a las ta­reas do­més­ti­cas y de cui­da­do, pa­ra las cuen­tas na­cio­na­les caen en la ca­te­go­ría de inac­ti­vas.

Las ta­reas del ho­gar no son in­he­ren­tes a la con­di­ción de mu­jer, pe­ro cul­tu­ral­men­te se aso­cian a ella. Sí de­fi­nen el sos­te­ni­mien­to de la so­cie­dad pe­ro no ge­ne­ran un va­lor eco­nó­mi­co y por eso es­tán con­te­ni­das en la ca­te­go­ría de inac­ti­vas, co­mo si no fue­ran un fac­tor pro­duc­ti­vo. La eco­no­mis­ta Mer­ce­des D’Ales­san­dro, en su li­bro Economía fe­mi­nis­ta, se pre­gun­ta: “¿Te ima­gi­nás si los hom­bres tra­ba­ja­ran en la fá­bri­ca gra­tis só­lo por­que es lo pro­pio de los hom­bres?”.

“El apor­te eco­nó­mi­co del tra­ba­jo do­més­ti­co en el PBI no se pue­de me­dir mien­tras se con­ta­bi­li­ce co­mo no re­mu­ne­ra­do. Quie­re de­cir que ya el con­cep­to de ama de ca­sa pa­ra las cuen­tas na­cio­na­les re­fle­ja la idea de que lo que pro­du­cen no es re­le­van­te pa­ra la me­di­ción de la pro­duc­ción na­cio­nal. Son co­mo una plan­ta, al­go que es­tá ahí, quie­to, que no pro­du­ce, que no apor­ta, que no ha­ce na­da. El tra­ba­jo que ha­cen es fun­da­men­tal y de­be­ría ser va­lo­ra­do. La for­ma de va­lo­rar­lo en nues­tra so­cie­dad es con un sa­la­rio”, ex­pli­ca D’Ales­san­dro a Nú­me­ro Ce­ro. En Ar­gen­ti­na no exis­ten es­ta­dís­ti­cas ac­tua­les, pe­ro a ni­vel in­ter­na­cio­nal se es­ti­pu­la que el tra­ba­jo do­més­ti­co no re­mu­ne­ra­do im­pac­ta en un 20 por cien­to del PBI.

Uni­das y or­ga­ni­za­das

To­da ama de ca­sa es una tra­ba­ja­do­ra. Y con­se­guir el sa­la­rio que les co­rres­pon­de es una de las deu­das pen­dien­tes del Sin­di­ca­to de Amas de Ca­sa de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na (Sa­cra). Car­men Suá­rez es la pre­si­den­ta de la fi­lial Cór­do­ba y Adel­ma Pon­tes es la se­cre­ta­ria de la co­mi­sión di­rec­ti­va. Ellas di­cen que un ama de ca­sa es la que to­dos los días po­ne en mo­vi­mien­to a la so­cie­dad.

“Lo ideal se­ría que las po­lí­ti­cas so­cia­les pien­sen en el ama de ca­sa. No te­ne­mos suel­do. Cree­mos que la asig­na­ción fa­mi­liar ven­dría a ser só­lo una par­te de la re­mu­ne­ra­ción que le co­rres­pon­de a la mu­jer por cui­dar a sus hi­jos, pe­ro no por las otras ta­reas”, ase­gu­ra Car­men. Ella sos­tie­ne que el Es­ta­do de­be­ría ga­ran­ti­zar esos suel­dos que, de acuer­do con cálcu­los que rea­li­za­ron des­de Sa­cra, eran apro­xi­ma­da­men­te 20 mil pe­sos, has­ta el año pa­sa­do. “Le pu­si­mos un pre­cio, por­que lo que no tie­ne cos­to es co­mo si no tu­vie­ra va­lor, co­mo si no exis­tie­ra”, agre­ga Car­men.

Las lo­cas

Jun­tar las pa­la­bras “mu­je­res” y “sin­di­ca­to” ha­ce 34 años era una locura. Por eso, a las mu­je­res que en 1983 em­pe­za­ron a or­ga­ni­zar reunio­nes en los ba­rrios con el fin de con­so­li­dar el sin­di­ca­to de las amas de ca­sa las lla­ma­ban “las lo­cas”. Ha­cían mo­vi­li­za­cio­nes que exi­gían que su tra­ba­jo fue­ra re­co­no­ci­do co­mo tan digno y va­lo­ra­ble co­mo los de­más. Cuan­do em­pe­za­ron só­lo eran 10.

“Las mu­je­res es­tá­ba­mos muy po­co acos­tum­bra­das a la par­ti­ci­pa­ción. To­do el mun­do di­ce que re­unir­se, ha­blar y lu­char es po­lí­ti­ca. Si pe­lear por los de­re­chos de una tra­ba­ja­do­ra en el ho­gar es ha­cer po­lí­ti­ca, sí ha­ce­mos po­lí­ti­ca”, di­ce Adel­ma.

Al con­se­guir un sa­la­rio po­drían ob­te­ner tam­bién la

ju­bi­la­ción por ser amas de ca­sa y la per­so­ne­ría gre­mial. Aho­ra pue­den ac­ce­der a la ju­bi­la­ción co­mo amas de ca­sa, a tra­vés de la mo­ra­to­ria pre­vi­sio­nal vi­gen­te des­de 2004 que ha­bi­li­ta que tan­to hom­bres co­mo mu­je­res que cum­plan el re­qui­si­to de edad pe­ro no ten­gan apor­tes he­chos pue­dan ju­bi­lar­se mien­tras les ha­cen des­cuen­tos has­ta cu­brir los años de apor­tes co­rres­pon­dien­tes.

Do­ble jor­na­da

En la dé­ca­da de 1960, cuen­ta D’Ales­san­dro, so­la­men­te dos de ca­da 10 mu­je­res tra­ba­ja­ban fue­ra del ho­gar y hoy son sie­te de ca­da 10. Así, al­gu­nas cum­plen do­ble jor­na­da: eli­gen tra­ba­jar fue­ra del ho­gar, pe­ro cuan­do re­gre­san tam­bién de­ben ocu­par­se de las ta­reas do­més­ti­cas y de cui­da­do. La dis­tri­bu­ción de las ta­reas del ho­gar es asi­mé­tri­ca. Con una mano ocu­pa­da en ha­cer la lim­pie­za y la otra mano en pre­pa­rar la co­mi­da, con los ojos pues­tos en los ni­ños, con la ca­be­za pues­ta en lo que que­da por ha­cer el res­to del día, así sa­len a tra­ba­jar mu­chas mu­je­res y lo úni­co que con­si­guen son em­pleos pre­ca­ri­za­dos. La pre­ca­ri­za­ción es una mal lla­ma­da so­lu­ción pa­ra aque­llas mu­je­res que ne­ce­si­tan jor­na­das de tra­ba­jo cor­tas o fle­xi­bles que sean com­pa­ti­bles con las ta­reas do­més­ti­cas y de cui­da­do.

“Las mu­je­res en­tra­ron al mer­ca­do la­bo­ral car­gán­do­se las ta­reas del ho­gar tam­bién por­que no pu­die­ron de­jar­las de la­do, y la úni­ca ayu­da que po­de­mos de­cir que re­ci­bie­ron in­tere­san­te es la de los elec­tro­do­més­ti­cos, por­que el hom­bre, si bien em­pe­zó a au­men­tar su par­ti­ci­pa­ción en las ta­reas del ho­gar, no lo hi­zo al mis­mo rit­mo res­pec­to del rit­mo de in­gre­so de las mu­je­res al mer­ca­do la­bo­ral. Ve­ni­mos arras­tran­do una di­vi­sión del tra­ba­jo ha­cia el in­te­rior de las fa­mi­lias que tie­ne que ver con otra for­mu­la­ción de las re­la­cio­nes so­cia­les y pro­duc­ti­vas, que tie­nen que ver con otro ti­po de so­cie­dad. Y hoy esa so­cie­dad ya no exis­te, con lo cual po­dría­mos plan­tear­nos la po­si­bi­li­dad de trans­for­mar la dis­tri­bu­ción de las ta­reas al in­te­rior de los ho­ga­res”, ex­pli­ca D’Ales­san­dro.

El 76 por cien­to de los tra­ba­jos no re­mu­ne­ra­dos son rea­li­za­dos por las mu­je­res, se­gún una en­cues­ta rea­li­za­da en 2013 por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Cen­sos (In­dec). Nue­ve de ca­da 10 mu­je­res rea­li­zan las ta­reas do­més­ti­cas, mien­tras que cua­tro de ca­da 10 va­ro­nes no rea­li­zan nin­gu­na, aun­que es­tén des­em­plea­dos. Las mu­je­res des­ti­nan un pro­me­dio de 6,4 ho­ras dia­rias a esas ac­ti­vi­da­des y los va­ro­nes, 3,4. De allí se des­pren­de que hay una bre­cha sa­la­rial que vuel­ve a las mu­je­res más po­bres que a los va­ro­nes: por­que tra­ba­jan tres ho­ras dia­rias más por día, gra­tis.

“An­tes ha­bía tabú con las ta­reas del ho­gar. Si un va­rón rea­li­za­ba al­gu­na lo til­da­ban de fe­me­nino, y no es ver­dad. Hay que en­se­ñar­les a los hi­jos que así co­mo apor­ta­mos al ho­gar con nues­tro tra­ba­jo, ellos tam­bién de­ben ha­cer­lo con las ta­reas do­més­ti­cas. No lo vuel­ve fe­me­nino por­que las ta­reas del ho­gar no só­lo les co­rres­pon­den a las mu­je­res”, di­ce Adel­ma.

Si bien hay un cre­ci­mien­to en la in­cor­po­ra­ción de mu­je­res al mer­ca­do de tra­ba­jo glo­bal, tam­bién es cier­to que el pro­ce­so es­tá da­do en con­di­cio­nes de pre­ca­ri­za­ción. Las es­ta­dís­ti­cas en Ar­gen­ti­na mues­tran que cin­co de ca­da 10 mu­je­res con hi­jos tra­ba­jan de ma­ne­ra pre­ca­ri­za­da, lo que se tra­du­ce en la au­sen­cia de los de­re­chos bá­si­cos re­co­no­ci­dos a tra­vés de las le­yes la­bo­ra­les y en dis­pa­ri­dad con el tra­ba­jo fue­ra del ho­gar. En las fa­mi­lias con más de dos hi­jos, la bre­cha al­can­za has­ta un 33 por cien­to. El creciente em­po­bre­ci­mien­to ma­te­rial de las mu­je­res, el em­peo­ra­mien­to de sus con­di­cio­nes de vi­da y la vul­ne­ra­ción de sus de­re­chos fun­da­men­ta­les con­so­li­dan la fe­mi­ni­za­ción de la po­bre­za.

La trans­for­ma­ción cul­tu­ral es una so­lu­ción a lar­go pla­zo. En la in­me­dia­tez, ac­ce­der al mer­ca­do la­bo­ral es di­fí­cil pa­ra las mu­je­res y la fal­ta de au­to­no­mía eco­nó­mi­ca es­tá re­la­cio­na­da con la vio­len­cia de gé­ne­ro: que­dan cau­ti­vas en el ho­gar. La so­ció­lo­ga es­pa­ño­la Ma­ría Án­ge­les Du­rán es una es­pe­cia­lis­ta en “economía del cui­da­do” y ex­pli­ca que es im­po­si­ble avan­zar ha­cia la igual­dad de gé­ne­ros sin an­tes dar res­pues­ta a las vio­len­cias co­ti­dia­nas que su­fren las mu­je­res por la in­vi­si­bi­li­za­ción del tra­ba­jo do­més­ti­co no re­mu­ne­ra­do. Y ase­gu­ra: “No hay nin­gún sis­te­ma ideo­ló­gi­co que pue­da fun­cio­nar si no tie­ne un co­rre­la­to eco­nó­mi­co”.

To­dos los tra­ba­jos no re­mu­ne­ra­dos im­pli­can un gas­to de tiem­po. La so­ció­lo­ga es­pa­ño­la Ma­ría Án­ge­les Du­rán es la au­to­ra del li­bro El va­lor del tiem­po. ¿Cuán­tas ho­ras te fal­tan al día? Ha si­do pre­si­den­ta de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de So­cio­lo­gía, tam­bién fun­da­do­ra y di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios de la Mu­jer de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid y de la Cá­te­dra Unes­co “Po­lí­ti­cas de Igual­dad”. Tie­ne in­nu­me­ra­bles pu­bli­ca­cio­nes e in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre mu­jer, economía y em­pleo del tiem­po.

Ella di­ce que un ama de ca­sa es, so­bre to­do, “una ges­to­ra”, por­que le co­rres­pon­de la ad­mi­nis­tra­ción de una par­te muy sus­tan­ti­va tan­to del pa­tri­mo­nio co­mo de la ren­ta de los ho­ga­res y, por en­de, de la ren­ta na­cio­nal. Pe­ro lo más im­por­tan­te es que ges­tio­na los re­cur­sos no mo­ne­ta­rios y gran par­te de los afec­tos y del ca­pi­tal sim­bó­li­co de las fa­mi­lias.

–¿De qué ha­bla­mos cuan­do de­ci­mos “economía del cui­da­do”?

–Es com­ple­jo, pri­me­ro te­ne­mos que po­ner­nos de acuer­do cuan­do ha­bla­mos de economía. La ma­yor par­te de los in­for­mes eco­nó­mi­cos se ol­vi­dan de tres fór­mu­las de pro­duc­ción que son esen­cia­les y na­da más es­tán ha­blan­do del mer­ca­do. Co­exis­ten si­mul­tá­nea­men­te cua­tro sis­te­mas de pro­duc­ción: la economía de mer­ca­do; la economía pú­bli­ca en­car­ga­da de con­ce­der ser­vi­cios; la economía del vo­lun­ta­ria­do, re­gi­da por cri­te­rios de so­li­da­ri­dad; y la economía de las fa­mi­lias, en la que el ele­men­to más im­por­tan­te es la do­na­ción o in­ter­cam­bio no mo­ne­ti­za­do den­tro de los miem­bros de la fa­mi­lia. Las fa­mi­lias y los ho­ga­res son uni­da­des de pro­duc­ción y lo fun­da­men­tal es la di­vi­sión del tra­ba­jo den­tro de esa uni­dad en­tre hom­bres, mu­je­res y ge­ne­ra­cio­nes. No se en­tien­de una economía real si se ha­bla de economía de mer­ca­do. Só­lo es una par­te, que a ve­ces ni si­quie­ra re­pre­sen­ta la mi­tad de la ri­que­za o de la pro­duc­ción de esa so­cie­dad.

–¿El ca­pi­ta­lis­mo con­cen­tra su aten­ción en la economía de mer­ca­do y de­ja de la­do otras?

–Exac­ta­men­te, no las tie­ne muy en cuen­ta. En con­cre­to, la economía de la pro­duc­ción den­tro de los ho­ga­res apa­re­ce co­mo ab­so­lu­ta­men­te fle­xi­ble y con­si­de­ra que no tie­ne cos­tes. Tam­po­co se pre­gun­ta quién pa­ga los cos­tes de la economía de las fa­mi­lias que

evi­den­te­men­te son las mu­je­res por­que se ha­cen car­go de la in­men­sa ma­yo­ría del tra­ba­jo que se pro­du­ce den­tro de los ho­ga­res.

–¿Por qué las mu­je­res, en su ma­yo­ría, se ha­cen car­go de las ta­reas del ho­gar?

–Po­dría­mos dar ra­zo­nes de tres ti­pos: una his­tó­ri­ca, por­que así se hi­zo siem­pre y hay iner­cia de épo­cas an­te­rio­res. Otra es una in­ter­pre­ta­ción que a ve­ces se lle­va ab­so­lu­ta­men­te al ab­sur­do, que es de cor­te na­tu­ra­lis­ta o bio­ló­gi­co: co­mo las mu­je­res por bio­lo­gía son las que que­dan em­ba­ra­za­das y las que van a dar a luz, lue­go de la ges­ta­ción y el ama­man­ta­mien­to tie­nen que en­car­gar­se de to­do lo que tie­ne que ver con la re­pro­duc­ción o crian­za, pe­ro esa in­ter­pre­ta­ción no tie­ne mu­cho sen­ti­do en la ac­tua­li­dad. Y hay una ter­ce­ra ra­zón, que po­dría­mos lla­mar­la po­lí­ti­ca, que es el sis­te­ma pa­triar­cal. No hay una pre­fe­ren­cia pa­ra ha­cer­se car­go de las ta­reas del ho­gar, hay una coac­ción so­cial. Aho­ra, que lo ha­gan por­que quie­ren o que lo ha­gan por­que han si­do edu­ca­das pa­ra ello y tie­nen mu­chas di­fi­cul­ta­des pa­ra apar­tar­se del pa­pel que les asig­na­ron, eso cam­bia las co­sas. Cam­bio y fue­ra –¿Có­mo apar­tar­se de los ro­les asig­na­dos?

–Es muy di­fí­cil rom­per las nor­mas so­cia­les, por eso vuel­vo a lla­mar la aten­ción so­bre la es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca. Lo que se es­tá des­cu­brien­do es que el tra­ba­jo do­més­ti­co no re­mu­ne­ra­do es un in­men­so sec­tor eco­nó­mi­co que no pue­de de­jar de pro­du­cir. Si de­ja­mos de pro­du­cir, es de­cir, si de­ja­mos de ocu­par­nos del cui­da­do, se nos mo­ri­rían los ni­ños y los an­cia­nos, o los hom­bres que es­tán des­li­ga­dos de to­do ello qui­zás no lle­ga­rían a tiem­po a sus em­pleos. No se pue­de pres­cin­dir de un sis­te­ma del que de­pen­de la per­ma­nen­cia de una co­mu­ni­dad en­te­ra. ¿Có­mo ha­cer­lo? ¿Lo tras­la­da­mos al mer­ca­do? ¿Lo tras­la­da­mos a la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca? ¿Lo con­ver­ti­mos en vo­lun­ta­ria­do? ¿O ha­ce­mos una re­dis­tri­bu­ción de pa­pe­les? Son es­tra­te­gias dis­tin­tas. En tan­to vi­va­mos en eco­no­mías fuer­te­men­te ca­pi­ta­lis­tas, hay que tras­la­dar al mer­ca­do de mo­do efi­cien­te, lo que quie­re de­cir que to­do el mun­do pue­de ac­ce­der a ellos.

So­bre los in­ten­tos de re­gu­la­ri­za­ción del tra­ba­jo de cui­da­do, a tra­vés de la in­ter­ven­ción del Es­ta­do, la so­ció­lo­ga ana­li­za: “A ve­ces tie­nen éxi­to y otras ve­ces no sir­ve de na­da por­que el Es­ta­do só­lo cam­bia lo que pue­de, no lo que quie­re. Mu­chas ve­ces la re­sis­ten­cia so­cial es tan fuer­te que, aun­que el Es­ta­do le­gis­le, da igual lo que le­gis­le, sim­ple­men­te no se

lle­va a la prác­ti­ca. La es­truc­tu­ra es muy re­sis­ten­te”.

–¿Có­mo vi­si­bi­li­zar las ta­reas do­més­ti­cas que no es­tán re­co­no­ci­das a ni­vel so­cial?

–Lo pri­me­ro es co­no­cer­lo. Lo se­gun­do es con­cien­ti­zar­lo. Lo ter­ce­ro es de­nun­ciar­lo. Y lo cuar­to es re­dis­tri­buir­lo. Co­mo lo que he­mos da­do por na­tu­ral era in­vi­si­ble, se su­po­nía que era gra­tui­to y que era inago­ta­ble. Hay que me­dir­lo pa­ra ver có­mo apa­re­ce, quién lo pro­vee, du­ran­te cuán­to tiem­po, y en­se­gui­da, una vez que de­mues­tras que exis­te, pue­des pen­sar en la re­dis­tri­bu­ción. Hay que crear es­pa­cios o ser­vi­cios pa­ra que ellas (las amas de ca­sa) ten­gan tiem­po pa­ra sí. ¿Có­mo van a ir a al­gún la­do si lo pri­me­ro que re­quie­ren es tiem­po? Así no hay opor­tu­ni­dad real de que cam­bien de pers­pec­ti­va o de que re­cla­men por sus de­re­chos.

Y so­bre el fi­nal, al re­fe­rir­se a otras de­sigual­da­des de gé­ne­ro, di­ce: “A mí me in­tere­sa la pe­que­ña vio­len­cia: el no-ac­ce­so al tra­ba­jo. Mien­tras no ha­ya con­di­cio­nes es­truc­tu­ra­les en las que las mu­je­res tie­nen po­si­bi­li­dad de ac­ce­so pleno a to­da la es­truc­tu­ra, no po­de­mos avan­zar. Es más fá­cil que se te re­vuel­va el co­ra­zón cuan­do ves un ase­si­na­to que cuan­do ves a una mu­jer que sim­ple­men­te no tie­ne tiem­po pa­ra sí”.

Ma­ría Án­ge­les Du­rán. Es au­to­ra del li­bro “El va­lor del tiem­po. ¿Cuán­tas ho­ras te fal­tan al día?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.