“Que­ría reivin­di­car los tex­tos de au­to­ayu­da y el pa­pel de los snobs” Da­niel Mo­li­na

En su pri­mer li­bro, el pe­rio­dis­ta y es­cri­tor se arries­ga en di­ver­sos te­mas: des­de la fi­lo­so­fía clá­si­ca has­ta los nue­vos me­dios, las re­des so­cia­les y el fu­tu­ro de la crí­ti­ca cul­tu­ral.

La Voz del Interior - Número Cero - - Entrevista - Gus­ta­vo Pa­blos gpa­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Des­pués de más de tres dé­ca­das de ha­cer pe­rio­dis­mo y crí­ti­ca cul­tu­ral, Da­niel Mo­li­na aca­ba de sa­car su pri­mer li­bro. Y la apues­ta se la to­mó muy en se­rio, ya que de­ci­dió pu­bli­car uno en el que, por un la­do, en las pri­me­ra pá­gi­nas se re­fie­re a su his­tó­ri­ca ne­ga­ti­va a reu­nir sus tex­tos en li­bro; pe­ro, por el otro, al avan­zar en su lec­tu­ra, po­de­mos com­pro­bar que no se pri­va de ca­si nin­gún te­ma en los que in­cur­sio­nó du­ran­te más de tres dé­ca­das.

“El li­bro fue pen­sa­do co­mo un tex­to del si­glo 21: abier­to a mu­chas lec­tu­ras y po­si­bi­li­da­des. No que­ría es­cri­bir un li­bro ce­rra­do, que co­mien­za, se desa­rro­lla y con­clu­ye –se­ña­la Mo­li­na–. Creo que ese con­cep­to fun­cio­nó per­fec­to du­ran­te 500 años, pe­ro la apa­ri­ción de in­ter­net ter­mi­nó con esa for­ma de leer, li­neal, de co­mien­zo a fin. Aho­ra no lee­mos así, sino que co­nec­ta­mos frag­men­tos de dis­tin­to ti­po, des­de un au­dio a un vi­deo. Por eso mi li­bro es y ya no es un li­bro”.

Así, ca­da uno de los ca­pí­tu­los cu­bre, en un re­gis­tro ameno pe­ro tam­bién pro­vo­ca­dor (y que os­ci­la en­tre el en­sa­yo, la con­fe­sión, la me­mo­ria in­te­lec­tual y vi­tal), un mo­sai­co de in­tere­ses muy am­plio: des­de los mo­dos de vi­da en la an­ti­güe­dad clá­si­ca has­ta el com­ple­jo y múltiple paisaje so­cial y cul­tu­ral con­tem­po­rá­neo, pa­san­do por Twit­ter co­mo el “ce­re­bro co­ lec­ti­vo” del pre­sen­te, el ci­nis­mo co­mo un ve­neno que co­rroe to­do, el ci­ne de Spiel­berg, la cri­sis del li­bro, el desafío de pen­sar con­tra uno mis­mo y la im­po­si­bi­li­dad de que­rer afin­car­se en cer­te­zas que han de­ja­do de ser­lo.

Ade­más, tam­bién se re­fie­re a su con­vic­ción de la iden­ti­dad co­mo una cár­cel, da con­se­jos so­bre la bue­na vi­da y se­ña­la la ne­ce­si­dad de en­con­trar en las cri­sis la opor­tu­ni­dad de pa­sar a al­go di­fe­ren­te. Y to­das es­tas re­fle­xio­nes es­tán en­mar­ca­das en lo que ha si­do y es su ex­pe­rien­cia vi­tal e in­te­lec­tual en di­ver­sos pe­río­dos: su pa­sión por la fi­lo­so­fía, sus lec­tu­ras de Jor­ge Luis Bor­ges y de Ma­nuel Puig, la dé­ca­da que pa­só en la cár­cel co­mo pre­so po­lí­ti­co, su desem­pe­ño co­mo pe­rio­dis­ta y edi­tor en di­ver­sos me­dios grá­fi­cos, la con­duc­ción de pro­gra­mas de te­le­vi­sión de con­te­ni­do so­cial y cul­tu­ral, y su tra­ba­jo co­mo ges­tor cul­tu­ral.

Po­li­ni­za­do­res –Con las dos pa­la­bras cla­ve, “au­to­ayu­da” y “snobs”, el li­bro ejer­ci­ta cier­ta reivin­di­ca­ción tan­to del gé­ne­ro editorial co­mo de esas per­so­nas…

–Tan­to la idea de au­to­ayu­da co­mo la de snob tie­nen ma­la pren­sa. Se las con­si­de­ran me­no­res. Yo que­ría reivin­di­car los tex­tos de au­to­ayu­da (al­gu­nos son ge­nia­les, mu­chos son bue­nos y mu­chí­si­mos, ma­los, co­mo pa­sa en to­dos los gé­ne­ros) y tam­bién el pa­pel de los snobs en la di­fu­sión de lo me­jor de la cul­tu­ra. Sin ellos, el am­plio pú­bli­co no co­no­ce­ría la ma­yo­ría de las gran­des obras de ar­te. El snob es el po­li­ni­za­dor de la cul­tu­ra. Son co­mo las abe­jas, di­fun­den el po­len de la cul­tu­ra por to­das par­tes.

–En un pa­sa­je del li­bro, de­cís que Twit­ter te en­se­ñó a pen­sar co­mo se pien­sa hoy y que es co­mo el ce­re­bro del pre­sen­te.

–No exis­te nin­gu­na red so­cial tan de­mo­crá­ti­ca y, a la vez, que exi­ja tan­to so­bre có­mo y qué uno de­be co­mu­ni­car. En Twit­ter pen­sa­mos en con­jun­to y en el ac­to. En Twit­ter pu­de co­mu­ni­car­me, de ma­ne­ra ho­ri­zon­tal, con gen­te de to­da idea po­lí­ti­ca, cul­tu­ral e, in­clu­so, con ge­nios de la cien­cia y del ar­te que me res­pon­die­ron los men­sa­jes y en­ta­bla­mos amis­tad.

Fue­ra de di­co­to­mías

En va­rios ca­pí­tu­los re­fle­xio­na so­bre el he­cho de que la gen­te no es­tá edu­ca­da pa­ra la com­ple­ji­dad, que les cues­ta ver el ma­tiz, sa­lir­se de la di­co­to­mía blan­co o ne­gro, y que las re­des so­cia­les, prin­ci­pal­men­te Twit­ter, con­tri­bu­yen a acen­tuar las po­si­cio­nes an­ta­gó­ni­cas, co­mo se pue­de ver en la po­lí­ti­ca. Fren­te a eso, su pro­pues­ta con­sis­te en se­ña­lar lo si­guien­te: “Acá hay un pro­ble­ma nue­vo (o una nue­va for­ma de ver es­te vie­jo pro­ble­ma) y po­de­mos pen­sar­lo jun­tos; te in­vi­to”.

–So­lés ser cri­ti­ca­do por­que tus in­ter­ven­cio­nes en las re­des (que re­pli­cás en al­gu­nos frag­men­tos del li­bro) re­la­ti­vi­zan las cri­sis del pre­sen­te en fun­ción de una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca am­plia, a ve­ces con­tras­tan­do con lo que su­ce­día ha­ce dos o tres si­glos, o in­clu­so más…

–Si uno tie­ne sen­si­bi­li­dad his­tó­ri­ca, ve cla­ra­men­te que el mun­do siem­pre me­jo­ra. La ma­yo­ría es­tá en­ce­rra­da en agu­je­ros del pre­sen­te, ge­ne­ral­men­te los chis­mes, las mal­da­des, to­do lo in­sus­tan­cial que ma­ña­na ya no re­cor­da­rá, pe­ro que hoy la ha­ce in­dig­nar. A un rit­mo len­to y, qui­zá, no tan­to co­mo nos gus­ta­ría, ni de la mis­ma ma­ne­ra en to­das par­tes, pe­ro siem­pre me­jo­ra. Si com­pa­ra­mos las ci­fras de po­bre­za, mor­ta­li­dad in­fan­til, edu­ca­ción, et­cé­te­ra, ca­da 30 o 50 años to­das, pe­ro to­das, me­jo­ran. En 1817, el 94 por cien­to de la hu­ma­ni­dad era po­bre o mi­se­ra­ble (es de­cir, no lo­gra­ba co­mer to­dos los días). En 2017, la gen­te que no lo­gra co­mer to­dos los días ba­jó al 9 por cien­to. Es una me­jo­ra in­men­sa.

–¿Có­mo ima­gi­nás el fu­tu­ro de la crí­ti­ca cul­tu­ral en épo­cas de re­des so­cia­les?

–No lo sé. No sé si ha­brá crí­ti­ca cul­tu­ral en el fu­tu­ro. La crí­ti­ca ne­ce­si­ta un es­pa­cio im­por­tan­te, un tiem­po lar­go, una du­ra­ción y una ca­pa­ci­dad de aná­li­sis que la ins­tan­ta­nei­dad, la ra­pi­dez y el es­ca­so es­pa­cio que hay en las re­des so­cia­les no creo que pue­dan es­ti­mu­lar. No sé tam­po­co si va­le la pe­na sal­var la crí­ti­ca cul­tu­ral. De to­das ma­ne­ras, la cul­tu­ra avan­za más allá de nues­tro de­seo y ac­cio­nar in­di­vi­dual. Ca­da épo­ca va ge­ne­ran­do sus pro­duc­tos cul­tu­ra­les, sus lec­tu­ras y trans­for­man­do, a su ma­ne­ra, el mun­do.

Au­to­ayu­da pa­ra snobs. Diá­lo­gos en una ca­fe­te­ría mo­der­na Da­niel Mo­li­na Editorial Pai­dós 304 pá­gi­nas 2017

(GENTILEZA CLA­RÍN)

Da­niel Mo­li­na. El au­tor no sa­be si ha­brá crí­ti­ca cul­tu­ral en el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.