Ca­ra a ca­ra con las le­yen­das

La Voz del Interior - Número Cero - - Reseñas - Jo­sé Heinz [email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La ta­pa del li­bro in­vi­ta a la es­pe­cu­la­ción: una Stra­to­cas­ter se fu­sio­na con un es­que­le­to y des­pi­de pe­que­ñas lí­neas de pun­tos que fi­na­li­zan con gran­des nom­bres de la mú­si­ca po­pu­lar. El tí­tu­lo, Có­mo en­tre­vis­tar a una es­tre­lla de rock y no mo­rir en el in­ten­to, y el au­tor (Fer­nan­do Gar­cía, quien tra­ba­jó du­ran­te ca­si 20 años en Cla­rín), ha­cen su­po­ner que se tra­ta de una re­co­pi­la­ción de no­tas.

Sin em­bar­go, des­pués de re­co­rrer las pri­me­ras pá­gi­nas, se ve que es mu­cho más que una an­to­lo­gía de en­tre­vis­tas: es un con­jun­to de re­tra­tos de di­fe­ren­tes rocks­tars, pin­ta­dos des­de la pers­pec­ti­va de un cro­nis­ta la­ti­noa­me­ri­cano, muy bien for­ma­do en la ma­te­ria y cons­cien­te de que le to­can vi­vir si­tua­cio­nes más o me­nos irrea­les.

Ya lo ad­vier­te Juan Vi­llo­ro en el pró­lo­go: las en­tre­vis­tas a rockeros son un gé­ne­ro pe­rio­dís­ti­co en sí mis­mo, por­que exi­ge va­rias vir­tu­des pa­ra sa­car­les el má­xi­mo pro­ve­cho, des­de la pa­cien­cia y el co­no­ci­mien­to es­pe­cí­fi­co has­ta un buen es­ta­do fí­si­co. Gar­cía tu­vo es­tos en­cuen­tros en es­ce­na­rios muy di­fe­ren­tes, lo­gró bue­nos tex­tua­les, y así los re­fle­jó en su mo­men­to en el ma­tu­tino por­te­ño. En es­te li­bro, el au­tor re­vi­só esos ar­chi­vos pa­ra re­cons­truir­los y re­con­tex­tua­li­zar­los, con la dis­tan­cia que per­mi­te el tiem­po. En ese ejer­ci­cio re­fle­xi­vo ra­di­ca bue­na par­te del en­can­to de es­te tra­ba­jo.

Los en­cuen­tros mu­chas ve­ces tie­nen lu­gar en un ho­tel de lu­jo, con los tiem­pos per­fec­ta­men­te de­li­mi­ta­dos, pe­ro tam­bién es­tá la habilidad del cro­nis­ta de con­ver­tir ese trá­mi­te en una char­la in­tere­san­te, y eso im­pli­ca a ve­ces rom­per al­gu­nas re­glas. Su en­tre­vis­ta con John Ly­don, por ejem­plo, se da lue­go de en­con­trar­lo en el bar de un cin­co es­tre­llas jun­to al res­to de PiL, su gru­po, y su­mar­se a una ron­da de cer­ve­zas, aun cuan­do el ex-Sex Pis­tols ha­bía di­cho que no da­ría no­tas.

Gar­cía tam­bién re­la­ta su per­se­cu­ción a McCart­ney una vez que lle­ga a Bue­nos Ai­res con su fa­mi­lia, en di­ciem­bre de 1993, o su bús­que­da de Dee Dee Ramone en su exi­lio ar­gen­tino, ocul­to con su no­via en una ca­sa de Ban­fi­eld.

Otras pos­ta­les: Da­vid Bo­wie lo re­ci­be en el ves­tua­rio de un es­ta­dio de fút­bol de San Pa­blo y le re­ve­la el se­cre­to de su per­ma­nen­te con­tem­po­ra­nei­dad; una char­la te­le­fó­ni­ca con Bono mues­tra al lí­der de U2 muy cons­cien­te del lu­gar que ocu­pa en la cul­tu­ra pop; un en­cuen­tro con Paul Stan­ley ha­ce que Gar­cía ra­zo­ne so­bre la im­por­tan­cia de Kiss en la Ar­gen­ti­na de la dic­ta­du­ra; un Ozzy Os­bour­ne aba­ti­do y con­fe­sio­nal ha­bla de sus adic­cio­nes co­mo fan­tas­mas al acecho; un via­je en avión con Bon Jo­vi fun­cio­na co­mo me­tá­fo­ra del lu­gar que la ban­da de hair me­tal ocu­pa en el ima­gi­na­rio roc­ker.

Hay char­las con otros gran­des íco­nos (Lou Reed, Neil Young, los Bee Gees, Phil Co­llins), es­tre­llas de los años 1990 (Da­mon Al­barn y Noel Ga­llag­her) y, ca­si al fi­nal, con la úni­ca pro­ta­go­nis­ta mu­jer, Re­gi­na Spek­tor, una ar­tis­ta sur­gi­da ya en el glo­ba­li­za­do si­glo 21.

Ese re­cor­te tem­po­ral –en­tre 1992 y 2010– es, en sí mis­mo, un re­tra­to de épo­ca: una ma­ne­ra su­til de mos­trar las mu­ta­cio­nes de la in­dus­tria y el pe­rio­dis­mo mu­si­cal. Fer­nan­do Gar­cía trans­for­ma esos en­cuen­tros en agu­das ra­dio­gra­fías li­te­ra­rias: ahí se en­tien­de mu­cho me­jor la por­ta­da, que une el cuer­po de una gui­ta­rra con el de una per­so­na.

Có­mo en­tre­vis­tar a una es­tre­lla de rock y no mo­rir en el in­ten­to Fer­nan­do Gar­cía Editorial Jus 192 pá­gi­nas Re­ve­la­do­ras en­tre­vis­tas a fi­gu­ras co­mo Da­vid Bo­wie, Bono, Lou Reed o Bon Jo­vi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.