Los im­pe­rios con­tra­ata­can

El mun­do asis­te a la rá­pi­da con­fi­gu­ra­ción de un nue­vo es­ce­na­rio en las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. Atrás que­dó el es­que­ma uni­po­lar sur­gi­do tras el des­mem­bra­mien­to de la Unión So­vié­ti­ca, pe­ro aún to­do es­tá por ver­se. ¿Ha­cia dón­de van Trump, Pu­tin, la Unión

La Voz del Interior - Número Cero - - Ideas -

No hay un so­lo día que pa­se sin que la hu­ma­ni­dad es­té ata­da al te­mor de que el ex­tra­va­gan­te lí­der nor­co­reano Kim Jong-un sa­que de las ca­si­llas a Do­nald Trump y sur­ja la peor res­pues­ta ima­gi­na­ble pa­ra la sa­lud del pla­ne­ta.

El ta­ble­ro in­ter­na­cio­nal es de­ma­sia­do com­ple­jo co­mo pa­ra es­tar su­pe­di­ta­do a reacciones es­pas­mó­di­cas del mag­na­te fren­te a las irre­ve­ren­cias del “mu­cha­chi­to nu­clear”, aun­que mu­chos in­di­cios po­nen en du­da el sano jui­cio de los es­tra­te­gas que or­bi­tan en cer­ca­nías de los que se arro­gan el pa­pel de re­gen­tes del mun­do.

Cuan­do la avia­ción nor­te­ame­ri­ca­na lan­zó 59 mi­si­les con­tra una ba­se aé­rea si­ria en abril pa­sa­do, que­dó ins­ta­la­do en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo que el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano or­de­nó esa ope­ra­ción por­que su hi­ja Ivan­ka ha­bía que­da­do “des­tro­za­da” por las imá­ge­nes de la ma­tan­za de mu­je­res y ni­ños con ar­mas quí­mi­cas del ré­gi­men de Bas­har al As­sad (acu­sa­ción que es­te des­min­tió ro­tun­da­men­te).

Al­gu­nos ana­lis­tas pro­cli­ves a las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas in­ter­pre­ta­ron que esa ac­ción mi­li­tar fue una ma­nio­bra de dis­trac­ción an­te las pre­sio­nes del Con­gre­so y de me­dios es­ta­dou­ni­den­ses por los víncu­los del equi­po de Trump y de Ru­sia du­ran­te la úl­ti­ma cam­pa­ña elec­to­ral.

Lo con­cre­to es que esos mi­si­les es­tam­pa­dos con­tra sue­lo si­rio ja­quea­ron el acer­ca­mien­to del ac­tual pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se con su par ru­so, Vla­di­mir Pu­tin, que, se­gún ex­pli­có el pro­pio Trump, fue con­ce­bi­do pa­ra de­rro­tar a un enemi­go co­mún: el te­rro­ris­mo is­lá­mi­co y su ex­pre­sión más san­gui­na­ria, el Isis, asen­ta­do en es­tra­té­gi­cos bas­tio­nes de Si­ria y de Irak.

El au­men­to de las ten­sio­nes di­plo­má­ti­cas en los úl­ti­mos días po­ne en du­da que los la­zos de amis­tad pros­pe­ren, pe­ro Vla­di­mir Pu­tin y sus fun­cio­na­rios aún creen que las co­sas a es­ta al­tu­ra hu­bie­ran si­do peor con Hi­llary Clin­ton en la Ca­sa Blan­ca.

So­cios, pe­ro no tan­to

La ma­yo­ría de los aca­dé­mi­cos y ana­lis­tas in­ter­na­cio­na­les se­ña­la des­de an­tes de la lle­ga­da de Trump el de­bi­li­ta­mien­to de la po­si­ción he­ge­mó­ni­ca de Es­ta­dos Uni­dos, mien­tras se con­so­li­dan otros po­los de po­der.

El de­cli­ve nor­te­ame­ri­cano fue re­co­no­ci­do a me­dia­dos de la dé­ca­da pa­sa­da in­clu­so por ór­ga­nos gu­ber­na­men­ta­les de Was­hing­ton co­mo el Con­se­jo de In­te­li­gen­cia Na­cio­nal, que en el re­por­te Glo­bal Trends 2025 ase­gu­ra que “Es­ta­dos Uni­dos se­gui­rá co­mo el país más po­de­ro­so del mun­do aun­que se­rá me­nos do­mi­nan­te, y se con­ver­ti­rá en un pri­me­ro en­tre igua­les”.

Qui­zás ese ra­zo­na­mien­to si­guió Trump cuan­do, pe­se a la opo­si­ción in­ter­na, de­ci­dió abra­zar­se con Ru­sia pa­ra en­fren­tar los desafíos del ex­plo­si­vo Me­dio Orien­te. Aun­que va­le re­cor­dar que, una se­ma­na an­tes de lle­gar a la pre­si­den­cia, ase­gu­ró que la Alian­za Atlán­ti­ca (Otan) era ob­so­le­ta y des­pués cam­bió drás­ti­ca­men­te de idea, lue­go de or­de­nar el bom­bar­deo con­tra las fuer­zas si­rias.

Con Co­rea en el me­dio

Otro gi­ro co­per­ni­cano del mag­na­te y show­man de­ve­ni­do en pre­si­den­te se pro­du­jo en re­la­ción con Chi­na, el gi­gan­te asiá­ti­co que, se­gún pro­yec­cio­nes del ana­lis­ta Gold­man Sachs, re­em­pla­za­rá a Es­ta­dos Uni­dos co­mo la eco­no­mía más gran­de del mun­do en 2027, lue­go de ha­ber des­ban­ca­do a Ja­pón del se­gun­do lu­gar.

En ma­yo úl­ti­mo, des­pués de ten­sar la re­la­ción to­do lo que pu­do des­de mu­cho an­tes de que asu­mie­ra, el man­da­ta­rio nor­te­ame­ri­cano fir­mó con el pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping, un acuer­do co­mer­cial pa­ra am­pliar los ne­go­cios en­tre las dos na­cio­nes.

Es pro­ba­ble que am­bos ha­yan creí­do lle­var a la prác­ti­ca una de las má­xi­mas que el ge­ne­ral Sun Tzu in­mor­ta­li­zó ha­ce va­rios mi­les de años en El ar­te de la

gue­rra: “Si uti­li­zas al enemi­go pa­ra de­rro­tar al enemi­go, se­rás po­de­ro­so en cual­quier lu­gar adon­de va­yas”.

El cam­bio de ac­ti­tud de Trump ha­cia la po­ten­cia asiá­ti­ca per­mi­tió que los chi­nos abrie­ran las puer­tas a la car­ne de res de Es­ta­dos Uni­dos e im­por­ta­ran su gas na­tu­ral li­cua­do.

A cam­bio, Chi­na vol­ve­rá a ex­por­tar po­llo co­ci­do a los es­ta­dou­ni­den­ses y Was­hing­ton se com­pro­me­te a no dis­cri­mi­nar a los ban­cos de ese país.

Con Co­rea del Nor­te en el me­dio, es­te pa­so no ter­mi­na con las ten­sio­nes pe­ro las amor­ti­gua, en el mar­co de un rá­pi­do des­pla­za­mien­to de po­der des­de Oc­ci­den­te ha­cia Orien­te que pue­de cam­biar brus­ca y ries­go­sa­men­te los ali­nea­mien­tos geo­po­lí­ti­cos y es­tra­té­gi­cos del po­der mun­dial.

“La ines­ta­bi­li­dad de la re­gión Asia-Pa­cí­fi­co po­dría te­ner de­ri­va­cio­nes im­pen­sa­das, mu­cho más crí­ti­cas que la si­tua­ción de Me­dio Orien­te”, ase­gu­ra una pu­bli­ca­ción del Cen­tro de Es­tu­dios pa­ra la De­fen­sa Na­cio­nal (Ce­def) de la Uni­ver­si­dad de Bel­grano, con la di­rec­ción del ex­mi­nis­tro de De­fen­sa Ho­ra­cio Jau­na­re­na.

De ahí la im­por­tan­cia del ca­mi-

no ele­gi­do por Chi­na, “po­ten­cia a la que hoy le in­tere­sa más la com­pe­ten­cia eco­nó­mi­ca con Es­ta­dos Uni­dos que la mi­li­tar, pe­se a que es­tá in­cre­men­tan­do sis­te­má­ti­ca y de­ci­di­da­men­te sus pre­su­pues­tos de de­fen­sa año tras año”, di­ce el mis­mo in­for­me del Ce­def. Vis­to des­de el la­do chino, se­ría al­go así co­mo la apli­ca­ción de otro pro­ver­bio de Sun Tzu: “El su­pre­mo ar­te de la gue­rra es so­me­ter al enemi­go sin lu­char”.

Los neo­im­pe­rios

En un ar­tícu­lo de la Har­vard

In­ter­na­tio­nal Re­view de 2007, el his­to­ria­dor bri­tá­ni­co Niall Fer­gu­son ex­pli­ca que “el es­que­ma de po­der en el mun­do con­tem­po­rá­neo es en gran me­di­da un re­gre­so al mun­do pre­vio a 1914, con im­pe­rios múl­ti­ples que no son ne­ce­sa­ria­men­te ca­pa­ces de ar­mo­ni­zar sus in­tere­ses”.

Otro ana­lis­ta, el po­li­tó­lo­go Jo­sep Co­lo­mer (miem­bro fun­da­dor de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Cien­cia Po­lí­ti­ca), des­cri­be un es­ce­na­rio neo­im­pe­rial in­te­gra­do por Es­ta­dos Uni­dos, por Chi­na, por Eu­ro­pa, por Ja­pón y por Ru­sia, a la par de “la de­cli­na­ción o fra­ca­so de los es­ta­dos so­be­ra­nos y el flo­re­ci­mien­to de cien­tos de pe­que­ñas, in­de­pen­dien­tes o po­lí­ti­ca­men­te au­tó­no­mas co­mu­ni­da­des y na­cio­nes”.

Si se si­gue la teo­ría de los “neo­im­pe­rios”, el de Eu­ro­pa es un ca­so par­ti­cu­lar: se tra­ta de una ma­cro­rre­gión or­ga­ni­za­da en una en­ti­dad co­mo la Unión Eu­ro­pea cu­yos miem­bros lí­de­res, Ale­ma­nia y Fran­cia, ejer­cen un po­der cen­tral.

El gran desafío es que esos dos paí­ses sean ca­pa­ces de man­te­ner el equi­li­brio in­terno, pa­ra evi­tar ten­sio­nes des­es­ta­bi­li­za­do­ras ma­yús­cu­las en to­do el blo­que.

El re­cien­te triun­fo elec­to­ral en Fran­cia del out­si­der Em­ma­nuel Ma­cron tran­qui­li­zó las aguas del Vie­jo Con­ti­nen­te: un re­sul­ta­do fa­vo­ra­ble a la ul­tra­na­cio­na­lis­ta Ma­ri­ne Le Pen hu­bie­ra di­na­mi­ta­do los ci­mien­tos de la ma­cro­rre­gión en un mo­men­to cla­ve.

El jo­ven pre­si­den­te tie­ne la de­li­ca­da mi­sión de ha­cer que sus con­ciu­da­da­nos re­co­bren la con­fian­za en las al­ter­na­ti­vas po­lí­ti­cas afi­nes a la idea del eu­ro­peís­mo, ma­gu­lla­das por las pul­sio­nes con­tra­rias a la in­te­gra­ción que re­pre­sen­tan per­so­na­jes co­mo Le Pen.

El gi­gan­te ger­mano

Ale­ma­nia tie­ne su pro­pio test elec­to­ral el pró­xi­mo 24 de sep­tiem­bre y la Unión Eu­ro­pea tam­bién ne­ce­si­ta que la de­mo­cris­tia­na An­ge­la Mer­kel, pos­tu­la­da pa­ra una nue­va re­elec­ción, sal­ga for­ta­le­ci­da de esa ins­tan­cia pa­ra que no cam­bie el rum­bo.

La di­ri­gen­te ger­ma­na su­po ins­ta­lar a su país co­mo la na­ción rec­to­ra del con­ti­nen­te, pe­ro su fi­gu­ra de­be so­por­tar el pe­so de li­diar con es­pi­no­sos te­mas co­mo la cri­sis del eu­ro, la olea­da de re­fu­gia­dos si­rios so­bre el con­ti­nen­te eu­ro­peo, el “Bre­xit”, el hu­ra­cán Trump y las am­bi­cio­nes ru­sas de res­tau­rar su vie­ja área de in­fluen­cia en Eu­ro­pa del es­te, ex­pre­sa­das con fuer­za en la in­je­ren­cia de Mos­cú so­bre el con­flic­to in­terno de Ucra­nia y la ane­xión de la pe­nín­su­la de Cri­mea.

Mer­kel tam­bién su­fre el ace­cho in­terno de un mo­vi­mien­to xe­nó­fo­bo an­ti­eu­ro­peís­ta, Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia, que en al­gu­nas re­gio­nes del país tie­ne una no­ta­ble as­cen­den­cia en­tre los vo­tan­tes.

Ha­cia afue­ra, su go­bierno in­cre­men­tó en los úl­ti­mos me­ses las ten­sio­nes di­plo­má­ti­cas con Tur­quía an­te la cre­cien­te ten­den­cia au­to­ri­ta­ria del is­la­mis­ta pre- si­den­te Re­cep Tay­yip Er­do­gan, que com­pli­ca las lar­gas ne­go­cia­cio­nes ini­cia­das por An­ka­ra en 2005 pa­ra in­cor­po­rar­se a la Unión Eu­ro­pea.

Si los paí­ses lí­de­res lo­gran sor­tear con re­la­ti­vo éxi­to to­das las ame­na­zas que se cier­nen so­bre su des­tino, Eu­ro­pa con­ti­nua­rá in­te­gran­do el club de los neo­im­pe­rios con al­gu­na ca­pa­ci­dad pa­ra im­po­ner con­di­cio­nes y pa­ra ha­cer res­pe­tar su po­si­ción es­tra­té­gi­ca en el mun­do.

Pe­ro en la ac­tua­li­dad no só­lo pe­san so­bre la ma­cro­rre­gión las ace­chan­zas po­lí­ti­cas, sino tam­bién la pér­di­da de po­der eco­nó­mi­co: dis­tin­tos paí­ses de la cuen­ca del Pa­cí­fi­co, de Amé­ri­ca la­ti­na y de la pro­pia Eu­ro­pa ba­sa­ron su cre­ci­mien­to en las ex­por­ta­cio­nes a Chi­na o de­pen­den de los in­su­mos ener­gé­ti­cos ru­sos, si­tua­ción que los lle­vó a per­der au­tar­quía y a te­ner me­nos for­ta­le­za fren­te a pre­sio­nes ex­ter­nas.

Los­mi­siLes es­tam­pa­dos­con­tra sueLo­si­rio ja­quea­ro­neL acer­ca­mien­to­deL ac­tuaL­pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se­con VLa­di­mir­pu­tin. eL­re­cien­te­triun­fo eLec­to­raLen­fran­cia deL“out­si­der” em­ma­nueL­ma­cron tran­quiLi­zóLas aguas­deLVie­jo con­ti­nen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.