Un mé­to­do de re­pro­duc­ción asis­ti­da de úl­ti­mo re­cur­so

La Voz del Interior - Número Cero - - Debate - Jo­sé Pérez Al­zaa Di­rec­tor mé­di­co de Fe­cun­dart

La ges­ta­ción su­bro­ga­da, ges­ta­ción por sus­ti­tu­ción, su­bro­ga­ción de vien­tre, es una téc­ni­ca de re­pro­duc­ción asis­ti­da. Con­sis­te en que una mu­jer (ma­dre su­bro­ga­da), de co­mún acuer­do con una per­so­na o una pa­re­ja (pa­dres co­mi­sio­na­dos), acep­ta que se le trans­fie­ra a su úte­ro un em­brión (pre­via­men­te ob­te­ni­do por una téc­ni­ca de re­pro­duc­ción asis­ti­da FIV o Ic­si) con el fin de que­dar em­ba­ra­za­da, ges­tar­lo y en­tre­gar el ni­ño a es­ta pa­re­ja o per­so­na.

Es im­por­tan­te acla­rar que en es­ta téc­ni­ca la ma­dre su­bro­ga­da no tie­ne nin­gún víncu­lo ge­né­ti­co con el ni­ño, ya que el em­brión que se le trans­fie­re pro­vie­ne de los pa­dres co­mi­sio­na­dos o de do­nan­tes.

La téc­ni­ca es uti­li­za­da, en­tre otros, en los si­guien­tes ca­sos:

Au­sen­cia de úte­ro, con­gé­ni­ta (sín­dro­me de Ro­ki­tans­qui) o ad­qui­ri­da (qui­rúr­gi­ca).

Al­te­ra­cio­nes ute­ri­nas irre­pa­ra­bles (sín­dro­me de As­her­man) o úte­ros mal­for­ma­dos aso­cia­dos con pér­di­da re­cu­rren­te del em­ba­ra­zo.

In­ca­pa­ci­dad bio­ló­gi­ca pa­ra con­ce­bir o te­ner un hi­jo, co­mo es el ca­so del hom­bre so­lo o la pa­re­ja ho­mo­se­xual mas­cu­li­na.

Se re­co­mien­da que las ma­dres su­bro­ga­das sean me­no­res de 35 años y ha­yan te­ni­do al me­nos un ni­ño. Só­lo se trans­fie­re un em­brión pa­ra evi­tar el em­ba­ra­zo múltiple y los ries­gos li­ga­dos a es­ta si­tua­ción.

En cuan­to a las com­pli­ca­cio­nes pa­ra la ges­tan­te, son igua­les que en aque­llos em­ba­ra­zos ob­te­ni­dos por téc­ni­cas de fer­ti­li­za­ción asis­ti­da, ta­les co­mo abor­to es­pon­tá­neo, em­ba­ra­zo ec­tó­pi­co, tra­ba­jo de par­to pre­ma­tu­ro o com­pli­ca­cio­nes del em­ba­ra­zo co­mo dia­be­tes ges­ta­cio­nal o preeclam­psia.

To­das las par­tes in­vo­lu­cra­das de­ben ser es­tu­dia­das y acom­pa­ña­das psi­co­ló­gi­ca­men­te du­ran­te el pro­ce­so.

El pri­mer ca­so de su­bro­ga­ción se reali­zó en los años 1980 en Es­ta­dos Uni­dos. Des­de en­ton­ces, su gra­do de acep­ta­ción es va­ria­ble y ge­ne­ra am­plias con­tro­ver­sias.

Las dos so­cie­da­des mé­di­cas más im­por­tan­tes en la ma­te­ria la con­si­de­ran una al­ter­na­ti­va le­gí­ti­ma pa­ra la cons­truc­ción de una fa­mi­lia. El con­flic­to lo ge­ne­ra la com­pen­sa­ción a la ma­dre su­bro­ga­da, la cual de­be ser con­si­de­ra­da te­nien­do en cuen­ta la pér­di­da de in­gre­sos de es­ta du­ran­te la ges­ta­ción. Tex­tual­men­te, el co­mi­té de éti­ca de la So­cie­dad Ame­ri­ca­na de Re­pro­duc­ción Asis­ti­da se­ña­la: “Las ges­tan­tes de­ben re­ci­bir una jus­ta y ra­zo­na­ble com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca”. La su­bro­ga­ción no es­tá re­gu­la­da en Ar­gen­ti­na, co­mo en el res­to de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, afri­ca­nos y de Medio Orien­te.

Quie­ro re­cor­dar que la omi­sión del tra­ta­mien­to de es­te te­ma en del nue­vo Có­di­go Ci­vil y Co­mer­cial di­fi­cul­ta la fi­lia­ción de los ni­ños na­ci­dos por es­tas téc­ni­cas de re­pro­duc­ción, téc­ni­ca­men­te fac­ti­bles pa­ra nues­tro equi­po.

Con cier­ta pe­rio­di­ci­dad, re­ci­bi­mos con­sul­tas con in­di­ca­cio­nes de su­bro­ga­ción de pa­cien­tes que cuen­tan con fa­mi­lia­res o ami­gos que se ofre­cen co­mo su­bro­gan­tes. Ve­mos tam­bién una cre­cien­te in­quie­tud de rea­li­zar es­tos tra­ta­mien­tos en el ex­tran­je­ro de­bi­do al va­cío le­gal de nues­tro país.

Con­si­de­ro que la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da es un mé­to­do de re­pro­duc­ción asis­ti­da acep­ta­ble, de úl­ti­mo re­cur­so, con in­di­ca­cio­nes mé­di­cas es­pe­cí­fi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.