Un elec­tro­car­dio­gra­ma del pai­sa­je

La Voz del Interior - Número Cero - - Consumos Culturales - ELOÍ­SA OLI­VA

La ru­ta 9 vie­ja cru­za la pam­pa. La lla­nu­ra se bo­rro­nea a los cos­ta­dos. A es­ta ho­ra, do­min­go a la tar­de, la pa­tria agroex­por­ta­do­ra se con­vier­te en pos­tal bu­có­li­ca. El ho­ri­zon­te se di­fu­mi­na en­tre la tie­rra y el cie­lo, y a ve­ces es cor­ta­do por un mo­lino, un cas­co de es­tan­cia. Sobre la ru­ta se su­ce­den los pue­blos, mu­chos con nom­bres de ori­gen sar­mien­tino. Nom­bres que, más allá de la pre­mi­sa mo­der­ni­za­do­ra, se em­pe­ci­nan en el mes­ti­za­je de la gra­fía in­gle­sa y nues­tra pro­nun­cia­ción: ja­mes­crai, bel­vi­ye, mó­rri­son. Tam­bién Oli­va, Leo­nes, Mar­cos Juá­rez, que es­ca­pa­ron al des­tino del bau­tis­mo exó­ti­co.

En las ter­mi­na­les de óm­ni­bus de ca­da uno de esos pue­blos, a es­ta ho­ra del do­min­go se re­pi­te una es­ce­na: una es­tu­dian­te se sube al co­lec­ti­vo, equi­pa­da con co­mi­da, ro­pa lim­pia; sus pa­dres o abue­los o her­ma­nos más jó­ve­nes la des­pi­den en el an­dén. Allá va, a for­jar­se un fu­tu­ro. Mien­tras tan­to, el pre­sen­te es el via­je, esos co­lec­ti­vos, esa ru­ta, que de tan tran­si­ta­da se ha he­cho par­te de los há­bi­tos del cuer­po.

Ca­ri­na Cag­no­lo, ar­tis­ta, do­cen­te, cu­ra­do­ra, fue una de esas es­tu­dian­tes re­co­rrien­do el ca­mi- no de ida y vuel­ta en­tre la ca­sa fa­mi­liar y la vi­da en la uni­ver­si­dad. Lar­gas ho­ras de te­dio, la lla­nu­ra apa­gán­do­se len­ta­men­te en la ven­ta­ni­lla, mez­clán­do­se con el au­dio de una pe­lí­cu­la de Chuck No­rris en un te­le­vi­sor di­mi­nu­to y sin de­fi­ni­ción.

Así sur­gió una se­rie de di­bu­jos que le to­ma de­li­ca­da­men­te el pul­so al via­je. “Te­nía un pa­pel de arroz ja­po­nés, y uno de mis pa­sa­tiem­pos en el co­lec­ti­vo era ha­cer es­te re­gis­tro to­po­grá­fi­co. Ce­rra­ba los ojos y apo­ya­ba la plu­ma en el pa­pel; esa plu­ma o la­pi­ce­ra se vol­vía el tes­ter del te­rreno: ha­bía sal­tos, fre­na­das, y eso se iba re­gis­tran­do en el tra­zo, co­mo un elec­tro­car­dio­gra­ma del pai­sa­je”.

Ese re­gis­tro to­po­grá­fi­co o di­bu­jo in­vo­lun­ta­rio, con los años, se fue con­vir­tien­do en una y otra ma­ne­ra de evo­car y re­pre­sen­tar esa ru­ta, ese tra­yec­to co­no­ci­do y el pai­sa­je anu­da­do a él, anu­da­do, a su vez, a la pro­pia his­to­ria. Los di­bu­jos fue­ron vec­to­ri­za­dos, vuel­tos a ha­cer en lá­piz, y has­ta se con­vir­tie­ron en un pro­yec­to de pin­tu­ra. Hu­bo una mues­tra, “En­sa­yos del pa­re­ci­do se­cre­to” (2003, Do­cu­men­ta/es­cé­ni­cas), en la que los di­bu­jos dia­lo­ga­ban con fo­tos, y lue­go otras prue­bas de una obra que si­gue aún su de­rro­te­ro, mien­tras va y vuel­ve pa­sean­do una mis­ma in­quie­tud: la po­si­ble ins­crip­ción del pai­sa­je en su re­pre­sen­ta­ción.

Po­drían pen­sar­se es­tos di­bu­jos co­mo la pe­lí­cu­la se­cre­ta de un tra­yec­to. Po­dría pen­sar­se que siem­pre es­ta­mos es­cri­bien­do la pe­lí­cu­la se­cre­ta del tra­yec­to si nos atre­vié­ra­mos a to­mar­le el pul­so, co­mo lo hi­zo Ca­ri­na, vol­vien­do vi­si­ble el tiem­po, el cuer­po del via­je, esa lí­nea que une y se­pa­ra y que tan­tos ha­cen, aho­ra, pa­ra lle­gar a tiem­po a cla­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.