Va­mos de pa­seo... y te ama­man­to en el lac­ta­rio

La ma­ter­ni­dad y sus im­po­si­cio­nes Es un ar­gu­men­to fa­laz que la ley so­bre es­pa­cios es­pe­cí­fi­cos pa­ra ama­man­tar sea ne­ce­sa­ria pa­ra evi­tar la bur­la. El pro­ble­ma es el sis­te­ma pa­triar­cal y el ma­chis­mo.

La Voz del Interior - Número Cero - - Debate - Paula Beau­lieu*

Na­die en su sano jui­cio po­dría dis­cu­tir po­lí­ti­cas y me­di­das que tien­dan a ga­ran­ti­zar el bie­nes­tar de los ciu­da­da­nos y a me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da. De eso se tra­ta lo que sub­ya­ce al con­tra­to so­cial en el que acep­ta­mos vi­vir en un de­ter­mi­na­do or­de­na­mien­to ju­rí­di­co, so­cial, po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co.

Pe­ro, en me­di­das que in­vo­lu­cran te­mas re­la­ti­vos a la ma­ter­ni­dad –co­mo, por ejem­plo, el pro­yec­to de ley de lactarios pre­sen­ta­do en la Le­gis­la­tu­ra por­te­ña–, es ne­ce­sa­rio ana­li­zar dos si­tua­cio­nes.

Por un la­do, la via­bi­li­dad y fac­ti­bi­li­dad que con­lle­va­ría la ins­tru­men­ta­ción del pro­yec­to.

Es­te aná­li­sis su­pon­dría que la con­vic­ción po­lí­ti­ca bus­ca un be­ne­fi­cio so­cial con­cre­to, le­jos de los opor­tu­nis­mos elec­cio­na­rios o los efec­tos mar­ke­ti­ne­ros de im­pac­to efí­me­ro en la opi­nión pú­bli­ca.

El pro­yec­to de ley con­si­de­ra que en lo­ca­les co­mer­cia­les –sean shop­pings, tea­tros, mu­seos o ga­le­rías– con su­per­fi­cie igual o su­pe­rior a dos mil me­tros cua­dra­dos, fun­cio­nen lactarios ex­clu­si­vos pa­ra ma­dres e hi­jos.

¿Qué re­sul­ta­dos ha­brá arro­ja­do el aná­li­sis de la via­bi­li­dad fi­nan­cie­ra y de mer­ca­do, y de la fac­ti­bi­li­dad en tér­mi­nos de re­cur­sos in­vo­lu­cra­dos pa­ra su im­ple­men­ta­ción? ¿Qué ele­men­tos de es­te aná­li­sis jus­ti­fi­can que que­de ex­clui­do el equi­pa­mien­to pú­bli­co, tal y co­mo es­tá plan­tea­do en es­ta me­di­da? ¿Cuá­les son los in­di­ca­do­res que se uti­li­za­rán pa­ra me­dir el fun­cio­na­mien­to de lactarios en re­la­ción con el in­cre­men­to del ama­man­ta­mien­to que la ley bus­ca fo­men­tar?

Va­le la pe­na re­cor­dar que en 2013 fue san­cio­na­da la ley nu­me­ro 26.873 de pro­mo­ción y con­cien­ti­za­ción pú­bli­ca so­bre lac­tan­cia ma­ter­na. La au­to­ri­dad de apli­ca­ción es el Mi­nis­te­rio de Sa­lud de la Na­ción, que de­be coor­di­nar su apli­ca­ción con las au­to­ri­da­des de las pro­vin­cias y de la Ciu­dad Au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res.

El in­ci­so (c) del artículo dos es­ta­ble­ce la “di­fu­sión y ac­ce­si­bi­li­dad a la in­for­ma­ción a los efec­tos de la con­cien­ti­za­ción pú­bli­ca, en es­pe­cial de las mu­je­res em­ba­ra­za­das”; y en el in­ci­so (d) que­da com­pren­di­da la “pro­mo­ción y apo­yo a la crea­ción de cen­tros de lac­tan­cia ma­ter­na y ban­cos de le­che ma­ter­na”.

El artículo cin­co es­ta­ble­ce la for­ma de fi­nan­cia­mien­to: los gas­tos que de­man­da el cum­pli- mien­to de es­ta ley se atien­den en for­ma anual con el pre­su­pues­to ge­ne­ral de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca pa­ra el Mi­nis­te­rio de Sa­lud de la Na­ción.

Es­ta ley de­bía re­gla­men­tar­se en no­viem­bre del mis­mo año en que fue pro­mul­ga­da, es de­cir, 2013. Cu­rio­sa­men­te, re­cién fue re­gla­men­ta­da en ju­lio de 2015, pe­ro más cu­rio­so es que el in­ci­so (c), el artículo dos, el artículo cin­co (fi­nan­cia­mien­to) y el que es­ta­ble­ce la coor­di­na­ción en­tre Na­ción y pro­vin­cias es­tán “sin re­gla­men­tar” en el mis­mo cuer­po del de­cre­to.

En es­tas con­di­cio­nes, la ley es de via­bi­li­dad li­mi­ta­da en su apli­ca­ción, pe­ro, más gra­ve aún, re­pre­sen­ta un atra­so de cua­tro años pa­ra el Es­ta­do en ga­ran­ti­zar y en me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de mi­les de ciu­da­da­nos que hoy es­tán in­gre­san­do en el sis­te­ma es­co­lar y una pér­di­da de tiem­po pa­ra acor­tar la brecha de la inequi­dad so­cial.

Co­rrec­cio­nes

La otra si­tua­ción por ana­li­zar es el im­pac­to so­cial y cul­tu­ral del pro­yec­to.

En tér­mi­nos de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, se tra­ta de ge­ne­rar to­das aque­llas ins­tan­cias pa­ra que ca­da per­so­na pue­da con­si­de­rar la me­jor al­ter­na­ti­va que le per­mi­ta de­ci­dir so­bre la ma­ter­ni­dad y crian­za de los hi­jos, en fun­ción del li­bre al­be­drío, del co­no­ci- mien­to y de la in­for­ma­ción.

Pa­re­ce una ob­vie­dad, pe­ro va­le la pe­na men­cio­nar­lo: las po­lí­ti­cas pú­bli­cas tam­bién de­ben con­si­de­rar es­pe­cial­men­te los me­ca­nis­mos ne­ce­sa­rios pa­ra sor­tear las di­fi­cul­ta­des pro­vo­ca­das por las de­sigual­da­des so­cio­eco­nó­mi­cas que li­mi­tan y has­ta im­pi­den el ac­ce­so a de­ci­dir a im­por­tan­tes sec­to­res so­cia­les, es de­cir, las per­so­nas más po­bres.

Pe­ro si, de mo­do cons­cien­te o in­cons­cien­te, se con­si­de­ra que el su­je­to de es­ta de­ci­sión es­tá in­ca­pa­ci­ta­do pa­ra to­mar­la, y en es­te ca­so es irre­le­van­te su con­di­ción so­cio­eco­nó­mi­ca, pa­re­ce ser ne­ce­sa­rio ma­cha­car so­bre lo que de­be ser mo­ral­men­te co­rrec­to, uti­li­zan­do da­tos que de for­ma bie­nin­ten­cio­na­da pro­veen or­ga­nis­mos su­pra­na­cio­na­les y la voz au­to­ri­za­da de los pro­fe­sio­na­les que, en nom­bre de los avan­ces cien­tí­fi­cos, re­fuer­zan la he­te­ro­nor­ma­ti­vi­dad y los ro­les de gé­ne­ro.

El te­ma de los lactarios en lo­ca­les co­mer­cia­les avan­za mu­chí­si­mo más allá de dic­tar mo­ral­men­te el de­ber del rol ma­terno y, co­mo ejem­plo alec­cio­na­dor, im­pli­ca pa­sar al ac­to: cons­truir jau­las don­de sea­mos no­so­tras mis­mas quie­nes ex­hi­ba­mos a nues­tras pa­res la for­ma co­rrec­ta de ejer­cer nues­tro rol.

Por­que, sea­mos cla­ros, es un ar­gu­men­to fa­laz que es­ta ley es ne­ce­sa­ria pa­ra evi­tar la bur­la, la per­se­cu­ción y la las­ci­via de los hom­bres cuan­do ven a una mu­jer ama­man­tar. Es ne­ce­sa­rio dar vuel­ta el ar­gu­men­to: el pro­ble­ma es el sis­te­ma pa­triar­cal y el ma­chis­mo.

En­ton­ces, ¿cuál se­rá el pro­yec­to de ley ade­cua­do pa­ra avan­zar en el cam­bio cul­tu­ral que ne­ce­si­ta­mos pa­ra vi­vir en una so­cie­dad igua­li­ta­ria e in­clu­si­va? Tal vez, co­mo lo plan­tea la in­te­lec­tual Ca­ro­le Pa­ter­man, las mu­je­res es­tu­vi­mos ex­clui­das del Con­tra­to So­cial de Jean Jac­ques Rous­seau, Tho­mas Hob­bes y otros, y sea el mo­men­to opor­tuno pa­ra re­for­mu­lar­lo.

* Li­cen­cia­da en Co­mu­ni­ca­ción So­cial

EL TEMADE LOS LACTARIOS EN LO­CA­LES CO­MER­CIA­LES AVAN­ZA MU­CHÍ­SI­MO MÁS ALLÁ DEDICTAR MO­RAL MEN­TE EL DE­BER DEL ROL MA­TERNO.

(AP)

Dar la te­ta. En la dis­cu­sión so­bre el ac­to de ama­man­tar se yux­ta­po­nen dis­cur­sos mo­ra­les, po­lí­ti­cos y cien­tí­fi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.