El adiós al iPod

Tec­no­lo­gía y cultura ¿Qué sig­ni­fi­ca en tér­mi­nos sim­bó­li­cos y sen­ti­men­ta­les la des­apa­ri­ción del fa­mo­so ar­te­fac­to in­ven­ta­do por Ap­ple y cu­yo lu­gar hoy ocu­pan los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes?

La Voz del Interior - Número Cero - - Ideas - Ja­vier Fe­rrey­ra jfe­rrey­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Ha­ce un par de se­ma­nas la em­pre­sa Ap­ple anun­ció la dis­con­ti­nui­dad en la fa­bri­ca­ción y ven­ta del iPod, sua­ve eu­fe­mis­mo pa­ra de­cir que el iPod mo­ría irre­me­dia­ble­men­te. El obituario pro­du­jo una cu­rio­sa sen­sa­ción de nos­tal­gia pa­ra to­da una ge­ne­ra­ción.

Pe­ro si ha­ce años que na­die usa el iPod, ya que fue de­vo­ra­do por el ce­lu­lar, ¿por qué en­ton­ces ese re­mor­di­mien­to por la de­fun­ción de es­te ob­je­to? ¿Por qué sen­ti­mos nos­tal­gia por un dis­po­si­ti­vo que apa­re­ció ha­ce ape­nas 16 años?

El anun­cio de Ap­ple no es de na­tu­ra­le­za co­mer­cial o eco­nó­mi­ca. Tie­ne im­pli­can­cias cul­tu­ra­les y sim­bó­li­cas. En­te­rra­do en­tre las no­ti­cias fi­nan­cie­ras, la de­fun­ción del iPod desata un sen­ti­do cul­tu­ral cu­ya muer­te anun­cia­da des­ti­la un sen­si­ble per­fu­me nos­tál­gi­co por una épo­ca ape­nas pa­sa­da.

Cuan­do apa­re­ció en 2001, el iPod era una má­qui­na es­ti­mu­lan­te, hip­no­ti­za­do­ra: mí­ni­mo, sua­ve, bri­llan­te, de lí­neas rec­tas y si­mé­tri­cas, con una rue­da de con­trol y trián­gu­los pe­que­ños de de­mar­ca­ción, con­ju­ga­ba las pro­por­cio­nes geo­mé­tri­cas esen­cia­les del Re­na­ci­mien­to con los ma­te­ria­les ul­tra­mo­der­nos de la ideo­lo­gía téc­ni­ca.

El per­fil ace­ra­do, plás­ti­co y me­tá­li­co al mis­mo tiem­po le da­ba una pre­sen­cia en­can­ta­do­ra. Ca­si del gro­sor de la piel, fun­cio­na­ba co­mo una ex­ten­sión del cuer­po, era trans­por­ta­ble y fur­ti­vo, sen­ci­llo y efi­caz mien­tras ma­ri­da­ba lo rec­to con lo cur­vo, lo re­don­do y lo cuadrado, lo só­li­do y lo vir­tual, la le­ve­dad y la po­ten­cia, lo frá­gil y lo du­ro, lo innovador con lo re­tro (era sin du­da del es­ti­lo Bauhaus de la dé­ca­da de 1930).

Per­mi­tía ar­chi­var mi­les de can­cio­nes y trans­por­tar­las fá­cil­men­te a to­dos la­dos.

Des­de el pun­to de vista fi­nan­cie­ro, el iPod sal­vó de la quie­bra a Ap­ple, sig­ni­fi­có el re­gre­so triun­fal del fun­da­dor desahu­cia­do Ste­ve Jobs y fun­dó la he­ge­mo­nía co­mer­cial y es­té­ti­ca de Ap­ple con es­te apa­ra­ti­to en el que po­cos con­fia­ban.

Lo ex­tra­ño es que su fun­ción no era no­ve­do­sa: re­em­pla­za­ba al walk­man de Sony de los años 1970 y al disc­man de los 1990. Pe­ro el iPod ven­dió 400 mi­llo­nes de apa­ra­tos, cam­bió la mú­si­ca pa­ra siem­pre, se­ña­ló el ca­mino de la con­ver­gen­cia compu­tacio­nal in­te­gral y mu­si­ca­li­zó las ca­rre­ras de de­por­tis­tas, via­jes en co­lec­ti­vo, fies­tas com­par­ti­das y so­li­ta­rios oyen­tes.

En el mun­do en el que se im­po­nía Naps­ter y la co­di­fi­ca­ción mp3, el iPod bá­si­ca­men­te re­pro­du­cía mú­si­ca, pe­ro con una ca­rac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal: per­mi­tía ele­gir y se­lec­cio­nar­la se­gún cri­te­rios in­di­vi­dua­les que pa­sa­ban no por el ál­bum sino por el pla­cer.

Es de­cir, de­rro­ta­ba la ti­ra­nía se­cuen­cial del ál­bum e im­pul­sa­ba el do­mi­nio del usua­rio, que po­día se­lec­cio­nar te­mas, or­de­nar lis­tas, com­bi­nar ál­bu­mes dis­tin­tos, mez­clar au­to­res, es­ti­los, épo­cas, ar­mar car­pe­tas se­gún los es­ta­dos de áni­mo, las ne­ce­si­da­des o los de­seos.

El usua­rio sen­tía de pron­to la li­ber­tad y el do­mi­nio pu­ro de ha­cer lo que que­ría y que­dar­se só­lo con lo que le gus­ta­ba, a ve­ces in­clu­so el frag­men­to de un te­ma re­pe­ti­do una y otra vez: mez­clar Mo­zart con The Stro­kes, Brahms con los Chi­li Pep­pers y Col­tra­ne con cum­bia. El usua­rio co­mo de­miur­go de lo es­cu­cha­ble, el fac­tor om­ní­vo­ro pre­va­le­ció so­bre to­do: es­te pe­que­ño de­ta­lle cam­bió la mú­si­ca pa­ra siem­pre.

Be­lle­za e in­ter­co­nec­ti­vi­dad

El otro as­pec­to innovador del iPod es que era un ob­je­to cu­ya be­lle­za su­pe­ra­ba la fun­cio­na­li­dad. Ade­más em­pe­zó a mos­trar al­gu­nas aris­tas in­sos­pe­cha­das.

Se­gún el filósofo de la tec­no­lo­gía Gil­bert Si­mon­don, la im­por­tan­cia de la má­qui­na ra­di­ca no en su per­fec­ción, sino en su im­pre­vi­si­bi­li­dad: la má­qui­na no tie­ne que ser­vir só­lo pa­ra lo que fue crea­da, sino mos­trar ap­ti­tu­des im­pre­vis­tas.

Y el iPod desa­rro­lló ca­pa­ci­da­des no­ve­do­sas que so­bre­pa­sa­ban las ope­ra­cio­nes pa­ra las que fue crea­do. Se pue­de de­cir que fue el pri­mer ob­je­to ma­si­vo en el cual se pre­sen­ta la in­ter­co­nec­ti­vi­dad y la con­ver­gen­cia de dis­po­si­ti­vos, por­que se po­día co­nec­tar a la PC, te­nía alar­ma, re­loj, cua­derno de no­tas, agenda, li­bros de au­dio, car­pe­tas, fotos y un par de jue­gos sen­ci­llos.

Tal vez la in­no­va­ción ma­yor fue la alian­za con Ni­ke que im­pu­so un nuevo mo­de­lo de de­por­ti­vi­dad po­pu­lar ra­di­cal­men­te di­fe­ren­te.

Con el dis­po­si­ti­vo que ofre­cía Ni­ke pa­ra sus za­pa­ti­llas (aun­que se po­dían adap­tar a cual­quier cal­za­do) co­mien­za una nue­va épo­ca de co­rre­do­res so­li­ta­rios acom­pa­ña­dos por una au­to­se­lec­ción mu­si­cal, que ade­más per­mi­tía (y exi­gía) el con­trol de­por­ti­vo so­bre uno mis­mo, por­que al mis­mo tiem­po que el dis­po­si­ti­vo con­tro­la­ba el cum­pli­mien­to de las me­tas (ki­ló­me­tros, ca­lo­rías, acu­mu­la­ción men­sual, etc.) es­ti­mu­la­ba el al­can­ce de nue­vos desafíos y fe­li­ci­ta­ba por el cum­pli­mien­to: un pan­óp­ti­co de­por­ti­vo en un pe­que­ño y amis­to­so apa­ra­to.

Sin dar­nos cuen­ta, los usua­rios del iPod es­tá­ba­mos asis­tien­do a los pri­me­ros pa­sos de la so­cie­dad de ami­gos vir­tua­les: an­tes que My Spa­ce o Facebook, el iPod su­ge­ría ha­cer ami­gos que, ya sea por gus­tos mu­si­ca­les, ya sea por per­for­man­ce de­por­ti­va, te­nían una si­mi­li­tud. Na­cía la so­cie­dad fa­ro, en la que to­dos bus­can y so­mos bus­ca­dos, que con­ver­tía al iPod en un ob­je­to que cer­ti­fi­ca­ba un ti­po de aven­tu­ra to­tal­men­te nuevo.

Ni compu­tado­ra ni pu­ra­men­te re­pro­duc­tor, es­ta­ba “en me­dio”, en tran­si­ción en­tre las com­ple­ji­da­des de la in­for­má­ti­ca y la sen­ci­llez de la re­pro­duc­ción. Per­mi­tía la des­co­ne­xión to­tal del mun­do ex­terno, aun­que tam­bién la po­si­bi­li­dad de com­par­tir; des­me­jo­ra­ba la ca­li­dad del so­ni­do, pe­ro con­sen­tía se­lec­cio­nar qué es­cu­char; no ofre­cía po­ten­cia de re­pro­duc­ción, pe­ro se po­día co­nec­tar al am­pli­fi­ca­dor; no era exó­ti­co ni ex­tra­va­gan­te, era ac­ce­si­ble y dó­cil.

El iPod ha­cía fe­liz a su usua­rio por­que era un ob­je­to má­gi­co al com­ple­tar las cua­li­da­des ne­ce­sa­rias de los ma­te­ria­les y del ima­gi­na­rio de épo­ca: la li­su­ra y el ajus­te, el con­trol y es­ca­pis­mo.

Jean Bau­dri­llard ya ha­bía di­cho en los años 1970 que to­do ob­je­to téc­ni­co tie­ne al­go de tras­to. El uni­ver­so eu­fó­ri­co del ob­je­to téc­ni­co tie­ne una vi­da li­mi­ta­da y ca­da vez más rá­pi­da­men­te desecha­ble.

El iPod es­ta­ba ca­si ex­tin­to en el mo­men­to de su efe­mé­ri­de y es­to lo con­vier­te aho­ra en un ob­je­to poé­ti­co. Nos brin­dó mu­chos bue­nos mo­men­tos, cam­bió la mú­si­ca pa­ra siem­pre, nos hi­zo in­gre­sar en el uni­ver­so de la con­ver­gen­cia vi­ró­si­ca y vir­tual y aho­ra se­rá un adorno iner­me pa­ra los que aún lo ate­so­ran, cual ge­ma de una épo­ca im­pul­si­va y ex­ci­tan­te.

Es­te no es un fi­nal tris­te, es un fi­nal ade­cua­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.