Ho­nes­ti­dad bru­tal

La Voz del Interior - Número Cero - - Consumos Culturales - EfEc­tos PEr­so­na­lEs JO­SÉ HEINZ

“Me­jo­rá tus zo­nas de for­ta­le­za”. “De­já que tus ami­gos sean ho­nes­tos con vos”. Son al­gu­nas de las fra­ses que se leen en la ho­me­pa­ge de Sa­rahah, la apli­ca­ción que es­te mes go­zó de una po­pu­la­ri­dad iné­di­ta. La idea es crear­se allí un per­fil y de­jar que otros nos es­cri­ban de for­ma anó­ni­ma. Pue­de ser un ami­go, pa­rien­te, co­no­ci­do o al­gu­na per­so­na que no co­noz­ca­mos: cual­quie­ra de ellos tie­ne la po­si­bi­li­dad de de­jar­nos un men­sa­je.

Fue crea­da por Zain al-Abi­din Taw­fiq, un in­ge­nie­ro en sis­te­mas ára­be que la ideó pa­ra ser usa­da, al me­nos ini­cial­men­te, en el ám­bi­to em­pre­sa­rial. Cuan­do fue lan­za­da el año pa­sa­do, la in­ten­ción ori­gi­nal era que los em­plea­dos pu­die­ran en­viar men­sa­jes a sus je­fes sin te­mor a re­pre­sa­lias. Pe­ro la idea re­sul­ta­ba de­ma­sia­do atrac­ti­va pa­ra que que­da­ra re­du­ci­da a los usos ge­ren­cia­les, por eso su uti­li­za­ción se ex­ten­dió ha­cia otras re­la­cio­nes hu­ma­nas. De allí las fra­ses pro­mo­cio­na­les que hoy en­con­tra­mos en su si­tio ofi­cial: co­mo ocu­rrió con mu­chas otras apli­ca­cio­nes, Sa­rahah su­peró las ex­pec­ta­ti­vas ini­cia­les y ya pa­só a ser pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad.

Así las co­sas, hoy es ha­bi­tual que abra­mos Fa­ce­book o Twit­ter y nos en­con­tre­mos con cap­tu­ras de pan­ta­lla de Sa­rahah por par­te de al­guno de nues­tros con­tac­tos. La in­ten­ción es com­par­tir una cu­rio­si­dad, un men­sa­je en­via­do por al­guien que no sa­be­mos quién es. Por ejem­plo, una de­cla­ra­ción de amor anó­ni­ma o una fra­se ju­ga­da que di­fí­cil­men­te al­guien nos di­ría en la ca­ra. En es­tas épo­cas de al­ta ex­po­si­ción di­gi­tal, la apli­ca­ción no tar­dó en con­ver­tir­se en un pro- pa­la­dor de odios y re­sen­ti­mien­tos. Hoy se ha­bla de Sa­rahah co­mo una he­rra­mien­ta per­fec­ta pa­ra el

bull­ying en­tre los ado­les­cen­tes, con el agra­van­te de que es­ta vez el ma­tón (el bully, jus­ta­men­te) no tie­ne nom­bre ni ros­tro, sino que es un ejér­ci­to in­vi­si­ble.

No es la pri­me­ra vez que in­ter­net trans­for­ma una he­rra­mien­ta de ob­je­ti­vos no­bles en un ar­ma de do­ble fi­lo. Los co­men­ta­rios de usua­rios en los si­tios in­for­ma­ti­vos co­men­za­ron co­mo un ins­tru­men­to cla­ve pa­ra un nue­vo es­ce­na­rio de­mo­crá­ti­co, dán­do­le voz al ciu­da­dano pa­ra que apor­te su mi­ra­da so­bre un te­ma (mu­chas ve­ces di­si­den­te), pe­ro con el co­rrer del tiem­po los trols ga­na­ron pro­ta­go­nis­mo y con­vir­tie­ron los es­pa­cios de­ba­jo de las no­ti­cias en te­rre­nos bé­li­cos, me­nos pro­pen­sos al ar­gu­men­to ra­cio­nal que a las opi­nio­nes emo­cio­na­les.

¿Hay for­ma de com­ba­tir el odio en las re­des so­cia­les? Al­gu­nas se­ma­nas atrás, el si­tio Play­ground con­tra­tó a un mú­si­co pa­ra que es­cri­bie­ra can­cio­nes a par­tir de los men­sa­jes ra­cis­tas que sue­len re­ci­bir sus in­for­mes. No pa­re­ce una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va, pe­ro re­fuer­za una vie­ja idea de Woody Allen: la co­me­dia es tra­ge­dia más tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.