La­pla­za Es­pa­ña

Es la ro­ton­da más po­lé­mi­ca de la ciu­dad. Na­ció pa­ra ex­ten­der el pa­so a una Nue­va Cór­do­ba aje­na a la cua­drí­cu­la co­lo­nial y du­ran­te más de un si­glo su­frió nu­me­ro­sos cam­bios que que­da­ron re­gis­tra­dos en nues­tro ar­chi­vo.

La Voz del Interior - Número Cero - - Memoria Urbana - An­tes y des­pués. Mi­rá el video so­bre la historia y el pre­sen­te de la pla­za Es­pa­ña.

De la cua­drí­cu­la al bu­le­var. Ha­cia fi­nes del si­glo XIX, la pla­za Es­pa­ña se cons­ti­tu­yó en un ele­men­to ur­ba­nís­ti­co fun­da­men­tal pa­ra el pro­yec­to de mo­der­ni­za­ción que ha­bía ela­bo­ra­do el co­mer­cian­te por­te­ño Mi­guel Cri­sol, a la ma­ne­ra del Pa­rís de los bu­le­va­res que ideó el ba­rón Geor­ges-Eu­gè­ne Hauss­mann. Las obras co­men­za­ron en 1889, con el tra­za­do de dos pla­zas cir­cu­la­res en el ex­tre­mo de una gran dia­go­nal. La idea era abrir el ca­mino a una Nue­va Cór­do­ba por fue­ra de la cua­drí­cu­la co­lo­nial, di­se­ño del que es­ta ciu­dad fue pio­ne­ra.

La ro­ton­da. In­te­rrum­pi­da por la cri­sis de 1890, la obra fue re­to­ma­da en 1896, du­ran­te la ges­tión de Jo­sé Fi­gue­roa Alcorta. Dis­po­nía la aper­tu­ra de la ave­ni­da Ar­gen­ti­na (hoy Hi­pó­li­to Yri­go­yen), des­de el “rond-point”, o ro­ton­da, en­tre la ex pla­za Vé­lez Sárs­field y el ini­cio del par­que Sar­mien­to, di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to fran­cés Car­los Thays. El 11 de oc­tu­bre de 1959, la pla­za fue es­ce­na­rio del Sex­to Con­gre­so Na­cio­nal Eu­ca­rís­ti­co, con la pre­sen­cia de un de­le­ga­do del pa­pa Juan XXIII y del pre­si­den­te Ar­tu­ro Fron­di­zi. Pa­ra el even­to fue em­pla­za­do un gran palco en el cen­tro del es­pa­cio ver­de.

De la Cór­do­ba an­da­lu­za. En 1970 se le con­fió al ar­qui­tec­to Mi­guel Ángel Ro­ca el pro­yec­to de re­es­truc­tu­ra­ción de la pla­za, con el ob­je­ti­vo de ho­me­na­jear a la co­lec­ti­vi­dad es­pa­ño­la. La pla­za­mo­nu­men­to se inau­gu­ró 10 años des­pués, el 24 de oc­tu­bre de 1980. Su tra­za­do se ins­pi­ró en el ti­po de cons­truc­ción mu­sul­ma­na de la Cór­do­ba an­da­lu­za. La com­po­nen blo­ques de ce­men­to con ba­jo­rre­lie­ves ta­lla­dos por los es­cul­to­res Car­los Pei­tea­do, Mi­guel Ángel Bu­di­ni y Ho­ra­cio Suá­rez Se­rral, que re­pre­sen­tan es­ce­nas de la con­quis­ta his­pa­na de Amé­ri­ca.

Tea­tro en la pla­za. El 31 de oc­tu­bre de 1997, la pla­za de la Yri­go­yen fue trans­for­ma­da en es­ce­na­rio de un es­pec­tácu­lo inusual por su des­plie­gue y pues­ta: El In­fierno, de Dan­te Alig­hie­ri, con la di­rec­ción de Che­té Ca­va­gliat­to.

La pla­za de la po­lé­mi­ca. Fue ama­da y odia­da por quie­nes re­cha­za­ron la con­ver­sión de un es­pa­cio ver­de en pla­za se­ca, así co­mo por la ins­ta­la­ción du­ran­te va­rios di­ciem­bres del ár­bol de lu­ces na­vi­de­ño. Otra fuer­te crí­ti­ca al di­se­ño de Ro­ca apun­ta que só­lo des­de la al­tu­ra de los edi­fi­cios co­lin­dan­tes pue­de ser apre­cia­do el con­jun­to es­cul­tó­ri­co. Los in­ten­tos de trans­for­ma­ción si­guen: des­de 2000 exis­te el pro­yec­to de un nu­do vial, que co­nec­ta­ría la ave­ni­da Yri­go­yen ha­cia Cha­ca­bu­co con un tú­nel sub­te­rrá­neo. Se lo pien­sa co­mo una so­lu­ción a los pro­ble­mas de trán­si­to, ya que más de 100 co­lec­ti­vos por ho­ra in­gre­san du­ran­te las ho­ras pi­co y mi­les de au­tos cir­cu­lan des­de o ha­cia las ave­ni­das que con­flu­yen en la ro­ton­da. El re­di­se­ño, nue­va­men­te en­car­ga­do a Ro­ca, pro­cu­ra la re­cu­pe­ra­ción de la fuen­te, el alum­bra­do y la cons­truc­ción de un mu­seo en el sub­sue­lo.

PE­DRO CAS­TI­LLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.