Por qué ver la obra “Grie­gos”

La pro­duc­ción ya cum­plió 10 años, y es un clá­si­co del tea­tro in­de­pen­dien­te cor­do­bés. Por suer­te, ca­da tan­to vuel­ve y per­mi­te que es­ta fe­liz tra­ge­dia ocu­rra de nue­vo. To­dos los vier­nes del mes, en La Lu­na.

La Voz del Interior - Número Cero - - Consumos Culturales - Cris­ti­na Aizpeolea caiz­peo­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Ha­cer una lis­ta siem­pre re­pre­sen­ta un ries­go. Re­sul­ta un re­cor­te ca­pri­cho­so, par­cial, ar­bi­tra­rio. Pe­ro en una en­cues­ta so­bre los me­jo­res tí­tu­los del tea­tro cor­do­bés, Grie­gos se­gu­ra­men­te apa­re­ce­rá en­tre las obras obli­ga­to­rias, esas que hay que co­rrer a re­ser­var cuan­do se re­po­nen por­que son una fies­ta y re­pre­sen­tan la me­jor tra­di­ción de la es­ce­na in­de­pen­dien­te.

Mau­ro Ale­gret, Ana­lía Juan y Mau­ra Sa­je­va, el trío ac­to­ral de Con­ven­ción Tea­tro, se ríe cuan­do mi­ra pa­ra atrás por­que re­cuer­da que el pro­yec­to que di­ri­ge Da­nie­la Mar­tín na­ció co­mo una ex­pe­rien­cia es­cé­ni­ca de cua­tro fun­cio­nes, y ya va por las 200. Es un clá­si­co que cum­plió 10 años.

La obra re­crea la his­to­ria de Aga­me­nón, de Es­qui­lo, cuan­do el rey vuel­ve de la gue­rra, acom­pa­ña­do de la jo­ven Ca­san­dra, y su pre­sen­cia desata la ira que su es­po­sa Cli­tem­nes­tra con­tu­vo du­ran­te 10 lar­gos años, he­ri­da y fu­rio­sa por ha­ber sa­cri­fi­ca­do él a la hi­ja de am­bos, Ifi­ge­nia.

En es­ta ver­sión li­bre de Da­nie­la Mar­tín, la tra­ge­dia se pre­sen­ta fres­ca y es­pon­tá­nea, y al ini­cio pier­de la so­lem­ni­dad con una re­lec­tu­ra que hu­ma­ni­za los per­so­na­jes con la mi­ra­da de hoy. Pa­ra el de­li­rio ge­ne­ral, los gui­ños son lú­ci­dos y di­ver­ti­dos, y el pú­bli­co se sien­te con ga­nas de to­mar par­ti­do en los di­le­mas de los per­so­na­jes, ca­da uno con ar­gu­men­tos de pe­so, tan só­li­dos co­mo con­tra­dic­to­rios. Pe­ro la his­to­ria avan­za y se com­ple­ji­za, se abre a tex­tos con­tem­po­rá­neos y el es­pec­ta­dor ya no po­drá evi­tar el to­bo­gán emo­cio­nal. En Grie­gos, na­die sa­le igual que co­mo en­tró.

Ca­san­dra (Ana­lía Juan) re­ga­la­rá es­ce­nas de pu­ro des­par­pa­jo cuan­do pon­ga en fun­cio­na­mien­to sus do­nes de adi­vi­na. Aga­me­nón (Ale­gret) es en­can­ta­dor, pe­ro ma­ne­ja los con­tro­les de la tra­ge­dia. A Cli­tem­nes­tra le to­ca­rán los pa­sa­jes más su­frien­tes. En reali­dad, en Grie­gos, to­dos los ro­les vi­ta­les de la mu­jer son ex­pues­tos en su pro­pia cri­sis, y eso in­ter­pe­la al pú­bli­co. Co­mo di­jo la di­rec­to­ra en una no­ta con VOS, “la pre­gun­ta es qué tie­ne que so­por­tar una mu­jer; una pre­gun­ta que en es­ta épo­ca co­bra más fuer­za”.

La obra ro­dó por dis­tin­tos es­ce­na­rios, tra­di­cio­na­les y al­ter­na­ti­vos, y el equi­po de Con­ven­ción Tea­tro tu­vo la ha­bi­li­dad pa­ra adap­tar­la a ba­res, a an­fi­tea­tros y a sa­las de to­do ti­po sin que se re­sin­tie­ra la re­la­ción con el pú­bli­co, que ca­da no­che te­je con la obra un víncu­lo eterno. Pe­ro es en La Lu­na don­de me­jor fun­cio­na. El es­pa­cio es otro gran pro­ta­go­nis­ta de la pues­ta, y la es­qui­na de pa­sa­je Es­cu­ti y Fruc­tuo­so Ri­ve­ra siem­pre de­pa­ra sor­pre­sas inol­vi­da­bles. Los vier­nes de oc­tu­bre, a las 21.30, Grie­gos vuel­ve por allí. Y ese es­ce­na­rio es otra bue­na ra­zón pa­ra de­bu­tar co­mo es­pec­ta­dor o, co­mo ha­cen sus fa­ná­ti­cos, pa­ra vol­ver a ver­la y a dis­fru­tar­la.

(LA VOZ)

Tes­ti­gos pri­vi­le­gia­dos. Tres per­so­na­jes, tres mi­ra­das so­bre una his­to­ria que pa­sa­rá fren­te al pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.