Por­qué ver­la mues­tra “Sta­ge di­ving”

Una se­rie de es­cul­tu­ras, en la que los cuer­pos ha­blan de los man­da­tos de épo­ca in­ter­pe­lan al pú­bli­co en el mu­seo Ca­raf­fa, con el se­llo del ar­tis­ta Mar­tín Di Gi­ro­la­mo.

La Voz del Interior - Número Cero - - Consumos Culturales - Cris­ti­na Aiz­peo­lea caiz­peo­lea@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Mar­ca­do a ra­biar, cua­dri­cu­la­do a fuer­za de abdominales, el tor­so mas­cu­lino lu­ce es­cul­tu­ral, per­fec­to. No tie­ne ros­tro, no le ha­ce fal­ta. Po­dría ser el de mu­chos fa­mo­sos. Un mol­de com­par­ti­do por ac­to­res que co­bran más por galanes, de­por­tis­tas mi­llo­na­rios con pas­ta de ce­le­brity, mo­de­los de ro­pa in­te­rior, es­tan­dar­tes, al fin y al ca­bo, de los cá­no­nes de be­lle­za mas­cu­li­na que bom­bar­dean las pu­bli­ci­da­des y las pan­ta­llas. El tor­so se le­van­ta la re­me­ra y apa­re­ce esa be­lle­za aso­cia­da al éxi­to, pa­ra­dig­ma de va­rón mul­ti­pli­ca­do por las re­des.

Al la­do, de las mis­mas di­men­sio­nes, le com­pi­te por la aten­ción otro tor­so mas­cu­lino que se des­ta­ca por su vien­tre hen­chi­do, re­bo­san­te, con el om­bli­go hun­di­do en los plie­gues de un cuer­po cla­ra­men­te se­den­ta­rio. En es­te ca­so, la re­me­ra le­van­ta­da mues­tra un ab­do­men que só­lo pa­re­ce ha­ber prac­ti­ca­do en su vi­da el ejer­ci­cio de co­mer lo que se le pu­so en­fren­te. No fue al gim­na­sio, pe­ro ade­más tie­ne mar­cas de ba­la­zos de go­ma.

“Mirá. Al fi­nal son dos pan­zas con ra­vio­les. Una los tie­ne mar­ca­dos. La otra se los tra­gó. Yo es­toy con el se­gun­do”, le di­ce un mu­cha­cho de unos 30 años a la chi­ca que tie­ne al la­do, que le fes­te­ja su buen hu­mor y su sen­ti­do crí­ti­co, y que que­dó pe­tri­fi­ca­da fren­te a esas dos es­cul­tu­ras tan re­gu­la­res, tan pa­ra­do­ja­les, tan ha­bi­tua­les en nues­tro ima­gi­na­rio.

La mues­tra de Mar­tín Di Gi­ro­la­mo (Bue­nos Ai­res, 1965) tie­ne un po­der magnético. En la sa­la 2 del Ca­raf­fa (Lugones 411) se ex­po­nen ocho obras, y ca­da uno de los cuer­pos de la ex­po­si­ción (nun­ca me­jor usa­da es­ta pa­la­bra) dia­lo­ga con el otro y re­ve­la al­gu­na ob­se­sión, al­gún man­da­to, un signo de épo­ca que ex­pre­sa de­seos, fan­ta­sías, tor­men­tos, do­lo­res. Qui­zá la más po­de­ro­sa sea

Sel­fie, que re­ci­be al vi­si­tan­te, y tie­ne a una chi­ca ex­tre­ma­da­men­te fla­qui­ta, en bom­ba­cha blan­ca, en el ins­tan­te pre­vio a una au­to­fo­to. Mi­ra la cá­ma­ra y se­gu­ra­men­te re­par­ti­rá su ima­gen por las re­des, a sus con­tac­tos, al mun­do. Cer­qui­ta es­tá Re­tra­to de

Fa­bián, otro cuer­po es­mi­rria­do, pro­duc­to de los agro­quí­mi­cos.

“Cuan­do me plan­té la te­má­ti­ca del cuer­po co­mo re­cep­tor de los pla­ce­res y tam­bién de las mi­se­rias hu­ma­nas, em­pe­cé a es­ta­ble­cer pa­re­jas; a la chi­ca anoré­xi­ca qui­se aso­ciar­la a otro cuer­po fla­co, a otra en­fer­me­dad”, ex­pli­có el ar­tis­ta en una no­ta con VOS.

La mues­tra se lla­ma “Sta­ge di­ving”, en in­glés, la ac­ción de lan­zar­se del es­ce­na­rio pa­ra zam­bu­llir­se en el pú­bli­co. A es­te roc­ke­ro, lo sos­tie­nen mi­les de ma­nos que lo ado­ran. Se pue­de vi­si­tar has­ta el 3 de di­ciem­bre, de mar­tes a do­min­gos, de 10 a 20. La en­tra­da es de só­lo $ 15 (miér­co­les gra­tis), y sir­ve pa­ra ver las otras seis mues­tras en car­tel. Otra bue­na ra­zón pa­ra lle­gar­se por allí.

(FA­CE­BOOK DEL AR­TIS­TA)

Ex­pues­tos. Las dis­tin­tas for­mas del éxi­to y de la acep­ta­ción so­cial co­bran cuer­po en la sa­la 2 del mu­seo. Has­ta el 3 de di­ciem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.