Fa­bri­can­tes de emo­cio­nes

¿Es ne­ce­sa­rio que un emoji sea rea­lis­ta? ¿Qué po­ne de ma­ni­fies­to el de­ba­te so­bre el ícono de la ham­bur­gue­sa de Goo­gle?

La Voz del Interior - Número Cero - - Lugares Comunes - Er­nes­ti­na Go­doy Es­pe­cial

Las pa­la­bras no son su­fi­cien­tes pa­ra ex­pre­sar emo­cio­nes. Eso in­di­ca el uso de emo­jis en las con­ver­sa­cio­nes vir­tua­les. Los usua­rios exi­gen ca­da vez ma­yor va­rie­dad, pe­ro no son in­ge­nuos a la ho­ra de asi­mi­lar los cam­bios. La re­cien­te po­lé­mi­ca con el emoji de ham­bur­gue­sa tes­ti­mo­nia qué es lo que se es­pe­ra de es­tos ideo­gra­mas ja­po­ne­ses.

Un ana­lis­ta de me­dios ad­vir­tió que, en Goo­gle, el emoji ham­bur­gue­sa tie­ne un as­pec­to di­fe­ren­te al de What­sApp, Twit­ter y de­más in­ter­fa­ces. El ho­rren­do de­ta­lle ra­di­ca en el que­so de la ham­bur­gue­sa, que fue si­tua­do de­ba­jo de to­das las ca­pas del re­lleno. Una bre­ve con­sul­ta a Emo­ji­pe­dia arro­jó que, efec­ti­va­men­te, la di­fe­ren­cia es no­ta­ble.

La ob­ser­va­ción fue el te­ma más ha­bla­do en las re­des so­cia­les y lo­gró que el CEO de Goo­gle res­pon­die­ra la crítica con unas dis­cul­pas y con otro in­te­rro­gan­te: ¿cuál es, en­ton­ces, el lu­gar co­rrec­to de la le­chu­ga? Las dis­cre­pan­cias en ca­da in­ter­faz tam­bién son no­to­rias.

Más allá de la re­so­lu­ción de es­te con­flic­to, sur­ge la pre­gun­ta acer­ca del in­te­rés por la po­lé­mi­ca mis­ma. ¿Por qué se es­pe­ra que un emoji sea co­rrec­to, en­ten­dien­do por “co­rrec­to” aque­llo que se ajus­ta a la reali­dad? ¿Por qué el emoji ham­bur­gue­sa tie­ne que ser rea­lis­ta cuan­do a la vez se uti­li­zan ca­ras re­don­das y ama­ri­llas con co­ra­zo­nes en los ojos?

Hay un im­pul­so al rea­lis­mo de raíz an­tro­po­ló­gi­ca que ti­ñe to­dos los ám­bi­tos de la co­mu­ni­ca­ción. Se de­man­dan fo­tos y vi­deos de he­chos tras­cen­den­tes; tes­ti­gos y re­la­tos de aque­llo que pa­re­ce in­creí­ble pe­ro me­re­ce ser creí­do. Lo fan­tás­ti­co es en­tre­te­ni­mien­to, no co­mu­ni­ca­ción.

Pe­ro los usua­rios no ad­mi­ten ma­las co­pias de al­go tan de­li­ca­do co­mo la ex­pre­sión de emo­cio­nes e ideas, no só­lo por la ten­den­cia ha­cia el rea­lis­mo, sino por una pre­mi­sa que de­la­ta la épo­ca y lo­gró in­cor­po­rar­se con una si­len­cio­sa na­tu­ra­li­dad.

Si se de­ja la ex­pre­sión de las emo­cio­nes en ma­nos de em­pre­sas y téc­ni­cos in­for­má­ti­cos, es un deber exi­gir cier­tos re­qui­si­tos: son ellos los que os­ten­tan el po­der per­for­ma­ti­vo en la co­mu­ni­ca­ción.

Esa exi­gen­cia se des­pren­de de la pre­mi­sa que las mis­mas em­pre­sas enar­bo­lan con or­gu­llo: ex­pre­sar sin dis­tor­sio­nes las ideas y emo­cio­nes de sus usua­rios. Las em­pre­sas le po­nen un pre­cio a ese hi­per­rea­lis­mo, y los usua­rios só­lo re­cla­man lo que fir­ma­ron en el con­tra­to. Así co­mo hay quie­nes sos­tie­nen que la li­te­ra­tu­ra rea­lis­ta es fal­sa, tal vez ha­ya que asu­mir que to­do emoji es fal­so y dis­fru­tar de esa li­cen­cia rea­lis­ta.

Di­fe­ren­cias. La ham­bur­gue­sa de Goo­gle es la del que­so de aba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.